Domingo 17 de Noviembre 2019

TIEMPO DE CONVERSIONES

Por: J. Lorenzo 30-11-2013

Aprender del pasado es algo

 que solo se permiten aquellos espíritus sosegados que antes se han mirado al espejo. Los demás, puestos los ojos en el futuro, bracean con el presente para encontrar o no perder el sitio. Hace apenas un año, en el Sínodo para la Nueva Evangelización, empezó a hablarse de “conversión pastoral”, expresión que desembarcaba en Roma directamente desde América Latina, cargada de ilusión que compartir y que a no pocos obispos europeos les pareció, cuando menos, exótica. Hoy pareciera que, al lado del agua bendita, han puesto en cada parroquia máquinas expendedoras de ese concepto, por lo que echar la vista un año atrás es como asomarse al Pleistoceno, con la diferencia de que los fósiles de ahora todavía corren que se las pelan.

En estos días de cambios en la CEE, ejemplificado ya por el nuevo secretario general, proliferan los análisis que invitan a no caer en los ajustes de cuentas. Algo que parece elemental entre gente de buena fe, salvo que, de nuevo, recurramos a la historia, a la general, y a la particular de quienes reivindican la tabla rasa, pero que se han pasado las últimas dos décadas expidiendo credenciales de cristianos viejos. Bienvenidos, en todo caso, a la fraternidad universal. Si antes se les perdonaba porque, en el fondo, no sabían lo que hacían, hoy que todos sabemos lo que hacen y por qué, vemos en ellos la plasmación práctica de esa conversión –o conmoción– pastoral, de un subidón de misericordina, algo de lo que andábamos muy necesitados, ciertamente. Con todo, aun es fácil reconocerles por el lenguaje, pues de vez en cuando, el ardor guerrero se les escapa, silabeante, entre los dientes.

Y hablando de lenguaje, bienvenido sea también el que trae a sus “apariciones” públicas el nuevo secretario, José María Gil Tamayo, por más delineado que esté, como corresponde al comunicador que es. Más que agradecerlo los periodistas, que suelen estar obligados a tener más intereses que memoria, habrán de festejarlo los fieles de a pie. Y eso ya es un gran cambio. Con el tiempo, todo saldrá de manera más natural. La conversión pastoral está en marcha. Esperemos que definitivamente.

 

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios