Lunes 25 de Septiembre 2017

Camino de Dinkaland

Por: Jose Maria Marquez Vigil 24-02-2014

Me dicen que se ha puesto de moda un nuevo acrónimo.

Parece ser que el camino de la felicidad es hoy en dia mucho más rápido y duradero si te conviertes en un “DINK”. ¿Y esto que significa? “Double Income No Kids”. Parece interesante…

Una pareja decide casarse o arrejuntarse con el propósito de compartir su vida multiplicando sus ingresos y sus derechos mientras dividen sus gastos y obligaciones, alargando así su luna de miel hasta que la muerte los separe. ¡Ni el milagro de los panes y los peces, oiga!

En nuestro país no sé yo si se va a poder poner de moda su equivalente DISH (doble ingreso sin hijos), porque el nivel de desempleo actual y la congelación salarial reducen una parte importante de la ecuación introduciendo, como las bebidas refrescantes, otros “sin”: sin ingresos, sin casa, sin…

Lo que si he visto mucho en España, desgraciadamente, son numerosos casos de lo que podríamos denominar “HIWK” (“Half Income With Kids”), ya sea porque uno no cobra ya ni el desempleo, o porque se rompe el matrimonio, y aquello que podríamos llamar el SMI (“salario minimo intermatrimonial”) se tiene que dividir “n” veces al tener que soportar dos viviendas, los psicólogos de los excónyuges y los niños, la pensión, etc.

Parece mucho más interesante, a priori, profundizar en esto del DINK… No hay que pagar pañales, ni leche infantil, ni colegios, ni cuidadora… Se puede vivir en un minipiso muy ordenadito, sin cuarto de juegos, ni dormitorio con literas, y el coche familiar se puede sustituir por un Smart o una motito que aparcas en cualquier rincón. Y las vacaciones en temporada baja, ¡a mitad de precio! Me tengo que estudiar bien las propuestas de modificación del anteproyecto de ley del aborto y eso de los plazos, a ver si puedo aún hacer algo con mis cinco hijos ya creciditos, pero… ¿qué más dará 14 semanas que 1.400? Tan solo dos ceros sin valor cuantitativo me separan de la felicidad total pudiendo ser un DINK, o más bien un HINK…

Los verdaderos “DINKAS” a los que he venido a visitar estas semanas en el Sur de Sudán, no creo que piensen mucho en sus derechos… El concepto de doble ingreso brilla por su ausencia en un país en el que la moneda se empezó a acuñar hace tan solo unos pocos años. Y el ahorro de gastos tampoco parece tan evidente…

Lo de coger vacaciones en temporada baja para aprovechar tarifas aéreas reducidas creo que no se lo han explicado, y lo de los minipisos… ¡Parecen más bien palacios si los comparamos con la tienda de campaña en la que viven los desplazados con sus muchos hijos, la suegra, la cabra y la gallina!

Como no hay carreteras en todo el país, nos evitamos el problema de la monovolumen, y lo de la cuidadora, los colegios y los pañales, me parece a mí que tampoco les llega a suponer una reducción en sus escasos ingresos.

Ni el leopardo que habita en sus tierras caza una cebra para hacerse una alfombra, ni el león lucha con el búfalo para que le den la oreja y el rabo… Estamos en tierras en las que impera la ley natural, y “el macho alfa” se ve empujado a procrear para perpetuar su especie. Esa es la única razón de ser el más fuerte y vencedor en mil batallas. Ser el ganador de la berrea para poder ver tus mismos genes dando brincos por la pradera a la siguiente primavera.

¿Y es eso tan importante hoy en día? Siempre podemos limitar el efecto de las horas de gimnasio y del “beautycentre”, hacer uso del poder adquirido y del cochazo que nos hemos comprado, para disfrutar de un buen ligue, sin más, sin necesidad de pensar en la procreación. Y podemos buscar la trascendencia de nuestro paso por esta vida en nuestros propios actos, sin la necesidad de tener descendencia…

(Un minuto para la publicidad y ahora volvemos…

Querido DINK creador de un imperio, Camino vas de ser el más rico del Cementerio,

Si quieres dar a tus actos transcendencia, Pero te ves incapaz de legar nada a la Ciencia,

Aún puedes encontrar el camino recto, ¡donándoselo todo a AFRICA DIRECTO!)

¡Andaaa! Se me olvidaba un argumento económico de peso a favor de los MICHelines (Minimos Ingresos Con Hijos a montones….). Otra razón para tener mogollón de hijos en Africa, aparte de que allí no hay TV, es que no tienen Seguridad Social, y tan solo procreando te aseguras que alguien se vaya a ocupar de ti cuando no puedas ya cuidar del campo o del rebaño…

La verdad, tal y como están las finanzas de nuestro sistema público de pensiones, y si seguimos cerrando nuestras fronteras a los emigrantes, tendremos que empezar a tener hijos si queremos ampliar la base de cotización de la pirámide, o si queremos al menos que alguien vaya a visitarnos a la Residencia y se haga cargo de la factura como contraprestación a nuestra inversión en pañales y colegios…

 

Y uno de esos “DINK”, sin preocupaciones y con esa vidorra que se deben estar pegando, tiene todas las papeletas para llegar a centenario y acordarse entonces, si el Alzheimer se lo permite, del cuento de la Cigarra y la Hormiga…

Ver más

"Sudán-do" en Memoria de Juan León

Por: Jose Maria Marquez Vigil 18-02-2014

Este martes me voy a Sudán.

Mucha gente me pregunta si no me da miedo, qué se me ha perdido por ahí...

Desde su independencia, el pueblo Sudanés tan sólo conoce la guerra. Tras un primer período de guerra que duró cerca de 20 años y una corta etapa de paz, llegó un segundo periodo que vino durar casi lo mismo que el primero. Fue ahí cuando conocí por primera vez a los Sudaneses, hace ya unos 12 años.
Poco después se firmó el Protocolo de Paz de Machakos y varios años más tarde llegó la secesión y creación del nuevo Estado de Sudán del Sur. Desgraciadamente acaba de explotar de nuevo un conflicto en este joven país. Las dos etnias principales de Sudán del Sur, los Dinkas y los Nuer, los unos más altos y numerosos, y los otros muy fieros guerreros, comparten tierras repletas de oro negro. Y ya se sabe que si hay petróleo por medio, el conflicto está servido...
Miles de desplazados viven ahora en condiciones infrahumanas en los alrededores de Juba. Si a eso le unimos que hemos recibido una Herencia con la que queremos apoyar a los más necesitados... Ahí está la respuesta dal porqué quiero ir a Sudán. Se lo debemos a Juan León, el Donante en cuya Memoria vamos a hacer tanto Bien. Y se lo debemos también a miles de Sudaneses que van a tener ahora un nuevo Hospital en Wau y otros tantos proyectos de desarrollo en otras zonas del país...
Me siento de verdad muy afortunado por poder dar Testimonio de una obra de generosidad tan grande desde España, y de tantas otras obras de solidaridad y de amor con las que me voy a encontrar en Sudán. Si tengo cobertura intentaré ir subiendo las fotografías al twitter para compartir las imágenes con vosotros (se pueden ver directamente en
www.africadirecto.org ),
Pero lo que no voy a ser capaz de trasmitir con esas fotos es el espíritu de estas familias sudanesas que llevan tantos años viviendo en la guerra y la pobreza, ni el de las Misioneras con las que voy a convivir estos días, Santas en su gran mayoría aunque no vayan a ser nunca beatificadas… Ni el espíritu de Juan León, qué va a estar muy vivo estos días en mi corazón y en el de tantas miles de familias.
Pero lamentablemente recordaré también otras Herencias. Probablemente me acordaré de mi país, un país que ha crecido como resultado de diversos cruces de culturas, desde los mediterráneos Fenicios, Griegos y Romanos, hasta los Bárbaros del Norte o el Islam. Todos ellos nos dejaron el Herencia nuestro nivel actual de desarrollo, al igual que nuestros antepasados cuando, como mis abuelos, se vieron forzados a emigrar a Europa o a América. Y esa otra Herencia, no la estamos compartiendo como un país desarrollado y civilizado, “de herencia cristiana”, solidario y caritativo... Se habla mucho de brotes verdes pero seguimos en época de poda, maltratando a los más necesitados.

Una vez más ha ocurrido una horrible tragedia, esta vez en Ceuta, donde recibimos con disparos (aunque se trate de pelotas de goma, circunstancia desconocida para el que recibe el disparo) a los que antes cuidaban de nuestros niños y nuestros ancianos, a los que contribuyeron a generar excedentes en nuestra piramidal seguridad social, a los que aún nos hacen reír tan a menudo a la puerta del Súper repartiendo toneladas de su alegría y su sonrisa, y menos cantidad de periódicos de la Farola… Antes les necesitábamos para nuestras inversiones en ladrillo. Pero ahora los recibimos de morros con órdenes de rechazo a base de palos, priorizando su expulsión frente a su supervivencia.

Los desplazados del petróleo, los desplazados del coltán, los refugiados y desplazados de esos diamantes de sangre… ¿qué esperanza les queda?

Aquí hay dos casillas para marcar, solo dos, a la hora de buscar una solución a este grave desequilibrio que ya es incontenible. O les dejamos entrar en el mundo de las oportunidades, o les permitimos tener esas oportunidades en su mundo.

Yo de momento no sabría como ir a Ceuta para recibirles con guirnaldas de flores, pero mientras nuestro sistema económico los siga recibiendo en cambio con coronas de flores, creo que deberemos al menos apoyarles en sus poblados para recibir esa esperanza llamada educación, sanidad y alimentos. Y en esta ocasión no me voy solo a Africa. Me llevo conmigo a Juan León, o por lo menos a la Herencia que él dejó para los más necesitados en Africa.


Ver más

EL SALTO DEL ANGEL

Por: Santos Urias 16-02-2014

La vida te va llevando.

 Sigues unas huellas pero se confunden, se entremezclan, giran a la derecha y a la izquierda, suben a los montes y descienden por los valles. Y de repente ha desaparecido el camino. Las horas han ido pasando y se ha echado la noche. Al menos te quedan las estrellas para poder reconducir tus pasos, y miras al cielo. Pero caramba, las nubes tapan los brillos del firmamento. Ni una luz se vislumbra. Sólo la humedad, la confusión, la oscuridad reinan y te prometen un estado de incertidumbre que se hace pesado, que carga tus piernas, tus espaldas, tus párpados. Así llevas mucho tiempo sin saber dónde ir, con la pregunta que está clavada en el corcho de tu pecho: ¿Dios, qué quieres de mí?

El otro día diste un paso al frente. Cómo muchos de esos pasos, más con las tripas que con la cabeza, intentando asomarte al abismo de lo eterno. “He sacado un billete para Venezuela. Vuelvo para allá, quizás es una locura…” Y una vez más la confusión se filtra por tu piel. No es fácil tomar decisiones y cuando las tomas tener la claridad de que estás escogiendo el camino correcto. Y así tu viaje programado te robaba la alegría.

Y una visita rutinaria al médico te ha devuelto la brújula. Las molestias del estomago, las amebas, los bichos, tapaban un cáncer de estomago, pequeño, a todas vistas con buen pronóstico, pero que paradójicamente te ha hecho recuperar la sonrisa. Ya no vas para Venezuela, vas para el quirófano, agradeciendo la vida, la salud, las cosas pequeñas, la música, la entrega del día a día, la amistad, nuestra amistad, la amistad de Dios.

Siempre hay un paso más, una vuelta de tuerca, otro salto de angel que nos acerca a lo profundo.  

 

 

Ver más

Apología de múltiples asesinatos

Por: Jose Maria Marquez Vigil 11-02-2014

Con este titular

 podríamos hablar largo y tendido de terroristas y otros asesinos amparados por la doctrina Parot. Pero en su lugar voy a hablar mejor de chicas jóvenes, y a veces no tan jóvenes, amparadas por la doctrina del progresismo y la impunidad que siempre acompaña a la agresividad denominada “activista” o “de izquierdas”.

El otro día me contaba una muy buena amiga que, tras haber adoptado un niño, su hijo, un niño maravilloso, lleno de vida y por supuesto, rodeado de amor y de futuro… Este niño está siendo ahora atendido porque le han diagnosticado “alcoholismo fetal”. Yo no lo había oído nunca antes, pero parece ser que pueden surgir en el niño problemas muy graves relacionados con un episodio continuado de alcoholismo por parte de su madre biológica.

Esta amiga me explicaba su propio proceso personal, que se había iniciado con una enorme rabia, para acabar en compasión. Rabia por el amor que tiene a su hijo, por la impotencia que le supone pensar que ella daría su vida ahora por este niño pero su madre biológica, que tan solo ha ejercido de madre durante esos 9 meses de gestación antes de darlo en adopción, no ha sabido controlarse y proporcionarle un futuro saludable. Pero ese sentimiento se había convertido a continuación en compasión, cuando trataba de imaginarse una chica rusa de 17 años, desquiciada por el problemón que para ella hubiera podido causarla este embarazo fortuito. Se la imaginaba desesperada, “dándole al vodka”, porque un ser estaba naciendo en sus entrañas para destrozar su futuro… Y esta compasión se fue convirtiendo en agradecimiento por haber hecho lo que podía y por haber traído al mundo a este maravilloso niño, a este niño que es hijo ahora de mi muy querida amiga.

¿Qué es entonces esta joven rusa que no ha podido/sabido criar al hijo de sus entrañas y lo ha tenido que dar en adopción? ¿Un monstruo? ¿Una perdedora? ¿Una inmadura?

Para mi es infinitamente más “héroe” que “villano”. La veo como una persona con fuertes valores que no hubiera querido/debido/podido quedarse embarazada, que no debió tomar precauciones, o no la funcionaron, y que no estaba preparada para ser madre. Pero tampoco estaba preparada para asesinar a ese niño que crecía en su propio vientre, y probablemente decidió regalarle al menos unos meses de su propia vida para dar a luz y entonces entregarlo en adopción a la familia que pudiera cuidarle y darle el amor que ella no iba a poderle dar.

Para nuestra acepción, sin embargo, esta chica que da a su hijo en adopción sigue ocupando el más bajo escalafón social, el de los perdedores. En cambio esas otras mujeres exaltadas y enormemente agresivas que no quieren dar una sola oportunidad al niño nacido en sus entrañas, y que probablemente por no haberlo podido digerir personalmente incitan a otras a actuar igual para así diluir su responsabilidad, esas mujeres que carecen de todo respeto por la vida y la espiritualidad y que ejercen su apología del genocidio del feto tirando su ropa interior a personalidades religiosas… ¡Estos seres despreciables se convierten para nuestra sociedad y nuestra juventud en las auténticas héroes!

La pregunta es, ¿Por qué seguimos permitiendo que el villano sea el héroe y al revés? ¿Se puede educar a una sociedad para poner las cosas en su sitio?

Podría citar multitud de campañas aparecidas en los medios para educarnos, y casi todas han funcionado. Si vas al Carrefour sin llevar tus propias bolsas de plástico te empiezan a mirar en la fila como si fueras un peligroso “asesino de árboles”, y lo mismo pasa con el vecino que no recicla su basura, el que conduce tras haberse tomado un par de cervezas, el que no recoge de la calle las caquitas de su perro, o el monstruoso asesino que no pone a su hijo el cinturón para llevarle al cole…

 

Las Campañas mediáticas pueden cambiar nuestra visión de los verdaderos héroes y villanos, pero somos nosotros, los ciudadanos de a pie, los que no debemos permitir que nos dirijan a aclamar como héroes a los que no lo son. Para empezar, no estaría mal que empezáramos a ver a esas mujeres que no han podido criar a sus hijos pero que se han comprometido al menos a no mutilarles y asesinarlos, a esas mujeres que han sabido aguantar unos meses para que sus hijos vean la luz, como auténticas heroínas que han salvado la vida de unos cuantos niños condenados por esas otras exaltadas a las que, si me las cruzo por la calle, pienso tirarlas mis calzoncillos a la mismísima jeta.

Ver más

Corrupción sin corruptos

Por: Juan María Laboa 04-02-2014

Todos nos desconcertamos con las últimas noticias sobre la plaga de corrupción

 que cubre España e Italia y todos los ciudadanos discutimos con indignación sobre los casos de corrupción que reverberan a nuestro alrededor. Si tomamos como punto de referencia esta condena unánime, llegaríamos a la conclusión de que nuestro ámbito natural es la corrupción, pero que no existen corruptos. Todos los que no pagan IVA, todos los que subsisten con dinero negro, todos los que trabajan sin contrato ni control, todos los que oyen música, ven películas, compran ropa falsa y, al mismo tiempo, critican acerbamente la corrupción de los otros, ¿son conscientes de lo que hacen y de su incongruencia? ¿Quiénes son los otros? ¿Los no yo?

Tras el reciente ataque al cardenal Rouco, la Federación de mujeres socialistas afirma que ellas no actúan como las de Femen, pero que las comprenden. ¿Se sienten superiores pero condescendientes? ¿Les gustaría hacerlo pero se contienen? Susana Díaz, por su parte, se siente muy española, pero carga la responsabilidad de cuanto sucede en Cataluña en cuantos no son ellos. ¡Cuántas maneras de sentirse puros en medio de la podredumbre!

¿Nos faltará autocrítica y examen de conciencia? ¿Seguiremos acusando a los demás de cuanto hacemos nosotros siguiendo la pauta de las sesiones de control parlamentario desde el inicio de la democracia? “Gracias te doy Señor por no ser ni actuar como actúan los demás”, decía el recaudador del Evangelio y repetimos nosotros”, pero Jesús nos dijo que con esta actitud no quedamos a bien con Dios.

 

Todo esto me recuerda el Principito:” En el planeta del principito había semillas terribles…como las semillas del baobab. El suelo del planeta estaba infestado de ellas. Si un baobab no se arranca cuando acaba de aparecer sobre el suelo, no hay manera de desembarazarse de él más tarde, cubre todo el planeta y lo perfora con sus raíces. Y si el planeta es demasiado pequeño y los baobabs son numerosos, lo hacen estallar”. En ello estamos.

Ver más

ORDINARIO APETITO

Por: Dolores Aleixandre 03-02-2014

No confundir con "apetito ordinario" ni asociarlo con temas gastronómicos.

 Estoy citando nada menos que a San Juan de la Cruz cuando  dice en la Subida al Monte Carmelo: “Lo primero, traiga un ordinario apetito de imitar a Cristo en todas sus cosas, conformándose con su vida”. (I, Cap. 13,3). Así lo suelta, sin más contemplaciones, dejándonos con la inquietud de qué será eso del  “apetito” y qué le añade lo de  ser “ordinario”.

En realidad, de apetitos sabemos todos bastante en su versión de deseos, gustos, afanes, inclinaciones o ganas, asociadas estas muchas veces al comer y  beber. A Eva el fruto del dichoso árbol prohibido le “tentaba el apetito, era una delicia de ver y deseable para tener acierto” (Gen 3,6).  David dijo un día que le apetecía beber  el agua de una fuente de Belén que estaba precisamente en poder de los filisteos. Como siempre hay gente dispuesta a hacer lo que sea para contentar al jefe, allá que se fueron tres de sus hombres arriesgando sus vidas para traérsela. Entonces él cayó en la cuenta de lo insensato que había sido y, en vez de bebérsela, la derramó por el suelo de puro remordimiento (2 Sam 23,15ss). A otros el apetito les da por lo sexual, como a Amnón, hijo de  David, un tipo incestuosísimo: se enamoró de su hermanastra Tamar que estaba divina de la muerte, le dijo que  le apetecían unos buñuelitos que le salían a ella riquísimos y que se los llevara a su alcoba. Comprenderán que no voy a ponerme a contarles aquí lo que sigue, pero los mayores de 18 años pueden leerlo en 2 Sam 13.

Mejor vuelvo al texto de San Juan de la Cruz: “…la cual (vida de Cristo) deben considerar para saberla imitar y haberse en todas las cosas como se hubiera él”.  Considerar: es decir, conocerla,  recordarla,  estudiarla, contemplarla  y hasta aprendérsela de memoria.  Saber más sobre sus gustos y apetitos: le gustaba madrugar, por ejemplo, y estar a solas con su Padre en el monte;  prefería comer en compañía; se le iba el corazón hacia la gente más perdida; le impacientaban los fariseos y sus rigideces; no se dejaba acaparar por la familia; le importaba la gente y les hacía preguntas: “¿Qué queréis que haga por vosotros?,  ¿A quién buscáis? ¿Qué te parece, Simón?,  ¿De qué venís hablando por el camino?,  ¿Quieres  curarte?,  ¿Ves algo?,  ¿Cuánto tiempo hace que le pasa esto?  ¿Quién me ha tocado el manto?, ¿Quién soy yo para vosotros?”... Sabía acoger los gritos y las lágrimas de la gente abatida y derrotada: “Ánimo, no tengas miedo, yo no te condeno, vente conmigo, tus pecados te son perdonados, levántate, sal fuera, vete en paz...”

Procuraba con  extraña fijación tener cerca a sus discípulos, caminar  con ellos, comer en su compañía. Ellos se comportaban tal y como eran: cerriles y  obtusos,  escuchándole a medias, enredando en sus móviles mientras les hablaba del Reino.  Pero  él estaba inmunizado contra la decepción: los quería tal como eran sin poderlo remediar, lo mismo que le pasa con nosotros para dicha nuestra.

Si lo de imitarle y conformarnos con su vida  nos sobrepasa, podemos al menos ir a más en lo de conocerle y discurrir nuevas maneras de hacerlo, a mí se me ocurre esta: bajarnos  de internet los cuatro Evangelios y convertir nuestros artilugios electrónicos  en  GospelPad,  Gospelphone, whatsapGospelonetouchGospel, smartGospel, androidGospel…  

 

Si mi propuesta consigue un éxito viral (acabo de aprender este adjetivo),  al mirar a los que van sentados enfrente de nosotros en el metro enfrascados en sus móviles, podremos preguntarnos: ¿Estarán jugando a explotar caramelos de colores o  aprendiéndose de memoria las bienaventuranzas…?

Ver más

GAMONAL

Por: Alfonso Carcasona 03-02-2014

Muchos lo verán como el triunfo del pueblo

 ante una decisión caciquil de un alcalde. Parece que sólo existen los que protestan, y que nadie en Burgos quería el bulevar. O más grave aun, nadie en España lo quiere. No solo se manifiesta la gente en Burgos, sino que en muchas de nuestras grandes ciudades ha habido concentraciones, más o menos violentas. Algunos de mis amigos en las redes sociales se congratulan por la victoria de los vecinos del Gamonal (y los wailers que les han acompañado). 

Por lo que he podido leer en la prensa, el coste era de 13 millones de euros, algo que probablemente no sea prioritario en este tiempo de crisis. Pero tampoco lo eran probablemente los 5000 millones de euros que gobiernos de no hace mucho tiempo dedicaron a la construcción de polideportivos en todos los pequeños pueblos de España. Y no hubo una sola manifestación, sino todo lo contrario. Se defendió que era la aplicación de teorías keynesianas, en las que el incremento de gasto público contribuiría a crear la riqueza y el empleo que la iniciativa privada no era capaz de generar.

Otra de las razones que se aducen es que la calle pasaría de tener 4 carriles a dos, beneficiando de esta manera la circulación de bicicletas y entorpeciendo la de coches. Creo que esta medida ha sido tomada en muchas ciudades, y se seguirá tomando, sin que se produzcan disturbios. O estos los provocarán algunos de los que se manifiestan por la paralización de las obras hoy, pidiendo ciudades más ecológicas en las que se robe protagonismo a los coches y sean más limpias.

La obra del Gamonal iba a generar la construcción de plazas de aparcamiento por las que el ayuntamiento hubiese sacado pingües beneficios (imagino que para pagar, como mínimo, las obras). Si el ayuntamiento somos todos, eso está bien, ¿no?

Desconozco si hay otras razones, pero creo que me he documentado algo más que la media de los manifestantes en contra de esta medida.

Creo sano que protestemos por el gasto público que no esté completamente sufragado con ingresos, con un plan de negocio que pruebe su rentabilidad. Salvo los servicios básicos (sanidad, educación y seguridad), el resto de inversiones debe medirse mucho. No sé si Gamonal era una buena o una mala decisión, pero la respuesta me parece desmedida, y más por quienes la han pilotado.

 

 

 

Ver más

Página 1 de 1, mostrando 7 registros de un total de 7, desde el 1, hasta el 7

<< anterior | | siguiente >>
Login de usuarios