Miércoles 21 de Noviembre 2018

EL ABRAZO

Por: Santos Urias 27-07-2018

Nos han conmovido las imágenes de los catastróficos incendios en Grecia. La impotencia ante unas llamas que todo lo devoraban y que empujaban, en una trampa, a la gente hacia la playa como en un callejón sin salida. Coches quemados, casas quemadas, árboles devastados, imágenes aéreas que tardarán en borrarse de nuestras retinas. Casi un centenar de muertos y otras tantas personas que lo han perdido todo. Pero también nos llegaba la noticia de que ese día a algunos les sorprendió en una fiesta familiar: celebrando, bebiendo, cantando, disfrutando de un día especial. Ellos apenas tuvieron tiempo de reaccionar. Y como en un impulso casi reflejo se abrazaron: ¿Protegiéndose? ¿Cómo una muestra de cariño ante el horror? ¿Compartiendo un último instante? Nunca lo sabremos pero su abrazo ha sido noticia en muchas de las primeras páginas de los noticieros. Morir abrazados. Otros seguro que por el miedo, por supervivencia, por instinto buscaron un refugio, una salida. Murieron solos. Ellos prefirieron el abrazo. En definitiva todo es una elección: en la vida y en la muerte. Decisiones legítimas y comprensibles, máxime ante el horror y la tragedia, pero es una buena parábola del ser humano. Es uno de los desafíos de nuestro tiempo: solos o abrazados. Y con toda seguridad la mayoría de ellos, jóvenes, mayores, ateos, agnósticos, creyentes, de derechas, de izquierdas, foráneos o lugareños, con una oración en los labios. Al final, como en el principio, todo tan simple y tan complejo. 

Yo, en vida, prefiero vivir abrazado.  

 

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios