Domingo 23 de Julio 2017

Sacarle los colores al ministro

Por: J. Lorenzo 30-06-2014

A los poderosos no les gusta que les saquen los colores.

Por eso toleran mal las críticas, que no lo son por pura formulación a la contra de algo, sino tras una observación de la que se deriva un análisis riguroso. No, no se trata de verbalizaciones de pataletas infantiles con un simple “y tú más”. Por ejemplo, a las grandes potencias económicas y a las organizaciones financieras que les dan tanto apoyo moral como material, les molestan las continuas alusiones del papa Francisco a la cultura del descarte que genera un sistema económico injusto, que idolatra al dinero y condena a la miseria a millones de seres humanos en todo el mundo. Lo reconocía hace unas semanas, en estas mismas página, el cardenal Maradiaga, coordinador del consejo de ocho cardenales que asesora a Francisco.

Salvando las distancias, pero participando de la misma esencia, es lo que le pasa al ministro de Economía, Cristóbal Montoro. No le gustan por ejemplo, los análisis que ha estado haciendo Cáritas, informes que no se los ha sacado de la manga esta institución eclesial desde que gobierna el PP, sino que los lleva décadas elaborándolos. Pero no gusta que el panorama que refleja Cáritas en sus estudios dibuje un país donde la creciente desigual social y el empobrecimiento económico está poniendo en riesgo su estructura y cohesión social. Lo cual, aunque se diga pronto, es un diagnóstico aterrador.

Por eso, imagino que al ministro no le habrá gustado tampoco el demoledor informe de Unicef (ya saben, ese organismo que pensábamos que solo atendía, hasta hace poco, a los países del Tercer Mundo) sobre la infancia en España. Según el mismo, nuestros niños y niñas son las principales víctimas de esta crisis, del desempleo que sufren sus padres (que ahora también tendrá que tributar por ser despedidos) y de los recortes en las ayudas sociales que dicta el Gobierno. Hoy, en España, tener hijos se ha convertido en un factor de riesgo para caer en la pobreza. Eso sí que es un ataque a la familia en toda regla. Una carga de profundidad que no digo yo que deba ser contestada con obispos encabezando manifestaciones en la calle, pero sí, desde luego, no callando por temor a sacar los colores a quienes parecen que han perdido el pudor.

Ver más

Plaga de "policías filósofos"

Por: J. Lorenzo 23-06-2014

No lo saben, aunque muchos de ellos

 tienen a Chesterton todo el día en la boca, pero vienen a ser una burda parodia de aquellos “policías filósofos” que se sacó de la chistera en su obra más conocida el autor británico. Les encanta ir por el mundo eclesial buscando herejes, delatando al que le acaban de ofrecer la paz en la eucaristía, husmeando en biografías para ver dónde y cuándo tropezó, en vez de estar atentos a echar una mano para que no caiga… Confunden las coordenadas inamovibles del rigorismo con la sensatez y no conocen el humor ni la ironía, muletas que les ayudarían –como al escritor– a transitar mejor en la tragedia que están seguros que protagonizan.

Los hay consagrados y los hay que, siendo monaguillos, son más clericales que los primeros. Son los que intrigan hasta consumir el oxígeno de las estancias, obligando a quienes estaban a abandonarlas. Son los que echan las culpas del vaciamiento de las iglesias a esos hermanos que llenan locales, sin querer analizar las razones por las que han sido capaces de congregar a tantos que buscan y esperan en esas otras estancias con un aire más respirable. Y son los incapaces de entender que es imposible que Dios pueda estar allí donde están dos o tres que se juntan en su nombre si quienes se han congregado no son, sin embargo, de su cuerda.

Hace unas semanas, más de cuatrocientas personas se juntaron en un local de A Coruña para escuchar a José Antonio Pagola. No son dos o tres. Hay congresos muy redichos que no juntan a tantos ni obligando a asistir a los seminaristas. No pesa ninguna orden de busca o captura contra el teólogo vasco. Es más, el papa Francisco compró “su” Jesús e, incluso, lo regaló a un amigo obispo. Pero los organizadores de ese encuentro –laicos– tuvieron que buscar, a última hora, un local civil para que se pudiese celebrar el acto puesto que, el inicialmente reservado –de titularidad eclesial– se había quedado sin oxígeno. Las presiones y los miedos lo habían vuelto irrespirable. La estructura mental del fundamentalismo, esa que, según Francisco, “es violencia en nombre de Dios”, pudo más. Otra vez.

Ver más

¿Playa o montaña?

Por: Jose Maria Marquez Vigil 23-06-2014

Se acabó el colegio.

Cada uno va planificando sus vacaciones con tantas limitaciones temporales y económicas, y con tan amplios objetivos de paz, familia, deporte, naturaleza, crecimiento…

¿Qué hacemos? ¿Dónde vamos? ¡Nosotros hemos tomado una decisión difícil de repetir! La ilusión de nuestra vida: volver a Africa pero esta vez todos juntos. Maaike y yo vivimos en Africa cerca de 8 años, los últimos de ellos con nuestros dos hijos mayores. Ahora vamos a volver con los tres menores también, siete en total… Volamos a Tanzania, y volveremos, si Dios quiere, cinco semanas después, desde Zambia. Entre medias intentaremos compartir con los niños muchas Misiones y muy queridas Misioneras en Tanzania, Malawi y Zambia, intentaremos que se enamoren de sus gentes, que se compadezcan, y en su justa medida para niños entre 9 y 14 años, que de algún modo entiendan, sientan y se comprometan con algunas de las vidas con las que nos cruzaremos. Y por supuesto que disfruten también de su naturaleza, sus puestas de sol, sus parques y animales, su música, su colorido, sus sonidos, sus silencios, su alegría, su vida… Siempre he dicho que mi primer viaje a Africa fue un viaje a mi interior, un viaje directo a mi corazón. Y no se me ocurre un regalo mejor para mis hijos que compartir con ellos este otro hemisferio que me dio la vida, que me dio la fe, que me dio el amor, que me dio la posibilidad de transcendencia y el camino, aun lleno de dificultades pero al menos visible en el GPS, hacia la vida eterna…

Cuando empecé a contárselo a amigos y conocidos, me daba bastante vergüenza… Entiendo que es un lujo que la mayoría no se puede permitir. Para nosotros es un viaje que sabemos que tardaremos mucho en volver a repetir, pero este año teníamos que hacerlo. Los niños crecen y algún día volarán del nido… Intentaremos dormir en Misiones, en tienda de campaña, aminorar los costes, pero tan solo el vuelo y los visados supondrán ya un gasto importante. Alquilaremos nuestro piso y nuestro coche mientras estemos fuera, pero aun así…

Sin embargo, hay gente que viaja a otros lugares, hay familias que envían a sus hijos a aprender idiomas a Campamentos mucho más caros. Si tienes la posibilidad de hacerlo por una vez en la vida, es cuestión de elegir una vía u otra. Y este viernes, leyendo el evangelio del día, me convencí aún más de la decisión que habíamos tomado: “Jesús dijo a sus discípulos: No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los consumen, y los ladrones perforan las paredes y los roban. Acumulen, en cambio, tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que los consuma, ni ladrones que perforen y roben. Allí donde esté tu tesoro, estará también tu corazón.” No sé lo que nos esperará tras este viaje, quizá nada cambiará en nuestras vidas, pero si bien se considera normal enviar a tu hijo a estudiar inglés, alemán o chino, ¿no deberíamos dejarles también en herencia algún tesoro que nunca se pueda apolillar? Hablándolo en un grupo de cristiandad, me preguntaba en alto cuántos esfuerzos dedicamos a acrecentar los tesoros de nuestros hijos en la tierra: que aprendan a ganarse la vida, que estudien idiomas, que aprendan a esquiar o que manejen bien un ordenador… ¡Y qué pocos esfuerzos invertimos en general, al menos yo, en aumentarles esa cuenta de ahorro celestial que nunca se apolilla! Pensaba en mi enorme alegría si uno de mis hij@s me anunciara su intención de hacerse misioner@ y en ello encontrara su felicidad. Pero nunca les he metido en una actividad complementaria que les dirija a alcanzar este objetivo, excepto las catequesis escolares para hacer a primera comunión y poco más…

Lo que más me ha llamado la atención, sin embargo, es que toda la gente con la que he hablado preguntaba principalmente aquello: “¿No te da Miedo?”. ¡Y la verdad es que estoy asustadísimo! Pero el miedo que tengo es a que no les guste, a que se abra esa brecha en la familia… Seré un imprudente, pero mi miedo nada tiene que ver con las serpientes, mosquitos o accidentes de los que me habla la gente. Los ángeles nos acompañarán, pero lo más importante es que los viajeros seamos capaces de verlos, disfrutarlos y agradecer su compañía.

Estaré a menudo sin cobertura, así que no sé cuándo podré enviar una nueva bitácora. ¡Hasta entonces os deseo muy felices vacaciones! Y también, por supuesto, a Seydou (en la foto con varios de mis hijos), que este verano volverá por vez primera a su Mali natal tras dejarlo hace 10 años y aventurarse a este otro hemisferio en una miserable patera. Ahora ya con papeles, con trabajo, con esperanza… ¡Le deseo unas muy felices vacaciones rodeado de una gran legión de ángeles de la guarda!

Ver más

¡TAXI!

Por: Santos Urias 23-06-2014

Imagina que vas por la calle y necesitas un taxi.

 Esperas un rato, hasta que pasa por tu lado un vehículo con la luz verde y extiendes la mano para que se pare. Hasta ahí todo normal. Pero abres la puerta y de repente crees estar en disneylandia: muñecas, nubes, Shrek, pajaritos, arco iris, hello kitty, mariposas, pitufinas, gatos y ositos, flores sonrientes, los Simpsons, pulpos, mariquitas, bellas durmientes... “¿Estamos locos? Si yo he pedido un taxi.” Un poco loco si está Rafael, que así se llama el responsable de convertir un servicio público necesario, corriente, con su ánimo de lucro, en un Servicio Público así, con mayúsculas. Pensando que su ser taxista por Sevilla no es sólo transportar gente como se transportan refrescos, si no que las personas tienen sus sentimientos, sus emociones. Así que cuando su hija Alicia de seis años le dijo que quería que su coche fuese distinto, no le puso peros, ni la mandó a comprar el pan, más bien empezó a llenar el salpicadero de pegatinas y de muñecos; de peluches los asientos. Un espacio lleno de color y alegría que ofrece este buen hombre para que los niños enfermos de cáncer o algunas familias sin recursos puedan ir al hospital gratis, si es necesario, y que su viaje, el que hacen por la ciudad y el de la vida, les sea más llevadero, sacándoles, si es posible, una sonrisa.

Tantos espacios, tantos lugares, tantas personas; a veces es más fácil de lo que pensamos y está al alcance de la mano de cualquiera. Convertir un taxi en un lugar mágico, o transformar un bar o un Café, o prestar tus manos o tu tiempo, o simplemente poner flores y sonrisas. Ser gris o ser luz, esa es la cuestión.

Ver más

LENGUAJES

Por: Dolores Aleixandre 23-06-2014

En la pascua familiar de este año

en Santa María de Huerta, un niño preguntó el Jueves Santo: “¿Es ahora cuando vamos al laboratorio?”.  Es evidente que le sonaba mucho más laboratorio que lavatorio. Una catequista me contaba que un chico de Confirmación, al preparar la celebración, había escrito: “Primera munición; segunda munición…”  Le era mucho más familiar esa palabra que  monició. Y ya puesta a hacer memoria, me viene aquello de que “los israelitas en el desierto se alimentaban de Patriarcas”;  “los que siguieron al Señor fueron llamados los Doce Decibelios”;   “las epístolas fueron las mujeres de los apóstoles”;  “Jesucristo fue bautizado en Río de Janeiro” que “cuando María supo que iba a ser la madre de Jesús, proclamó la Carta Magna”“Nuestro Señor Jesucristo dijo en el Huerto de los Olivos: cogito ergo sum que quiere decir: Me cogieron, luego soy”  y “Jesús nació porque María tuvo una inmaculada contracción”.

Todo esto, aparte de para reírnos que es tan sano y porque además estamos en Pascua, nos viene bien para preguntarnos: ¿ por qué seguimos empeñados en la Iglesia en usar tantas palabras raras? Y si nos parece que no nos queda otro remedio ¿por qué no ponemos más esfuerzo en simplificarlas, hacerlas más accesibles al lenguaje de la gente e intentar traducirlas al dialecto común? 

A quien se le ocurran propuestas, que las comunique. 

Ver más

Curas funcionarios

Por: J. Lorenzo 09-06-2014

María, la asistenta rumana que había ayudado en su cuidado

durante los últimos años de su vida, dio un respingo en el banco de la iglesia.

Hacía rato que había desconectado de lo que decía el sacerdote en el funeral de cuerpo presente porque no entendía nada. El cura, con tono cansino, parecía escucharse a sí mismo.

