Lunes 18 de Noviembre 2019

¿20 veces mejor o peor?

Por: Jose Maria Marquez Vigil 28-11-2017

Llevo ya casi un mes visitando proyectos de África Directo en Zambia, Malawi, Tanzania y Uganda. ¡Qué regalazo! Cada día me levanto en una Misión diferente. Suelo empezar compartiendo la Misa, y cuando no es posible al menos leo el Evangelio del día antes de disfrutar de tantos proyectos de desarrollo que hemos podido poner en marcha con ayuda de multitud de religiosas y voluntarios: proyectos sanitarios, educativos, microcréditos, agua e higiene, agricultura... Hoy he ido a visitar los proyectos de emergencia que estamos implementando en el campo de refugiados más grande del mundo, BidiBidi, con cerca de 300.000 refugiados de Sur Sudán: https://africadirecto.org/paseo-las-estrellas/ 

¿Y qué nos decía el Evangelio de hoy? Una vez más, como casi siempre, nos da una ducha de realidad para que entendamos mejor cuál es el camino aunque con nuestras miserias estemos todavía tan lejos... 

La ayuda que vale de verdad, aunque el importe fuera 20 veces menor, eran las monedillas de la viuda que no daba lo que le sobraba sino aquello que necesitaba. ¡Uffff! Para empezar el día y ponerte en tu sitio antes de que cientos de personas te den las gracias por hacer aquello que no te costó nada, no está nada mal... 

En el campo de refugiados pude visitar a cientos de familias con las que colaboramos gracias a la generosidad de nuestros donantes para qué puedan tener alimentos por medio de un programa agrícola muy ambicioso,  para que tuvieran unas muy básicas pero resistentes letrinas cuándo se iban asentando en el campo, o para que empezaran algún negocio, normalmente una pequeña tienda, para sacar adelante a su familia. 

Pude ver muchas de las casi 500 letrinas que hemos construido, de las cuales cerca de 100 eran para personas con discapacidad. Este proyecto nos ha costado cerca de 25.000 €, y ha sido posible gracias a la colaboración de los refugiados y a la ayuda de dos voluntarios españoles, Pablo y Almu, que llevan aquí más de un año luchando para que este sueño sea una realidad.

Mientras disfruto de todo lo que estamos haciendo y los planes futuros, me entero que una gran ONG por todos conocida va a construir 1.000 letrinas, el doble que nosotros, en otra parte del Campo. Inicialmente me llevo una alegría aunque el bajón viene cuando me entero que su presupuesto es de un millón de euros. ¡20 veces más caras que las nuestras! ¿20 veces mejores o peores? Me acuerdo de las monedillas de la viuda del Evangelio de hoy, me acuerdo de Pablo y Almu que se entregan y que ponen tanto cariño y dedican tanto tiempo y energía al proyecto. Y pienso en los porcentajes que probablemente costearán gastos de "Head Office", Viajes, Sueldos, Oficinas, etc. para que esas monedillas entregadas por los que ponían algo que no les sobraba, se multipliquen por veinte cuando esta otra ONG vaya a construir sus letrinas.

Hace muchos años conocí un expatriado de una gran Agencia de Cooperación. Al principio me miraba con lástima, "otro pobre voluntario", como la viuda de las monedillas... Pero en los meses venideros fue conociendo lo que hacíamos, y un día me reconoció, tras hacer examen de conciencia y compararse con las religiosas y voluntarios, que "hay que ver lo bien que nos dan de comer los malnutridos" (se refería a algunos expatriados en su situación). ¡Pues qué bien "cagaos" están algunos con las letrinas de los refugiados!

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios