Sábado 16 de Diciembre 2017

Es la crisis lo que machaca a la familia

Por: J. Lorenzo 30-11-2012

Los obispos españoles, tras su Asamblea Plenaria,

han emitido una nota sobre la legislación familiar y la crisis económica tras sentencia del Tribunal Constitucional que avala la ley de los matrimonios homosexuales. En ella se dicen claramente algunas cosas, pero también, claramente, se pueden deducir otras. Así, se puede pensar que se insta a los políticos católicos (que alguno debe de quedar en el PP, partido que recurrió la inconstitucionalidad de esa norma socialista) a 'rebelarse' y no refrendar con su voto leyes injustas, como se considera esta. Y no es descabellado pensarlo cuando se urge al PP a reformar la ley.

Asimismo, se dice que “sin la familia, sin la protección del matrimonio y de la natalidad, no habrá salida duradera de la crisis". Y tienen toda la razón. Sucede que, en el contexto de una declaración contra las bodas gais, que “dañan tan gravemente las estructuras básicas de la sociedad”, tampoco es retorcido pensar que están culpabilizando a esos pocos miles que se han casado (sin contar ya los divorcios) de haber puesto a la familia en los gravísimos aprietos que está pasando. Eso es darle al lobby gai mas poder del que tiene. ¿De verdad son los responsables del bajón en el número de matrimonios, en general, y de los contraídos por la Iglesia, en particular? Habría que indagar en las causas y ver cuáles interpelan a nuestras incoherencias, porque la gente se sigue amando, emparejando y, si pudiera permitírselo, engendrando.

Más nociva para la institución familiar está siendo la crisis. Los sociólogos advierten ya de su impacto en el modelo familista, el que ha permitido a generaciones sobrevivir a los embates de desgobiernos y calamidades de todo tipo. El colchón familiar, vaya. Pero al colchón se le salen los muelles y en uno de cada cinco hogares se vive de la pensión del abuelo. Habrá cínicos que digan que esto vertebra a la familia pues muchos volverán a la gasolinera en donde abandonaron al viejo en tiempos de abundancia. Pero, dicen los expertos, la sociedad que está surgiendo de esta crisis ya no es la misma de hace solo una década. Es una sociedad (familia) mas fracturada, atravesada por la desigualdad entre sus miembros, la pobreza de capas cada vez más amplias y la exclusión social de quienes nunca pensaron que sus familias acabarían así por una reforma laboral o una ley hipotecaria.

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios