Miércoles 13 de Noviembre 2019

Seamos realistas

Por: Juan María Laboa 29-12-2011

Hace años, en una manifestación juvenil,

apareció una pancarta que decía: “seamos realistas, busquemos lo imposible”. Parecía contestatario y casi revolucionario, pero, en realidad, solo respondía al anhelo humano de cambiar, reformar y mejorar. Se trataba del ansia de romper rutinas, límites y marcas. Así surgieron las catedrales, levantadas por pueblos en difíciles condiciones económicas, pero con anhelos más fuertes que sus debilidades y condicionamientos. Hoy tenemos muchos más medios y técnicas, pero nuestros impulsos van a ras de suelo y nos contentamos con construir buhardillas. 

Considero que buscar lo imposible significa adoptar una actitud abierta y posibilista, dispuesta a no quedar encadenado por la rutina, por la autoridad de lo repetido, de lo cómodo y de lo que no me exige esfuerzo. Una actitud permanentemente autocrítica y exigente, dispuesta a renovarse para mejorar, para ayudar y ser solidarios.

En el matrimonio y en la amistad, con los hijos y en el trabajo y, sobre todo,  en la religión, debemos mantenernos alerta para vivir, pensar y actuar siempre responsablemente, huyendo de la comodidad mediocre, de la cobardía, del corto plazo, del egoísmo incapaz de sacrificarse por el bien común. Mantenernos conscientes de nuestras posibilidades, de nuestra capacidad de colaborar en una familia más unida y autoexigente, en una sociedad más igualitaria y corresponsable, en una comunidad creyente de hijos de Dios que se sienten miembros de una familia.

Comienza un nuevo año en unas condiciones difíciles. Podemos intentar vivir más austeramente, restaurar una identidad creyente más solida, mimar los lazos de amistad. Seamos más valientes y creativos en nuestros proyectos personales, en nuestras relaciones familiares, en el testimonio de nuestros valores y convicciones. No estaría mal exigirnos ser más coherentes con nosotros mismos. 

Feliz Año Nuevo!

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios