Domingo 23 de Julio 2017

CANCIONES PARA LA INOCENCIA

Por: Santos Urias 29-12-2014

Oigo el último disco de U2, canciones para la inocencia.

Mientras miro la foto de Alba pegando su rostro a la mejilla de su madre. Once años y ahora puede verla cada dos meses. La cárcel no es una buena guardería. Allí los juegos están siempre amañados y suelen perder los mismos. Y los cuentos vienen con humo de evasión y noches en vela mirando a los techos. Pero ahora la sonrisa de las dos me devuelve a la inocencia. El ungüento del cariño nos hace mejores, el beso inesperado nos recrea y nos libera. Ya no puedo tocar más abajo, me confiesa su madre, y esa mirada cómplice entre ellas me dice que el viento está cambiando. Un viento racheado que limpia y purifica.

Otra amiga que como los ríos de estación aparecen y desaparecen, me envía una foto amarrada con su bebe de apenas un año. Siempre dando tumbos, bebiéndose las aceras, esnifándose los minutos. Ahora está mucho más tranquila. En su abrazo parece que una pequeña luz saliera de entre sus rostros. Es la Navidad más feliz de mi vida, me confiesa. Sus caras parecen esa nieve virgen, copos de vida en los surcos pedregosos. Y su beso es el beso de la inocencia, beso de ternura que despierta la belleza.

Todos lo minutos nos ofrecen sus canciones. Es la música de la vida, de las historias construidas con el cemento de la piel. Canciones para la inocencia, que se miran en los niños que son y que hemos sido. Canciones para recuperar el sentido y el sentir. 

Ver más

Donde nace el Niño

Por: Alfonso Carcasona 24-12-2014

Cada año nos damos cuenta de que las Navidades son más laicas.

Y los cristianos nos desesperamos. Las ciudades de Occidente antes se adornaban con pesebres, con coros que paseaban por las calles cantando villancicos que recordaban la natividad del Señor, con motivos en los que el Niño estaba presente. Se representaban obras teatrales, se celebraban conciertos en su honor... Y hoy parece que todo eso no es más que parte de la Historia.

En Madrid, un católico confeso alcalde retiró, o enmascaró de manera que quedaban irreconocibles, de las luces que engalanaban las principales calles las palabras Navidad, Nacimiento, Niño, Jesús… para sustituirlas por otras que, significando parcialmente lo mismo, trataban de sustituirla: solidaridad, belleza, armonía... 

Hoy difícilmente recordamos el porqué de esta fiesta, junto a la Pasión, la más importante para los cristianos. La hemos sustituido por el becerro de oro, en su más cruda expresión: el consumismo. En estos días nuestra atención se centra en las compras, a las comidas y a las bebidas. ¡El anuncio más solidario es el de la lotería! 

Y sin embargo, Jesús está cada día más presente en nuestra ciudad. No hace falta que los políticos, que los medios de comunicación, nos lo recuerden ¡Jesús está presente en el sufrimiento que nos acompaña en estas ciudades laicistas! Lo está en esas calles donde desafortunadamente cada día pernoctan más hermanos. Lo está en esos asilos donde se aparca a los que ya no producen más que gasto. Lo está en esos barrios donde los niños carecen de casi todo. Lo está en aquel vecino que está solo, en aquellos hospitales… 

Y lo está no solo aquí, sino en todos aquellos sitios en los que se sufre. ¡Y nosotros podemos estar en esos pesebres, no solo admirarlos desde fuera!

En definitiva, no nos quejemos. Tenemos la ciudad, el mundo entero, engalanados para nosotros. Está preciosa si, como dice el Principito, sabemos mirar con los ojos del corazón.

 

¡Feliz Navidad!

Ver más

NAVIDAD

Por: Jose Maria Marquez Vigil 23-12-2014

"¡Qué rollo!"

Otra vez navidad con tanta comida, compras, regalos…”

Así empezaba el otro día su homilía nuestro querido Juan Mari en esa misa que nos reúne mensualmente a varias familias en la calle Alenza…
“¿Qué es para vosotros la Navidad?, nos preguntó a continuación…”

Poniéndolo en meditación se me mezclan tantas ideas, tantos conceptos diferentes, tantos sentimientos contradictorios…

Aunque ya sé que no tiene nada que ver con su origen etimológico, disfruto al encontrar la palabra “Vida” y la palabra “Dad”, contenidas ambas en “Navidad”.

Pero fonéticamente me suena mucho más parecida a la palabra “Novedad”, y ahí es donde más chocan las palabras de Juan Mari: “Otra vez…”. Porque ya sabemos que Navidad es Nacimiento, pero el Nacimiento es algo nuevo, no una repetitiva estación del año con esa gran mochila a cuestas de ritos y tradiciones que la pueden llegar a ocultar bajo su peso, como aquellos enormes fardos de los que nos hablaba el Maestro en las Escrituras…
¿No nos gustaría a todos volver a nacer? ¿No nos gustaría que la Palabra naciera en ese inhóspito pesebre que es nuestro corazón, para ahí crecer y transformarnos? ¿Y vamos a conseguir todo eso con las comidas, las compras, los regalos…? Y si no estamos de acuerdo, ¿no querríamos volver a nacer “esta vez”, y cambiar la tradición de una vez por todas?

Celebramos el Nacimiento de Jesús y ese mensaje de Paz y Amor. Esta tradición la instauró hace ya 800 años el Santo de Asís, otro que tampoco pisaba a menudo los grandes almacenes ni restaurantes… ¿No es entonces contradictorio celebrarlo como lo celebramos?

Es como si una marca de “Manzanilla” decidiera darse a conocer en la Diada y tratara de imponer la tradición de beber sus vinos ese día en las Ramblas, todos vestidos de Flamenco y bailando Sevillanas… No creo que tuviera mucha aceptación popular, y aunque la tuviera, las autoridades se encargarían de acabar con ese tipo de iniciativa.

¿Porqué aceptamos entonces los que nos autodenominamos cristianos que ese Papa Noel vestido de rojo “Coca Cola” protagonice los festejos junto al cava y los turrones?

La crítica va para mi, que no he sido capaz de enfrentarme al establishment navideño, pero me encantaría encontrar una tabla salvadora a la que agarrarme en este naufragio, ¡y no la veo por ningún lado!

“Desde Eva hasta María”, fueron las siguientes palabras que escuché en Alenza, y que me hicieron volver a reflexionar en otro camino totalmente diferente…

Las tradiciones nos presentan también a esa Eva rubia de Botticelli, que nada tendría que ver con la Eva verdadera, probablemente mucho más próxima a la Mona Chita. Y tal vez sea también aquí donde estamos perdiendo la batalla… Al hablar de esas rubias parecidas a las Angeles de Victoria Secret saboreando manzanas con gran exquisitez frente a serpientes parecidas a la boa del libro de la selva, es probable que dejemos de conectar con las nuevas generaciones que, con más conocimiento histórico y rigor científico, rechazan a la costilla de Adán, y no encuentran tampoco “la salvación” en la Navidad que les hacemos vivir…

Por supuesto que les entiendo… Desde pequeño me he preguntado siempre todo, concienciado por un padre que ponía todo en duda. Recuerdo como mi padre nos relacionaba los partos de una virgen y su prima “la estéril”, y conectaba todo aquello con la extraña visita de unos Magos venidos de Oriente, y las enseñanzas que ambos frutos, San Juan y Jesús, trajeron al mundo varios años más tarde… Con mucho respeto, mi padre nos hacía plantearnos la presencia en esta escena de una posible inseminación artificial por parte de seres superiores, y como ello no cambiaba el mensaje ni su alcance.

Yo no sé cómo debemos hablar de Eva o de María a estas nuevas generaciones, pero si tengo claro el concepto que encierra esta transición, del homínido que se quiere independizar de la Naturaleza, del “Edén”, que decide ser “dios” y plantar su manzano para tratar de sobrevivir a la ley natural, y su evolución hacia el cristiano que rechaza ser Dios poniendo el énfasis en el amor al prójimo (y por supuesto a Dios como algo más grande que él…). Ese es el paso al que debe llevarnos la Navidad, y tal vez no lo consigamos con las comidas (¿las nuevas manzanas?), ni por supuesto las compras y regalos…

 

Despertándome de mis muchas conjeturas, Juan Mari concluía con esas palabras tan reconfortantes: “¡No estás solo!”. Ese es claramente el mensaje…

¡Feliz Navidad!

Ver más

¿Evangelizamos?

Por: Alfonso Carcasona 21-12-2014

Bajaba una tarde a la oficina en coche

 cuando en una emisora musical he oído un anuncio publicitario de un juego de mesa, “La alegría de la fe”. Me ha llamado la atención, es un buen anuncio, en el que imagino que en una especie de trivial se interroga a los jugadores acerca de cuestiones relativas a la fe.

Una buena manera de evangelizar, he pensado. Y además, sin complejos, anunciándolo como un juego educativo más, en un buen momento para hacerlo, previo a la consumista campaña de Navidad. Ya que no se puede evitar que se enardezca el consumo confundiéndolo con el fondo de las fiestas, utilicémoslo al menos para educar en la fe, para evangelizar.

Sin embargo, me he quedado completamente frío con el final del anuncio. Por solo ¡¡¡¡49 euros!!!!, vamos, al alcance de cualquier bolsillo. Ya imagino a la mayor parte de los hogares españoles gastando una buena parte del presupuesto de regalos familiares en un juego de mesa.

Investigo un poco, pensando que quizá el juego este comercializado por alguna organización no demasiado vinculada a la Iglesia, o alguna asociación que vele solo por la salvación de familias pudientes. O quizá el juego es supersónico, con complicado algoritmos, o una programación de software y un hardware de ultimísima generación. Quizá esté embebido en unas Google glass, o en un Smartphone, o en una tableta. El marketing podría consistir en evangelizar a través de las nuevas tecnologías, integrando la doctrina en instrumentos más sofisticados, de manera que sean muy atractivos para el joven agraciado con el regalo.

Pues nada de eso. Simplemente es un tablero con un dado, un reloj de arena y tres fichas, junto con el taco de preguntas y respuestas. Indicado para niños desde 7 años y adultos, dice la publicidad en la web.

 

Ah! ¿Y quien lo vende? Nada de organizaciones particulares. Ni más ni menos que la Conferencia Episcopal Española. ¿A quién nos dirigimos? ¿Qué mensaje estamos lanzando? ¿Qué buscamos? Parece que ganar dinero, y si además alguien aprende algo pues estupendo. Además de lo importante,  equivocarnos con el mensaje, –en mi humilde opinión-, creo que se venderán muy pocas unidades, y que la reacción será la contraria a la esperada. Ni siquiera un poco de demagogia diciendo que el 100% del resultado se aplicará a alguna buena obra…

Ver más

PRESUNTAS IMPLICADAS

Por: Dolores Aleixandre 16-12-2014

Abraham engendró a Isaac,

 Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá…” En medio de tantos varones que parecen irse engendrando unos a otros, la genealogía de Jesús según san Mateo  nombra a cuatro mujeres antes de María. “Serán mujeres intachables y virtuosas - pensamos - dignas antepasadas del Mesías”. Pero al acercarnos a ellas,  menudo  sobresalto: las cuatro presentan indicios de comportamientos reproblables que justificarían su imputación en causas varias: Tamar, por disfrazarse de prostituta y acostarse con su suegro para conseguir descendencia (Cf.Gen 38). Rahab, prostituta “de plantilla” (lo de Tamar fue coyuntural), pactando un trato de favor con los espías israelitas. Rut, por pertenecer al  peligroso gremio de mujeres moabitas, sospechosas de  inducir a idolatría a los israelitas que eran unos santos (Cf.Num 25). Betsabé por bañarse tan fresca en su terraza, tentando así al rey David, otro santo (Cf.2Sm 11-12). La cuatro salpicadas por asuntos vergonzosos, las cuatro merecedoras de imputación por conductas delictivas.

 

Y el Hijo de Dios, manteniendo inexplicablemente su decisión de domiciliarse entre nosotros, de pertenecer a esta raza de presuntos imputados que somos, cada cual con nuestras historias más o menos turbias. Empeñado en ser en medio de nosotros el Inocente,  el que carga con la corrupción del mundo.

Ver más

La tonta de Forbes

Por: Jose Maria Marquez Vigil 15-12-2014

Bueno, en realidad la llaman la lista...

Sale constantemente en los medios, y supongo que todo el mundo la ojea... ¿Con qué objetivo? Por supuesto que 8.000 millones de habitantes de este planeta estamos a años luz de estar o conocer a los que están, y no creo que entre en nuestros planes ni si quiera a medio o largo plazo…

¿Tal vez sea por envidia de los que aparecen allí? En nuestra Sociedad de Consumo en la que “tanto tienes, tanto vales…”, la lista de Forbes podría ser como la Liga del Macho Alfa en la que solo los que están más arriba están llamados a ser... ¿A “ser” qué?

Aunque nunca he pisado un Restaurante “estrellado” por la guía Michelín, imagino que en esa clasificación se tiene en cuenta la calidad del producto, la imaginación de la cocina, quizá aporte algo de valor la ubicación y el diseño del Restaurante y la atención del personal… Según tengo entendido (y hablo desde la más absoluta incultura gastronómica) probablemente se valorará un resultado, fruto de un compendio de “virtudes” gastronómicas, estéticas, etc. No tendría mucho sentido hacer una lista en la que aparezcan los 10 Restaurantes en los que pelan mejor las patatas, pero si el que ofrece una tortilla más apetitosa. Y en el caso de “la tonta de Forbes”, a mí me parece que se queda también a medias, ¿no? Tan solo refleja dónde se pelan mejor las patatas, pero… ¡faltan aún tantos ingredientes para una buena tortilla!

En el 95 tuve la enorme suerte de conocer a una Santa. Con simples ropajes, comiendo alimentos sencillos y poco elaborados, viviendo austeramente a pesar de la enorme fama que tenía y el dinero que podía mover, podías ver, palpar incluso, el brillo en la mirada de la Santa de Calcuta. La Madre Teresa ejemplarizaba una de esas frases que tantas veces hemos escuchado sin prestar gran atención: “No es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita”. ¿Lo hemos pensado alguna vez realmente en todas sus consecuencias? Parece obvio que si no necesitas disfrutar de grandes lujos, la caída será más suave… Pero… ¿Y si no necesitas ningún tipo de apego incluidos los amigos, la familia, la pareja…? No puedo dejar de recordar ahora dos citas… “Y el rico se marchó entristecido porque tenía muchos bienes”. Y esa otra que nos invita a dejar a “su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas, e incluso a sí mismo”.

Volviendo a la lista de Forbes, yo diría que nos muestra simplemente un medio, la riqueza, como si fuera el fin en sí mismo. ¿Para qué querríamos tener una fortuna? Para ser así ricos, poderosos, depender de nosotros mismos y regalar también esa independencia a nuestros descendientes, y a los descendientes de nuestros descendientes, y a los… Esto parece la imagen de un espejo frente a otro, que nunca se acaba… ¿Y puede este juego adjudicarnos directamente independencia, libertad y con todo ello felicidad? No creo que seamos inmensamente más libres cuanto más tengamos sino que, a partir de un importe relativamente discreto, a años luz de los “billions” con los que compiten los “Forbianos”, nuestros apegos pueden ya empezar a esclavizarnos, hacernos perder la libertad de decidir, de hacer, de vivir… El grado de insatisfacción que le puede producir a un “Forbiano” perder en Bolsa ese 10% de su riqueza que nunca iba a tener necesidad de usar en toda su vida, puede ser equivalente a la alegría o grado de satisfacción del niño que buscando en la Basura se encuentra con una garrafa de plástico prácticamente intacta…

La “tonta de Forbes” no va tanto de felicidad, ni probablemente contiene muchas sonrisas, ni es un canto al amor sino al ego… Pero ya nos decía San Juan de la Cruz: “Al atardecer de la vida, seremos examinados en el amor”. Eso es lo que realmente cuenta, y esa “la lista más lista” a la que debemos aspirar.

“Pobre Cristina” cantaba Sabina. Me despido tarareando algunas de sus estrofas, a ver si así se me queda algo…

“Era tan pobre 

Que no tenía más que dinero, 

Besos de sobre 

Herencia de su padre naviero. 

(…) 

Sólo yo sé que dice la pura verdad 

Cuando jura que toda su fortuna daría 

Por echarse un noviete aburrido y formal 

Por entrar de oficiala en una peluquería. 

(…) 

Corazón tierno, 

Los dueños del verano la miman, 

Pero el invierno 

No se lo saca nunca de encima, 

Con su cara de dólar 

Ha amortizado varios maridos, 

Pero siempre está sola 

Poniéndole una vela a cupido.

(…) 

Nadie le advierte 

Que al cielo no se va en limusina, 

Qué mala suerte 

Que no acepte la muerte propinas. 

(…) 

Vale más ser la hija de fulano de tal 

Que la niña mimada de los ojos de “Ari”. 

Pesa tanto la sombra de papá Superman, 

Míralo en esa foto organizando un safari.”

Ver más

COMO EL AGUA

Por: Santos Urias 15-12-2014

Unas amigas van a hacer profesión perpetua en unos días.

 Sus compañeras me dijeron que escribiese algo, que les estaban haciendo una especie de libro donde recordar ese itinerario de personas, de encuentros, de trabajos que han ido acompañando su vocación. Nuestra vida es un cúmulo de rostros, de lugares que conforman lo que Dios ha ido modelando con sus manos tiernas y firmes, como el barro en manos del alfarero. Qué bonita imagen: un artífice que crea, que sueña un proyecto, que nos hace prolongación de sus manos. Masha, Kristin, Kathrin: cada una con su carácter, con su mirada, con sus fragilidades y sus fortalezas, con un barro que ellas han dejado modelar para ser el recipiente de la gracia, fuente de la luz y de la vida.

Recuerdo una vez en los Pirineos ante la majestuosa visión de la naturaleza, rocas que parecían esculturas imposibles; el agua que se derramaba como el sudor de Dios, constante, repetida, cincel húmedo y certero. La belleza como fruto de la paciencia, de la humildad, del cauce que a través de los años ha ido construyendo su obra.

Así nuestras vidas. Así vuestras vidas. Consagradas en la sencillez, en la humildad, en la paciencia, en ser instrumento del Espíritu para un mundo con sed de infinitud.

Gracias. Y que podamos seguir recordándonos, como decía el Santo, que Dios es y eso basta. 

Ver más

Pásalo

Por: Alfonso Carcasona 15-12-2014

Sorprende estos días la noticia de que dos partidos políticos

 se están peleando por la propiedad intelectual de un sms. Ya es curioso que se enzarcen en una cosa tan banal, por no llamarlo de otra manera, como es la redacción de una palabra y su envío telefónico. 

“Molestar vende” es el motto de un conocido publicista de hoy, seguido por una de las personas más importantes de en mi vida (si me permiten el excursus). Sin duda, tiene razón. Ese sms no solo molestó a un partido, a una buena parte de la sociedad española, que tuvo que asistir durante una jornada de reflexión anterior a unas elecciones generales a hechos vandálicos de los que nos hemos olvidado. “Pásalo” convocaba a escraches ante las sedes del PP, a manifestaciones y reuniones prohibidas por la ley electoral en el día de la jornada de reflexión. Uno de los objetivos de los terroristas el día anterior era el de desestabilizar nuestro sistema democrático, y a fuerza que lo consiguieron. El error de los dirigentes del momento en la comunicación no tuvo parangón, con la respuesta de la entonces oposición. A nadie le importó colaborar con el objetivo de los asesinos, en pro de sus intereses personales. No hubo grandeza de miras, lo que no sorprende, desafortunadamente.

Hoy, diez años más tarde, nuestros periódicos vuelven a insistir en el error. Y todo a cuenta de una riña estúpida que, de recordarse, podría ser una buena oportunidad para analizar si nos equivocamos entonces, aceptando aquel proceder. Pero no, diez años más tarde lo que nos sigue importando no es el fondo de aquel “pásalo”, sino sólo el efecto.

Lo que en cualquier sociedad debería ser reprobable, cuando menos moralmente, y no sé yo si jurídicamente, en la nuestra es objeto de sacar pecho y reclamar la autoría del mismo. Entonces y diez años después.

Que si fue Rubalcaba o Iglesias. Que si el Psoe o el hoy Podemos. En ninguno de los casos parece edificante enviar hordas de gente a las sedes de tu contrincante. Y menos en la jornada de reflexión de unas elecciones generales.

Pero hoy son portada de los periódicos y abren noticiarios. Y los partidarios de cada uno intentarán arrimar el ascua a su sardina, sin cuestionarse si el fondo esta o estuvo bien. Sin preguntarse cual hubiese sido su actitud o respuesta en el caso de que se lo hubiesen hecho a ellos. País…

 

 

Ver más

Gratuidad

Por: Alfonso Carcasona 06-12-2014

Hoy se celebra en el mundo

el día internacional del voluntariado. La estadística oficial dice que en España alrededor del 30% de la población dedica parte de su tiempo a esta actividad. 

El otro día nos acompañó en san Egidio un joven que quería iniciarse en esto del voluntariado. Los padres se lo habían confiado a uno de nuestros amigos para que lo introdujese en este mundillo, a ver si le gustaba. Bueno, a ver si le gustaba porque el colegio había tenido la feliz idea de valorar la participación de sus alumnos en alguna actividad social.

Y yo discutía con otra buena amiga acerca de si este es el camino. Por supuesto que mejor que hacer nada, que estar pensando en el siguiente gadtchet a comprar, el videojuego o en el programa de televisión tumbado a la bartola. Acercarse a actividades de voluntariado siempre está bien. Pero yo le pregunté… ¿es este el camino? Parece que es el mejor, o al menos es bueno. Pero, ¿es el camino?

Perdonen Uds. el circunloquio enrevesado de mis preguntas retóricas anteriores.

Me explico, o al menos lo intento. “Voluntariar” es dar tu tiempo, dar tu ser, fundirte con la persona a la que te ofreces. Hacer desaparecer tu yo, para ser tú. Eso que es fácil de hacer con tus seres queridos, aprender a hacerlo con tus hermanos menos conocidos. Ya que no somos capaces de hacerlo en la vida cotidiana, al menos intentémoslo durante ese breve espacio de tiempo que dedicamos al día/semana/mes.

Voluntariado debe ser sinónimo de gratuidad. Dar  todo sin esperar recibir nada a cambio. Ni un punto positivo, ni un crédito en tu formación, ni un gracias o un por favor. Aceptar el desplante, la mala cara o el insulto. Francisco apuntó que la verdadera felicidad se encontraba precisamente ahí, en la paciencia infinita, en el no esperar nada, ni siquiera de los que te quieren. De esta manera se aprecia de verdad una sonrisa, un abrazo un “nos vemos”.

Por eso, queridos lectores, me pregunto si, siendo el mejor camino, es el camino. No se si me explico…

Ver más

EL POETA

Por: Santos Urias 27-11-2014

Mi amigo Rafa es poeta.

No se lleva la poesía. El que hace rimas es adicto. Algo viaja en su mirada. Ve cosas que otros no ven. Detrás de un pequeño gesto, de un objeto miserable o de un grandioso espectáculo, se asoma el verso. Y cuando se asoma, es como un gramo de locura que corre por tu sangre. Todo lo transforma, todo lo transciende. Una vida corriente, un tipo normal, un trabajo rutinario, pero un lenguaje nuevo, un brillo que ilumina.

El otro día subió a nuestro escenario. Su voz pegajosa fue humedeciendo el ambiente:

Vi esqueletos, iluminados y vanagloria.

Vi tanto,

Que me arranqué los ojos.

Ahora busco una Luz

Que hasta los ciegos puedan ver.

No hay ruta.

No existe ningún camino.

Sólo peregrinos ciegos,

Rodeados de una Luz eterna,

Que han aprendido a ignorar.

 

Todavía resuenan los ecos del poeta. El silencio, el estremecimiento, la locura. Podría escribir tantas cosas esta noche. Pero también necesito escuchar, cerrar los ojos, darme cuenta. Y hoy, subidos a los versos de Rafa, hemos viajado sin billete.

Divina poesía que viene a asaltar nuestros discursos y nuestras razones para vestirlas de payaso o de duende. Aun con rimas asonantes…

 

Ver más

¿MURO O PUENTE?

Por: Santos Urias 10-11-2014

Veía este fin de semana las celebraciones por la caída del muro de Berlín,

todo un símbolo de lo que son las heridas, los fundamentalismos ideológicos, ventanas tapiadas, familias divididas, décadas de lágrimas… Me traía a la cabeza esas dinámicas que trabajamos en la adolescencia: muro o puente. Una vida cerrada en ti mismo, en tus intereses, en tus sentimientos; o una vida abierta a la interacción, al diálogo, al enriquecimiento mutuo, a la escucha. Dos formas de construir y de construirse. 

Los tiempos de bonanza son tiempos buenos para que el enriquecimiento, la estabilidad, el equilibrio ayuden a tender puentes, a hacer crecer al conjunto. Pero también se pueden convertir en tiempos de egoísmo donde uno busca sólo su propio interés, a vacas gordas tripas llenas.

Los tiempos de crisis pueden ser tiempos buenos para crecer, para purificar intenciones, profundizar en la solidaridad, en la verdadera dignidad humana. Pero también pueden ser tiempos para aferrarse a los instintos más primarios, cerrarse en lo que yo necesito, ser poco autocríticos, generar muros: a un  lado los buenos a otro los malos.

Sobre ese muro de Berlín, veíamos a personas que hicieron posible una reconciliación, entre Alemanias, entre  Europas, entre Mundos: fueron muchos ladrillos con nombres y apellidos,  los que tuvieron que caer, que romperse, para construir algo nuevo. Es importante no olvidar.

Puentes sobre las aceras, sobre los ríos, sobre las fronteras, sobre los corazones.

Veía a Peter Gabriel este día cantando, fundador del grupo Génesis y creador del sello Real World, encargado de producir grupos y cantantes de toda la geografía y de los festivales World of Music (Womad), músicas del mundo y sueños de transformación a través del arte. Me sigo conmoviendo. Una banda sonora para un mundo que no necesita de plañideras y agoreros, sino que grita en busca de profetas, de constructores de puentes, Héroes, como decía la canción que interpretó Peter Gabriel, aunque sólo sea por un día. 

Ver más

Robamos

Por: Jose Maria Marquez Vigil 07-11-2014

Si la primera persona plural del presente del verbo "poder"

 ha cogido tanto auge hoy en día ("Podemos"), ¿porqué no sacar un nuevo partido basado en un verbo que, sin lugar a dudas tiene en nuestro país muchísimo más posibilidades de hacerse realidad que el de "poder" o "conseguir"? Que ya sabemos que poder no puede nadie, pero "robar", lo que se dice "robar", ¡aquí dicen que intenta robar hasta el chaval que se hace pasar por político sin haber llegado a serlo! Pues ya están tardando en sacar esta nueva formación que podría llamarse "Robamos", ¿porqué no? Al menos no podríamos acusarles de falta de sinceridad. Por lo menos algún atenuante tendrán cuando les imputen y reconozcan que ya nos habían avisado y que eso es hacer política sin nocturnidad y alevosía...
El otro día pensaba que Robin Hood era idiota... ¿A quien se le ocurre quitar algo al rico y poderoso en lugar de al pobre y desvalido? En el PP o el PSOE no habria llegado muy lejos el amigo Robin de los bosques si no era capaz de comprender que el verdadero negocio estaba en recalificar esos mismos bosques, financiar la operación con mucho apalancamiento de alguna entidad financiera intervenida, y quedarse las comisiones como proveedor por un lado y las plusvalías como propietario por otro... 
Pensaba en todo esto e intentaba simplificarlo con un cuento para que se entienda mejor...
Erase una vez un niño rico y malcriado que tenía 50 balones de futbol desperdigados por su majestuoso jardín. A varias manzanas, debajo de un puente, vivía un niño huérfano y desvalido que se escapaba de su terrible realidad dando patadas a su único y ya viejo balón al que cuidaba como su vida misma, y al que abrazaba cada noche para que nadie se lo pudiera quitar cuando dormía a la intemperie.
¡Y ocurrió la tragedia! Uno de los 50 balones del niño rico cayó un día rodando por el jardín mientras su padre abría el portón con el mando para ir a trabajar montado en ese jaguar tan discretito en el que tal vez su esposa nunca había reparado cuando bajaba al garaje... Y el balón quedó destrozado al pillarlo un autobús de la EMT. El Sheriff de Nottingham, digo el alcalde, se asustó porque la poderosa familia rica podría querellarse contra la EMT y el Gobierno Municipal, así que tomó la decisión más sencilla y a la par acertada en esta forma tan nuestra de hacer política... Mandó una furgoneta repletita de maderos a quitarle el balón al niño pobre y desvalido, que nunca osaría quejarse ni por supuesto querellarse... Y se lo dio al niño rico para que pudiera seguir teniendo 50 balones desperdigados por su majestuoso jardín. Nunca nadie volvió a jugar con ese balón con el que el niño pobre jugaba cada día y abrazaba cada noche, ese balón que quedaría ahora olvidado en algún rincón del jardín. Pero el papá del niño y el Sheriff de Nottingham, digo el alcalde, comieron perdices, y mariscadas, y no se si fueron muy felices pero al menos firmaron un par de recalificaciones en las que construyeron aeropuertos fantasma y urbanizaciones desiertas que quedaron un día olvidadas en algún pueblo de España, como el viejo balón...
¡Que no es un cuento! ¡Que es como la vida misma! ¿O quién ha pagado la crisis de las Cajas? Se forraron unos que se embolsaron comisiones, que hicieron promociones innecesarias, y cuando las Cajas quebraron, toditas ellas, siguieron malversando los ya exiguos fondos restantes que tan solo se alimentaban ya con dinero público. Como a menudo dice a sus alumnos un profesor de economía al que conozco bien, al hablar de la ética empresarial... Los directivos de aquel banco americano que fue intervenido tras la crisis de las subprime, celebraron el rescate financiero organizando una cena de 3.000 usd el cubierto a cargo del Banco. Ya sé que frente a los millones que desaparecen en nuestra querida España, estos 3.000 dolares parecen "peanuts", como dicen los yankees... Pero este profesor suele acabar su intervención comentando: ¡3.000 dolares por barba! ¡Qué barbaridad! No me gasto yo eso en cenas con mi familia en todo un año... ¡Imagínense lo que habría encima de esa mesa por valor de 3.000 dólares! ¡¡Y debajo!!".
Lo más sorprendente es que muy poca gente ve el paralelismo con el cuento, y les aseguro que lo hay. Al igual que el niño pobre del cuento, son los desempleados, los sin papeles, los más empobrecidos y desvalidos los que se han quedado sin su balón. Dejando a un lado los malversadores y corruptos, fijándonos en gente que nos puede parecer mucho más cercana y por la que sentimos mucha más empatía... ¿Debería devolverse sus ahorros a los inversores que decidieron invertir su dinero en preferentes? A mi eso me parece muy justo si lo paga la Caja o si se pagara con una hipotética e irreal devolución de fondos del corrupto. Pero cuando la Caja sale a flote con fondos que provienen de una cesta que deja en la calle a esos desempleados y autónomos que perdieron el acceso al crédito y que a su vez excluye de la tarjeta sanitaria a los sin papeles, a mi entender son "vasos comunicantes", y no deja de ser la misma situación que el cuento del balón del niño pobre y desvalido.
A otro amigo que siempre aboga por la justicia del mercado se lo llevan los demonios cuando piensa en los políticos-banqueros que han creado el negocio perfecto. Si va bien, se forran. Pero si va mal, el agujero es tan monstruoso, que le rescatan siempre. Pero ya se sabe, si el crédito es pequeño, el deudor tiene un problema, pero cuando el crédito es muy grande, es el Banco el que tiene un problema...
Las Cajas no eran así, y hasta ahora habían sobrevivido cientos de años en manos de "banqueros-sociales", que no en las largas manos de los del grupo ese de "Robamos" al que no me gustaría votar, pero desgraciadamente me parece que no tenemos más opciones ya que siempre serán los vencedores.
Otra cosa ya para otra columna es saber realmente quienes son los verdaderos "vencedores"... Que aquí sale siempre la lista de Forbes de los que más tienen, pero si realmente nos creemos aquello de que "no es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita", ¡a ver cuando vemos ese listado de los que menos necesitan! ¡Estoy seguro, completamente seguro, de que en esa otra lista nos vamos a encontrar muchísima más felicidad!
Ver más

COMPASION ECUMENICA

Por: Xabier Azcoitia 02-11-2014

Arroz, pétalos de flores,

un poquito de agua, música, girasoles elaborados por los pacientes de la Unidad de cuidados paliativos del centro san Camilo, abalorios de los que desconocemos su significado y que cuelgan de las baldas en las que se apoyan imágenes religiosas; todo ello ordenado ante una imagen a la que denominan Ganesha y que es representada en la figura de un elefante plateado.

 

Acogida que nace del convencimiento de que el que llega peregrinando es muy probable que traiga una buena noticia. Confianza en que lo que es importante para mi puede ser comprendido como importante para mí. Repercusión interior y reconocimiento del valor de la vida del otro. Acción en cuanto compromiso no solo de no abandono, sino de acompañamiento y creación de un camino común. La fiesta como espacio entre iguales que humaniza la vida de quienes en medio del sufrimiento rescatan el gozo como lo esencial de la vida.

 

Ante la amenaza de la soledad y el abandono, PRESENCIA AMOROSA. Llena de dolor y enfermedad. Plena de amor erotico de pareja, filial de familia y ágape de amistad.

Ante la amenaza del caos y de la desintegración, HOSPITALIDAD AMOROSA. Llena de apertura de quien cuenta lo que es de valor para el, de quien actúa desde el servicio fácil y sin complicaciones, de quien invita a los amigos de la ultima hora a su casa, a su habitación, de quien prepara cosas para acoger amorosamente y de quien lleva su corazón amoroso envuelto en un presente.

Ante la amenaza de la impasibilidad y de la crueldad, COMPASIÓN AMOROSA. Compasión que nace de poner no solo más corazón en las manos, sino que también en la mirada, en la escucha,  en las palabras, en el espíritu. Poner más corazón en el corazón.

 

¿Y todo esto a qué viene? ¿a qué responde? Ayer tarde, una familia de tradición hindú nos invitó a participar con ellos en la celebración del Diwali, el Año Nuevo. En el marco de la habitación de una Unidad de Cuidados Paliativos en el que el centro lo ocupaba el ENCUENTRO AMOROSO de un grupo de SANADORES HERIDOS, (paciente, esposa, familia, profesionales en represantación del equipo multidisciplinar), celebramos el GOZO de entrar en un año nuevo, en un espacio nuevo, en una vida nueva, en la que descubrimos que el AMOR es OIKUMENE, la casa común, la única casa común.

Ver más

Sobre tarjetas, dineros y otros asuntillos

Por: Dolores Aleixandre 26-10-2014

Como andamos revueltos con los asuntos

 de las tarjetas mágicas y los dineros que algunos  conseguían tan contentos sólo con meterlas por una ranurita y escribir cifras astronómicas,  he acudido al  “cajero bíblico” para explorar qué saldo y qué cifras arrojan y obtener algún que otro criterio. Hay tanas alusiones a lo económico que he tenido que seleccionar datos y entre ellos  me encuentro, por ejemplo, con el tema de las tasas que es lo más parecido al IVA en aquel tiempo: la cuantía del impuesto que fija el libro de los Números por rescatar a un varón primogénito y que el niño no tuviera que quedarse de plantilla en el templo es de cinco siclos de plata. O sea que, actualizando el dato a nuestra moneda, Jesús fue tasado en unos 185 euros cuando tenía un mes, pero de mayor se revalorizó y Judas lo vendió por 30 monedas que era lo que costaba un esclavo, unos 1050 euros. No consigo calcular qué fianza hubiera tenido que depositar si hubiera pretendido que lo soltaran Caifás o Poncio Pilatos.

Como nunca perteneció al gremio de los premiados con tarjeta,  no pudo permitirse pedir  tener  casa propia y ni siquiera pedir un préstamo para la hipoteca, así que se conformó con no tener donde reclinar  la cabeza y  se apuntó al colectivo  “huéspedes del aire”, compartiendo anticipadamente la suerte de los desahuciados.

 De otros préstamos sí que dispuso, como el borrico en el que se montó para entrar en Jerusalén.  El evangelio de Marcos da muchos detalles de la operación: la condición que pone Jesús a la hora de pedirlo prestado era que no hubiera servido antes como montura, una manera de decir que no pertenecía aún a la esfera de lo útil. Si estaba atado junto a una puerta es porque tenía dueño y Jesús que, va a disponer de él sin ser su propietario,  promete que va a devolverlo pero no ofrece más aval ni garantía que el empeño de su  propia palabra.

 Último recuento de sus posesiones: al final sólo tenía  la túnica que llevaba puesta y acabó convertida en objeto de rifa porque los soldados que le despojaron de ella pensaron que eso les traía mejor cuenta que repartírsela hecha pedazos.

Pablo lo dirá más tarde con su lenguaje contundente: “Ya conocéis la generosidad de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, se hizo pobre  para enriqueceros con su pobreza” (2 Cor 8,9). Qué cosa tan disconforme, qué afirmación tan peregrina, qué convicción tan extravagante. Sólo los que se han decidido a creérsela se atreven a decir que es verdad.

 
Ver más

El Imperio del Ratón

Por: Jose Maria Marquez Vigil 26-10-2014

No es que esté muy a favor de los "Imperios del León",

de la opresión que puede llevar consigo el Poder con mayúscula, pero tampoco me caso con este otro tipo de ratones que ahora nos dominan y esclavizan sin ni siquiera darse a conocer… ¿Quiénes son y porqué les debemos pleitesía?

Otros héroes no casados con el poder como Robin Hood o el Cid cuyos nombres eran jaleados por la muchedumbre, o héroes de la solidaridad con los más desfavorecidos como los ya tristemente fallecidos Misioneros de San Juan de Dios, el Padre Miguel y el Padre Manuel, o tantos otros entre los que siempre tengo que recordar a mis admirados Gandhi y Madre Teresa, tienen nombre y apellido. Pero @1990ciberanonymous87… ¿Quién es y porqué se puede meter en nuestra casa, en nuestra vida, y amenazarnos impunemente pisoteando el derecho a la expresión de nuestros más enraizados valores de solidaridad y justicia?

No entiendo cómo ni porqué les hemos llegado a dar ese poder, pero mucha gente está asustada, por no decir otra palabra que suena más fuerte... A ver quién es el guapo que defiende desde su propio Blog o su Facebook el derecho a vivir del no nacido, o el derecho que ahora tiene a recibir ayuda el extremeño que ha subvencionado durante tantos años la industria textil catalana… Yo mismo puedo tener una opinión contraria en ciertas circunstancias, pero me sigue sorprendiendo enormemente que derechos fundamentales como el derecho a la vida o la solidaridad entre las regiones se puedan llegar a convertir en incómodos y políticamente incorrectos, y que sus defensores tengan que esconderse…

Venga, me voy a atrever a decir la palabra, voy a echarle valor… ¡Excálibur! ¡Ya está! ¡Lo he dicho! Y ahora van y me linchan… De hecho, aunque parezca increíble, ¡hemos recibido amenazas de muerte por mencionarlo, igual que aquellos fanáticos del Islam que querían asesinar al escritor Salman Rushdie o al autor de las caricaturas de Mahoma!

Todo empezó hace un par de semanas, cuando ingresaron a Teresa Romero, y multitud de gente se echó a la calle en defensa de su perro... En tan solo unas horas se reunieron 450.000 firmas para que se tratara al perro y ya sabéis lo que pasó después. 

Personalmente me encantan los animales y más los perros, pero habida cuenta que el tratamiento del Ébola cuesta al sistema sanitario español la friolera de 2 millones de euros por enfermo, y que en estos momentos no se está tratando correctamente a los africanos infectados con Ébola (ni tan siquiera hay fondos asignados para tratar una gripe o un esguince a los sin papeles en nuestro país, y por ese mismo motivo, les echamos a palos de la Valla de Melilla...)… Por todo ello escribí un tuit, tal vez políticamente incorrecto, que venía a decir que la vida de un perro vale más que la de un africano (https://twitter.com/jm_elbarbas/status/519930984738095105). Nadie vio este tuit, pero pocos días después otra voluntaria de Africa Directo subió un post parecido a Facebook y enseguida se hizo viral visitándolo 2 millones de personas (https://www.facebook.com/154243311279767/photos/a.562245580479536.1073741829.154243311279767/725527567484669/?type=1&theater ). Numerosos animalistas se metieron en nuestro Facebook para insultarnos, calumniarnos e incluso amenazarnos de muerte. ¿Y quiénes son estos animalistas? Yo he visto alguna vez en la tele a esas mujeres de torso desnudo y casco vikingo que se pasean vociferando por las plazas de toros, asombrosamente parecidas a las que también semidesnudas se presentaban en la Conferencia Episcopal lanzando a sus miembros ropa interior pintada de rojo… Habrá animalistas de ésas, que supongo son las que escribían los comentarios más sangrientos, pero también habrá muchas otras más normales que sienten compasión por Excálibur, como nosotros, pero que no están dispuestas a comprender que esto es como el “Un, Dos, Tres…” y hay que elegir… ¿La Calabaza o el Apartamento en Torrevieja? Por supuesto que no comparto que hayan sacrificado a Excálibur, pero con la escasez de fondos que tenemos... ¿curamos a Excálibur o a los cientos de miles de sin papeles que están en España fuera del Sistema Sanitario?, ¿o a los miles que quieren entrar por Melilla?, ¿o a los millones que viven y mueren en Africa a los que se les ha cortado ya el grifo de la Cooperación?

Nadie ha hablado del Nigeriano que murió en Barajas el otro día. Se ha decidido sin derecho a réplica que era un traficante, lo cual es posible pero no probado, pero antes de que nadie lo sospechara se le dejó morir por si acaso tenía el Ébola. ¿Le habría salvado llevar a mano un disfraz de Pluto? Cualquiera se atreve a tuitear ahora un mensaje en este tono…

El ratón permite a los anonymous votar donde van las subvenciones, callar a los demócratas, amenazar a los valientes, juzgar a los inocentes… ¡A golpe de click! Sigamos luchando por un mundo en el que un día rija el Imperio de la Hormiguita, ni León ni Ratón, la pequeña y trabajadora hormiguita que granito a granito, humildemente, sin descanso, se enfrenta a inviernos y construye un hormiguero, un país, un mundo, a prueba de “Trolls”.

 
Ver más

EL EGOLA

Por: Santos Urias 17-10-2014

No, no está equivocado.

Este es el virus más letal y contagioso. El que nos aísla de la gente, el saca lo más bajo de nuestros ser, el que vive anclado en el miedo. Claro que es comprensible, tanto como que forma parte de nuestra condición y no seré yo quien se convierta en juez de los sentimientos de nadie. Pero también conviene conocer nuestras amenazas, aquello que nos hace débiles como personas y como sociedad.

El espectáculo de estos días hablaba un poco de eso.

Situaciones que nos desbordan y que más allá de las legitimas responsabilidades que se puedan exigir, nos recuerdan que no somos dioses, y que la naturaleza se encarga constantemente de ponerlo ante nuestros ojos aunque sea con realidades tan duras y crueles como la de la enfermedad y la muerte. 

Insensibilidades que son el exponente de nuestra humanidad: El ébola existe si entra en mi casa. Pueden morir cientos de miles en África ante la indiferencia o la pena inerte ante un televisor, pero si una vecina enferma se activan nuestras defensas. ¿Solidaridad? ¿Miedo? Una enfermedad de décadas que sólo se tomán en serio las organizaciones y las farmacéuticas cuando llama a nuestra puerta en forma de epidemia. (¿Dónde está la malaria?)

Recordarnos con rostros concretos que los profesionales tienen mucho de vocación y de servicio. Médicos, enfermeras, auxiliares, limpiadores, misioneros, religiosas, cooperantes, gente de a pie… Aquí o allá. Los que se dejan rozar con la prudencia del sentido común, pero sin que el miedo a vivir les atenace.

Sigue sorprendiéndome ver gente durmiendo en la calle, niñas embarazadas sin futuro, abuelos en las residencias o en las viviendas solos, con la única compañía de un botón rojo, alarma de una sociedad en destrucción. Y en las redes manifestaciones, mensajes, un movimiento ciudadano que lucha por la vida de un perro. Amo la naturaleza y me encantan los animales. Especialmente verlos en libertad, como a las personas. Y creo en la defensa de sus derechos. Pero no comprendo lo segundo y que ante lo primero miremos hacia otro lado. Quizás es más fácil acariciar a un cachorrillo que visitar a una abuela. 

El egola se contagia con facilidad. Pero existe vacuna: la “sensibilicina”. Despertar nuestra sensibilidad; escuchar, mirar, comprender, aceptar, compartir, darse cuenta que los problemas de los demás son mis problemas. Dosis de ternura para sanar nuestras heridas.

Ver más

La cultura del secreto

Por: Juan María Laboa 09-10-2014

Todo poder, tanto político como eclesiástico

 mantiene con constancia y argucia la política del secreto, oculta los desmanes de sus miembros, utiliza cuando ha sido descubierto el argumento del “tú más”, que no justifica nada, pero amplia la presencia de la basura.

La transparencia no forma parte de los usos del poder y cuanto más poder se detenta más posibilidades tiene de ofuscar la claridad, la verdad y la realidad, pero para ser realistas, todos nosotros tenemos una capacidad desconcertante de engañarnos a nosotros mismos, de mentirnos y de mentir, de engañarnos y de engañar.

En la Iglesia, con demasiada frecuencia, se ha tapado la verdad con el argumento de que no había que escandalizar a los débiles. En realidad, los débiles no eran escandalizados, porque eran conscientes de la debilidad humana, pero sí eran penalizados y apaleados. El tema de la pederastia ha sido un pecado gravísimo que ha resultado más penoso por no haber sido señalado y castigado a tiempo, pero creo que podemos afirmar que el pueblo fiel ha soportado y sufrido muy a menudo a sacerdotes pecadores, dogmáticos, irritables e intolerantes, que han permanecido en los pueblos demasiado tiempo sin que la autoridad eclesiástica les liberara de ese castigo.

Jesús definió a su apóstol Natanael como un hombre sin falsedad, un elogio extraordinario de quien se había proclamado como la verdad y la vida.  Un hombre sin tapujos ni dobleces, una persona transparente, capaz de ir por la vida con el sí y el no. Un hombre que no hablará de Dios en vano.

 

En una situación como la nuestra en la que la verdad se diluye, se enmascara, se maltrata, aspirar a la transparencia en nuestro modo de vivir y de relacionarnos con los demás constituye un programa de vida que valdría la pena intentar porque todo resultaría más fácil y mejor. Una sociedad que viva en la verdad compartida debe resultar gozosa y maravillosa.

Ver más

¿Te vienes a Sierra Leona?

Por: Jose Maria Marquez Vigil 05-10-2014

Suena a broma.

¿Es que alguien va a querer irse ahora a Sierra Leona? Os reconozco que yo estoy tentadísimo, y seguro que vosotros lo estaríais también si entendierais lo que esa pregunta conlleva realmente… En cualquier caso, os voy a pedir que vengáis a “otra Sierra Leona” y… ¡¡¡espero que os traigáis a todos vuestros amigos y conocidos!!!

El otro día me reencontré en Africa Directo con Coco, un voluntario que ha vivido ya un par de años en Sierra Leona. Este año fue muy complicado para él, y sufrió lo indecible para volverse a España en Agosto, cuando las fronteras se habían cerrado por miedo al Ébola. Lo mejor era cerrar bien cerrado todo el país, como la serie esa de “La Cúpula”, y tirar la llave al Mar… ¡¡¡Así no nos contagian!!! Finalmente Coco consiguió venir a España via Senegal con Cristina, su chica, y aquí están ahora aunque… Coco se vuelve en unas semanas. No puede seguir aquí tranquilamente sabiendo lo mucho que puede hacer ahí y lo mucho que se le necesita ahora. Ya estamos otra vez con la parábola de los talentos…

Me acordaba de un episodio de mi niñez. Siendo un renacuajo, mi madre me llevaba en su coche todo repeinado y arreglado. No recuerdo donde me llevaba, pero si recuerdo la sensación de confort y limpieza con la que iba sentado tras ella, con ella… Y de repente ¡CRASH! Una moto con una pareja joven salió de una casa sin mirar y se estrelló al encontrarse frente al coche. Los dos chicos, él y ella, estaban tirados en el asfalto, la moto destrozada como sus ropas, y sangre por todas partes. Gracias a Dios no pasó absolutamente nada (aunque en esa época la gente iba en moto sin casco…). Pero la sangre es muy escandalosa y mi madre salió corriendo a por ellos para meterlos a los dos dentro del coche y llevarlos a un Hospital. ¡Qué asco!”, pensé… Tengo metido dentro de mi recuerdo el repugnante olor a sangre y heridas abiertas, y mi desagrado ante las manchas que esos dos extraños estaban dejando en el coche de mi madre en el que minutos antes iba yo tan limpito y a gustito…

He repetido varias veces las palabras “coche” y “limpieza”, pero realmente es la sensación que tenía. De estar resguardado en el terreno de mi madre (ese coche, que no recuerdo ahora pero probablemente sería un mini…) y del entorno de confort y limpieza que me rodeaba. Y supongo que es así como nos encontramos todos en nuestra casa, nuestro trabajo, nuestra familia… Limpitos, confortables, lejos de ese país “que nos quiere contagiar y fastidiar”.

Supongo que la madurez consiste en crecer desde ese niño que va limpito con su madre, y aprender de esa madre que se olvida de todo y corre a por “el prójimo”. No podemos crecer si no crecemos también en solidaridad hacia ese prójimo que nos expande desde nuestro ombligo hasta la infinitud del mundo… ¡Y esa es la lucha!

Mirando entonces la amenaza del Ébola desde este otro punto de vista más cristiano podremos entonces entender las razones y las palabras de Coco. Como él dice, esta terrible enfermedad ha matado en Sierra Leona a algo más de mil personas. El número de infectados puede ser el doble, pero el de afectados es…. ¡cien veces superior! Para evitar el contagio se han cerrado los colegios, los mercados… La gente tiene miedo de viajar en el autobús pegado a otro, o comprar los tomates al que los cultivó y necesita ahora venderlos… Se han abierto muros entre las personas, y eso en la economía de subsistencia de uno de los países más pobres del mundo significa un muro a la circulación del dinero y al desarrollo socioeconómico. El número de desplazados que han aparecido en las ciudades huyendo de las zonas de mayor contagio se cuenta en decenas de miles, y el número de huérfanos del Ébola también. En África, la familia extendida (tíos y vecinos…) se ocuparía del niño que perdió a su padre en un accidente de autobús o a su madre dando a luz, pero una madre que murió de Ébola puede habérselo contagiado a sus hijos, y ante el miedo es difícil arropar a ese niño desvalido y dejarle un sitio junto a tus propios hijos…

Coco ha estado construyendo varias Escuelas, una de ellas con fondos de Africa Directo (se pueden ver fotos de la escuela pinchando aquí: http://t.co/5smFhGH5i8 y aquí: http://t.co/E2qtALi69Y ). Pero ahora vuelve para ponerse a las órdenes de los Salesianos y colaborar con su programa de atención a los niños de la calle. Las calles se han llenado de huérfanos, desplazados, los más desvalidos y pobres entre los pobres a los que hay que alimentar. En un país en estas condiciones tan solo los religiosos se quedan a ayudar a los más necesitados porque su compromiso es más importante que su recuerdo de “estar limpitos en el coche”, y Coco se va con ellos.

Nosotros podemos irnos con Coco. El Viernes 17 de Octubre Africa Directo va a hacer una Fiesta en la Casa Club, en la calle Pinar 17 (frente al Instituto de Empresa, en Maria de Molina). Va a estar muy bien. Cena tipo cocktail con bebidas por solo 25 euros, en un sitio espectacular y un ambiente único. En un sitio así no nos puede dar ninguna vergüenza ofrecer, invitar e incluso “presionar” a nuestros colegas y amigos para que vengan, disfruten y conozcan a Coco que nos contará lo que va a hacer. Con nuestro donativo se pondrá en marcha el programa de ayuda a los niños de la calle afectados por el Ébola, con lo que tenemos que ser muchos ya que cuantos más seamos más ayudamos. Puedes ver la información sobre el evento en este link:

http://www.africadirecto.org/index.php?m=Eventos&op=ver&eid=262

Vente y traete a muchos, y que ellos se traigan a muchos más!!!! Traeros cada uno a un mínimo de 17 amigos el día 17 a la calle Pinar 17… Y seguro que al menos 17 niños os lo van a agradecer! Yo también os lo agradezco en su nombre.¡GRACIAS!

Ver más

AMIGOS

Por: Dolores Aleixandre 04-10-2014

Los sabios de Israel decían cosas cargadas de razón,

 que para eso eran sabios, y al tema de los amigos le dedican sentencias fantásticas: “Al amigo fiel tenlo por amigo; el que lo encuentra, encuentra un tesoro; un amigo fiel no tiene precio ni se puede pagar su valor; un amigo fiel es un talismán…”(Eclo 6,16); “Amigo nuevo es vino nuevo: deja que envejezca y lo beberás” (Eclo 9, 10); “En toda ocasión ama el amigo, el hermano nace para el peligro” (Pr 17,17)…

A la hora de contar historias de amistades, ahí están Rut y Noemí, nuera y suegra, que lo tenían difícil para ser amigas: no coincidían ni en edad, ni en patria, ni en lengua, ni en cultura, ni en religión. Pero eran viudas sin hijos y emigrantes sin un céntimo y se las apañaron para establecer entre ellas un precioso vínculo de complicidad y cooperación. Tejieron entre las dos una sagaz trama en torno a Booz,  un soltero ya madurito y con posibles; él terminó por enamorarse de Rut, la cosa acabó en boda y nació un niño que iba a ser nada menos que abuelo de David.

Otros amigos de renombre fueron David y Jonatán, una amistad que surgió de manera fulminante: “Jonatán se encariñó con David y lo quería como a sí mismo;  se quitó el manto que llevaba y se lo dio a David, y también su ropa, la espada, el arco y el cinto”. (1 Sam 18, 5-7). También David lo quería muchísimo, tanto que, cuando se enteró de su muerte en combate se puso a llorar y gemía: “¡Jonatán, herido en tus alturas! ¡Cómo sufro por ti, Jonatán, hermano mío! ¡Ay, cómo te quería! Tu amor era para mí más maravilloso que el amor de mujeres…“(2 Sam 1, 27). Y que nadie piense lo que no era: David tenía concubinas por un tubo,  además de aquel affaire con Betsabé que pueden leer  en 2 Sam 11. 

Pero todo esto es nada en comparación con la amistad entre Jesús y sus discípulos. Es verdad que él tenía inmensa compasión y ternura con la gente machacada que se iba encontrando, y por eso los sanaba y se acercaba a ellos y les decía palabras de ánimo, pero amistad, lo que se dice amistad, con quienes la tuvo fue con los Betania’s brother and sisters y con el grupo de amigos y discípulos que iban con él (mujeres incluidas): pasaron mucho tiempo caminando, descansando y comiendo juntos, compartiendo alegrías y rechazos, hablando de las cosas del Reino. Él buscaba su compañía, excepto cuando se marchaba solo a orar: había en él una atracción poderosa hacia la soledad y a la vez una  necesidad irresistible de contar con los suyos como amigos y confidentes. Al principio ellos creyeron merecerlo: al fin y al cabo lo habían dejado todo para seguirle y se sentían orgullosos de haber dado aquel paso; les parecía natural que el Maestro tomara partido por ellos, como cuando los acusaron de coger espigas en sábado y él los defendió (Mc 2,23-27); o cuando el mar en tempestad casi hundía su barca y él le ordenó enmudecer (Mc 4,35-41); o cuando volvieron exhaustos de recorrer las aldeas y se los llevó a un lugar solitario para que descansaran (Mc 6,30-31). En la escena de la transfiguración, en medio de resplandores, blancuras refulgentes, visitantes ilustres, nube y voz del Padre, Jesús no pierde de vista ni un momento a sus tres amigos, acobardados y encogidos en medio de semejante apoteosis. Se acerca a ellos,  los toca para tranquilizarlos y es casi como si  le dijera al Padre: “Hablamos luego, Abba. Ahora llévate a la nube, que se me están asustando estos chicos…” (Me van a echar de la asociación de biblistas por hacer este tipo de exégesis…)

En los preparativos de la última cena, ni una referencia por parte de Jesús a ritos, ázimos, cordero, oraciones o lecturas: quiere cenar con sus amigos y para eso necesitan encontrar una sala en la que haya espacio para estar juntos esa noche,   sólo con lo necesario para celebrar entre amigos. “Iré delante de vosotros a Galilea”, les dijo,  y será ahí donde se reencuentran gozosamente junto al lago. 

La Pascua ha ensanchado el círculo y ahora esa experiencia de amistad con el Viviente está abierta para todos nosotros.  Un sufí decía:  “Viendo las huellas dejadas por la brisa, mido lo que será el Huracán de la alegría”. 

Esa alegría única que posee el Amigo que nos espera en Galilea.

 

Ver más

VAMOS QUE NOS VAMOS

Por: Santos Urias 03-10-2014

Vamos que nos vamos.

 El tiempo está de tormenta: “que llueva, que llueva...” Gente que corre sin saber muy bien hacia donde. Gritos y pataleos. Alguno que se siente profeta y se agarra un cartel y sale a pasear: no importa mucho lo que diga, pero que esté envenenado. Los de corbata con su corbata, creyendo que el traje gris les inmuniza de la verdad y de los besos. En un rincón con sus barbas los vendedores de humo: “baratito que estamos de oferta; como las sirenas de la Iliada, sabremos decir lo que tus oídos quieren escuchar”. Y los cabreados quieren escuchar de todo, pim, pam pum, hartos de la casta Susana, la habrían seducido para denunciarla y manchar su reputación. Y qué fácil es seducir con becerros de oro, con fiestas y oropeles.

Algunos dicen: para este viaje no necesitaba alforjas. Aprovechan la confusión para encerrarse en su casa. Es mi casa, yo soy el dueño, mis cosas, mi perro, mi canario, mi cocina... Y los vecinos desde el patio le miran con perplejidad: “¿pero que le pasa al del tercero? Comenta que él se borra de vecino. Vaya lio, ¿no? ¿Y el pasillo? ¿Y el patio? No importa, que se borra, que es un pálpito”.

Y unos cuantos imaginan y hacen malabares con los versos. La poesía y la música se han convertido en contrabando: traficando con la belleza. Y la gente no se extraña de que alguien quiera morir; “a mí me parece bien, es su derecho”. Anda como el del tercero. “Mi casa, mis cosas, mi perro, mi canario, mi decisión...” Mi, Mi, Mi; no sé a esto le faltan notas; algún Fa, algún Re, pero sobre todo algún Sol. Algo que ilumine un poquito y que nos haga menos egocéntricos tal vez...

Parece que el mundo anda loco, y que conste que la locura me pone. Tengo amigos desequilibrados: los quiero, me quieren; me enseñan a reír, a callar, a rezar... Yo también ando en locuras: me paro con los transeúntes a charlar, disfruto con una conversación, pienso en alto, intento ser autocrítico, hago meditación, no considero casi nada de mi propiedad, y lo que es más grave: tengo amigos de verdad. No de los que te dan la razón, si no de los que razonan contigo.

Que no decaiga la fiesta, que nos embriague la vida, que las antorchas sigan ardiendo. Vamos que nos vamos. Este viaje continúa.

Ver más

Página 1 de 5, mostrando 20 registros de un total de 90, desde el 1, hasta el 20

<< anterior | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 |
Login de usuarios