Lunes 25 de Septiembre 2017

¿un papa de derechas o de izquierdas?

Por: J. Lorenzo 30-09-2013

Ha escrito Juan Manuel de Prada

 un artículo que es la crónica de un desencanto o una caída del caballo, pero al revés de la dePablo. Al parecer, le ha disgustado la famosa entrevista que los jesuitas le han hecho al papa Francisco, sobre todo aquello de que “jamás he sido de derechas”. Personalmente, considero que eso es de lo menos relevante de esa larga conversación con Antonio Spadaro, pero justo ahí, tras la costalada, le ha salido al escritor un importante cardenal, que es lo propio, dadas las circunstancias.

Se entiende el desconcierto de De Prada. Él, que puso su pluma y palabra a disposición de la causa evangelizadora como el que más, y que fue paseado por diócesis y encuentros como nuevo apóstol de la intelectualidad católica, seguramente convencido de que quienes se lo disputaban sí que eran “de derechas” porque entre ellos no se sentía desubicado mentalmente, se encuentra ahora al sucesor de Pedro deconstruyéndole todo un andamiaje de años. Y eso que es la primera vez que Bergoglio utiliza en público esa expresión. El monje Enzo Bianchi ha hecho un estudio sobre las palabras más utilizadas por este Papa en sus pocos meses de pontificado y nada significativo de “izquierdas” o de “derechas” aparece en el mismo. Lo que más ha encontrado que ha repetido son las palabras “alegría” y “misericordia”.

Lamento el disgusto que se ha llevado el novelista, lo cual no quiere decir que me parezca bien que el que fuera cardenal de Buenos Aires no haya sido nunca de derechas. Me parece que está de más, si lo que le guía es el Evangelio. Lo que me preocuparía es que su opción política, fuese la que fuese, y en el caso de que la tuviere, se le notase más que la evangélica. Algo que sí que ha pasado en la Iglesia en España –de ahí tal vez el equívoco del autor–, donde los acentos de algunos pastores se han confundido con los de algunos políticos. ¿Quiere decir esto que los obispos no tienen que tener ideología? No, lo que quiere decir es que no tienen que ir enseñando continuamente su papeleta electoral. Tienen que ayudar a discernir, pero no es necesario que también intenten depositar el voto de los fieles en la urna. 

Ver más

La macrobeatificación de Tarragona como oportunidad

Por: J. Lorenzo 25-09-2013

En menos de un mes, el 13 de octubre,

Tarragona acogerá la mayor macrobeatificación de la historia. Un total de 522 mártires del siglo XX –así se ha querido denominar a este acontecimiento que tantos retos supone y que tanto interpela a la Iglesia en España– serán propuestos como modelos de vida cristiana.

En una época especialmente convulsa de nuestra historia común, fueron asesinados por su condición de creyentes, por su testimonio personal, por su ministerio apostólico entre sus contemporáneos, niños, jóvenes, mayores, daba igual. Son vidas truncadas de hombres y mujeres –algunos apenas habían mudado el semblante adolescente– que merecen ser recordadas en unos tiempos poco dados a las grandes causas y entregas desinteresadas.

Es de alabar el esfuerzo que las instituciones implicadas en este proceso están poniendo para limar de cualquier connotación política o revanchista lo que no es más que un acto de reafirmación de una fe que tiene su máximo sentido en el amor sin límites a los demás e, igualmente, en una misericordia sin peajes.

Siempre hay algún verso –ripio, en este caso– suelto que puede hacer desafinar lo que se quiere que sea una melodía pensada para el perdón y la reconciliación entre todos los españoles. No parece poca cosa en estos tiempos donde la memoria colectiva parece una cuneta que se vuelve a llenar de afrentas y cuentas pendientes.

Y en este contexto social con un cierto sabor a déjá vu, esta macrobeatificación se presenta como una gran oportunidad para ser ofrecida como una mano tendida a todos, lejos de aquellas interpretaciones con que fueron acogidas otras ceremonia similares, incapaces de dejar totalmente de lado el tufillo de cruzadas y banderías.

Como ha dicho el papa Francisco en su sorprendente carta al fundador del diario La Reppublica, “ha llegado el momento de entablar un diálogo abierto y sin preconceptos” con la cultura moderna, sí, esa aún demasiado impregnada de resabios y prejuicios. Los mismos que se detectan en una parte de la Iglesia, más cómoda en el pasado que mirando al futuro.

Por eso, este acto eminentemente religioso en la antigua Tarraco es hoy más que nunca el adecuado para mostrar que la Iglesia no está contra nadie, sino con todos. Aunque en el camino se deje la vida de sus hijos e hijas.

Ver más

El buen Pastor

Por: Juan María Laboa 19-09-2013

Todos los días del año la Santa Sede

anuncia el nombramiento de nuevos obispos, una de sus actuaciones más relevantes.  Para los cristianos los obispos en general son importantes, pero puede resultar decisivo el obispo de su diócesis particular. Y en esas estamos en estos meses en Madrid, con un obispo caducado y sin ninguna idea de su sucesor.

Los periódicos escriben del tema según sus criterios, los cristianos madrileños comentan y se preguntan, pero, en realidad, nadie sabe nada.  Hay algún nombre presente en todas las quinielas y otros aparecen y desaparecen. Obviamente, no nos parece nueva la situación, pero cada día resulta más sorprendente e inaceptable.

De hecho, buena parte de los cristianos consideramos anacrónico y cristianamente insostenible que una comunidad de adultos, bautizados, responsables de su fe y de la marcha de la Iglesia, no tengan ni voz, ni opinión ni voto, es decir, ningún atisbo de participación, en algo que les atañe tan personalmente.

Da la impresión, a veces, que lo importante no consiste tanto en elegir al mejor para una comunidad concreta, sino en satisfacer los deseos de un cardenal o a un obispo amigo, en agradecer servicios prestados o fidelidades pasadas, en solucionar  un problema existente en otra diócesis que no tiene nada que ver con la vacante de marras.

Me pregunto en este momento con una cierta inquietud si  Roma busca el perfil adecuado para animar y fortalecer una diócesis desesperanzada o si se contenta con resolver la situación de un obispo ya amortizado. “Todos somos Iglesia” afirmó el papa con fuerza, señalando a los asistentes de la última audiencia pública en la plaza de san Pedro. Pronto  tendremos ocasión de comprender el sentido de la frase.

Mientras tanto, llama la atención el silencio de los sacerdotes y laicos madrileños. ¿Cómo es posible que no nos reunamos en las parroquias para expresar nuestros deseos y esperanzas, para proponer el perfil y, tal vez, el nombre deseado? ¿Será que no nos importa o que el  sistema de elección habitual ha conseguido que no nos sintamos comprometidos?

Ni siquiera nos reunimos para rezar que sea elegido un buen obispo. ¿Hemos perdido toda esperanza? ¿Sospechamos que da lo mismo uno que otro? Sin embargo, vivimos un momento especial en la Iglesia, el papa Francisco ha hablado muy claro sobre el perfil exigido para ser un buen pastor, y debiéramos considerar que nuestras voces, por débiles que resulten, pueden ser escuchadas.

Ver más

PARA PODER VER

Por: Santos Urias 19-09-2013

Quitándonos el polvo de las vacaciones.

 Un tiempo tan necesario que hasta el mismo Dios descanso para poder contemplar, para gustar, para ver con perspectiva. Saber que somos necesarios nunca imprescindibles. Calibrar los esfuerzos, los afectos. Soñar, reír, llorar; momentos para la soledad y el silencio, y para la música y la danza. 

Visitamos una isla de las Canarias. Todo te lo venden envuelto de sol y de playa, regado por ingleses, alemanas, relaciones públicas que bien podrían ayudarnos en esto de la evangelización. Sólo algunos alquilan un coche en esos días, y de esos algunos otros pocos se aventuran a tomar las carreteras de las montañas. Curvas y más curvas: subidas, bajadas y unos barrancos que quitan la respiración. Vas pasando pueblos y en cada uno descubres una pequeña curiosidad, un pequeño regalo; cada vez menos gente, cada vez más lejos. 

Fataga, el Roque del Nublo, el Roque de Bentaiga, y allí al fondo, con Unamuno mirándonos a los ojos, Artenara. Asomados en aquel mirador sólo se respira la piedra, el mar de piedra que diría el poeta; la isla que como un réptil se sacude las nubes y se expone al sol y a la brisa del mar. 

Mareados para llegar hasta aquí, pero como todo en la vida, un esfuerzo que compensa con creces el momento, la visión. Esas manos del alfarero que modela su barro, nos recrea y nos recuerda que está aquí, que sigue aquí, que nunca se ha ido, que sólo hay que saber mirar. 

Me sumerjo en el trabajo: vuelta a las tareas. Me preparo, vienen curvas. Desde este mirador todo se contempla mejor. 

 

Ver más

La oveja perdida

Por: Jose Maria Marquez Vigil 17-09-2013

Intentaba escuchar las lecturas de este domingo.

 La niña que leía el A.T. era muy mona pero la verdad es que no se la oía nada. Decidi entonces sacar mi móvil para buscar el Evangelio del día. Ahí estaba San Internet para ayudarnos a mi mujer y a mí, un poco sorderas ya, a leer las lecturas como su propio nombre indica... Porque ya que estamos en el siglo XXI, ¿porqué no aprovechar las nuevas tecnologías para escuchar mejor la Palabra?
El Evangelio era el de la oveja descarriada, la moneda perdida y el hijo pródigo. La homilía suele centrarse entonces en el tema del Perdón. Pero mientras lo escuchaba, o más bien mientras lo leía, pensaba más bien en el Perdón PARA... Porque el pastor busca activamente a la oveja Para meterla en el rebaño, y la mujer busca la moneda Para meterla en el monedero. El padre perdona al hijo pródigo y festeja su llegada Para qué pase a ser parte de la familia. Me venía a la mente que, si queremos ser buenos cristianos, deberíamos buscar activamente ovejas descarriadas e hijos pródigos Para que pertenecieran a la comunidad cristiana.
Me acordaba de un periodista un poco tirando a rojeras, de la SER, que vino en cierta ocasión a Malawi. Años después trabajaba para la campaña del PP en Pozuelo. “¿Qué haces tú con los del PP?”, le pregunté sorprendido… “Realmente es a gente como a mí a los que necesitan en su campaña de medios”, me contestó. “Date cuenta que el PP tiene al ochenta por ciento de sus votos cautivos. Digan lo que digan y hagan lo que hagan, les votarán seguro. En realidad, su Campaña debería ir dirigida a minorías indecisas y un poco alejadas del programa central del partido”.
¿Y no es esto lo que debemos hacer los cristianos al dejar las 99 ovejas y buscar a la descarriada? ¿No es esto lo que nos propone el Maestro cuando nos sugiere comer con publicanos y pecadores?
Pensaba en esa oveja mientras seguía la liturgia. ¿No debería cambiar la Iglesia esa liturgia para acercarse a las ovejas descarriadas e hijos pródigos? No solo “perdonar”, sino, como el ama de casa que busca la moneda, barrer y poner la casa patas arriba hasta que la encuentre. Porque los que no llevaran internet en el móvil o no se les hubiera ocurrido leer ahí las lecturas, estoy convencido de que no se enteraron de la misa la media... Y desde que el Concilio Vaticano II cambio el latín por las lenguas más populares, parece ser que el objetivo es más bien que nos enteremos de qué va la misa.
También fueron muy bonitas las peticiones. Yo las escuche muy atento porque varias de ellas las leyeron mis hijos, pero seguro que mucha gente se quedó también sin enterarse de nada.
Volviendo a las tecnologías del siglo XXI, ¿No sería facilísimo leer las lecturas o las peticiones todos en una pantalla proyectada sobre el altar?
Después se puso a cantar don José María, un sacerdote muy querido y muy admirado pero no por su melodiosa voz. Si existiera esa pantalla podríamos haber leído todos al unísono. E incluso podríamos haber tenido tal vez una música de fondo, a falta de un buen coro. La verdad es que cuando sientes una canción y participas en leer/cantar/entender su letra, la liturgia cambia como la noche y el día.
Mi muy querido amigo Gabriel, una persona muy religiosa y con una grandísima fé, diría que el que no quiera entrar por la estrecha puerta que se quede fuera. Pero para mí que la búsqueda de la oveja o la moneda nos exigen algo más... Quizá las nuevas tecnologías podrían ayudarnos a llenar nuevamente el Templo. Por supuesto que se nos podrían ocurrir mil ideas. Desde comentarios o videos en youtube que acompañaran a la homilía, hasta la inclusión de gráficos y porcentajes participativos con la opinión de los feligreses ahí reunidos sobre un tema u otro... Creo que más que el futuro, se trata ya del presente y la Iglesia no debería dejar pasar esta oportunidad. O se quedará llena de personas mayores y vacía de nuevas generaciones…
Para finalizar, otra hija mía pasó el cepillo. ¡Y a la pobre se la olvidó un bloque entero de bancos! Al final eso es una pasta que una empresa no dejaría en manos de una niña, también muy mona, pero con tan solo 8 añitos… Y ya, rizando el rizo, no sé yo si debería haber también una maquinita como la que te encuentras en los peajes, para meter la visa cuando has venido a misa sin un duro y quieres dejar 1, 5 o 10 eurillos después de haber disfrutado de la Misa y haber escuchado al Párroco decir que la intención de la recaudación es para las nuevas vocaciones, o para ayudar a los más necesitados, o para la manutención de nuestro querido Párroco. Eso sí, todo con transparencia y eficiencia, para optimizar esos recursos escasos que son los feligreses y sus ayudas, las ovejas y las monedas…

Ver más

Armas químicas en la Iglesia

Por: J. Lorenzo 13-09-2013

Como en siria, también en la Iglesia

 hay un incontrolable arsenal de armas químicas en manos –y bocas– de indeseables. Son de uso común y basta, para ello, quitar la espoleta cerebral a algunas lenguas que, sibilinamente –de momento al menos– propalan medias verdades, habladurías o maledicencias de efectos corrosivos en la vida e imagen de a quienes van destinadas. En España hay muchos ejemplos de estas víctimas. Se marcan con una diana y se lanzan los gases tóxicos que, como los alfileres de un entomólogo, acaban paralizándolas, expuestas a juicios sumarísimos donde apenas tienen derecho a defenderse. Los efectos sobre su vida y obra suelen ser permanentes, aun cuando en algunas ocasiones sean tratados con el bálsamo de la reparación, de alivio pasajero, pues suele llegar demasiado tarde. De los efectos nocivos de estas lenguas de destrucción masiva (que se lo digan a la Vida Religiosa), que en ocasiones intenta hacerse pasar por mera crítica pero a la que delata su aversión a la caridad, está siendo incluso víctima el propio papa Francisco. Y no tiene que ver con las salidas de personajes como Sánchez Dragó, absolutamente desconcertado con lo que denomina “vuelo gallináceo” del “Papa Perón”, juicios propios de quien está acostumbrado a abusar del gas de la risa tonta. No, los gases más letales vienen de dentro y se fabrican a la sombra de las propias comunidades cristianas, un “fuego amigo” que se puede activar incluso con las manos entrelazadas y mirando al cielo, sin pestañear. De sus efectos –con ese desparpajo que irrita a algunos y que confunden con la demagogia– habló hace pocos días Francisco en una de sus homilías en Santa Marta, un manual de obligada lectura para aquellos párrocos que quieran tener a sus fieles cinco minutillos sin bostezar en misa. “Esto –dijo el Papa– sucede cada día en nuestro corazón, en nuestras comunidades cada vez que se acoge a alguien hablando bien de él el primer día y, después, cada vez menos hasta llegar a la habladuría hasta el punto de despellejarlo. Quien, en una comunidad, parlotea contra un hermano, acaba por quererlo matar”. ¿Habrían llegado ya a sus oídos las chanzas que se empiezan a hacer a su costa? Según Francisco, esto pasa cuando en una comunidad, en una familia, en una parroquia, no se está con el Señor. Por mucho que quienes expelen estas toxinas no dejen de invocar su nombre, me atrevo a añadir modestamente.

Ver más

Siria is not Soria

Por: Alfonso Carcasona 11-09-2013

Y Roma no es Madrid.

Viene a cuenta el título de esta reflexión en un chiste que recorre las redes sociales recordando al presidente de los Estados Unidos que no se equivoque de lugar a bombardear en el caso de que lleve adelante sus macabros planes.

El pasado 7 de septiembre el papa Francisco había convocado a toda la humanidad, especialmente, como es obvio, a los católicos, a una jornada de ayuno y oración a favor de la paz. Dicha jornada tendría su expresión máxima en la plaza de san Pedro, en la que se organizaría una vigilia desde las 1800 hasta las 2300, más o menos.

En Madrid el ayuntamiento había cortado la ciudad, y en especial los alrededores de la Puerta de Alcalá para celebrar la nominación de nuestra ciudad como organizadora de los JJOO de 2020.

En Roma se reunieron más de 100.000 personas para rezar por la paz en Siria. En una sencilla ceremonia se rezó en comunidad, con un objetivo común de enorme trascendencia, el conseguir la paz en una nación que sufre una horrible guerra civil que ha causado y causa miles de muertos y desplazados. Llamaba la atención que a esta convocatoria se habían sumado imanes (en especial el gran mufti de Damasco), rabinos, y líderes de otras religiones. Fue un acto ecuménico de relevancia mundial, realizado con una profunda espiritualidad. El altar desnudo, con la sola presencia de Santísimo. Lo que más me llamó la atención fue el sobrecogedor momento de silencio, que se extendió más de 20 minutos, en el que no se oía ni el respirar de las 100.000 almas reunidas en san Pedro.

Por el contrario, en Madrid la fiesta había reunido a cerca de 200.000 personas, que esperaban iniciar la fiesta a las 2230, cuando nos diesen la organización de los Juegos. Desafortunadamente no pasamos la primera votación, por lo que a las 2100 se empezaron a apagar las luces y desinflar los globos. Todo el mundo a casa, con una tristeza que tampoco se explica muy bien desde el punto de vista objetivo (¡estamos hablando de un evento que se celebrará dentro de 7 años!).

Muchos de mis amigos, gente que está en este mundo, no tenían conciencia de la jornada convocada por el papa. Muchos de los españoles no sabemos nada de lo que ocurre en Siria, y nos da igual. Solo ahora que Rajoy ha decidido apoyar por carta a EEUU en su intención de bombardear Siria (eso sí, sin aportar nada, igual que los americanos no pondrán un pie en Siria), los medios han empezado a repartir cera. Pero Siria, y sus habitantes, dan igual.

Sigámonos mirándonos el ombligo. 

Ver más

GIGAS DE ADVIENTO

Por: Dolores Aleixandre 09-09-2013

Ahora todo es interactivo

 (respondón decíamos antes…) y por eso, todo tingladillo, noticia, texto o noticia que se  precie, tiene que incluir al final unos cuadritos en los el lector pueda decir si le gusta o no le gusta lo leído e informar inmediatamente de ello a sus amigos, que estaban seguramente inquietos e  insomnes hasta saberlo.

Jamás he rellenado ninguno de esos cuadritos  y he evitado sistemáticamente notificar su contenido a mis amigos, agradeciendo igualmente que ellos se abstengan de hacerlo. Pero me fastidia que, justo ahí donde querría dar mi opinión, no me dejen. Un ejemplo: en la publicidad de una compañía de telefonía móvil anuncian con alborozo y de manera procesual para crear climax, la llegada de 4 Gigas. Dada mi cortedad  en estos campos (a duras penas sé lo que es la memoria RAM…), no me siento autorizada  a opinar sobre la trascendencia de esa llegada, al parecer gigantesca como su mismo nombre indica. Pero me  fastidia no poder decir algo sobre el imperativo categórico con el que concluye el anuncio: “Impulsa velocidad a tu vida”.

¿Dónde  puedo protestar diciendo que no es precisamente velocidad lo que quiero impulsar a mi vida? ¿A quién tengo que acudir para explicarle que lo que busco es serenidad, pausa, sosiego y ritmo lento? ¿Cómo informar en tiempo real  a mis amigos de la conveniencia de intercambiar experiencias sobre esto y animarles a la resistencia pasiva ante el avasallamiento de las prisas?

Si alguien sabe dónde puedo encontrar alguno de esos dichosos cuadritos que me permita expresarme, no dude ponerse en contacto conmigo. Muchas gracias.

 

Ver más

Una "auditoría pastoral" en la CEE

Por: J. Lorenzo 06-09-2013

Hay quienes esperan a las reformas de la Curia romana

como el punto de partida de los cambios para la renovación eclesial deFrancisco. Sin duda será una ayuda para llevar a cabo lo que tiene en la cabeza, pero sus líneas maestras ya están expuestas. Basta repasar sus dichos y hechos en Buenos Aires o releer los discursos en Río, que bebían ya –con expresiones textuales– de aquella época. Por eso, quien quiera saber qué se le exigirá a la maquinaria vaticana, ya tiene donde buscar. Y, de paso, se dará cuenta de que las exigencias no van a ser solo para esa élite eclesiástica, sino también para cada Iglesia particular.

Es este, pues, un buen momento para las auditorías. Algunas conferencias episcopales latinoamericanas llevarán a sus próximas plenarias los textos del Papa en Brasil, sobre todo el que dirigió al CELAM. Se trata de contrastar las reflexiones del sucesor dePedro con las líneas pastorales que se están siguiendo. Es un gesto de humildad, pues si algún cuerpo episcopal está imbuido del pensamiento de Bergoglio es el de aquellas latitudes, con el que pensó, discutió y escribió el Documento de Aparecida, y con el que se embarcó en la Misión Continental.

En noviembre, los obispos españoles se reúnen en Asamblea Plenaria. Y aunque hasta marzo de 2014 –cuando se celebran elecciones en la Conferencia Episcopal Española y se pone sobre el papel fin a la etapa presidencial del cardenal Rouco– muchos tendrán la cabeza en otro sitio o, simplemente, a resguardo, sin embargo la Iglesia española debiera ser una de las más urgidas a estudiar las palabras del Papa y contrastarlas con la opción evangelizadora que se ha venido llevando a cabo. Al parecer, en la Plenaria de marzo pasado hubo un intento de analizar, en sesión reservada, la situación de la Iglesia en nuestro país y su respuesta a los retos del momento, monumentales. No fue posible. Había demasiados demasiado noqueados por el clima de fin de época tras ver en un balcón a un papa latinoamericano. ¿Tocará en noviembre? Aunque Francisco ya gane él solo batallas por la CEE (desde su elección, más españoles se declaran católicos), aquí tenemos más urgencia de una “auditoría” que en América Latina.

Ver más

Ioan y las vacaciones

Por: Alfonso Carcasona 03-09-2013

Se turnan en la puerta del supermercado.

En esta época de crisis, recortando de aquí y de allá, todavía somos capaces de veranear, aparcar nuestros problemas algunos días y desplazarnos al mar o a la montaña, con nuestra familia y amigos. Acortamos días, o reducimos el gasto, pero cambiamos la rutina de la ciudad por la de pueblos.

Pero hay mucha gente que no veranea, y si lo hace, es de distinta manera. Son los pobres del primer mundo, los desheredados, que se trasladan al igual que los veraneantes, como acompañándoles, de la ciudad al pueblo.

Y se instalan en las puertas de los supermercados, o de las iglesias, al igual que lo hacen el resto del año en la ciudad.

Ioan es un rumano de edad indefinida, que se sentaba día sí y día no en la puerta de un supermercado de Palamós. Tiene una mano destrozada, imagino que por algún accidente hace muchos años. Con la mirada pérdida espera pacientemente a que alguien deposite una moneda en el vaso de papel. Se sienta en una maleta que contendrá todo su patrimonio. Estuve observando la escena durante un buen rato. Los turistas salían y entraban en el supermercado, la gran mayoría sin reparar en él. Con risas empujaban carritos o cargaban bolsas. Pudieron pasar unas 100 personas, de las que muy pocas veían a Ioan. Ay, los ojos de la cara, que muchas veces nos hacen ciegos a la realidad… El que lo veía recibía el mayor de los premios, el agradecimiento de Ioan, que recibía cada moneda con una sonrisa y un rezo a Ala.

¡Cuantos Ioanes tenemos a nuestro alrededor! Cuantas oportunidades de recibir una sonrisa sincera, de acercarnos a Jesús, tenemos todos los días. El está presto a curarnos la ceguera, solo hace falta que pongamos un poco de voluntad.

Ver más

La monja que le gustaría al papa Francisco

Por: J. Lorenzo 02-09-2013

A lo largo de una vida que acaba de apagarse el 25 de agosto,

tras dos años de un dolor que no le robó la sonrisa, Teresa Losada tuvo que escuchar más de una vez opiniones que consideraban que su entrega a los inmigrantes musulmanes en Cataluña era una pérdida de tiempo, pues con aquella gente no se conseguían conversiones. “No entendían nada”, decía esta franciscana misionera de María de quienes aún piensan que la fe ha de imponerse. Y seguía adelante, fiel a una vocación que la llevó, junto con otras hermanas, a fundar hace cuatro décadas un centro de encuentro y acogida –la hoy Fundación Bay al-Thaqafa (Casa de la Cultura)– por el que pasan 4.000 personas al año y que gestiona trece pisos donde se restañan, con dosis de escucha y dignidad, las heridas que dejan el desarraigo y la explotación. Al conocer la noticia del fallecimiento de esta monja, siempre presta a atender cualquier petición y a desbrozar con ternura, paciencia y humildad infinitas la ignorancia de tantos en materia de diálogo interreligioso –del que fue pionera en España, aptitud que le reconoció el Vaticano al nombrarla consultora–, se me vienen a la mente las recientes palabras del papaFrancisco sobre el papel de la mujer en la Iglesia: “Es más importante que los obispos y que los curas”. Y ella fue muy importante, sin pretenderlo, porque abrió un camino que ha sido modelo a seguir en cuanto a la acogida de colectivos musulmanes. Entrar en contacto con otra fe le hizo ahondar en las fuentes de donde brotaba la suya, y así, consecuentemente, ofrecer un testimonio netamente evangélico, ese que se agria cuando solo se da con teoría. ¡Cuánta frustración y rabia habrá desactivado! ¡Qué ejemplo para los empeñados en sostener que religión y violencia van de la mano! Al finalizar este Ramadán, el Papa envió un mensaje personal a los musulmanes, en donde les pedía que ellos y los cristianos debían de hablar bien los unos de los otros. Teresa se pasó más de media vida haciéndolo. Estoy convencido de que para Francisco, ella, como religiosa, no sería una monja solterona, sino “una madre”. Muchos ya la consideran así, aunque recen a otro Dios. 

Ver más

Página 1 de 1, mostrando 11 registros de un total de 11, desde el 1, hasta el 11

<< anterior | | siguiente >>
Login de usuarios