Miércoles 13 de Noviembre 2019

Sin cambios para el cambio

Por: Jose Maria Marquez Vigil 20-12-2011

Aunque pudiera parecer lo contrario,

no voy a hablar de política ni de la reciente investidura, sino del cambio climático, que por lo que parece, va a seguir sin cambios…

Tal vez me repita un poco, pero cuando veo a toda esa gente viajando a Durban a costa del erario público (ya sea del segundo o del tercer sector), acumulando cantidad de puntos en su aerolínea favorita, hospedándose en hoteles de lujo, disfrutando del veranito surafricano, recibiendo unas dietas por una semana de “trabajo” que alcanzan importes que no ganaría un trabajador normal arrimando el hombro “de verdad” durante varios meses…

Pongámonos en su pellejo por una vez. ¿Qué haríamos nosotros en su lugar? Si tenemos una reunión de vecinos, y nos preocupa mucho el estado de seguridad en la comunidad, o la limpieza, o los altos costes que pagamos por el mantenimiento del ascensor… Aunque sea invierno, llueva o nieve, iremos a la reunión en la sala parroquial a defender nuestros derechos, al igual que lo hacemos en la APA para mejorar el sistema educativo de nuestros hijos. Pero, ¿acudiríamos esa fría tarde de invierno a ese mismo local parroquial para discutir algo que sabemos a ciencia cierta que no va a producir ningún cambio en nuestras vidas, que a priori tenemos muy claro que no vamos a llegar a ninguna conclusión…? ¡Ni por todo el oro del mundo! ¿O si? Por todo el oro del mundo tal vez sí, y ese parece ser el objetivo de muchos de los que siguen acudiendo a lugares tan exóticos a discutir el sexo de los ángeles, sabiendo que no van a llegar a ninguna conclusión. Cada uno tiene su previsión de crecimiento, y nadie reducirá las emisiones de CO2 por debajo de dichas previsiones. Entre tanto, muchas familias africanas, asiáticas, latinoamericanas, verán morir a sus hijos porque las lluvias no llegan o los ríos se desbordan, pero como dice Juan Mari, los humanos nos fijamos tan a menudo en el futuro inmediato y tan poco en el futuro final… 

Siempre me llamó la atención este antiguo dibujo de Mingote… “Congreso para arreglar las cosas” se titula. Y los conferenciantes se dicen orgullosos que tan solo les queda ponerse a trabajar para organizar el congreso del año que viene. Lamentablemente hay demasiadas dietas e intereses que invitan a repetir congresos en vez de coger el toro por los cuernos.

Comparte este artículo:

enviar email
Login de usuarios