De repente, en una cabriola intelectualoide que descolocó al gentío que llenaba el templo, habló de un complot judío, liderado por un cardenal de París –al parecer, judío también–, que frenó el deseo de un papa que ahora es santo de hacer también santa a una reina que había sido muy devota.

Siguió esperando a que hablase algo de la difunta, de su sencilla bondad, de sus esfuerzos por mantener unida a una familia desperdigada, de esa misma familia, ahora desconsolada, a la que calentaban los abrazos y palabras de tantos allegados.

No entendía la anécdota del sacerdote, quien –seguía escuchándose–, en una visita a Francia (¿sería por lo de París?), compró una Biblia que estaba traducida no sabía cómo, pero que había provocado la reacción de un cardenal que mandaba en las cosas de la doctrina.

María dejó la impaciencia para abandonarse en la resignación. Tampoco a este sacerdote lograba entenderlo. Pero cuando, en su perorata autista, el cura nombró a una tal Juana la Loca, se preguntó si eso venía por lo de la demencia senil que había acompañado los últimos años de aquella anciana, que yacía en una caja depositada sobre el frío suelo.

Ignoraba que el cura ni se había acercado a preguntar a nadie de qué había fallecido la buena mujer, pero pensó que no era una manera muy acertada de referirse a quien, desde que se conoció su fallecimiento, fue honrada por el desfile de vecinos y amigos, testigos de una vida abnegada, de décadas de amor, también llanto, sacrificio por los seres queridos y acogida generosa a las necesidades de tantos de ellos.

Así que María tapó sus oídos y rezó por el alma de aquella viejecita. No fue la única.

La historia ocurrió en una aldea de Galicia, pero se repite a diario en demasiados lugares, donde uno se topa concuras enfermos de funcionariado, sin entrañas de misericordia, insensibles al dolor ajeno, estériles ante la compasión e incapaces de “poner un oído en el pueblo para descubrir lo que los fieles necesitan escuchar” –como reclama el papa Francisco–, porque han hecho de su ministerio una profesión.

Ver más

Abdi-Caos

Por: Jose Maria Marquez Vigil 08-06-2014

Las películas de Berlanga

 o las obras de Poncela son en esta España nuestra como la vida misma. En el mismo instante en el que decidió abdicar el Rey Juan Carlos todos los móviles echaban humo.

Supongo que todos recibimos los mismos chistes por WhatsApp. Para mí los mejores: el de los elefantes bailando la conga al son de "Abdicaoo abdicaoo", o el Froilán escopeta en mano al grito de "¡primarias ya!"...

Con media España manifestándose en la Puerta del Sol con banderas republicanas y la otra media alabando al futuro rey Felipe VI, surgían aún muchas más “medias Españas”, incluyendo la "Una Grande Libre" y las "No Españas" Nacionalistas.

He de reconocer que simpatizo en gran medida con los Republicanos y con el derecho a decidir via Referéndum. No entiendo que haya que acatar una Monarquía puesta a dedo por un Dictador, ni tampoco entiendo que la misma se perpetúe de padres a hijos, con absoluto rechazo a la igualdad de género, y por descontado a la supuesta igualdad de todos los españoles. Sin entrar en la escasez de argumentos contundentes para dejar en el banquillo a la ex del Marichalar, sí aceptamos que, como “la Leti”, cualquier española puede ser Reina, parece evidente que cualquier español debería tambien poder ser Rey...

Mi cuñado desde Donosti me recordaba que el 13 de Abril de 1931, hace ya casi un siglo, se echó a la calle la población de Eibar para proclamar la República. El rey Alfonso XIII inmediatamente abdicó y salio escopetado. Hace una semana se produjo el ascenso a Primera División del Eibar, por primera vez en su historia, y tras las celebraciones y manifestaciones de júbilo en la plaza de Eibar, Juan Carlos I ha decidido seguir los pasos del abuelo. Como dice mi cuñado, “¡estos eibartarras acojonan un poquito! Cada vez que se reunen más de 10.000 eibarreses en la Plaza de Unzaga, cae un Borbón.” Pues el 19 de Junio habrá que ir directamente a Eibar con los Podemos de Pablo Iglesias, las Topless Femen, y por supuesto un par de actores tipo Saza pidiendo la independencia de Cataluña o Agustín González vestido de cura corriendolos a todos a boinazos al grito de "Lo que yo he entronizado en la tierra no lo hace abdicar ni Dios".

Pero aunque tengo muy claro que no comulgo con la Monarquía en general y mucho menos con esta que está tan salpicada de escándalos que apuntan a yernos, amigos, militares, amantes alemanas, jeques del petróleo... Como decía el otro día un amigo: "Yo soy republicano pero, ¿a quién podria votar? Paso de que vuelvan González o Aznar, y las Chicas de Zapatero tipo Fdez de la Vega y demas me dan mucha pereza... ¿Rubalcaba? Casi que votaría a Felipe como Presidente de la República"... ¡Más que una abdicación europea, esto parece un auténtico Abdi-CAOS!

Pero a pesar de lo dados que somos a los chistecitos, al Jueves ya le han censurado una portada, que con la Monarquía no se juega. Y es una pena porque si se abre la veda, yo creo que Almodóvar podría sacar de aquí algún óscar...

Ver más

A vueltas con la Monarquía

Por: Alfonso Carcasona 08-06-2014

Se ha abierto esta semana el debate,

como siempre interesado, sobre el carácter democrático de la monarquía. Se defiende que los buenos demócratas deben abrazar la República electiva, dando la voz al pueblo para la elección de su jefe de estado.

 

Y yo me pregunto… es democrático intentar  derrocar un orden constitucional votado por todos los españoles, en su momento, claro. Se argumenta que, dado que la mayor parte de la población no votó la constitución por no haber nacido, no deben sentirse obligados por ella, o al menos por los artículos que no les interesan.

 

Imagino que los americanos –o los ingleses y franceses- que pasan por ser  las democracias más antiguas del mundo moderno (salvo la de la nación catalana, como defienden los eruditos de la ANC–recomiendo el video de un tal Victor Cururull en youtube, no tiene desperdicio, https://www.youtube.com/watch?v=T2l9rGO7eu4-), se llevarán las manos a la cabeza. Su constitución,  aprobada hace más de 200 años debería ser cambiada cada generación para adaptarla a los gustos de la época. Y además modificada según la opinión de los que salgan a los calles, nada de procedimientos parlamentarios. La jungla…

 

Si hay que cambiar la Constitución se tendrá que hacer siguiendo las reglas que todos nos dimos para modificarla, y más en un tema tan trascendental. Los partidos políticos son los representantes del pueblo, y que en las siguientes elecciones lo lleven en sus programas políticos si quieren hacerlo. Y si ganan los suficientes apoyos pues perfecto. Lo otro es oportunismo.

 

Entretanto, dejemos que el marco regulatorio que nos hemos dado funcione. Y que los esperpentos de los voceros que creen que tomando la calle es la manera de cambiar las reglas en nuestra democrática sociedad no impidan que se desarrolle nuestra convivencia.

 

Y entrando en la figura del futuro rey, no se me ocurre una mejor figura que la de Felipe VI. Se trata de una persona enormemente preparada, preocupada por sus conciudadanos, reconocida internacionalmente, moderna. Es de lo poco que nos puede devolver entusiasmo y relanzar nuestra maltrecha sociedad. 

 

Le toca ahora demostrarlo. Tiene un enorme reto ante sí, y unas expectativas muy exigentes. Sólo deseo  que le dejen hacerlo. Nuestra sociedad, , en general, no se caracteriza por aceptar a los no mediocres. ¡Suerte Majestad!

 
Ver más

Juan Carlos I Rey Católico de España

Por: Juan María Laboa 05-06-2014

El Rey Juan Carlos I

 tiene como antecesores directos todos los reyes de España, miembros de las tres dinastías que han reinado en nuestro país, los Trastamaras, Absburgo y Borbón, íntimamente relacionadas con la Iglesia católica durante los últimos quinientos años. Se les ha tratado tradicionalmente como Su Majestad Católica a diferencia de Su Majestad Cristianísima, propia de los reyes franceses, , tal vez porque eran considerados más ortodoxos que los demás.

