Martes 12 de Noviembre 2019

CON LA MÚSICA A OTRA PARTE

Por: Santos Urias 17-05-2016

Lo confieso: soy melómano.

 Enamorado de la música. Consumidor impulsivo de sonidos y melodías. 

Esta semana una amiga me dejó un libro muy curioso, cada capítulo lleva al comienzo una pieza clásica para escuchar durante la lectura. El texto es de una crudeza inusual. El autor es un pianista que arrastra traumas, conflictos, dolores del “alma”. La sinceridad con que está escrito, a veces con desgarro, y la banda sonora de cada parte me han cautivado. El momento de la lectura se ha convertido en una especie de pequeña oración. Sin duda, los sentimientos, lo profundo, conecta con esa matemática de las sinfonías, de las sonatas y de los conciertos. Al fin es un lenguaje que aunque se pueda estudiar y explicar, va más allá de toda lógica. Es la maravilla de la creación, el vomitar poéticamente todos los pensamientos, las pasiones, la desesperación, la fe. He encontrado dolor en las teclas golpeadas de un piano; paz en las cuerdas rasgadas de los violines; súplica en la temblorosa voz de un coro. Es algo que transciende, que nos transciende.

El libro se subtitula: “Memorias de música, medicina y locura”. Música para volar. Medicina para sanar. Locura para creer. 

Siempre nos queda la posibilidad de hacer la maleta de nuestras emociones y viajar con la música a otra parte.  

 

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios