Domingo 17 de Noviembre 2019

CANCIONES PARA LA INOCENCIA

Por: Santos Urias 29-12-2014

Oigo el último disco de U2, canciones para la inocencia.

Mientras miro la foto de Alba pegando su rostro a la mejilla de su madre. Once años y ahora puede verla cada dos meses. La cárcel no es una buena guardería. Allí los juegos están siempre amañados y suelen perder los mismos. Y los cuentos vienen con humo de evasión y noches en vela mirando a los techos. Pero ahora la sonrisa de las dos me devuelve a la inocencia. El ungüento del cariño nos hace mejores, el beso inesperado nos recrea y nos libera. Ya no puedo tocar más abajo, me confiesa su madre, y esa mirada cómplice entre ellas me dice que el viento está cambiando. Un viento racheado que limpia y purifica.

Otra amiga que como los ríos de estación aparecen y desaparecen, me envía una foto amarrada con su bebe de apenas un año. Siempre dando tumbos, bebiéndose las aceras, esnifándose los minutos. Ahora está mucho más tranquila. En su abrazo parece que una pequeña luz saliera de entre sus rostros. Es la Navidad más feliz de mi vida, me confiesa. Sus caras parecen esa nieve virgen, copos de vida en los surcos pedregosos. Y su beso es el beso de la inocencia, beso de ternura que despierta la belleza.

Todos lo minutos nos ofrecen sus canciones. Es la música de la vida, de las historias construidas con el cemento de la piel. Canciones para la inocencia, que se miran en los niños que son y que hemos sido. Canciones para recuperar el sentido y el sentir. 

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios