Domingo 23 de Julio 2017

DE UN HILO

Por: Santos Urias 20-06-2016

La vida es caprichosa.

 Se mueve grotescamente entre el orden y el caos. Orden que maravilla y fascina; caos que desconcierta y embelesa. Tú sacas tu entrada para el espectáculo de las veinticuatro horas, pero no sabes lo que se esconde tras el muro de los minutos y los tiempos. Hoy toca lo programado y saltas seguro sobre las baldosas. Mañana vuelas en parapente por detrás del silencio y con los ojos cerrados. 

No me acostumbro a no ser dueño de nada, y quizás esta es una de las lecciones que se aprende por el camino: Todo a tus pies sin que nada realmente te pertenezca, ni tu propia vida. Los muy racionalistas me dicen que como puedo creer en Dios en el siglo veintiuno; yo lo que no me explico es cómo puedes levantarte y acostarte sin creer, sin confiar, sin hacer de cada momento una pequeña oración de diálogo con el Eterno.

Así las heridas, los malestares, la violencia, el egoísmo, la rabia, los complejos, la prepotencia, el abuso, la venganza, el dolor, el aislamiento, la muerte…

En el fondo es una cuestión de fe. De aquello en lo que creemos, lo que compartimos, lo que generamos. Más allá de teorías, de ideologías, de palabras. 

La vida es caprichosa. La vida nos educa. Sólo hay que estar dispuesto a aprender. Es quizás la única condición que se nos pone para este viaje: andar en humildad. Conscientes de que todo, al fin y al cabo, pende de un maravilloso pero frágil hilo.

 

Ver más

Discernir, no mirar a otro lado

Por: Juan María Laboa 10-06-2016

La transparencia

 el ser consecuentes entre nuestras manifestaciones y nuestros actos, la libertad de espíritu suficiente para manifestar abiertamente lo que creemos que está bien o mal,  el saber discernir entre las personas, los programas, las alternativas, que nos exige siempre capacidad de juicio crítico con la realidad, distinguir entre el pecado y la gracia, entre las charlas de café y las convicciones profundas, entre la verdad y mis intereses.  Toda enseñanza, toda formación, deben ser capaces de llevar al enseñado a discernir y elegir bien. En nuestro tiempo de infinidad de mentiras impresas o vociferadas, de mediocridad y comodidad, mantener la capacidad crítica en la verdad resulta  imprescindible.

En los primeros meses de este curso se han leído y aprobado miles de tesis doctorales en las universidades españolas debido al cambio de normativa que regula los cursos de doctorado. Cientos de universitarios que tras inscribir su proyecto de tesis y abandonar el proyecto en el cajón, la han terminado y defendido al galope. No resulta difícil  comprobar que la calidad de muchas de ellas ha resultado mediocre o chapucera. La sociedad y el mundo universitario lo han aceptado sin levantar las armas de la protesta y el rechazo. Podemos imaginarnos cuánto ganará nuestra investigación con estos métodos y resulta escandaloso el silencio de los órganos rectores de las universidades.

Nos encontramos en un país donde la tolerancia de pensamiento e ideas resulta mínima aunque la tolerancia de acciones y formas de vida resulta disparatada. La discusión entre opiniones diversas  termina con frecuencia en la falta de respeto mutuo, en parte porque no se poseen ideas asentadas sino opiniones escuchadas en tertulias radiofónicas o charlas de televisión. En los debates públicos no se busca informar con datos comprobados presentados en su totalidad sino más bien destruir al adversario  y defender al correligionario con todas las armas a disposición. Resulta angustioso que la lucha contra la corrupción, demasiado frecuente y generalizada no se utilice fundamentalmente para respaldar los valores cívicos y una ética civil sino para abatir a los contrarios. Por otra parte, aunque se repite en todas las latitudes la convicción de que la falta de valores resulta preocupante, nunca se plantea la importancia que pueda tener en nuestra sociedad la decadencia de los valores morales cristianos.

Al hablar de las cuatro misioneras de la Caridad, asesinadas en el Yemen, los grandes medios de comunicación olvidan el motivo religioso. Se repite en otras noticias semejantes el silencio sobre los valores religiosos. Cualquier falta de los cristianos es magnificada, mientras que se silencia sistemáticamente, las aportaciones positivas de la Iglesia. Un caso paradigmático lo constituye el presentar Caritas como una organización comunitaria desvinculada de su realidad eclesial.

La pederastia de algunos sacerdotes católicos ha resultado más numerosa de lo que hubiéramos sospechado y con graves consecuencias. Pero tal como aparece en los medios de comunicación parece que ese crimen lo hubiera inventado el clero católico. Por desgracia es más frecuente y más extendido de lo que hemos sospechado siempre. Demasiado a menudo ocultado por motivos de vergüenza familiar o institucional, hay que atacarlo con todas nuestras capacidades, pero nunca debe convertirse en arma contra una institución. Esta actuación manifiesta que interesa más el ataque sistemático que la defensa de la verdad.

Somos muy sensibles con el uso de las palabras, pero resulta más laxa nuestra exigencia de verdad. A la histeria hoy llamamos” ataque disociativo” y podríamos poner mil ejemplos de este nominalismo exigente, Pero, aunque en política, en publicidad, en los medios de comunicación y en otros órdenes de la vida se nos miente con intensidad, lo admitimos con tranquilidad, tal vez como un mal necesario. Somos respetuosos con el efecto de las palabras, pero, no tanto con la verdad de lo que decimos o nos dicen, cuando es en la verdad cuando debiéramos ser intransigentemente exigentes. Demasiado, a menudo, cuando se trata de la verdad, miramos a otra parte.

 
Ver más

¡Mi hijo se va a la mili!

Por: Jose Maria Marquez Vigil 09-06-2016

No os voy a negar que esto suena un poco a “Cuéntame”... Ya me imagino en el seiscientos, llevando al chico al barbero del barrio... “¡Manolo, pélamelo al uno!”

Pero parece ser que no se tiene que pelar y que aunque irá vestido de verde, se pondrá camiseta y alpargatas... ¿Dónde están esas duras botas negras que había que tener siempre lustrosas y que tantas ampollas nos levantaban en esas marchas kilométricas? No sé yo si se va a la mili o de cooperante... Supongo que esto de “España Rumbo al Sur” será un poco de cada…

Repasando con nostalgia lo bueno que tenía la mili, por supuesto ahí quedan mil historias que os ahorraré, los amigos (entre otros el Carcasona, compañero de esta bitácora y razón por la que escribo en ella...), etc. Aprendes a base de arrestos lo que es la jerarquía y el respeto, y cuando después del desfile te metes en esa piscina inmunda de Cáceres con un millar de quintos todos en gayumbos verdes, se te quitan los escrúpulos adquiridos durante toda una vida de pijo redomado... Ya dice el Papa Francisco que tenemos que educar a nuestros hijos con un poco de hambre y un poco de frío, y esto se acerca un poco. ¡Que vuelva la mili! Pero cómo vamos a militarizarnos si no tenemos ya miedo a los feroces rusos que, como mucho, pueden venir a nuestro país a comprarnos un equipo de fútbol...

No solo no hay presupuesto para pagar esas 100 pesetas que nos daban cada mes sino que tampoco lo hay para el transporte en ese camión verde con olor a gasoil o para el rancho... Así que los fondos los tienen que sacar los milicianos con ese término, “crowdfunding” qué suena más cercano a Pablo Iglesias que al teniente Tirador… ¿Y cómo se “crowdfondea”?

Mi carrera de pedigüeño comenzó en Malawi con la Hermana Teresa, que explicaba muy bien lo fácil que era pedir cuando no era para ti… Pero en este caso hay un claro interés por mi parte, para que mi hijo pase un poco de frío y de hambre, para que conozca el Sur, y quizá Africa (donde me encanta que se vea tan enganchado haciendo prótesis para los que no tienen mano…), ¡y por supuesto por razones profesionales! Porque llegada la pubertad, a uno le han despedido ya como “papá”, ¡pero esta nueva contratación como “comercial” del crowdfunding tiene muchas posibilidades de ascenso!

Así que no voy a poder pedir, pero si al menos cambiar… Si tú también tienes un hijo que se va con “España Rumbo al Sur”, o a la JMJ, etc. ¡Te cambio un ticket de los suyos por uno de los nuestros! Que tenemos que vender varias papeletas, ¡y tenemos muchos premios, oiga! Tecnología para la casa, una caja de vino, y varios “¡Uyyyy, casi….!”.

Todo esto se puede ver en “zeerumboalsur” ( http://zeerumboalsur.blogspot.com.es/ ), donde Zee ha subido su proyecto de crowdfunding (al que no le guste comprarlas por paypal, se las puede pedir a él directamente: zeemarquez@gmail.com ), y a parte de las papeletas de la Rifa, que ya veréis que toca y que os vais a quedar sin ellas “quenoslasquitandelasmanos” oiga…. También le estamos empleando como profe particular de sus hermanos pequeños, manitas en casa, etc.

¡Pues espero que participéis en “zeerumboalsur”, y que os toque! Y que le toque también a él iniciar este nuevo rumbo… Y ahora ya se termina este anuncio con una suave melodía: “Quinto levanta, tira de la manta…”

 
Ver más

Página 1 de 1, mostrando 3 registros de un total de 3, desde el 1, hasta el 3

<< anterior | | siguiente >>
Login de usuarios