Martes 16 de Octubre 2018

INICIOS

Por: Dolores Aleixandre 15-01-2018

 

El título no viene a cuenta solo porque empieza un nuevo año o porque  Enero sea el primero de los meses:  es consecuencia de  una  “resaca”  navideña provocada por  el comienzo de muchos de los textos evangélicos que hemos escuchado en las celebraciones.  Me ha vuelto a sorprender su insistencia machacona en empezar nombrando  los contextos geográficos, históricos  y políticos  en que acontecieron  las cosas del Dios-con-nosotros. 

“En los días del rey Herodes...”:  así comienza Lucas su relato ( “en los días de la expulsión de los rohingya,  de los 300 muertos en el ataque yihadista en el Sinaí, de las hambrunas en el cuerno de Africa, de las muertes de tantas mujeres por violencia machista…”).  

“En aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando...”,  y a causa de ello una pareja de desplazados no encontraron sitio en la posada, como no lo encuentran los que llegan en pateras, ni los que intentan saltar las vallas, ni los del campamento de Calais recientemente desmantelado.  

“Herodes busca al niño para matarlo”, avisa también Mateo y aquella vida frágil corrió tanto peligro como la de millones de niños sometidos a desnutrición, a violencia, a explotación sexual.  

 La banda sonora de los evangelios no registraban sólo rumores de ángeles: estaba resonando también en ella el llanto de los padre y madres de los desaparecidos en el submarino ARA san Juan, o de los que reclaman atención para sus hijos con enfermedades raras.  “Es Raquel que llora por su hijos sin querer consolarse porque ya no existen” .

 Es precisamente aquí, en medio del mundo inhóspito de entonces y de ahora, a donde sigue llegando un  anuncio sorprendente y jubiloso que “no caduca”: “Llenaos de alegría, os traigo una buena noticia: Os ha nacido un niño”

Buen inicio de la cuesta de Enero.

 

Ver más

DRAG QUEENS HASTA EN LA SOPA

Por: Jose Maria Marquez Vigil 08-01-2018

Se imaginan un partido de fútbol de la máxima rivalidad, ya sea la Champions o el Mundial? Los dos equipos van empatados en el minuto 90 y llegan los penaltis. Y en ese mismo momento la Organización decide sustituir los penaltis por una demostración LGTB, o si lo prefieren de los derechos de los cultivadores de la remolacha en Australia... Estarán conmigo que no viene a cuento, y que lo importante en un evento de estas características es satisfacer la necesidad de los clientes, del público objetivo de ese partido de fútbol que no han ido ahí a ver ninguna manifestación de derechos aunque no estén en contra de los mismos...

Llamadme pureta y conservador si queréis, pero definitivamente soy de los que están en desacuerdo con la idea de meter Drag Queens en la Cabalgata de los Reyes en ese minuto 90 que es la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar, tan queridos y admirados por los niños.

Cada uno tendremos nuestra opinión sobre el fenómeno Drag Queen, pero creo que ese no era el momento, igual que tampoco en el carnaval de Tenerife del año pasado era el momento para que esas Drag Queens que ahí salían se disfrazaran de Cristo en la Cruz... Ese si podía ser su momento, pero…, ¿no podían elegir otro disfraz? ¡Qué fijación tienen estos LGTB con las creencias de los demás! ¡Que se lo hagan mirar un poco!

Pero sobre todo que se lo hagan mirar los responsables de poner una Drag Queen en la Cabalgata de Reyes Magos de Vallecas. ¿A quién ha querido contentar? Al público objetivo de la Cabalgata no, desde luego…

Llevo más de 20 años comprometido con una ONG, y no cejo en mi empeño de intentar hacer entender a este tercer sector quiénes son nuestros clientes, aunque no parecen comprenderlo... Los que venimos de la empresa privada y hemos sido evaluados por el Mercado, sabemos que si no distingues cuál es tu público objetivo y si no satisfaces las necesidades de tu cliente…, ¡estás muerto! Pero muchas ONG confunden el cliente con el que les da de comer, el beneficiario de los servicios que provee y que debería ser el público objetivo de dicha ONG, con los donantes (mayoritariamente el erario público) qué aportan los fondos necesarios para que subsistan estas “OMG” (a estas yo las llamo “Organización Muy Gubernamental”, ya que comen de lo público y no pueden por tanto mantener la independencia que se espera de una “No Gubernamental”). Y este mismo problema se da también repetitivamente en el sector público.

La Epifanía, momento de la manifestación de Dios hecho hombre, es uno de los grandes momentos para los cristianos. De hecho, la primera obra dramática que se conoce en nuestro país es el Auto de los Reyes Magos. Tiene un significado muy especial ya que la Ciencia y el Poder adoran la simplicidad del recién nacido en un pesebre. Y no siempre es así, ya que como dice el Evangelio: “Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a los más pequeños.”.

Ahora los poderosos son los perroflautas, los burócratas y los LGTB, que por alguna extraña razón que probablemente estarán estudiando en sesión sus psicoanalistas, tienen una obsesión que raya el odio con lo sagrado, con las creencias de los demás, y con la alegría, la felicidad, la emoción y la magia del niño que acude a la Cabalgata para ver que por un día este niño (o niña) es el/la adorad@ y querid@ y respetad@ en todas partes a excepción de Vallecas donde parece ser que los adorados y respetados siguen siendo los perroflautas y los “elegetebe” hasta el mismo día universal de l@s niñ@s.

 
Ver más

Página 1 de 1, mostrando 2 registros de un total de 2, desde el 1, hasta el 2

<< anterior | | siguiente >>
Login de usuarios