Viernes 22 de Noviembre 2019

SECRETOS

Por: Santos Urias 25-04-2017

Confiar un secreto es como empujar una puerta o una ventana, o salir a campo abierto. Dejar que el aire corra y empape con su frescura los silencios.

Hay secretos muy distintos: secretos pequeños y absurdos; secretos esquivos y voladores; secretos hirientes y despiadados; secretos únicos y misteriosos. A veces se visten de colores para distraer la atención: de un rojo llameante que prende las palabras; o de un blanco refulgente que deslumbra los ojos; o de un tibio ocre que no atraiga los sentidos.

Los secretos salen a pasear y envuelven el misterio de cada persona porque cada persona es un misterio.

Soy escuchador de secretos. No es un título, no; es un regalo que te llega envuelto por la escucha y lazado por la confianza. Porque no se confía en cualquiera ¿verdad?

Los secretos con frecuencia sonríen en el corazón, pero la mayor parte del tiempo aguijonean tus entrañas. Es lo que sucede cuando sabes más de lo que se dice pero no puedes decir más de lo que se sabe.

Por eso yo los meto en una cajita: secretos compartidos; secretos solitarios; mis secretos; secretos a voces; secretos confesados; secretos inconfesables; y con reverencia y serenidad los pongo en las manos del Único que alcanza a contemplar todos nuestros secretos.

 

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios