Domingo 23 de Julio 2017

En el umbral de un año nuevo

Por: Juan María Laboa 30-12-2015

Hay un Dios en el cielo

 y un día tendremos que darle cuenta. Nuestro tiempo solo tiene dos puntos de referencia: el momento en el que uno es creado y cuando el Señor viene a buscarnos. Mientras tanto, a menudo, nos olvidamos nuestro origen y nuestra finalidad, actuamos  como si todo dependiera de nosotros, desconsideramos la creación y nos creemos que vamos a vivir eternamente.

Estamos tan acostumbrados a recrear la realidad y a disfrazarnos para los demás que, al final, nos disfrazamos para nosotros mismos. Sin embargo, aunque la división en meses y años constituye una convención, el fin de año constituye un recordatorio de que el tiempo es escaso, pasa rápido y nos vamos acercando al momento de la verdad. 

La vida siempre ofrece nuevas oportunidades de regeneración, de búsqueda de la verdad, de encontrar la amistad y el amor, de colaborar  en el permanente esfuerzo por una sociedad mejor. El examen de conciencia nos ayuda a conocernos más, a descubrir nuestros engaños, a potenciar nuestras buenas cualidades, a ser más generosos y, sobre todo, a amar más y mejor.

Nos encontramos rodeados de masas de personas, pero solo reconocemos a aquellos a quienes amamos. Si nuestra capacidad de amar es escasa o egoísta reconoceremos a pocos y nos encontraremos solos, pero si somos capaces de amar y entregarnos con generosidad, el mundo será nuestra familia. El Evangelio de Jesús lo anuncia  con estruendo: se hizo humanidad y murió por nosotros.

Reflexionemos con el poeta: el tiempo es demasiado lento para los que esperan, demasiado rápido para quienes tienen miedo, demasiado largo para los afligidos, demasiado corto para los alegres, pero para quienes aman, el tiempo es la eternidad.

 

Que seamos capaces de contribuir en un año mejor.

Ver más

La fuerza de la palabra

Por: Juan María Laboa 23-12-2015

Dios creó el mundo por su palabra,

 hombre de palabra, dio su palabra, apalabrar, bajo su palabra, de una sola palabra. Todas expresiones que señalan la importancia definitiva de la palabra. Siendo niño acompañé a mi padre con un encuentro en el que concertaron un negocio importante. Terminaron el encuentro con un apretón de manos.  Pregunté a mi padre si no tenían que firmar nada. “Somos hombres de palabra”, me contestó.

Hoy se utilizan y vuelan demasiadas palabras. Antes nos contentábamos con las charlas familiares o con algunos intercambios verbales en la calle o en la plaza, pero ahora quedamos inundados por el torrente de palabras de la televisión, la radio, los móviles, los mítines…Son palabras, a menudo, violentas, mentirosas, calumniadoras, fútiles, escandalosas, desquiciantes. Tanta imagen y tanta palabra  nos impiden concentrarnos, seleccionar, meditar, comprobar su utilidad. Quedamos desquiciados por tanta palabrería y, con frecuencia, somos incapaces de quedarnos con las verdaderas, las que edifican y enseñan.

La palabra tiene también una fuerza destructiva. En una sociedad de la media palabra, de la interpretación sesgada y torticera, con unos medios de comunicación en los que, a menudo, los titulares no corresponden al artículo o a la noticia en su integridad, en los que el periodismo de investigación propone sus intuiciones o sus subjetivas interpretaciones como la verdad, cuando las rectificaciones se producen cuando el mal está completado, estamos sujetos a lo que nos cuentan sin que solo tarde o nunca conozcamos la verdad completa de lo dicho, o de lo sucedido.

En lo regímenes totalitarios, la verdad está sometida a la decisión de quienes mandan, pero en democracia sucede, también, algo parecido. ¿Cómo es posible que los cargos de las diversas instituciones estatales, incluidos los jueces, voten según el dedo de quienes les han elegido? Y esto sucede con las “castas” viejas y las nuevas.

La palabra es la conciencia, el bien común, el pensamiento reflexionado por encima de lo inmediato, la transparencia exigente, la generosidad con lo propio, la búsqueda incansable de la verdad. Me preocupa el buenismo sin ideas ni autoexigencia, la generosidad de lo ajeno y la ausencia de esfuerzo propio.   

 

“La Verdad se ha hecho carne”. Es uno mismo quien responde de sus promesas, de sus decisiones, de su responsabilidad, de sus exigencias. Solo el que ama se entrega, solo quien está dispuesto a dar su vida por su ideal es creíble. Mentir y manipular con la palabra puede resultar habitual, pero constituye probablemente, la acción más nefasta contra la convivencia, la solidaridad y la fraternidad.

Ver más

REZAR

Por: Santos Urias 21-12-2015

Me gusta rezar.

Desde el silencio, con la palabra. Rezar iguala. No sé de tu procedencia, de tu estatus social, de tus miserias o de tus fortunas. Tampoco de tus ideologías, esas que tantas veces separan, juzgan o prejuzgan: que sabio fue Cristo que no ideologizo su mensaje, sino que lo encarno en el terreno de lo más humano, en las entrañas de la vida, en el mundo de los afectos, del perdón, de la sanación integral. Rezar nos pone en juego: ya no es hablar de los otros, somos nosotros los que nos descalzamos ante Dios y allí en lo escondido danzamos la danza de la transparencia y de la verdad. Cara a cara. Rozamos lo sagrado, aceptamos la miseria, gustamos la belleza. 

Cuando el templo queda vacío y unas cuantas personas oramos por sus rincones, siento la fuerza del universo. Ese motor que no es el motor de los intereses creados, del ogro de nuestro vecino, del miedo de nuestros miedos. Es la maquinaria de la confianza, que activa la escucha. Sólo se puede oír el rumor de los ríos si permanecemos callados. Disparates, incoherencias, tenebrismos, incertidumbres. Sólo Cristo salva. No esperes otros profetas. Para nosotros la luz ya está: presente, muy presente, tan presente…

Rezar iguala. Corazones en búsqueda. Espíritus inquietos. Manos abiertas orientadas hacia un mismo Dios. 

 

 

Ver más

¡Hijo de antiabortista!

Por: Jose Maria Marquez Vigil 18-12-2015

En mis tiempos los insultos

eran muy diferentes, como también, qué duda cabe, eran diferentes los valores que defendíamos abiertamente. Muchas cosas han mejorado, pero otras…

Estamos en una Sociedad en la que prima la decisión fácil, la que nos mantiene en nuestra área de confort… Y como todo vale, ¿para qué tener un “mal rollo”? Pues como decía aquella Ministra tan jovencita que venía del mundo del Flamenco: “Abortar es como ponerse tetas”. ¡Ni más ni menos! La Aido soltaba también otras perlas como que “Un feto es un ser vivo, pero no podemos hablar de ser humano”. ¿Una planta quizá? Nos habría venido mejor si la susodicha hubiera seguido con el cante, antes que seguir con estas “cantadas”…

Pero vamos a olvidarnos del pasado, y a recordar a nuestros políticos actuales que se enfrentan en las urnas dentro de unos días…

Esta semana asistimos a un debate que muchos califican como el más caliente de nuestra democracia. Hay quien dice que Sánchez perdió las formas al faltar a Rajoy, y en parte es verdad, pero… ¿Qué fue lo que más le molestó a Rajoy? Sánchez le recordó el “sms” de Bárcenas (“Luis, sé fuerte”), haciéndole cómplice por tanto de una gran estafa. También le responsabilizó de la reducción de la hucha de las pensiones, acusándole así de mal gestor, causante de nuestra ruina… Y también le llamó “plasma”… Todo ello le contrarió a Rajoy, pero no tenía argumentos creíbles con los que enfrentarse. Lo que realmente le sacó de sus estribos fue que, de un modo u otro, le llamaran “antiabortista”. “Repítame eso” le dijo una y otra vez. ¡¡¡Eso sí que es inaceptable para un político que aspira a ganar las elecciones!!! Rajoy ya se había encargado de “dimitir” a Gallardón cuando éste cometió la desfachatez de intentar ser “antiabortista”. ¡Qué vergüenza! Con lo fácil que es quitarse de en medio a unos cuantos cientos de miles de fetos, que según la insigne Profesora Aido ni si quiera son seres humanos… ¡Con la de votos que da proteger el aborto, que al fin y al cabo es como ponerse tetas!

Revisando los programas de los principales Partidos Políticos (no hablo ya de 2 ni de 4, ¡sino de los 7 principales!), ninguno se enfrenta a este “derecho” ya adquirido. Adquirido por la Sociedad de Confort, que no por el verdadero dueño de ese derecho, el feto que “no es ni un ser humano”, que no es aún niño, al que se le ha quitado el derecho a la vida…

El 99 o 100% de los escaños elegidos en el Congreso y en esa otra cosa que nadie sabe que es y a la que llaman Senado, apoyarán políticas abortistas. Unos querrán mantener las actuales y los otros querrán ampliarlas. Lo que no me creo es que el 99 o 100% de los ciudadanos queramos lo mismo que los que nos van a representar.

 

Los Políticos no se atreverían a calificarse como antiabortistas (“¿Qué me ha llamado?”, continuaba preguntando Rajoy a Sánchez ante tamaña infamia…). Pero lo que está claro es que todos, absolutamente TODOS, somos “hijos de antiabortistas” (al menos durante unos 9 meses de la vida de nuestras madres…). Ese sí sería un buen referéndum para incluir en el Programa Político de uno de los grandes partidos. Yo votaría al que incluyera ese derecho, el derecho al referéndum, para darnos al menos una oportunidad a los que consideramos que matar al indefenso es mucho peor aún que el engaño o la mala gestión… Pero los políticos siguen cayendo por corruptos, o… ¡Por antiabortistas! Qué pena de Mundo vamos a dejar a nuestros hijos, esos “hijos de antiabortistas”…

Ver más

TX9

Por: Dolores Aleixandre 14-12-2015

Os  mamm t tddwm mdd ggg sr acá bu. Esto que acaban de leer es la versión que ha aparecido en la pantalla de mi nuevo móvil en lugar de “Esta tarde hacemos compra” que es lo que yo quería escribir. Motivo: había pulsado sin querer la tecla TX9 que propone un “texto predictivo”.  Acostumbrada como tantos de mi generación a tratar a mamporrros  una Olivetti,  no consigo adaptar mis dedos a estos teclados tan melindrosos y, como reincido en la equivocación una vez y otra,  termino por aborrecer conjuntamente la tecla y su significado: qué agobiante es esto de un texto que decide por su cuenta, pienso enfadada; no hay derecho a que te impongan desde fuera lo que quieres decir o ser; a mí que no me asfixien con predicciones…

En medio de estas divagaciones, aparecen las primeras bolas doradas navideñas, esas que a algunos les provocan depresión pero que en mí tienen un efecto balsámico: llega el Imprevisible, el Impredecible, el Improbable, el Anómalo, el Excéntrico, el Divergente,  el Rarísimo. (Me encanta endosarle esos títulos que nunca aparecerán en los libros de teología). 

Nacido de mujer, nacido bajo la ley, con la TK9 gravitando también sobre él, dispuesta a sumergirle sin remedio en trayectorias de estancamiento y circularidad. Un mensajero poco aficionado a la innovación le había aplicado el texto predictivo correspondiente:  “Será grande, Hijo del Altísimo, sentado en el trono de David, reinando por los siglos de los siglos…”, pero él se las arregló para escapar de la tecla y desde su nacimiento se sacudió augurios y predicciones: vaya grandeza rara mostrarse tan pequeño; qué poco pedigree davídico ser hijo de inmigrantes galileos;  menudo  trono de risa el de un pesebre y una cuadra; qué  peste a estiércol en vez de a los olores mesiánicos homologados de  mirra y áloe. 

Se había salido del guión establecido, le había cogido el  gusto y las cosas fueron a más: - “Qué, María, ¿no se os casa el chico?”,  preguntaban  las vecinas,  - “Con lo espabilado que es y lo majo, podría apuntarse a un master en Rabinato. Dicen que los que hacen el erasmus en Séforis salen casi todos colocados…” Y ella callada. Y él callado también, silbando la melodía del Siervo mientras aserraba tablones. Ni Salomón, ni David, ni Ezequías: le gustaba aquel personaje oscuro y silencioso,  colgado de Dios, que aguantaba las cargas de otros, entregaba la vida y elegía siempre el último lugar.

A la hora de independizarse, compartió intemperies con una panda de idealistasinfronteras.com. Carente del gen del cálculo, del instinto de auto conservación, del aferramiento a lo propio, tomaba opciones insólitas, arriesgaba rupturas, ensayaba  lenguajes peculiares. A su lado la gente se sentía liberada del fatalismo de destinos que creían inexorables: un paralítico volvía a caminar; un ciego daba un salto desde su cuneta y entraba en la luz; una mujer encorvada se enderezaba; Zaqueo abría su casa a Jesús y  su dinero dejaba de interesarle; el viejo Nicodemo nacía de nuevo. 

Los que pensaban que nunca podrían escapar de sus adicciones  (dinero, poder,  ira, desesperanza…), descubrían la belleza de una vida simple, la anchura de perdonar,  la asombrosa libertad de servir gratuitamente, el ánimo para comenzar de nuevo. 

La muerte no tiene ya dominio sobre él”, decía Pablo.  ¡Ni la TX9 tampoco!, cantaron los ángeles en Belén inundando de resplandor aquella noche,  amenazada como las de hoy por sombríos textos predictivos ( ), parecidísimos  a esos en los que querríamos encerrar sin salida a políticos ineptos o a sinodales cerriles.

 

 Pero “desde las alturas” nos invitan a mantener pulsada otra tecla, la S esa que inunda de alegría nuestra pantalla vital con la impredecible noticia de que Somos mente Queridos.

Ver más

Obispos que no quieren dar la nota

Por: J. Lorenzo 14-12-2015

Llevamos varios días

 de campaña electoral pero, en esta ocasión, parece que los obispos se resisten a entrar en ella. No quieren dar la nota. Literalmente. Cuando se redactan estas líneas aún no se ha reunido el Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal, donde se podría decidir la elaboración de una nota ante las elecciones del 20-D. Pero no se percibe el ardor guerrero de anteriores citas, para disgusto de quienes echan en falta un liderazgo episcopal más combativo, que encabece manifestaciones, redacte anatemas y se mire a sí mismo desde la autosuficiencia de quien cree que encarna una sociedad perfecta. A estos, Ricardo Blázquez les parece un blando que, por si no fuera poco, cree más en la colegialidad que en el culto al líder. 

Sin embargo, hoy el ambiente en Añastro está más por enterrar esa concepción eclesiológica de la Iglesia como un poder en igualdad de condiciones al de las naciones. Es verdad que hay excepciones, pero ya no chirría el contexto democrático, plural y de respeto a todas las opciones, con las que, como en la Transición, están dispuestos a hablar y a entenderse. Saben que en este tiempo finaliza también aquel en el que la Iglesia era mirada con cierta reverencia. Ahora tiene que ganarse de nuevo la confianza, lo cual no habría de costarle esfuerzo si volviese a ser ella misma, esa Iglesia evangélica que hace 50 años optó por librarse de las rémoras con las que había adornado su poder temporal. 

 

Estas sí son las reflexiones que hoy se hacen la mayoría de los obispos. Y algunos creen que si la Conferencia Episcopal tiene que sacar alguna nota estos días de elecciones, habría de ser una que recordarse el valor de la misericordia en un país que ha logrado vivir en democracia y que quiere seguir aferrado a la paz. Sin más aditivos ni colorantes.

Ver más

CON EL VIENTO A FAVOR

Por: Santos Urias 20-11-2015

la mar.

Inmensa, mágica, que infunde respeto y genera admiración. Maravilla salada cortada por los puertos y las playas. Navegamos por la vida como se navega por el océano. Marcamos el rumbo y señalamos itinerarios. Pero al fin nos sometemos a la grandeza de las mareas, al designio de las tormentas, al flujo de los vientos. El marinero vive con la piel curtida: el sol inagotable, la brisa permanente, las heridas de las cuerdas y de la madera quebrada. Algún tatuaje motea nuestra piel para recordarnos amigos, amores, tristezas, deseos. 

Y sin saber muy bien el por qué, a veces las velas se hinchan y una estela de espuma sale desde popa. Mar en calma, cortando el horizonte.

Estos días pareciera que el viento sopla a favor:

Niños y niñas jugando en torno al misterio, dejando volar su imaginación

Amables compañeros de camino edificando corazones, proponiendo asfaltar de flores los rincones grises de la ciudad.

Gargantas con sed de infinito rebuscando entre los acordes de esta sinfonía inacabada.

Las familias preguntan y comparten miserias y sonrisas. Los que rezan se sientan y respiran el incienso y la esperanza.

 

No me preguntes la causa, posiblemente son las estrellas que nos miran y soplan con sus labios de coral. Voy a disfrutar del paisaje. Voy a dejarme llevar. Sé que Dios lleva el timón… en todo momento.

Ver más

El laicismo

Por: Alfonso Carcasona 14-11-2015

El partido socialista

quiere hacer del laicismo una de sus banderas. Imagino que las encuestas internas les señalan su conveniencia, ya que hoy no parece haber mucha tensión en este aspecto.

Pablo Iglesias se declaraba un fan del papa Francisco, pero quiere acabar con los “privilegios” de la Iglesia en España. Iglesia soy yo, son las comunidades de creyentes que trabajan en la sociedad, las mas de las veces de manera altruista y desinteresada. Son los miles de sacerdotes, religiosos, monjas y religiosas, que dedican su vida a los demás. No sólo es la conferencia episcopal, que desafortunadamente parece ser lo único que se conoce por Iglesia en nuestro país. Yo no he visto ningún privilegio del estado en mi labor. ¿Qué la Iglesia está exenta del pago del IBI? Que se explique por qué, y qué da en contraprestación. Y después que se discuta la justicia económica de la relación. 

Lo mismo debe hacerse con partidos políticos, sindicatos y organizaciones empresariales.

Nuestra nueva alcaldesa ha renovado los votos de la ciudad de Madrid a la Almudena. ¿Cálculo político o convicción de que entre sus representados existe una gran comunidad de creyentes? Le concedo el beneficio de la duda, y le agradezco que no anatemice las creencias de muchos de sus vecinos. Sin embargo, y para no desentonar del todo con lo políticamente correcto, inmediatamente ha señalado que la religión debe formar parte del ámbito personal del individuo. Y yo me pregunto, ¿por qué no puede formar parte de su ámbito público? ¿La religión católica no tiene nada que aportar en este campo?

Los católicos solo somos portada en las noticias por los escándalos o por posiciones intransigentes que llaman la atención. ¿No aportamos nada más?

¡Ay si nos hubiésemos quedado en aquello de Dios es amor, y en el puro evangelio, sine glosa! 

 

 

 

Ver más

Ovejas y Cabritos

Por: Jose Maria Marquez Vigil 09-11-2015

El pasado lunes, en la conmemoración de los fieles difuntos,

 le daba vueltas al Evangelio del día (San Mateo 25,31-46). A un lado las ovejas, a otro los cabritos… “Tuve hambre… tuve sed… Y vds. no me dieron…” (de comer/beber).

¡Uffff! Qué duro que tu Padre, tu Amigo, te trate de “vd.” y te acuse de haberle fallado… Y en ese mismo instante dejas de ser la oveja blanquita y suave del anuncio del detergente a mano, para convertirte ni más ni menos que en “un cabrito”, apartado ya al otro extremo…

Me acordaba también de la Madre Teresa, la Santa de Calcuta, que se refería a este Evangelio cuando se obsesionaba con alimentar y vestir a todos y cada uno de “sus hermanos menores”, porque en sus rostros veía a Jesús.

Y así me fui a Africa Directo, como cada día, y metido ya en la cueva sonó el teléfono. Juan Mari me pedía que escribiera una Bitácora explicando cómo colaborar con Africa Directo. Nunca se me hubiera ocurrido publicar un “anuncio” de ese tipo en esta columna de reflexión personal, pero a ver quién es el guapo que le dice que no a Juan Mari… ;-) Le dije que así lo haría, mientras pensaba si el Evangelio del día le había llevado también a él a pensar, como buen pastor, en la necesidad de dar instrumentos a sus ovejas para no ser cabritos…

Un par de días más tarde, leí un artículo en internet. El buen samaritano es el ateo”, se titulaba: http://elpais.com/elpais/2015/11/05/ciencia/1446717405_450204.html

Y seguí dándole vueltas al tema… Una mujer que vivía muy sencillamente en un pueblo de Asturias me dijo en cierta ocasión que le era imposible abrazar la fe católica. Acercándose a Misa, veía el parking de la Iglesia lleno de BMW y otros coches similares, y se daba la vuelta porque no se lo creía… Ya sé que es un argumento muy simple, que es muy discutible, pero… No deja de ser verdad que si nos invitan a una cena de vegetarianos y nos encontramos la entrada con los cubos de basura repletos de huesos de pollo y grandes costillares… Probablemente te lo crees un poco menos…

¿Ovejas o cabritos? ¿Generosidad, Solidaridad… o Avaricia? Es verdad que la riqueza, el dinero, es una obsesión para el que no lo tiene. Pero incomprensiblemente es también una obsesión para los que lo tenemos. Ya nos lo advierte el evangelio una y otra vez. “Y el joven rico se marchó entristecido porque tenía muchos bienes”.

Personalmente soy bastante “cabrito”, y lo sorprendente es que era muchísimo más feliz cuando vivía en la Misión y era un poco más oveja… Pero este fin de semana me voy a Malawi, Tanzania, Uganda y Etiopía a visitar varios proyectos de Africa Directo, y espero que una vez más me pongan en la auténtica realidad, la del 90% de la población mundial, y que al menos por un día me ponga el uniforme de camarero para esos hermanos menores que nos piden de beber y de comer.

Por supuesto que eres muy bienvenid@, querid@ lector, si te apetece venirte conmigo esta vez o la próxima. Pero aunque no te sea posible, puedes visitar desde tu casa alguno de esos proyectos y hacerte una idea. Dicen que una imagen vale mas que mil palabras, así que os dejo algún link con minivideos muy cortos que muestran alguna de las Misiones por las que pasaré en esta ocasión a disfrutar y conmoverme viendo Su Rostro:

-        En Tanzania visitaré un proyecto de producción de fotoprotectores y tratamiento a personas con albinismo: http://africadirecto.org/index.php?m=Video&op=ver&vid=21

-        También en Tanzania visitaré otro proyecto de atención a niños con discapacidad: https://www.youtube.com/watch?v=sahvTmupfrE&feature=youtu.be

-        Y varias Escuelas Primarias, Secundarias, Programas de Microcréditos… Con Misioneras españolas, indias o tanzanas…

-        En Uganda voy a recorrerme todo el país visitando decenas de Misiones, pero ahora he escogido este video de sensibilización que ponemos en Colegios sobre una Escuela y Centro de Acogida de niños con discapacidad: http://africadirecto.org/index.php?m=Video&op=ver&vid=23

-        En Etiopía me preocupa mucho la terrible hambruna que se espera para dentro de unos meses, y hablaré con varias Misioneras a ver qué podemos hacer desde España. Pero también visitaré un bonito proyecto de apoyo a la sostenibilidad de un grado de formación de “Fashion” con las Salesianas, del que también tenemos un video actualizado: https://vimeo.com/140788962

-        Y en Malawi también visitaré numerosas Misioneras y Congregaciones locales…

-        No quería dejar de incluír otro minivideo/spot sobre un bonito poema de Eduardo Galeano (Los nadies)http://africadirecto.org/index.php?m=Video&op=ver&vid=11

 

¿Y qué se puede hacer? ¡Tantas cosas! El Rostro del Padre está presente en todas las esquinas. La Iglesia y multitud de Organizaciones trabajan en España, en Asia, en Europa, en países en conflicto o en emergencias… Nosotros trabajamos solo en Africa, pero podemos ayudar desde España como donantes de ayudas económicas, o también como donantes de nuestro tiempo, conocimientos y contactos (voluntarios), ya sea en España o en Africa, para ayudar a trabajar a otras donantes, las Misioneras, que son las que están dando la vida, y a otros donantes, los beneficiarios, esos “hermanos menores”, que son los que nos donan la transcendencia y la posibilidad de transformarnos en ovejas…

Juan Mari, si tus ovejas quieren saber cómo, pueden ver los videos anteriores y, una vez visto su Rostro, visitar la web de africa directo que te da alguna idea para colaborar:

http://africadirecto.org/index.php?m=Colabora

O la de nuestra página de Microcréditos que permite a las mujeres iniciar negocios que las den por sí mismas de comer y de beber:

http://prestad.org/

 

'Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver'.

Ver más

Historias de la radio

Por: Alfonso Carcasona 09-11-2015

La verdad es que yo soy uno de esos españoles

 que declaran que ven la 2. Documentales y películas en blanco y negro, vs cine comercial y actualidad rabiosa del resto de cadenas.

Esta semana proyectaron una película de los años 50, la del título de esta reflexión. 

Una película deliciosa, con actores entrañables, que describía, a través de cuatro historietas unidas por el medio de comunicación del momento, la radio, la vida de España en aquella década. Cuatro historietas con trasfondo moral, en el que se trataba de mostrar la bondad de los personajes. Solidaridad, ternura, esfuerzo, dentro de una sociedad pobre. Pobre en lo económico, que no en valores. 

Tras la película se abrió una tertulia a la que estaban invitados tres de los grandes locutores de los últimos años. Iñaki Gabilondo, Luis del Olmo y Pepa Fernández. Se trataba de homenajear la radio, entiendo, y sin duda eran los mejores representantes. 

Sin embargo, me defraudó su aproximación a la película. Lo primero que remarcaron de la película es que se refería a una España gris, inocente hasta el extremo, manipulada. Las historias que se contaban allí tenían una moralina asfixiante. 

Por contraposición, nuestra sociedad es el paradigma de la excelencia. No es rehén de ningún valor pre establecido. 

Hoy vemos programas en los que los valores que se premian son muy distintos de aquellos propugnados por “Historias de la radio”. Sin ir más lejos, los “Gran Hermano”, “quiere casarse alguien con mi hijo”, “mujeres, hombres y viceversa” son consumidos no solo por nuestros adolescentes. 

 

Haciendo zapping el otro día incluso me encontré con una descerebrada que en un programa que quería ser de humor, afirmaba “ojalá que me castigue Dios, que es lo que más placer me da”. Y risas del respetable. Pues eso, así vamos. Criticando aquella sociedad gris, inocente y manipulada de “Historias de la radio”.

Ver más

CON EL VIENTO A FAVOR

Por: Santos Urias 04-11-2015

La mar.

 Inmensa, mágica, que infunde respeto y genera admiración. Maravilla salada cortada por los puertos y las playas. Navegamos por la vida como se navega por el océano. Marcamos el rumbo y señalamos itinerarios. Pero al fin nos sometemos a la grandeza de las mareas, al designio de las tormentas, al flujo de los vientos. El marinero vive con la piel curtida: el sol inagotable, la brisa permanente, las heridas de las cuerdas y de la madera quebrada. Algún tatuaje motea nuestra piel para recordarnos amigos, amores, tristezas, deseos. 

Y sin saber muy bien el por qué, a veces las velas se hinchan y una estela de espuma sale desde popa. Mar en calma, cortando el horizonte.

Estos días pareciera que el viento sopla a favor:

Niños y niñas jugando en torno al misterio, dejando volar su imaginación

Amables compañeros de camino edificando corazones, proponiendo asfaltar de flores los rincones grises de la ciudad.

Gargantas con sed de infinito rebuscando entre los acordes de esta sinfonía inacabada.

Las familias preguntan y comparten miserias y sonrisas. Los que rezan se sientan y respiran el incienso y la esperanza.

 

No me preguntes la causa, posiblemente son las estrellas que nos miran y soplan con sus labios de coral. Voy a disfrutar del paisaje. Voy a dejarme llevar. Sé que Dios lleva el timón… en todo momento.

Ver más

El PSOE, la Iglesia y el toro de la Vega

Por: J. Lorenzo 26-10-2015

Juanto con el rechazo del toro de la Vega,

, parece que hoy no hay nada que una más a los partidos políticos que afilan sus programas para el 20-D que un alcanforado tufillo anticlerical. Cierto es que aún menudean declaraciones y modos en nuestra Iglesia que nos devuelven a una eclesiología no solo despreciada con soberana indiferencia por una sociedad que quiere ser moderna, sino que confiábamos ya sepultada por exhortaciones, declaraciones y decretos posconciliares. Pero ahí siguen el desdichado toro, el fuera de mí no hay salvación y el discurso comecuras de Pedro Sánchez. Unos y otros se retroalimentan con sus argumentos para instalarse en un bucle al que solo le faltaba la reaparición en la salas de cine de Raphael para pensar si todo esto estará pasando en el NO-DO.

Pero no. Está pasando ahora y ahí están Twitter y Facebook para demostrarlo. Incluso Google para recordarnos el recurrente acceso laicista del PSOE (de esa mitad que no es cristiana, cabría recordar) que le provoca retortijones de clase en cada convocatoria electoral. El secretario general socialista ha dicho lo del Estado laico y la religión fuera de las escuelas casi entre espumarajos, con la misma mirada patriótica con la que Artur Mas se subió a la desesperada al carro del independentismo cuando sus propios bueyes ya no daban más de sí. En nada aparecerá el consabido mantra para soltar en los mítines, un remedo de aquel “más gimnasia y menos religión” que hacía brillar los ojos de Zapatero hasta que el pragmatismo, que es la única ideología que respeta la acción de gobierno, le llevó a dejar en una cajón la reforma de la ley de libertad religiosa y pensar, tras el trágico 11-M, que era mejor subvencionar manuales de religión que combatirla.

Os pido que seáis más socialistas”, les dijo el obispo Joan Carrera cuando visitó la sede del PSUC en Barcelona, en los años 90, en un acto lleno de inteligencia que pretendía tender puentes. Se refería a que dejasen a un lado la palabrería mitinera y las promesas populistas de cara a la galería e hiciesen cosas por los más necesitados. Alguien dentro del PSOE debería susurrarle a Sánchez estas y otras historias de eclesiásticos y socialistas que ayudaron juntos al bien común. ¿Tienen los obispos a alguien que también sepa susurrar? Esos puentes hace tiempo que están casi intransitables. 

Ver más

¡Te has "Colau"!

Por: Jose Maria Marquez Vigil 16-10-2015

Menuda semanita...

Primero desde Barcelona…

Que te has “colau”, Ada! Te has patinado un poco al “sentir tanta vergüenza por ese Estado que celebra Genocidios”…

La Diada sin ir más lejos… ¡Tiene su origen en una batalla! ¿Supone eso que bailáis sobre tumbas ese día? Un poquito de seriedad, que ahora eres alcaldesa… Ya sé que no quedan tan lejos los años en los que te fotografiabas orinando en la calle, pero en este momento tu frase ha sido toda una “cagada”.

No creo que haya una sola fiesta nacional en todo el mundo mundial que no celebre un acto con efectos colaterales. Una Batalla, una declaración de independencia… Habitualmente esas fechas dan origen a la Fiesta Nacional de cada país, y como consecuencia de dicha batalla o declaración de independencia, seguro que alguien murió. ¡Pero no es esa muerte la que se celebra!

En el caso de la Fiesta Nacional española, ni si quiera se celebra una batalla, sino un encuentro entre dos mundos. ¿Qué ha sido perjudicial para muchos de sus habitantes, sobre todo en un lado del charco? ¡Seguro! Pero ya que no te interesa la Historia, y si no te repugna demasiado el titulo de la magnífica película “La Misión”, tal vez viéndola entenderías que también hubo un trabajo a favor de los derechos humanos. Y si decides no ver la película, sal al menos de Barcelona y paséate por los países iberoamericanos… Verás la mezcla de razas que aún se pueden encontrar allí. Aunque si lo que quieres es recular y recobrar los votos perdidos enfrentándote ahora a Madrid para demostrar tu catalanismo, no rechaces así una fecha de encuentro entre dos mundos que permitió que ahora… ¡Messi juegue en el Barsa! ¿O te atreves a decir a los del Barsa que mejor no celebremos el encuentro, y que se vuelvan a las Américas los del tridente, Suárez, Neymar y Messi?

Lo peor es que ha sido una epidemia contagiosa, porque los del PP han tenido también una semanita fina… En Madrid y en Euskadi, ¡mucha incontinencia!

¿Será una epidemia que afecta a los políticos cuando se acercan las elecciones?

Bueno, no solo en política cuecen habas… También un Cardenal, Cañizares, parece que se ha contagiado un poco hablando del Caballo de Troya… ¡Porque no son esas palabras las que necesita nuestra Iglesia! Menos mal que tenemos un Papa que sigue haciéndonos llegar ese mensaje de amor universal. Al menos Cañizares tiene “un jefe” que sabe poner los puntos sobre las “ïes”, a diferencia de Iglesias o Rajoy, que no parece que quieran o sepan controlar a sus acólitos…

En boca cerrada… ¡Me lo voy a aplicar por una vez!

 

 

 

Ver más

Gentrificación

Por: Alfonso Carcasona 12-10-2015

Palabro anglosajón que significa

 -según Wikipedia- “proceso de transformación urbana en el que la población original de un sector o barrio deteriorado y paupérrimo es progresivamente desplazada por otra de un mayor nivel adquisitivo a la vez que se renueva”. 

He de reconocer que nunca lo había oído, ni me había planteado que mejorar barrios pudiese tener efectos negativos para sus vecinos.  

Es más, no me había planteado que el desarrollo a través de la innovación, el emprendimiento o la inversión pudiese provocar migraciones que perjudicasen a los más desfavorecidos. Siempre lo había visto desde el ángulo del resultado final, en el que la sociedad resultante vivía mucho mejor que la anterior.

Sin embargo, hay movimientos que rechazan el establecimiento de determinados negocios en barrios deprimidos. En concreto, aquellos que revaloricen la zona, en especial en lo relativo a la vivienda. A viviendas más caras, expulsión de los más pobres que ya no podrán mantener los arrendamientos. Es de suponer que no se cuenta con los propietarios de viviendas, que imagino verán con buenos ojos esta revalorización de las mismas.

¿Dónde poner el límite al desarrollo? ¿Deben ser los barrios pobres eternamente pobres? ¿Su única solución debe ser sanearlos a costa de los impuestos de todos?

Crear empresa es moralmente bueno. Sin ellas no es posible sustentar la sociedad.

Obviamente debemos procurar una vida digna para todos nuestros vecinos o hermanos. Debemos mejorar sus niveles de vida, empezando por el barrio en el que viven y por la vivienda que ocupan. Debemos enseñarles a aprovechar las oportunidades que los nuevos negocios generan, no a odiarles y autoexcluirse de los mismos. No tengo claro que el inmovilismo sea la solución. 

Y, last but not least, hay que tratar los problemas de aquellas personas que no puedan adaptarse a los tiempos, ya sea por edad, por enfermedad o por incapacidad. No expulsarles alegremente de sus viviendas. Seguro que los comerciantes que entran en los barrios tienen una sensibilidad especial para ello.

 

 

Ver más

Fluidos

Por: Dolores Aleixandre 09-10-2015

Los comentarios a la escena evangélica

 de la curación del sordomudo (Mc 7,31-37) suelen pasar de puntillas sobre el gesto de Jesús de tocar con su saliva la lengua de aquel hombre. Imagino que es por lo remilgados que somos en estos pagos ante la proximidad corporal  de los demás y mucho más a entrar en contacto con sus fluidos: saliva, sudor, lágrimas o aliento.

A mí el gesto me conmueve especialmente y me parece que nos hace ver hasta dónde llega la implicación de Jesús con nosotros,  su decisión de incorporar su persona entera en la tarea de recomponernos y hacernos vivir en plenitud. Me evoca también eso que hacen las madres cuando acuden a ellas sus hijos pequeños llorando por una caída o un rasguño: los cogen en brazos y les ponen saliva en el sitio donde les duele, como si confiaran en el poder curativo de algo que está en ellas y que es capaz de comunicar amparo y sanación. 

 

Algo de eso está presente en ese dedo de Jesús poniendo su saliva en la lengua del sordomudo: la escena no tiene nada de mágico o de espectacular y se parece mucho más a la ternura con que una madre acaricia a un niño herido.

Ver más

BILLETE DE IDA Y VUELTA

Por: Santos Urias 02-10-2015

Si te miro,

así frágil y oxidada, viajo. Viajo al borde de mi mismo. Alimento las sombras de mi silueta. Me veo en las voces de la noche, recónditos misterios del subconsciente, diálogos con la almohada o con ese ángel de la guarda que reposa en el cabecero de cada cama. Viajo a las dunas de Marruecos, al Paris de Montmartre, al Danubio de Buda y de Pest, a las ensoñadoras montañas de la Capadocia, al silencio de los templos faraónicos… Tú no recuerdas. Tus viajes ahora van del supermercado a la Iglesia. Pero tus manos deformes son el testigo y la llave del tiempo. En ellas queda el polvo del desierto y el agua de los ríos. Cuando te veo con el miedo de no saber, de no poder, me nace la ternura más atroz. Me enfado conmigo mismo porque quiero seguir rodando por el mundo, pero falla la maquina. Sólo queda combustible para la mirada, para la caricia, para el corazón. Viajo como un polizón entre mi sangre, sabiendo que este puerto siempre me llevará a la raíz. 

Que dicha poder seguir viajando. La sabiduría más profunda es la de aquel que se atreve a ponerse en camino, a salir de sí mismo, a comprender o admirar lo que otros no entienden o no agradecen. 

 

Por eso si te miro viajo. Tan lejos como me pueda llevar la imaginación; tan cerca como una carne guisada o un pescado con patatas. Con billete de ida y vuelta. 

Ver más

JUNTITOCONMIGOMISMO SOLITOPORELSI

Por: Jose Maria Marquez Vigil 28-09-2015

Nuestros queridos vecinos del Nordeste

peninsular me han dado una idea magnífica…

Es posible que en mi casa haya un poco de desigualdad a la hora de repartir derechos y deberes… A mi me toca ser el paganini cuando llegan las facturas del alquiler de la casa, o de esa luz que siempre protesto para que la apaguen, o de los Colegios, Seguros o el Internet… También me toca a veces ir a la compra, o a llevar a uno o a otro al cole, a una fiesta, al médico o a alguna de las múltiples actividades extraescolares…

Tengo algún que otro derecho, pero no sé yo si realmente compensan… Los menores siguen regalándome su cariño, impagable… Pero los “aborrescentes” esos que pasan de los 14 años, llevan ya varios años metidos en una bucle de malas contestaciones, escasa ayuda en casa, y mínimas esperanzas de salir adelante algún día por si solos...

Así que he decidido copiar a los del Nordeste y voy a celebrar un referéndum por la independencia el próximo domingo, en el que voy a votar solo yo, y a ver qué voto…

Siento que también tengo derechos históricos, ya que he sido independiente durante muchos años antes de que naciera el primero de mis hijos. Y debo tener también una lengua diferente, ya que cada vez que pido algo a mi no me escucha ni me entiende absolutamente nadie. Me podrán echar en cara que cuando era más joven, alguien se ocupaba también de mis cuidados, pero tampoco nuestros vecinos del Nordeste tienen esa memoria histórica con los que apoyaron el crecimiento de su industria textil. Nuestra hoja de ruta solo mira hacia adelante! Y aunque me frena un poco el Código Civil y mis obligaciones como tutor legal, tampoco han hecho mucho caso nuestros vecinos del Nordeste a la Constitución u otras leyes… Diré que se trata de un derecho histórico y a disfrutar que son dos días! Lo que si voy a echar de menos es la lavadora, que no creo que me vayan a dejar que me la lleve, pero… Si los vecinos del Nordeste han encontrado una formula para declarar la independencia pero manteniendo la nacionalidad española y europeísmo… ¡A lo mejor yo puedo seguir usando la lavadora de vez en cuando!

Lo que no voy a poder hacer es escuchar el domingo la homilía de Juan Mari, que luego nos lee esas cartas a los Filipenses y nos habla de la unión y de la comunión, y de la humildad y la alegría, y del servicio y el amor, y aquello de que “cada uno no busque su propio interés sino también el de los demás”, y “que nuestra bondad sea conocida por todos los hombres”. Ufff! Bueno, siempre puedo hacer oídos sordos y decir que estamos en jornada de reflexión…

 

No puedo esperar al próximo domingo para estar juntito conmigo mismo solito por el sí! Esta semana me preparo una bandera…

MOLTES GRACIES!
Ver más

La "molesta" misericordia de Francisco

Por: J. Lorenzo 26-09-2015

El pueblo fiel

 no ha tenido necesidad de conocer los grandes conceptos que sostienen el armazón teológico para creer el Credo y tratar de ordenar su vida, con la mejor voluntad posible, de acuerdo a lo que rezaba. No hubiese estado de más una mayor profundización en la fe, cierto, pero no todos han podido, y, sin embargo, siempre han tenido claro qué eran la caridad, la fraternidad y la misericordia. Incluso cuando no las hallaban en las acciones de la Iglesia del lugar, sabían que eran conceptos predilectos para Jesús. También parecen del gusto de Francisco. De hecho, ha convocado nada menos que un Año de la Misericordia, que se abrirá el 8 de diciembre. “La misericordia siempre será más grande que cualquier pecado y nadie podrá poner un límite al amor de Dios que perdona”. Eso sostiene Bergoglio en la bula con la que convoca ese jubileo extraordinario. Pero a este Papa, a su bula, a este jubileo y en definitiva, a sus gestos y reformas, le han salido glosadores dispuestos a poner concertinas a esa misericordia, pues los rigoristas de siempre creen que se están ensanchando demasiado sus límites y pecar va a salir gratis total.

No es nuevo, pero resulta chocante que se pongan gradaciones a la misericordia que anuncia el Papa en una finta que quiere ser intelectual, pero que recuerda a aquel espíritu eclesial que perdonaba un amplio catálogo de pecados según el bolsillo del penitente. Entonces no había nulidades y disoluciones que no pudiese deshacer un buen argumento contante. Ahora, sin citarlo, pero quienes temen que con tanta misericordia la Iglesia se llene de refugiados que huyen de sus miserias, de sus incongruencias, de sus debilidades, de quienes les han maltratado y engañado, y buscan un acomodo humilde en la casa paterna, advierten contra la compasión merengosa del Pontífice y las falsificaciones de la misericordia. Esta, dicen, ha de estar enraizada en “la verdad del bien”, que debe ser algo que solo conocen ellos, y que, por tanto, solo está a su alcance dispensar. Son cristianos de pastoral esclerotizada por la norma, por el peso de una tradición que ha sepultado la frescura original del Evangelio, y a los que acaba de retratar el Papa con una de esas frases que se rumian con resentimiento: “Donde hay misericordia, está el espíritu de Jesús. Donde hay rigidez, están solamente sus ministros”. 

Ver más

CECILIA (II)

Por: Jose Maria Marquez Vigil 21-09-2015

En el Café de Rick,

 Sam empieza a tocarla de nuevo, Humphrey se altera por ello y la Bergman aparece en escena… Tenemos esta historia guardada en nuestra retina pero lo que nos chocaría un poco más es que en ese momento no cruzara la puerta Victor Laszlo, el tercero en discordia… Otra Laszlo, Petra, es la que aparece ahora en su lugar, una periodista húngara que pondrá la zancadilla a Bogart y pateará a Ingrid, cámara al hombro... A fin de cuentas, ¿no son también refugiados políticos? Huyen de una Europa en guerra y se instalan en Casablanca, en Africa, como ahora pero al contrario, aunque lo recordemos todo mucho más romántico…

La película acababa con aquella famosa frase: “Este puede ser el principio de una gran amistad…”. Pero en nuestra particular versión de Casablanca, rodada ahora en Budapest, más bien parece ser el principio de una gran enemistad entre los países europeos que una vez más demuestran su falta de cohesión y su imposibilidad de acuerdo entre países como UK y Dinamarca que están fuera, y otros como Hungría o Rumanía que en este asunto querrían salirse sin que ello perjudique a sus intereses en la UE.

La situación es verdaderamente muy complicada. ¿Les acogeríamos en nuestras casas? ¿Y en nuestro país? ¿Qué coste tendría realmente el que dejáramos de mirar para otro lado?

Otra imagen también guardada en nuestra retina es la de las cebras cruzando el Masai Mara en busca de mejores pastos. Se adentran en el río y a varias de ellas se las zampan los cocodrilos que las esperaban expectantes. Pero siguen todas cruzando ese río a pesar de los peligros… Tienen que buscar nuevos pastos en el Norte, en Kenya, porque en Tanzania no queda nada que comer.

No diferenciamos a las cebras que huyen de un león muy malo e injusto (a las que podríamos llamar “refugiadas políticas”) de aquellas que buscan mejores pastos (estas últimas serían las “refugiadas económicas”). Pero con los seres humanos si hacemos esa diferencia apiadándonos de unos y condenando a los otros…

¿Cómo solucionamos el problema de las cebras que buscan mejores pastos? Supongo que la solución estará en poner en marcha programas de desarrollo para irrigar y multiplicar dichos pastos. Lo del león malo malísimo va a ser bastante más difícil solucionarlo mediante programas de desarrollo, porque lo de la concienciación y fortalecimiento de la sociedad civil parece bastante difícil si pensamos en convencer al león malo malísimo para que deje de hacer daño a las cebras, o en enseñar a éstas judo u otras artes marciales para echar al león… El que tenga un rifle, que le pegue un tiro a ese despiadado león, como hizo el famoso cazador americano con Cecil…

EEUU se ha metido ya con varios “leones” y hasta ahora le ha salido siempre mal y muy caro. Ya no les queda energía ni dólares, a pesar de todos los que han impreso últimamente… Le toca el turno a la ONU y sus cascos azules, pero no parece que se den por aludidos.

Entre tanto, un buen amigo se ha ido a Hungría para colaborar con una pequeña ONG local. Proporcionan sacos de dormir y tiendas a los afectados, que son muchos, que tienen familia, que no son cebras a las que deban devorar los cocodrilos… Que tienen nombre y apellidos, y alguna probablemente se llamará Cecilia…

Eso si, si Cecilia es china y compra un piso o un equipo de futbol, recibe inmediatamente su pasaporte español con un gran lazo. Poderoso caballero

Ver más

Catalanes por la nulidad

Por: J. Lorenzo 18-09-2015

Lo de Cataluña con el resto de España

 (y viceversa) es la crónica de un desamor, una relación que los políticos, de aquí y de allá (y también una parte de la Iglesia, de aquí y de allá), han ido ahogando con la rutina de las medias verdades hasta construir un imaginario donde se estima que la mejor solución (y más fácil) es dar un portazo y salir de la vida del otro. De ahí que las elecciones del 27-S, raras donde las haya (la BBC aún no ha logrado descifrarlas), con sabor a adiós, tienen un tufillo a ‘nulidad exprés’ porque, se aduce, una parte nunca tuvo fe en un proyecto común y, además, hubo maltrato ya en el noviazgo. 

No serán, sin embargo, los obispos del lugar quienes diriman la salida a este drama, que, como siempre que hay hijos de por medio, deja una fractura abierta para toda la vida. Es verdad que los prelados han dejado oír su voz, aunque de tan impecablemente aséptica, resulta descarnada, a pesar de que hablan de un momento crucial e histórico. La nota que emitieron el 7 de septiembre no tiene casi nada nuevo. Repite los fundamentos de Raíces cristianas de Cataluña, de 1985, algunos de cuyos párrafos fueron incorporados en las resoluciones del Concilio Provincial Tarraconense de 1995, bendecidas luego por la Santa Sede. La novedad, subrayada también por clérigos en Cataluña no sospechosos de nacionalismo español, es, sin embargo, la frialdad pastoral, la milimétrica equidistancia que hace endeble la invitación a “continuar” potenciando la convivencia cuando, salga lo que salga, la ruptura social es un hecho.

Hay quien dice que esa frialdad de la nota se debe a que los obispos catalanes tuvieron que apagar sobre ella la versión más incendiaria de un pastor enardecido de juventud (atención a ese líder en ciernes de un nacionalismo wojtyliano), que pretendía pasar factura a los dirigentes de aquella Conferencia Episcopal Española que, hace casi diez años, quisieron dar carpetazo al asunto con una instrucción llena de orientaciones morales. Paradójicamente, se convirtió en un manual para separatistas. Vamos, lo que se llama el “efecto suegra”. Muchos, en Cataluña, y fuera, se sintieron dolidos. Como ahora, también, duele una ruptura que, para quienes hemos nacido a mil kilómetros al oeste de allí, tiene el regusto amargo del abandono, porque sí que se os quiere…

Ver más

Página 1 de 4, mostrando 20 registros de un total de 80, desde el 1, hasta el 20

<< anterior | 1 | 2 | 3 | 4 |
Login de usuarios