Lunes 25 de Septiembre 2017

DIARIO DE UN CIUDADANO

Por: Santos Urias 18-04-2016

Me levanto por la mañana.

 Suena ese horrible despertador que compré en lo chinos y que falla cada dos por tres. Su pitido es como una taladradora en mis tímpanos.

Después de una ducha rápida bajo al bar de la esquina. Voy con cierta prisa, pero allí está ese “Peru” que parece que se le están acabando las pilas. Puede tardar en servirte un café lo que empleas en leer el periódico.

El metro como siempre a estas horas por la mañana está bastante abarrotado. Cada vez cuesta más encontrar un españolito, es como una plaga que se extiende. Unos gitanos rumanos o búlgaros tocan el acordeón. Casi pagaría para que se callaran de una vez.

Por fin llego al trabajo, no sin antes pasar por delante de un grupo de marroquíes con muy mala pinta que yo creo que trapichean a la puerta de ese instituto.

En la obra nos han puesto un nuevo maestro que parece polaco, ruso o algo así. Trabaja mucho pero apenas dice nada y si abre la boca sólo es para dar órdenes. Ya podía aprender a hablar bien en vez de mandar tanto. 

En la hora de la comida me compro unos zumos y algún sándwich en los ultramarinos del barrio. Ahora los lleva un Hindú que parece tonto, no para de decir: “si, si…” y sonríe y sonríe.

Por fin a la salida del trabajo intento relajarme en el Gym del barrio. Ahora van muchos argentinos. No sé, los argentinos me caen bien y las argentinas más.

Bueno, me tomo un yogurt griego para cenar y me quedo adormilado viendo Españoles por el Mundo. Algún día me gustaría viajar por ahí para conocer cosas diferentes y conocer gente.

 
Ver más

Página 1 de 1, mostrando 1 registros de un total de 1, desde el 1, hasta el 1

<< anterior | | siguiente >>
Login de usuarios