Domingo 17 de Noviembre 2019

Historias de la radio

Por: Alfonso Carcasona 09-11-2015

La verdad es que yo soy uno de esos españoles

 que declaran que ven la 2. Documentales y películas en blanco y negro, vs cine comercial y actualidad rabiosa del resto de cadenas.

Esta semana proyectaron una película de los años 50, la del título de esta reflexión. 

Una película deliciosa, con actores entrañables, que describía, a través de cuatro historietas unidas por el medio de comunicación del momento, la radio, la vida de España en aquella década. Cuatro historietas con trasfondo moral, en el que se trataba de mostrar la bondad de los personajes. Solidaridad, ternura, esfuerzo, dentro de una sociedad pobre. Pobre en lo económico, que no en valores. 

Tras la película se abrió una tertulia a la que estaban invitados tres de los grandes locutores de los últimos años. Iñaki Gabilondo, Luis del Olmo y Pepa Fernández. Se trataba de homenajear la radio, entiendo, y sin duda eran los mejores representantes. 

Sin embargo, me defraudó su aproximación a la película. Lo primero que remarcaron de la película es que se refería a una España gris, inocente hasta el extremo, manipulada. Las historias que se contaban allí tenían una moralina asfixiante. 

Por contraposición, nuestra sociedad es el paradigma de la excelencia. No es rehén de ningún valor pre establecido. 

Hoy vemos programas en los que los valores que se premian son muy distintos de aquellos propugnados por “Historias de la radio”. Sin ir más lejos, los “Gran Hermano”, “quiere casarse alguien con mi hijo”, “mujeres, hombres y viceversa” son consumidos no solo por nuestros adolescentes. 

 

Haciendo zapping el otro día incluso me encontré con una descerebrada que en un programa que quería ser de humor, afirmaba “ojalá que me castigue Dios, que es lo que más placer me da”. Y risas del respetable. Pues eso, así vamos. Criticando aquella sociedad gris, inocente y manipulada de “Historias de la radio”.

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios