Lunes 25 de Septiembre 2017

Paso a paso

Por: Xabier Azcoitia 23-08-2012

Segunda quincena de este ferragosto ibérico,

van avanzando los días vacacionales. Tras unos días del camino a Santiago me he retirado a la montaña soriana. Aquí, a la sombra, es un decir, del pico Urbión, justo en la antesala del nacedero del río Duero, entre pinos, tomo un rato para escribir y enviar unas líneas que te acompañen querido lector, si aun existes y no has perecido entre los incendios, el sofocante calor y las lecturas del libro de las Lamentaciones de este Primer Año Mariano (PAM) plGdD.

Son muchos los temas que me vienen a la cabeza, la sequía, los incendios, la convivencia

en los espacios informales, la necesidad de ordenar los espacios y por lo tanto la

necesidad de la ley y la norma, incluso hasta de la coerción, la convivencia familiar, los

paseos mañaneros, por no hablar de los titulares de estos últimos días tanto de La Gaceta

como de El Mundo en lo referente a la excarcelación de Bolinaga o del número de

enfermos en fase terminal que pueblan los centros penitenciarios españoles ... Alfonso,

imagino, estará contento al leer esto, y pienso que pensará, "este curso escribirá con

cierta frecuencia". En ello estoy.

Volviendo al pinar, amigo lector, estos pasados días he revivido pensamientos y

emociones, es decir sentimientos, que sesteaban adormecidos en el baúl de los

recuerdos. Uno de ellos se ha ido transformando, paso a paso, en una letanía o quizá en

un mantra, depende de la tradición espiritual de cada uno y que reza así, "el camino no

existe, el camino se construye, yo soy el camino".

Cuando uno cuenta, no hay duda de que en mi caso con actitud malediciente y

provocadora, que ha estado en el Camino, es habitual que el interlocutor le añada una

partícula y el objeto circunstancial, _a, de, hacia, hasta_ Santiago. Otros animosa e

ingenuamente preguntarán, desde dónde has salido...

Llegado a este punto, y aunque haya muchos empeñados en lo contrario, afirmo que

algunos de ellos se encuentran en mi entorno más cercano, lamento comunicar que no

hay un camino a Santiago, ni de Santiago, ni hacia Santiago, a no ser que te llames así.

Nada de eso existe. Por ello, además de informar que el camino no empieza ni en

Somport ni en Orreaga o, para aquellos más internacionales, en Donibane Garazi,

quisiera darles a conocer que el camino empieza en tu casa, es decir en ti. En tu interior.

El camino soy yo, tu eres tu propio camino. Nadie tiene más hogar que sí mismo. Mejor

dicho, el camino no existe, el camino se construye, se elabora paso a paso, tu mismo eres

la calzada que estas construyendo.

Es cierto que hay una senda por donde otros han caminado previamente y cuyo paso ha

horadado en el suelo un surco similar al que las aguas previas generaron en los lechos de

los ríos actuales. Ese transcurrir ha permitido que a los lados de esa senda se hayan

levantado y erigido multitud de elementos que facilitan el caminar de los actuales

viandantes. Albergues, iglesias, túmulos de piedras, señales de piedra, estelas funerarias,

cruceros... Todos ellos hitos que recuerdan como otros muchos seres humanos pasaron

por allí construyendo la senda por la cual ahora yo transito, lugar común donde quien

pasó elaboró su propio camino.

Saber que otros pasaron antes anima. No solo anima, ademas ayuda porque el caminar

de los otros se convierte en experiencia y uno se pone en disposición de experimentar y

es así como se aprende de los aciertos y de los errores de los demás. Pero del mismo

modo que aguas pasadas no mueven molinos, las vidas de los otros no son tu vida.

Cada uno ha de hacer su propio camino. Y lo haces, consciente o inconscientemente

estás siempre haciendo tu camino. Nada ni nadie te puede apartar de el. Porque el

Camino no es la senda por la que vas, el Camino eres tu. Aplicando la propiedad

conmutativa, Tú eres el Camino.

Eso sí, puedes hacer tu Camino de muchos modos, siendo un turista accidental, un

viandante perdido o desorientado, un atleta preocupado por la meta, alguien que va a

Santiago, o un peregrino... Todos los que transitamos la senda, el vivir de nuestro tiempo,

hacemos en ella nuestro/ mi Camino. ¿Donde se inicia? Allá donde pernoctaste anoche y

siempre finaliza allá donde amanecerás para siempre.

Como te decía, cada uno hace su Camino. El mío me lleva ahora a la piscina porque hace

un calor de mil demonios y en la senda que me llevará hasta ese aparentemente

intrascendente destino habrá quien me acompañe, es decir, quien decida hacer su camino

junto al mío, pero ese será tema del siguiente comentario.

Feliz chapuzón.

Ver más

¿Políticos cristianos?

Por: J. Lorenzo 23-08-2012

Me inquieta la desafección social por los políticos.

Aunque las encuestas del CIS los colocan con fijación entre los principales problemas que declaran tener los españoles, no quiero pensar qué problemas tendríamos si no tuviéramos políticos. Pero no cualquier clase de político.

Me sobran las cuotas de andreas fabras que hay en todas las formaciones. Pero sí creo en esos hombres y mujeres con clara vocación de servicio público y que se entregan a él no como un fin en sí mismo, sino como una aportación a la construcción del bien común, más allá de las siglas que los amparan.

Cuando se habla del papel de los cristianos en la política, precisamente se subrayan esas características. ¿Pero realmente tenemos hoy estos perfiles?

En el PSOE son una fuerza marginal a la que se ningunea con descaro. Todavía amparados por las alusiones al humanismo cristiano de sus estatutos, en el PP, a los que aún son, no se les nota el acento.

Por lo que se ve, una cosa son los golpes de pecho que se dan en los cursos de verano para abordar el papel de los políticos cristianos, y otra torear, desde esos postulados, el bicharraco de la doble recensión, una en cada pitón. En semejante faena ni se les ve y, lo que es peor, no se les espera.

En alguno de esos cursos habría que recordarles qué es lo que la Iglesia espera de ellos: “La Iglesia nunca determinará qué autoridades deben gobernarnos, pero sí exigirá a todas que estén al servicio de la comunidad entera; que protejan y promuevan el ejercicio de la adecuada libertad de todos y la necesaria participación común en los problemas comunes y en las decisiones de gobierno; que tengan la justicia como meta y como norma, y que caminen decididamente hacia una equitativa distribución de los bienes de la tierra. Todo esto, que es consecuencia del Evangelio, la Iglesia lo predicará, y lo gritará si es necesario, por fidelidad a ese Evangelio y por fidelidad a la Patria en la que realiza su misión”.

En estos tiempos inciertos, esta parte de la homilía de Tarancón en la coronación del Rey sigue plena de actualidad.

Ver más

AMIGOS

Por: Santos Urias 13-08-2012

Cada mañana me encuentro un regalo en la puerta de mi casa.

Se repite como un ritual, como una ofrenda mística. Una flor, un verso, incienso quemado, el vuelo de una cigüeña, una copa compartida. Es la percepción de una vista aérea, donde tu isla se sumerge en un archipiélago. Desde el cielo todo se ve diferente. La soledad se percibe entonces asediada por pequeñas hogueras de amistad y la oscuridad se hace más tenue. 

En este laberinto de la vida los amigos son como pistas que a veces te ayudan a encontrar el camino, otras se pierden contigo y siempre te acompañan en la búsqueda. Se podría decir que tengo una extensa colección de amigos: de todos los colores y sensibilidades; valientes y cobardes; sensibles y primarios; artistas y maestros; espirituales y borrachos. Sus vidas son esos regalos a la puerta de mi casa. A veces llaman al timbre y avisan de su presencia. Otras sorprenden y se materializan de forma callada y anónima. Pero es saber que están ahí lo que remueve los rescoldos de la confianza. Pensarlos, saberlos, amarlos. 

Creo firmemente en la filosofía del abrazo, aun diría más, en la teología del abrazo. El abrazo expulsa demonios, libera endorfinas, segrega colores en la mirada, despierta la fe. El abrazo sereno, largo, prolongado tiene algo de “esto es mi cuerpo que será entregado por vosotros, esta es mi sangre derramada por amor…” 

Gracias amigos, amigas, por estar a mi puerta cada mañana, por ser, por existir; sin vosotros no sería lo mismo. 

Ver más

Los feligreses

Por: Alfonso Carcasona 13-08-2012

Misa de 12 de la mañana en Palamós (Girona).

Sorprendentemente, se había anunciado rociera, imagino que por la proximidad de la festividad de la Virgen. Diez minutos antes de empezar no cabía un alma. Esa es la buena noticia. La mala es que el más joven ya no cumplía los 70. Parecía la misa de un geriátrico. Algunos, despistados, se preguntaban en qué idioma cantaban. Les entiendo, porque incluso a mi me costaba seguir al grupo de señoras que se afanaban en cantarle a la Virgen.

Toda la liturgia en catalán, salvo el injerto del grupo rociero. Ni una referencia al mismo por parte del sacerdote, ni una chanza. El sermón religiosamente leído, como el de todos los domingos. Y así quieren que los menores de 70 años (ya no me atrevo a llamarles jóvenes) se interesen por la Eucaristía?

Resulta obvio que para los creyentes comprometidos con la Iglesia el envoltorio de la Eucaristía no sea lo más importante. Pero incluso a nosotros nos cuesta explicar a nuestros hijos que deben estar atentos a la liturgia. Una liturgia expresada de memorieta, sin sentimiento. Faena de aliño, repetitiva. Acabamos y a otra cosa.

Lo más bonito, lo más sentido, la Salve final. Muchos abandonaron la iglesia antes de que comenzase, y los que se quedaron tampoco parecían sentirla. Solo un par o tres de señoras, junto a nosotros que la cantábamos a medio pulmón, musitaban la letra. Hubiese tenido el mismo efecto traer un grupo rociero de lituanos.

Ver más

EL CONCEJAL ROBIN HOOD

Por: Jose Maria Marquez Vigil 08-08-2012

Erase una vez un Sheriff de Nottingham

 que secaba a impuestos a sus conciudadanos pidiéndoles un esfuerzo por su nación mientras él mismo y sus secuaces se llenaban los bolsillos… ¿Alguien conoce este cuento? Cualquier parecido con la realidad actual no es mera coincidencia…

En un Ayuntamiento madrileño, de esos que tienen muchos concejales del “PPSOE”, a un concejal  de un pequeño partido minoritario (UPyD) se le ocurrió hacer una propuesta un tanto  peregrina al Sr. Alcalde (de un gran partido mayoritario, por supuesto). Ya que hay que reducir déficit y deuda, ya que hay que recortar los sueldos de los funcionarios, ya que hay que reducir gastos, ya que sobran puestos, ya que se recortan prestaciones, ya que se suben los impuestos… ¿No deberían dar ejemplo los políticos a la hora de recortar sueldos? Parece ser que el Sr. Alcalde le miró enormemente sorprendido, como si estuviera viendo a un marciano, y le explicó que los concejales no pueden ver reducidos sus sueldos ya que tienen que mantener dos casas, la de su familia (en Madrid o su municipio de residencia real) y la de este pueblo en el que los concejales se ven obligados a residir oficialmente por el “que dirán los que les votaron”.

Así que con tantas familias a las que se les ha quitado el desempleo o la prestación social, o la beca comedor o la beca de libros de texto, o el sueldo, o el empleo, o la dignidad, o la vivienda… ¡Hay que sentir lástima por el pobre concejal que llega difícilmente a fin de mes para pagar sus dos viviendas! La de la ciudad en la que residen, sus hijos van al colegio, la familia tiene sus amistades… Y la ciudad a la que dicen estar sirviendo, pero que más parece la ciudad de la que “se están sirviendo”.

Esto me recuerda a un Comandante del SPLA (ejército de resistencia del Sur de Sudán) al que conocí hace más de una década en los Montes Nuba. Otros comandantes de alto rango como él, tenían a sus hijos estudiando en los EEUU ya que sus hijos no podían educarse en una zona en guerra con un sistema educativo tan deficiente. Este Comandante, un auténtico utópico, una magnífica persona, tenía a su familia viviendo con él en los Montes Nuba, ya que, como decía, mi misión es que en esta zona las cosas funcionen, tanto la paz como la sanidad o educación, que funcionen para mis hijos aquí como para los otros niños también aquí. No que funcionen para mis niños “allí” (en EEUU) y que entonces no me preocupe personalmente por el estado de la situación “aquí”.

Pero volvamos a nuestro Concejal “Robin Hood”, quien me llamó hace un par de meses... En conciencia no podía seguir cobrando el sueldo que tenía asignado y decidió recortárselo él mismo, de tal modo que la parte del sueldo que consideraba debía reducirse, la donaría a los más necesitados. Dicho y hecho. Seleccionó un par de ONG locales y, por lo que sé, al menos una ONG de cooperación internacional, ya que a Africa Directo nos donó 5.000 euros para colaborar con un programa de becas educativas (educación secundaria) a casi un centenar de jóvenes en Malawi (Africa).

Me acordaba de él y sus propuestas cuando un amigo me envió este video que anda colgado en internet. Como tantos videos colgados en Internet y otros medios de comunicación, desconozco si es absolutamente veraz lo que en él se cuenta, pero aconsejo su difusión. Dura solo un par de minutos en los que definen como viven los diputados en Suecia (y como deberían vivir en todas las democracias). Una gran propuesta en cualquier caso, al igual que la gran propuesta del concejal “Robin Hood”:

http://www.youtube.com/watch?v=ES_c7Mt_QMY

En Malawi conocí un buen jefe. Vivía en una choza como los demás, sus hijos estudiaban en la escuela con los demás, trabajaba el campo como los demás… Está claro que cuando tus problemas son los mismos que los de la gente a la que debes ayudar, cuando te pones en su piel, tu servicio será mucho más austero, y posiblemente muchísimo más eficiente. Pero, ¡ay del político al que le sacan de esa dimensión y le meten en la mansión, las dietas y viajes, los múltiples asistentes y pelotas! Habrá que llevárselos al Bosque de Sherwood para que aprendan un poco…

Ver más

Página 1 de 1, mostrando 5 registros de un total de 5, desde el 1, hasta el 5

<< anterior | | siguiente >>
Login de usuarios