Miércoles 21 de Noviembre 2018

RECESION SOCIAL Y ECONOMICA=DESCALABRO SOCIAL Y ECONOMICO

Por: Jose Maria Marquez Vigil 19-05-2012

Cuando nos juzguen generaciones venideras

 “… no les parecerá lo más grave las fechorías de los malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas." (Martin Luther King)

Y así, sin hacer mucho ruido entre primas de riesgo, corralitos, enfrentamientos en Gibraltar y amoríos de sus majestades, se acaba de aprobar este jueves en el Congreso el decretazo de la reforma sanitaria.

Al día siguiente, una magnífica persona (sin papeles), me dio una lección de economía keynessiana… “¿Pero que se creerán que hago con los 500 euros que gano? Alquilo un apartamento compartido, compro comida, pago mis llamadas y sms del móvil, mi abono de transporte... ¡Lo dejo todo aquí! ¿Y si ahora enfermo? Me tendré que asegurar en sanitas, pero ¿de dónde saco este extra ahora?”

Nuestro Gobierno está recortando y cada vez me parece que lo estamos haciendo peor. Por cada 100 que ahorramos, dejamos de ingresar 300. Personas que trabajaban y compraban, y pagaban, y consumían… Están en la cola del INEM, sin consumir o al menos bajo mínimos. Menos ventas para el frutero, el pescadero, el kiosko, el bar (bueno, el bar no lo sé porque como no nos metamos un pelotazo de dyc a palo seco, a ver quién sobrevive a todo esto…).

Pero lo peor es que unas horas más tarde hablo con dos buenas personas, dos personas españolas que empiezan a dar la razón al decretazo. “¿Porqué tengo que pagar yo la sanidad de un extranjero? ¿Y si no quiero? Reconozco que cada vez me estoy volviendo más racista porque me estoy cansando ya de…”. Palabras textuales de buenas personas. Y me da mucha pena. Intento rebatirles. Intento decirles que yo tampoco necesito que el Gobierno subvencione la escuela pública en Sigüenza ya que no conozco a nadie ahí, ni que reparen la carretera de Cartagena a San Javier… Que podemos ser totalmente liberales o intervencionistas, pero en el medio está la virtud. Les intento hablar de solidaridad, de justicia, pero me siento como si estuviéramos en la Alemania del 38. Y entre tanto la extrema derecha avanza en Europa…

“Ich habe es nicht gewusst” (yo no sabía nada) decían en Alemania las “buenas personas” cuando años más tarde eran juzgadas por su apoyo a los nazis y sus campos de exterminio. Porque como dice la oración, “yo confieso… que he pecado… de pensamiento, palabra, obra Y OMISIÓN”. Y esto está ya empezando a ser omisión de auxilio debido, y nos juzgarán por ello.

¿Y cuándo te vi hambriento y deje de darte de comer, o te vi sediento y no te di de beber? Me parece que todos conocemos de sobra la respuesta…

¡Y yo que pensaba que España iba mal con Zapatero! De Málaga a Malagón…

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios