Martes 17 de Octubre 2017

PADRE SI QUE HAY MAS QUE UNO

Por: Jose Maria Marquez Vigil 30-11-2013

Recuerdo como mi padre nos hacia llamarle "presunto".

”Madre no hay mas que una, pero los hombres llevamos siempre colgando la etiqueta de presuncion”, nos decia con mucha guasa. Y tambien un poco a guasa se tomo mi decision de irme a Africa. ”Hijo mio, tienes todos los sintomas de haber desarrollado un delirio Mesianico”, diagnosticaba mientras me miraba con su cara pensativa de Psiquiatra, esta vez fuera de su consulta...

Todos tenemos recuerdos de nuestros padres, supongo, al menos los que tuvimos la suerte de llegarlos a conocer. Madalitso conocio al suyo durante sus primeros años de vida, los suficientes para recordar alguna anecdota mientras compartiamos el otro dia un refresco frente al Lago Malawi.

”Durante su ultimo año de vida, mi padre me prometio invitarme a tomar  y comer pollo si acababa el curso escolar como numero 1”, me contaba Madalitso. En aquella época el tenia 10 añitos, y deseaba tanto probar un dia ese té que su padre vendia en un puesto ambulante! Degustar la carne de pollo parecia ya un sueño inalcanzable! Ese año Madalitso alcanzo el ansiado numero 1, y pudo saborear ambos manjares ”regados de una buena dosis de orgullo paterno”, que por supuesto le parecio lo mas valioso.

Poco despues, su padre tuvo muchas diarreas y fallecio. Supongo que esa enfermedad no diagnosticada se trataba del Sida que tantos estragos hacia en esa epoca. Madalitso se convertia en un Huerfano mas en Malawi, otro niño mas que lloraba en un principio la falta de su padre, pasando a llorar a continuacion, junto a sus muchos hermanos, la desaparicion de su sustento en un pais en el que no existen pensiones de viudedad o similar… Tuvo que dejar pronto los estudios de enseñanza Secundaria, ya que su madre no se podia hacer cargo. Y buscarse la vida…

A pocos km. de la aldea en la que vivia Madalitso, se encontraba el del ” Delirio Masianico” construyendo, hace ya 15 años, un Centro de Nutricion llamado Alinafe (”Dios esta con nosotros”). El Centro fue creciendo poco a poco para convertirse progresivamente en Centro de Salud, Hospital y Maternidad. A diario nos encontrabamos con pacientes que, aunque en su gran mayoria iban sorteando sus enfermedades como podian, desafortunadamente no todos lo hacian, dejando a menudo una extensa familia tras de si. Y asi, poco a poco, empezamos a diseñar el Programa de apoyo a los huerfanos en sus comunidades por medio del suministro de leche artificial, proyectos agricolas comunitarios que les procuraran alimentos, atencion medica gratuita y becas educativas. Supongo que ya podreis anticipar como acaba esta historia, pero dejadme que me extienda un poquito mas…

El Programa necesitaba financiacion, y un dia me llego un aviso para que me pusiera inmediatamente en contacto con el Ministerio de Agricultura, sin perder un minuto. Y en las oficinas de la Asociacion Malawiana del Tabaco (el generador de recursos por excelencia en este pais) me explicaron que estaban a punto de llegar el presidente y el vicepresidente de la Asociacion Mundial de Tabaco, que iban a hablar con el Ministro de Agricultura y el mismo Presidente del Gobierno sobre la inmediata celebracion de la Conferencia Mundial en Malawi, y que eso era un enorme logro para el pais. Pero acababan de enterarse que ambos eran latinoamericanos y no hablaban ni papa de ingles, asi que necesitaban un traductor. Y este que aqui escribe era el unico laico hispano en el pais que pudiera hacer ese trabajo, con lo que me pedian que por favor les ayudara. ”De acuerdo! Lo hare si me pagais 1.000 dolares con los que comenzare el programa de apoyo a los huerfanos de Alinafe”, les dije. Ese era el pago que pedia por tres dias de traductor. Y tuvieron que aceptarlo porque no tenian otra salida. Mientras dormían en sus hoteles de lujo yo me llevaba mi tiendita para acampar junto al hotel, y aunque dudo enormemente que esas excentricidades consiguieran su ojetivo de predicar con el ejemplo y cambiar su actitud de indiferencia hacia este problema, al menos les incomodo en parte, sobre todo cuando me dieron un cheque a mi nombre y les pedi que lo cambiaran por otro a nombre de Alinafe.

El programa comenzo y poco a poco empezamos a recibir ayudas de familiares y amigos desde España para extenderlo a nuevos beneficiaries. Pero esa ya es otra historia que continuare la proxima semana para explicar major las vueltas que da el destino, o digamos la Providencia, hasta el punto de encontrarme muchos años despues con Madalitso coordinando a su vez otro bonito programa de ayuda, en otra punta de Malawi, para muchos otros huerfanos que, como el, van a tener una nueva oportunidad…

(Continuara…)

 

Jose Maria Marquez

 

(ruego disculpeis la falta de acentos y otras faltas cometidas al escribir este texto desde un ordenador africano sin caracteres castellanos)

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios