Domingo 23 de Julio 2017

El PSOE, la Iglesia y el toro de la Vega

Por: J. Lorenzo 26-10-2015

Juanto con el rechazo del toro de la Vega,

, parece que hoy no hay nada que una más a los partidos políticos que afilan sus programas para el 20-D que un alcanforado tufillo anticlerical. Cierto es que aún menudean declaraciones y modos en nuestra Iglesia que nos devuelven a una eclesiología no solo despreciada con soberana indiferencia por una sociedad que quiere ser moderna, sino que confiábamos ya sepultada por exhortaciones, declaraciones y decretos posconciliares. Pero ahí siguen el desdichado toro, el fuera de mí no hay salvación y el discurso comecuras de Pedro Sánchez. Unos y otros se retroalimentan con sus argumentos para instalarse en un bucle al que solo le faltaba la reaparición en la salas de cine de Raphael para pensar si todo esto estará pasando en el NO-DO.

Pero no. Está pasando ahora y ahí están Twitter y Facebook para demostrarlo. Incluso Google para recordarnos el recurrente acceso laicista del PSOE (de esa mitad que no es cristiana, cabría recordar) que le provoca retortijones de clase en cada convocatoria electoral. El secretario general socialista ha dicho lo del Estado laico y la religión fuera de las escuelas casi entre espumarajos, con la misma mirada patriótica con la que Artur Mas se subió a la desesperada al carro del independentismo cuando sus propios bueyes ya no daban más de sí. En nada aparecerá el consabido mantra para soltar en los mítines, un remedo de aquel “más gimnasia y menos religión” que hacía brillar los ojos de Zapatero hasta que el pragmatismo, que es la única ideología que respeta la acción de gobierno, le llevó a dejar en una cajón la reforma de la ley de libertad religiosa y pensar, tras el trágico 11-M, que era mejor subvencionar manuales de religión que combatirla.

Os pido que seáis más socialistas”, les dijo el obispo Joan Carrera cuando visitó la sede del PSUC en Barcelona, en los años 90, en un acto lleno de inteligencia que pretendía tender puentes. Se refería a que dejasen a un lado la palabrería mitinera y las promesas populistas de cara a la galería e hiciesen cosas por los más necesitados. Alguien dentro del PSOE debería susurrarle a Sánchez estas y otras historias de eclesiásticos y socialistas que ayudaron juntos al bien común. ¿Tienen los obispos a alguien que también sepa susurrar? Esos puentes hace tiempo que están casi intransitables. 

Ver más

¡Te has "Colau"!

Por: Jose Maria Marquez Vigil 16-10-2015

Menuda semanita...

Primero desde Barcelona…

Que te has “colau”, Ada! Te has patinado un poco al “sentir tanta vergüenza por ese Estado que celebra Genocidios”…

La Diada sin ir más lejos… ¡Tiene su origen en una batalla! ¿Supone eso que bailáis sobre tumbas ese día? Un poquito de seriedad, que ahora eres alcaldesa… Ya sé que no quedan tan lejos los años en los que te fotografiabas orinando en la calle, pero en este momento tu frase ha sido toda una “cagada”.

No creo que haya una sola fiesta nacional en todo el mundo mundial que no celebre un acto con efectos colaterales. Una Batalla, una declaración de independencia… Habitualmente esas fechas dan origen a la Fiesta Nacional de cada país, y como consecuencia de dicha batalla o declaración de independencia, seguro que alguien murió. ¡Pero no es esa muerte la que se celebra!

En el caso de la Fiesta Nacional española, ni si quiera se celebra una batalla, sino un encuentro entre dos mundos. ¿Qué ha sido perjudicial para muchos de sus habitantes, sobre todo en un lado del charco? ¡Seguro! Pero ya que no te interesa la Historia, y si no te repugna demasiado el titulo de la magnífica película “La Misión”, tal vez viéndola entenderías que también hubo un trabajo a favor de los derechos humanos. Y si decides no ver la película, sal al menos de Barcelona y paséate por los países iberoamericanos… Verás la mezcla de razas que aún se pueden encontrar allí. Aunque si lo que quieres es recular y recobrar los votos perdidos enfrentándote ahora a Madrid para demostrar tu catalanismo, no rechaces así una fecha de encuentro entre dos mundos que permitió que ahora… ¡Messi juegue en el Barsa! ¿O te atreves a decir a los del Barsa que mejor no celebremos el encuentro, y que se vuelvan a las Américas los del tridente, Suárez, Neymar y Messi?

Lo peor es que ha sido una epidemia contagiosa, porque los del PP han tenido también una semanita fina… En Madrid y en Euskadi, ¡mucha incontinencia!

¿Será una epidemia que afecta a los políticos cuando se acercan las elecciones?

Bueno, no solo en política cuecen habas… También un Cardenal, Cañizares, parece que se ha contagiado un poco hablando del Caballo de Troya… ¡Porque no son esas palabras las que necesita nuestra Iglesia! Menos mal que tenemos un Papa que sigue haciéndonos llegar ese mensaje de amor universal. Al menos Cañizares tiene “un jefe” que sabe poner los puntos sobre las “ïes”, a diferencia de Iglesias o Rajoy, que no parece que quieran o sepan controlar a sus acólitos…

En boca cerrada… ¡Me lo voy a aplicar por una vez!

 

 

 

Ver más

Gentrificación

Por: Alfonso Carcasona 12-10-2015

Palabro anglosajón que significa

 -según Wikipedia- “proceso de transformación urbana en el que la población original de un sector o barrio deteriorado y paupérrimo es progresivamente desplazada por otra de un mayor nivel adquisitivo a la vez que se renueva”. 

He de reconocer que nunca lo había oído, ni me había planteado que mejorar barrios pudiese tener efectos negativos para sus vecinos.  

Es más, no me había planteado que el desarrollo a través de la innovación, el emprendimiento o la inversión pudiese provocar migraciones que perjudicasen a los más desfavorecidos. Siempre lo había visto desde el ángulo del resultado final, en el que la sociedad resultante vivía mucho mejor que la anterior.

Sin embargo, hay movimientos que rechazan el establecimiento de determinados negocios en barrios deprimidos. En concreto, aquellos que revaloricen la zona, en especial en lo relativo a la vivienda. A viviendas más caras, expulsión de los más pobres que ya no podrán mantener los arrendamientos. Es de suponer que no se cuenta con los propietarios de viviendas, que imagino verán con buenos ojos esta revalorización de las mismas.

¿Dónde poner el límite al desarrollo? ¿Deben ser los barrios pobres eternamente pobres? ¿Su única solución debe ser sanearlos a costa de los impuestos de todos?

Crear empresa es moralmente bueno. Sin ellas no es posible sustentar la sociedad.

Obviamente debemos procurar una vida digna para todos nuestros vecinos o hermanos. Debemos mejorar sus niveles de vida, empezando por el barrio en el que viven y por la vivienda que ocupan. Debemos enseñarles a aprovechar las oportunidades que los nuevos negocios generan, no a odiarles y autoexcluirse de los mismos. No tengo claro que el inmovilismo sea la solución. 

Y, last but not least, hay que tratar los problemas de aquellas personas que no puedan adaptarse a los tiempos, ya sea por edad, por enfermedad o por incapacidad. No expulsarles alegremente de sus viviendas. Seguro que los comerciantes que entran en los barrios tienen una sensibilidad especial para ello.

 

 

Ver más

Fluidos

Por: Dolores Aleixandre 09-10-2015

Los comentarios a la escena evangélica

 de la curación del sordomudo (Mc 7,31-37) suelen pasar de puntillas sobre el gesto de Jesús de tocar con su saliva la lengua de aquel hombre. Imagino que es por lo remilgados que somos en estos pagos ante la proximidad corporal  de los demás y mucho más a entrar en contacto con sus fluidos: saliva, sudor, lágrimas o aliento.

A mí el gesto me conmueve especialmente y me parece que nos hace ver hasta dónde llega la implicación de Jesús con nosotros,  su decisión de incorporar su persona entera en la tarea de recomponernos y hacernos vivir en plenitud. Me evoca también eso que hacen las madres cuando acuden a ellas sus hijos pequeños llorando por una caída o un rasguño: los cogen en brazos y les ponen saliva en el sitio donde les duele, como si confiaran en el poder curativo de algo que está en ellas y que es capaz de comunicar amparo y sanación. 

 

Algo de eso está presente en ese dedo de Jesús poniendo su saliva en la lengua del sordomudo: la escena no tiene nada de mágico o de espectacular y se parece mucho más a la ternura con que una madre acaricia a un niño herido.

Ver más

BILLETE DE IDA Y VUELTA

Por: Santos Urias 02-10-2015

Si te miro,

así frágil y oxidada, viajo. Viajo al borde de mi mismo. Alimento las sombras de mi silueta. Me veo en las voces de la noche, recónditos misterios del subconsciente, diálogos con la almohada o con ese ángel de la guarda que reposa en el cabecero de cada cama. Viajo a las dunas de Marruecos, al Paris de Montmartre, al Danubio de Buda y de Pest, a las ensoñadoras montañas de la Capadocia, al silencio de los templos faraónicos… Tú no recuerdas. Tus viajes ahora van del supermercado a la Iglesia. Pero tus manos deformes son el testigo y la llave del tiempo. En ellas queda el polvo del desierto y el agua de los ríos. Cuando te veo con el miedo de no saber, de no poder, me nace la ternura más atroz. Me enfado conmigo mismo porque quiero seguir rodando por el mundo, pero falla la maquina. Sólo queda combustible para la mirada, para la caricia, para el corazón. Viajo como un polizón entre mi sangre, sabiendo que este puerto siempre me llevará a la raíz. 

Que dicha poder seguir viajando. La sabiduría más profunda es la de aquel que se atreve a ponerse en camino, a salir de sí mismo, a comprender o admirar lo que otros no entienden o no agradecen. 

 

Por eso si te miro viajo. Tan lejos como me pueda llevar la imaginación; tan cerca como una carne guisada o un pescado con patatas. Con billete de ida y vuelta. 

Ver más

Página 1 de 1, mostrando 5 registros de un total de 5, desde el 1, hasta el 5

<< anterior | | siguiente >>
Login de usuarios