Juan Carlos  Y Tarancón son dos nombres que permanecerán unidos permanentemente a la historia de la transición política y religiosa de la Iglesia y de la nación española del último medio siglo. Cada uno por su parte influyeron en el advenimiento de la democracia, rompiendo inercias, alentaron el cambio de mentalidades, abandonando anacrónicos privilegios, favoreciendo unas relaciones más respetuosas con la singularidad de cada una de las sociedades que representaban. La inolvidable homilía del cardenal Tarancon del 27 de noviembre de 1975, en una misa pedida expresamente por el nuevo rey, y el abandono del privilegio de presentación de los candidatos al episcopado del  28 de julio de 1976 representaron la decisión de alcanzar unas nuevas relaciones entre el Estado español y la Santa Sede. El cardenal manifestó el apoyo de la Iglesia a aquellos cambios políticos que permitieran a todos los ciudadanos la posibilidad de participar libre y activamente en la vida de la Iglesia y la decisión del rey daba a entender su deseo de unas relaciones mutuas más libres y respetuosas.

La formación religiosa del príncipe fue muy tradicional y su entorno también, pero él había sufrido la confusión político-religiosa existente en los políticos más cercanos a Franco y, probablemente, llegó a la conclusión de que convendría a su reinado y a la misma Iglesia un cristianismo menos político y una política menos enredada con el entramado religioso, actuando en consecuencia.

Solo la parte más conservadora del mundo católico y la más radical de la izquierda han sido y siguen siendo visceralmente contrarios a la figura del Rey. Me da la impresión de que, en general, no se ha tratado de rechazar un modelo de Estado sino que lo han considerado bien franquista bien traidor al franquismo y ambos extremos rechazan, también, la Iglesia posconciliar.

Buena parte del reinado de Juan Carlos ha coincido con el pontificado de Juan Pablo II, un pontífice que ha mantenido unas relaciones personales de confianza con dos presidentes italianos, Sandro Pertini, socialista, y Giorgio Napolitano, que fue comunista, y con el rey español, a quienes encontró en variadas ocasiones. Consta de que el papa y el rey congeniaron bien enseguida. Los dos italianos no eran creyentes mientras que Juan Carlos, pecador como todo hijo de Eva, no ha dudado en declararse católico en cualquier ocasión oportuna. Los tres hablaron con confianza con el pontífice sobre la situación de sus respectivos países y de la Iglesia correspondiente, incluidos sus pareceres no siempre coincidentes con su jerarquía. Sin embargo, no parece arriesgado afirmar que la relación del rey con los tres cardenales sucesivos de la capital del reino se ha ido desdibujando a medida que pasaban los años y cambiaban los titulares. Probablemente no ha habido fricciones sino progresivo deterioro de la sintonía inicial mutua. En cualquier caso, ha mantenido relaciones de complicidad con otros obispos españoles.

En estos casi cuarenta años de reinado la presencia eclesial española, la pertenencia masiva de los ciudadanos y el prestigio episcopal ha sufrido un quiebro importante, al tiempo que la presencia del espíritu conciliar se ha ido difuminando. A menudo, el alejamiento y el ninguneo de la Iglesia por parte de los políticos y del mundo mediático ha resultado llamativo y, por otra parte, se ha producido un cierto desdibujamiento de la identidad eclesial no solo porque el contorno doctrinal y moral parece haber perdido su fuerza sino también porque, de hecho, da la impresión de que la Iglesia se ha privatizado al volatizarse su presencia social. Sin embargo, aunque muchos españoles tienen la sospecha de que la realidad social española se desarrolla al margen de lo religioso no cabe duda de que, todavía, millones de españoles practican activamente los ritos y las costumbres religiosas, y que la presencia en el mundo de la enseñanza y, sobre todo, de la marginación y de la pobreza, a través de la importante trama caritativa parroquial, sigue resultando muy importante. En este campo de la presencia cristiana en la sociedad, tema evidentemente importante, quiero resaltar el habitual y normal testimonio de pertenencia del rey y de la familia real, tanto en las felicitaciones televisivas navideñas como  en numerosos actos religiosos o eclesiásticos tanto privados como públicos. Aunque cada miembro tiene su historia y sus avatares, el rey ha demostrado sin alaracas pero con decisión su determinación de presentarse ante la nación tanto individualmente como familiarmente, tanto institucionalmente como privadamente, como cristiano miembro activo de la Iglesia católica.

 

 

Ver más

Pilatos FC

Por: Jose Maria Marquez Vigil 02-06-2014

Las calles y plazas estaban llenas de seguidores que,

con sus ramas de olivo, vitoreaban a su idolo. ¡Alé alé alé, Jesú de Nazaré! Y alli entra el Maestro a lomos de su pollino, feliz y sonriente, minutos antes de marcar su mejor gol en la Última Cena. A partir de entonces aguanta cómo puede el beso de Judas, la corona de espinas y otros tantos minutos de acoso total hasta que llega el fatídico minuto 93 en el que, con todo a favor, no consigue la salvación...

Los hinchas eligen a Barrabás, y Jesús, herido y humillado, entra de lleno en el Calvario hasta que expira su último aliento herido por la lanza de un Longinos que se quita después la armadura para mostrar su torso desnudo al pueblo judío que le jalea... Y así surgen las sectas vencedoras como los Barrabásianos o los Pilatianos a los qué les cantan aquello de "Cómo no te voy a querer..."

Sin mitificar al Cholo y a los suyos, tengo que reconocer que me gustó mucho el artículo "Tenés todo, tenés nada". Merece la pena leerlo:http://www.elmundo.es/cultura/2014/05/25/5381430cca47417f0b8b4580.htmlMe recordó de lleno al Domingo de Ramos y al Calvario, a la alegría del Carnaval y al Miércoles de Ceniza, al Monte Tabor y a la Cruz... Y la pregunta es: ¿porqué ser Cristiano y ver todos los domingos a tu ídolo en la Cruz si puedes ser Pilatiano y ver a tu Campeón fotografiado en un amplio palacio o en un lujoso carruaje? ¿Porqué seguir al que te pide que pongas la otra mejilla, y no al triunfador en mil batallas y asedios?

Cuando volví de Calcuta fascinado después de haber conocido a la Madre Teresa, un Psicólogo de tercera fila me echó en cara el masoquismo de la Santa y de todos sus seguidores. Supongo que ese masoquismo hizo mella en mí cuando decidi años más tarde dirigir como voluntario una pequeña Fundación llamada África Directo en vez de trabajar como asalariado en una de las grandes ONG apoyadas y respetadas por la Coordinadora...

Leí a mis hijos este artículo y les trate de explicar lo que significaba para mí. No se trata de mitificar al Atleti, al Cholo o a Costa, simples humanos todos ellos que a veces aciertan y a menudo tambien se equivocan... Se trata más que nada de una actitud, aprender de las derrotas y entender lo efímero de la gloria atreviendote a defender tus ideales y valores a pesar de los disgustos que ocasiona ir a contracorriente.

Viví de lleno en Lisboa ese minuto 93. Allí me fui con mis primos y nuestros hijos. Como no teníamos entradas y Francis y Maríano me han salido un poco merengones, vimos el partido en la Zona del Real Madrid, en una Plaza abarrotada de vikingos... No me cabe ninguna duda que las plazas colchoneras serían exactamente iguales, pero he de reconocer que se me pusieron un poco de corbata cuando en el tiempo reglamentario escuchaba a los descerebrados que tenía alrededor, borrachos y drogados, empujándose y meándose ahí en medio, arremetiendo contra el Bale de los 100 millones e invitando a sus colegas a ir al estadio para matar cada uno a quince colchoneros. Y ahí estaba yo con mi bandera del Atleti pintada en la mejilla haciendo cuentas... Era el único colchonero entre decenas de miles de seguidores blancos, con lo que probablemente tenía más posibilidades de linchamiento que en mis viajes a la guerra de Sudán...

Pero todos estos que despotricaban contra sus jugadores cambiaron su semblante en el 93 para idolatrarles y llamarles “amos” y “cracks”. ¡No sé yo si es eso lo que yo quiero! ¿Barrabasianos vencedores o Cristianos crucificados? Es verdad que Jesús alcanzó, por medio de la cruz, la Gloria de la Resurreccion... Y alguno de estos atléticos resucitarán en otras vidas, unos en el Manchester United, otros en NY... Los demás, como los primeros cristianos, pasarán unos años en las catacumbas de la Liga, probablemente luchando por la salvación con un equipo diezmado... Pero al igual que no te cambias a la Cienciología por muy guapos que sean los actores que ahí se congregan, ni te conviertes al Islam cuando sus fanáticos ponen una nueva bomba, tampoco abandonaremos a estos hijos de Neptuno aunque sus gestas no se consideren tan dignas como las de los hijos de la Cibeles. Y es que, como nos enseña San Pablo, “El amor es paciente, afable; no tiene envidia; no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca.” Vamos, exactamente igual que eso del “como no te voy a querer…”

Ver más

Página 1 de 1, mostrando 10 registros de un total de 10, desde el 1, hasta el 10

<< anterior | | siguiente >>
Login de usuarios