Martes 21 de Noviembre 2017

APRENDIZAJES

Por: Dolores Aleixandre 17-03-2017

Historia reciente de un convento: a la hermana sacristana, ya  anciana, ha empezado a  ayudarle  una empleada joven que trabaja en la casa. Como es de esperar,  no tiene ni idea  de los utensilios litúrgicos, se hace un lío con los nombres que les da la monja y no sabe qué le está pidiendo que traiga, prepare, ponga o guarde. Menos mal que es muy espabilada y ha discurrido una solución: hace  una foto con el móvil a cada utensilio o vestimenta de la sacristía  y escribe, junto al nombre “oficial”,  su propia descripción para aclararse. Algunos ejemplos: Alba: bata. Roquete: camisón con puntillas. Casulla: abrigo. Cíngulo: cordón. Estola: corbata. Corporal: mantelito cuadrado. Purificador: pañito alargado. Cáliz: copa. Patena: plato. Credencia: mesita. Portaviático: cajita redonda. Incensario: braserito con cadenas para echar el humo. Acetre: cubo pequeño con asa. Hisopo: varita con bola y agujeros.

Le queda mucho por aprender a esta chica, y eso que ha tenido la suerte de que estén ya en desuso (y bien que les pesa a algunos…),  la dalmática, la capa pluvial, el amito, el manípulo, el conopeo,  el paño humeral…,  a más de otras vestimentas y capisayos con sus diferentes botonaduras, ribetes, tonos y texturas.

Jesús, que iba por la vida sin túnica de repuesto, invitaba a mirar los lirios que no necesitaban revestirse de nada.  Debía  fascinarle esa belleza simple que superaba   en  gloria al esplendor  de la corte de Salomón. 

Cuánto nos queda por aprender también a nosotros.

 
Ver más

La Tele de Todos

Por: Jose Maria Marquez Vigil 15-03-2017

No me pareció una idea excesivamente buena que la tele de todos quitara la publicidad hace unos años. Si es de todos supongo que nos gustará que nos salga menos cara a todos... Pero ya se sabe que cuando el dinero es de todos no es de nadie, y no se administra del mismo modo que administraríamos nuestro hogar familiar…

En nuestro hogar familiar llevamos a uno de nuestros hijos a sus actividades extraescolares de fútbol o baloncesto, y a nuestras hijas a hockey, música o natación… Respetamos mayorías y minorías, y a veces comen pizza y otras veces brócoli, y veraneamos en la playa subiendo también a veces a la montaña para acampar...

Entonces, la tele es de todos... La pagamos entre todos. Y nos satisface a todos. Y no sé por qué extraña razón decidimos todos que no haya publicidad, aunque en mi casa yo sigo utilizando Spotify gratuito porque me da igual que me recomienden un coche o una pasta de dientes cada media hora sí de ese modo me sale más barato.

Pero si hay canales de Teledeporte y canales de pago en los que aparecen partidos de fútbol constantemente, u otros canales privados como Antena 3, Telecinco o la Sexta, y también los autonómicos madrileños y catalanes, y emiten todos fútbol… ¿Porqué la televisión que es de todos y que no tiene ingresos publicitarios y que nos cuesta tanto dinero a todos, tiene que poner partidos de fútbol? ¿Por el interés nacional? ¿Pero no cubren ese interés también las demás televisiones y encima no nos cuesta?

A mí no me gustan los toros, como tampoco veo otros muchos programas tipo Gran Hermano, Sálvame o Casados a primera vista, que no me interesan en absoluto. Bueno la verdad es que no veo mucho la tele… Pero entiendo que hay que respetar a las minorías, y al que no le guste que cambia el canal. Fundamentalmente una televisión pública deberá además permitir qué personas con algún tipo de discapacidad, como por ejemplo el colectivo de sordomudos, puedan enterarse de lo que se dice en un debate gracias a un intérprete.

Pero ahora resulta que somos un país laico y por eso hay que crucificar cualquier programa que huela a religioso. No importa que el Católico pueda ser una minoría, o tal vez una mayoría si tenemos en cuenta cuánta gente acude a las Iglesias en España. Probablemente el número es superior a los que acuden a los estadios de fútbol...

La minoría que hay que defender constantemente son los LGTB, haciendo “apología” en las diferentes series sobre los maravillosos, felices, y enamorados que están siempre entre ellos en la vida diaria… Probablemente lo estarán a veces, pero me imagino que como cualquier otra pareja tendrán sus altibajos...

¡Y la Iglesia es el monstruo a eliminar porque a todos nos hace mucho daño!

Pues mis hijos van a un colegio concertado qué da una educación mejor y más barata para el Estado español que muchos colegios públicos. Y os aseguro que las pocas religiosas que hay en el Colegio no se pasan el día criticando al colectivo LGTB.

¿Cuándo se reconocerá de una vez el trabajo maravilloso que hace también la Iglesia? Muchas minorías, probablemente algunos de ellos del colectivo LGTB, acuden a los comedores sociales qué ponen en marcha instituciones de la Iglesia, la cual se encarga también de poner en marcha otros muchos programas educativos, sanitarios, de busca de empleo o apoyo a minorías marginadas, drogodependientes, emigrantes, etc. Y la verdadera “apología” de la Iglesia es que seamos capaces de poner la otra mejilla cuando los políticos nos roban, que queramos a nuestros semejantes aunque nos insulten, y mientras tanto que tratemos de crear un clima de amor para nuestras familias, mientras reciben una educación con unos valores que podrían haber evitado crisis como las que ahora vivimos… Y las personas mayores que han vivido toda una vida siendo ciudadanos ejemplares, pagando sus impuestos, ayudando al prójimo y levantando una familia que se encarga ahora de pagar la Seguridad Social que a ellos les mantiene, ¿no se merecen escuchar por la tele de todos la Palabra de Dios que les agradece la labor realizada y les premia con la próxima llegada del Reino, cuando no pueden acudir a la Iglesia por su enfermedad o problemas de movilidad? ¡Ah! ¡Que ya hay un canal de la Iglesia! ¿Y se ve en todos los pueblos? ¿Y no había muchas otras teles que no son de todos que también emitían los partidos de fútbol o las noticias?

En este periodo de Cuaresma vuelvo a recordar esas sabias palabras: Padre mío, ¡perdónalos que no saben lo que hacen!

 
Ver más

LA CREACION

Por: Santos Urias 10-03-2017

 

En el principio era el caos, la confusión y la oscuridad. Dijo el ser humano: “iluminaremos las ciudades y las casas, crearemos electrodomésticos que simplifiquen la vida, recibos que nos recuerden que hay que pagarla.” Día primero.

Mirando el firmamento vio el ser humano la necesidad de surcarlo, contemplando los océanos la urgencia de atravesarlos. Creo los aviones y los barcos: los grandes y los pequeños, los de pasajeros y los de carga, los de bajo costo y los jets. Día segundo.

Observando las aguas y los campos pensó en cómo sacarlos el mayor fruto: transgénicos, cámaras frigoríficas, métodos de regadío, abonos. Día tercero.

Como el día y la noche le cansaba, se acostumbró a salir durante la oscuridad con luces, neones y música, y a dormir en la claridad, mezclándolo todo. Día cuarto.

Viendo los animales sobre la tierra decidió extinguir los curiosos y salvajes y producir en masa, para el consumo, el resto. Y lo hizo de toda especie. Incluso se fabricaron bolsitas para apartar las cacas de las aceras. Día quinto

El ser humano, sabiéndose dueño de todo, sobre explotaba los recursos. Creo horarios para marcar un rendimiento adecuado; dejó de disfrutar de lo sencillo, sólo veía como mejorar los beneficios. Día sexto.

El séptimo día pensó en darse un respiro pero, ¿por qué no abrir también los comercios ese día? ¿Por qué no aprender a negociar con el ocio? ¿Para qué perder tiempo y dinero?

¿Dónde ha quedado el sentido de criatura? ¿Dónde los espacios de regalo, de gratuidad, de descanso, de don? De la máxima eficacia, líbranos Señor.  

 

 
Ver más

¡Se acabó el carnaval!

Por: Jose Maria Marquez Vigil 02-03-2017

Gracias a Dios se acabó el carnaval para dar paso a la Cuaresma que nos prepara para algo más grande y mejor.

Uno de los más famosos carnavales, el de Las Palmas de Gran Canarias, ha cerrado con el colofón de una Drag Queen  burlándose de Jesucristo nuestro Señor en la Cruz, y de la Virgen María.

Mi primera reacción es de odio, y si se trata de insultar y parodiar una religión, me pregunto si tendrían los mismos arrestos de parodiar a Mahoma en Irak tal y como hacen con Jesucristo en un país donde la religión cristiana es mayoritaria. ¿Tendrían el mismo valor a la hora de insultar a la fe islámica? Si se trata de un tema religioso no parece que haya mucha igualdad de tratamiento de la fe católica con otras…

Pensemos entonces que se trata de un tema humano. Para sus profanadores Jesucristo no es más que un ser humano, así que tratémosle entonces como a otros seres humanos... Jesucristo murió en la Cruz tras una larga Pasión víctima de una tremenda injusticia. Y parece que ahora vende burlarse de él. Pero me pregunto qué pasaría si alguien se burla igual de otros inocentes que han sido asesinados. ¿Os imagináis que pasara algo así con la pobre Marta del Castillo que en paz descanse? No quiero ni pensarlo porque se me revuelven las tripas. Pero tal vez no sirva tampoco este ejemplo porque a todos nos cae bien Marta del Castillo... ¿Y si alguien  se disfrazara  de  etarra asesinado por la Guardia Civil,  o tal vez políticamente más correcto en estos días, de guardia civil asesinado por un etarra con un tiro en la nuca? ¿Es este ejemplo más acertado? Pensemos sino en una minoría… ¿ sería por ejemplo divertido burlarnos de Pedro Zerolo que en paz descanse? Al convertirse en símbolo del movimiento gay, me pregunto qué gracia tendría que en los carnavales alguien se disfrazara de Zerolo medio desnudo muriendo víctima de su cáncer de páncreas… ¡Esto sí que es políticamente incorrecto! Nadie se atrevería a votar un engendro de ese tipo como el mejor disfraz, ganador del Carnaval. Me pregunto si tal vez estoy tratando temas muy cercanos en el tiempo y la distancia y tal vez debería alejarme más para poder ser más objetivo… ¿Sería entonces divertido disfrazarnos de trabajadores de Charlie Hebdo asesinados por una bomba? Tal vez eso no está tan alejado en el tiempo... ¿Nos disfrazamos entonces de Martin Luther King asesinado en plena manifestación por defender los derechos de la minoría negra? Este sería un disfraz más lejano en el tiempo y en la distancia con lo que podría ser semejante al que ganó en este espantoso certamen de Las Palmas de Gran Canarias 2017…

Pero estos días hay otra noticia que ha tenido mucho más eco… parece ser que un autobús de hazteoir.org está profanando a la transexualidad al publicar abiertamente algo tan atroz como que los chicos tienen pene... Inmediatamente han prohibido la circulación de ese autobús que “incita al odio” según dicen las autoridades. No estoy en contra de esa medida, pero me pregunto: ¿porqué no se prohíbe también la circulación de esperpentos como el del carnaval que incitan el odio a los católicos? No sólo no se prohíbe, sino que se premia.

De verdad que lo compare con quien lo compare, me parece que no tiene ningún sentido este nuevo deporte que se ha oficializado del “tiro al católico”. Incluso cuando ayer me indigné con este tema, mi propio hijo se quedó asustado mirándome, diciéndome que le parecía muy carca. Los medios de comunicación han vendido que estar cerca de la fe católica es ser carca, y que meterse con ella, burlarse de la muerte de su fundador es divertido y merece los mejores premios en cualquier certamen, ya que la tolerancia de la Iglesia Católica allana el camino.

Escribo esto el primer día de la Cuaresma, el miércoles de ceniza. Y mirando a lo alto tengo clara la respuesta del sujeto de tanta burla… ¡Perdónalos que no saben lo que hacen!

 
Ver más

PRISAS

Por: Dolores Aleixandre 02-03-2017

De un tiempo a esta parte  las prisas se precipitan en caída libre por el abismo del desprestigio. Se las critica sin piedad y todo son encomios para el ritmo slow: la gimnasia sueca  de toda la vida desaparece ante los movimientos lentos del chi-kung;  triunfa  quien resiste más tiempo en atención plena  mientras saborea una pasa  y en el kinhin, paseo meditativo del zen, se emplean quince minutos en recorrer diez metros. El Papa Francisco apoya la tendencia:A la continua aceleración de los cambios de la humanidad y del planeta se une hoy la intensificación de ritmos de vida y de trabajo, en eso que algunos llaman «rapidación». (…) La velocidad que las acciones humanas imponen hoy contrasta con la natural lentitud de la evolución biológica” (Laudato Si 18). 

Influenciada por estos argumentos, aplico la sospecha a la Biblia y descubro a algunos de sus personajes claramente afectados por la rapidación: Abraham, por ej., queriendo agasajar a sus huéspedes, corrió a ordenar a Sara “¡Deprisa! Amasa tres medidas de flor de harina…!” (Gen 18,6). Es evidente que ese tono desabrido, impropio del patriarca y más parecido al de Donald dirigiéndose a Hilaria, pobrecilla, solo podía nacer de las prisas. También el administrador de la parábola,  gürtélico a tope, azuzaba así a un deudor de su amo: “¡En seguida! Siéntate y escribe 50” (Lc 16,6). 

Hasta aquí bien. El problema surge cuando aparece María caminando a toda prisa a casa de su prima Isabel; o  los pastores en la noche de Belén y  las mujeres en la mañana de Pascua,  corriendo sin aliento en busca  del Niño o del Resucitado. O Jesús mismo pidiéndole a Zaqueo: “¡Baja deprisa!” Para  estos casos sería conveniente crear, a título excepcional, el apartado “Rapidación Mesiánica”: así  sus protagonistas podrían acogerse a esta especie de “quinta enmienda” y seguir con su apasionamiento apresurado exentos de reproches, y hasta resultando modelos ejemplares de diligencia y presteza.

 Quizá algún canonista pueda matizar y mejorar la propuesta.

 
Ver más

Página 1 de 1, mostrando 5 registros de un total de 5, desde el 1, hasta el 5

<< anterior | | siguiente >>
Login de usuarios