Domingo 17 de Noviembre 2019

ALEXA Y EL SIERVO EL CENTURION

Por: Dolores Aleixandre 01-02-2019

 

Parece ser que  en estas fiestas el “regalo estrella” ha sido Alexa, una  “asistente virtual controlada por voz”  según su anuncio, de tal manera que  quien no la tiene, está recomido de envidia al no poder darle órdenes conminatorias: “¡Alexa, enciende el horno!” “¡Alexa, apaga la calefacción!” “¡Alexa, cambia el pañal a la niña!”  (Esta última prestación creo que aún no  puede hacerla, pero las otras dicen que sí). De entrada, me fastidia que le hayan puesto nombre de mujer, reforzando el estereotipo de sometimiento femenino,  pero también porque tengo gente amiga que me llama Alex, o Alexis y me siento incómodamente aludida. 

La tal Alexa cumple el sueño de esos tipos autoritarios a quienes les gustaría alardear como el centurión del Evangelio: “Yo digo a uno: ¡ve! y va; y a otro: ¡ven! y viene; y a mi criado: ¡haz esto! y lo hace” (Mt 8,9). A los espíritus inmundos  Jesús les daba órdenes como si fueran Alexa: ¡Enmudece, sal, cállate! , tanto que en cierta ocasión  se pasó un poco con la voz y una piara de cerdos se despeñó en tropel hasta el lago provocando un desastre ecológico. 

Sin embargo parecía más aficionado a abordar directamente y sin intermediarios a cada  persona: consiguió entrar en comunicación  con la mujer que le había tocado el borde del manto; buscó al ciego que había recobrado la vista después lavarse en la fuente de Siloé;  preguntó a los discípulos que le seguían :¿A quién buscáis?,  y a  Bartimeo “¿Qué quieres que haga por ti?”.

Me parece que hoy no se hubiera gastado ni un euro en comprarse una Alexa.

 

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios