Viernes 22 de Noviembre 2019

CON EL VIENTO A FAVOR

Por: Santos Urias 20-11-2015

la mar.

Inmensa, mágica, que infunde respeto y genera admiración. Maravilla salada cortada por los puertos y las playas. Navegamos por la vida como se navega por el océano. Marcamos el rumbo y señalamos itinerarios. Pero al fin nos sometemos a la grandeza de las mareas, al designio de las tormentas, al flujo de los vientos. El marinero vive con la piel curtida: el sol inagotable, la brisa permanente, las heridas de las cuerdas y de la madera quebrada. Algún tatuaje motea nuestra piel para recordarnos amigos, amores, tristezas, deseos. 

Y sin saber muy bien el por qué, a veces las velas se hinchan y una estela de espuma sale desde popa. Mar en calma, cortando el horizonte.

Estos días pareciera que el viento sopla a favor:

Niños y niñas jugando en torno al misterio, dejando volar su imaginación

Amables compañeros de camino edificando corazones, proponiendo asfaltar de flores los rincones grises de la ciudad.

Gargantas con sed de infinito rebuscando entre los acordes de esta sinfonía inacabada.

Las familias preguntan y comparten miserias y sonrisas. Los que rezan se sientan y respiran el incienso y la esperanza.

 

No me preguntes la causa, posiblemente son las estrellas que nos miran y soplan con sus labios de coral. Voy a disfrutar del paisaje. Voy a dejarme llevar. Sé que Dios lleva el timón… en todo momento.

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios