Lunes 25 de Septiembre 2017

LA FIESTA DE LA LLUVIA

Por: Santos Urias 30-03-2012

Dicen que hemos vivido una de las sequías

más grandes desde hace cuarenta años. El anticiclón hace barrera y no deja entrar a las borrascas para que den un respiro a los campos, a las cosechas, a los pastos, al ganado, al aire saturado de monóxidos y contaminación. Ya se comentaban pérdidas millonarias en la fruta, en la verdura. Las granjas tampoco pueden sostener gastos tan elevados de piensos. Los embalses empiezan a verse en mínimos y se vuelve a hablar del fantasma de las restricciones de consumo. 

Una vez más la naturaleza, caprichosa e impredecible, vuelve a colocarnos en el lugar de la humildad. La lluvia, como tantas cosas en la vida, como lo esencial, sigue siendo un regalo, un don. Intentaremos y conseguiremos parcialmente manejar la meteorología, pero como el humo se nos escapara repetidamente de nuestras pretenciosas manos. 

Thomas Merton en un fantástico libro, “Incursiones en lo Indecible”, lo expresaba con una gran belleza y una delicada mística: “Claro que la fiesta de la lluvia no puede ser detenida, ni aun en la ciudad. La mujer de la tienda sale corriendo por la acera con un periódico por la cabeza. Las calles, lavadas de repente, se ponen transparentes y vivas, y el ruido del tráfico se vuelve un salpicar de fuentes. Uno creería que el hombre urbano bajo un aguacero tendría que darse cuenta de la naturaleza en su humedad y su frescura, su bautismo y su renuevo.” 

Llego a casa por la noche y ha comenzado a llover. El agua golpea con su repique en los tejados. Serpentea, corre, empapa y seduce al cemento con sus brillos de colores. Miro al cielo sin estrellas y me inundo de lágrimas sin sal. Permanezco un rato así, dejándome bañar por el agua viva, límpida, serena… 

La fiesta de la lluvia no puede ser detenida: salta de un lado para otro, se derrama, se desborda; una medida remecida, rebosante, donde sumergirnos y danzar, danzar, danzar, para nacer de nuevo. 

Ver más

SECRETAS PALABRAS DE VIDA 8. HYPAGO

Por: Dolores Aleixandre 30-03-2012

Nombrar la muerte y sus alrededores parece,

cada vez más, algo de mal gusto. Y eso a las personas profundas, conscientes y conspicuas les parece fatal  y no les falta razón. Pero, mira por donde, unas palabras de Jesús parecen dar la razón a los que evitan nombrar a la muerte. En los preámbulos de la última cena con sus discípulos según la cuenta el evangelio de Marcos, les dijo: “El Hijo del hombre se va, según está escrito de él…”  (Mc 14,20). 

Podía haber dicho: “mi muerte está próxima”, “emprendo el camino hacia la muerte” …, o alguna otra expresión así, pero elude el término “muerte” o el verbo “morir” y escoge el verbo hypago, compuesto por la  preposición hypó (bajo, debajo,  por debajo... , como en hipotermia, hipoglucemia, hipócrita…) y el verbo ago: ir, marchar, dirigirse a…

El resultado es que está evocando un modo de caminar no escogido por propia iniciativa sino  guiado,  conducido, sometido, bajo presión de algo a alguien. “Irse” no significa “morir”, aunque haya que pasar por ahí: es una manera de  caminar que nace de su condición de “Hijo del hombre”, es una consecuencia de haber elegido esa forma de estar en la existencia. Según el texto, él “no se entrega” sino que “es entregado”. Ha sido su manera de vivir, sus elecciones, sus palabras, sus gestos, sus compañías, las que han ido tramando una red que ahora cae sobre él atrapándole. Con frecuencia para hablar de situaciones así empleamos frases como: “él se lo ha buscado”, “se veía venir…”, “ahora, que apenque con las consecuencias…”. Y ese es precisamente  el sentido del hypago.  Si no se hubiera señalado tanto, si hubiera sido un poco más prudente, si se hubiera tragado las palabras, si no se hubiera rodeado de tanta gentuza, si no hubiera provocado a los poderosos, si… 

Y además ¿no ha elegido entrar en lo más hondo de la condición humana?, ¿no se ha atrevido a  descender a los infiernos donde están los últimos?, ¿no ha abrazado  su misma condición,  comportándose  como un hombre cualquiera?  Pues que no se queje ahora,  porque ha sido él quien se lo ha buscado: si has criado cuervos, no te extrañe que te saquen los ojos y  quien mal anda, mal acaba. Por eso “se va” de esa manera: sometido a las leyes que rigen la vida de los que carecen de privilegios, arrastrado por  las consecuencias de sus opciones, aplastado por los resultados de conductas que podía haber evitado.

“El Hijo del hombre se va”. No se trata de un destino inexorable prefijado por la Escritura: él no se refiere a  ella como si fuera un banco de datos de donde extraer informaciones. Acoge y descifra ese tejido de significaciones en las que se hace oír la palabra de Otro y, al presentarse la situación que ahora vive,  se pone a la escucha. Es consciente de lo que le traen las circunstancias y asume su destino como Hijo del Padre y como Hijo del hombre. 

Ver más

1579

Por: Juan María Laboa 30-03-2012

La Resurrección

En 1579 el Greco concluyó el cuadro La resurrección pra el retablo de la iglesia del monasterio de Santo Domingo el Antiguo, de Toledo. ahora se encuentra en el Museo del Prado. En el cuadro Jesús se eleva ingrávido y sereno, sobre un grupo de ocho soldados que observan entre asombrados y temerosos el prodigioso momento.

Los colores, matizados por las sombras, propician una atmósfera agitada y sombría.

Ver más

189-198 Celebracion de la Pascua

Por: Juan María Laboa 28-03-2012

 
En el pontificado de Victor I (189-198) estalló con acritud la querella sobre las fechas de Pascua. Las Iglesias de Asia Menor, amparándose en la autoridad del apóstol san Juan, celebraban la pascua cristiana en la fecha de la judia, fuese o no domingo el 14 de nisán, es decir el día 14 después del primer novilunio de primavera. Por su parte la mayoría de las comunidades romanas celebraban la fiesta del misterio pascual de la resurrección de Cristo el domingo siguiente a la Pascua judía. Así ha quedado en la tradición occidental.

Ver más

Caminando hacia la Pascua

Por: Juan María Laboa 28-03-2012

Un grupo de amigos iniciamos este viernes

la etapa correspondiente del camino de Santiago. Todo empezó hace unos años en Saint Jean de Pie de Port y Roncesvalles y este año recorreremos la provincia de León. Desde el sábado anterior a Ramos hasta el miércoles santo, cinco días y unos ciento veinte kilómetros nos exigen y nos recompensan, nos hacen soñar y pensar en metas importantes.

Se trata de una preparación estupenda de la conmemoración de la muerte y resurrección de Cristo. Caminamos a buen paso, nos compenetramos con el campo y las montañas, tenemos tiempo para charlar y para reflexionar con calma. Resulta más fácil encontrarse con una Persona que desquicia el mundo tal como lo conocemos para conseguir que todas las cosas resulten nuevas.

El sábado por la mañana iniciamos el camino con una misa y el domingo de Ramos leemos la Pasión con un espíritu que nos acerca a esa historia que está en el inicio de nuestra fe y de nuestra madurez humana y espiritual. Este próximo domingo de Ramos, el grupo se reunirá alrededor del altar mayor de san Isidoro de León y estoy seguro de que seremos capaces de integrar lo que conmemoramos con tanta historia encerrada en el templo y con nuestra historia personal. 

Son días de alegría, de buen humor, de quejas por el cansancio y de admiración por los paisajes y por las sensaciones que experimentamos. La belleza de la creación es la ternura que Cristo nos dirige a través de la materia. Creo que nos sentimos más libres de nosotros mismos, más desprendidos de las inquietudes y los egoísmos habituales. Al explorar el país interior de nuestra alma, nuestra vida se nos presenta con más transparencia, nuestras limitaciones y pequeñeces con más nitidez, de forma que podemos decidirnos a cambiar.

Somos conscientes de que contamos con tiempo abundante, sin urgencias ni prisas y esta consideración nos hace más humanos, porque, al estar condenados a vivir al día, perdemos horizonte y profundidad. Hay viajes que nos enseñan qué es la vida y estas caminatas, si dirigimos la vista a nuestro interior, constituyen la ocasión de madurar, convertirnos y renovarnos.

Ver más

La tercera generación

Por: Jose Maria Marquez Vigil 26-03-2012

Asustan las imágenes de Mohamed Merah,

 el asesino de la moto, acorralado, sitiado, agazapado a la espera, según dice la prensa, de “morir matando”. ¡Tanto odio! ¿Por qué tanto odio?

Escucho a periodistas denunciando los comentarios supuestamente xenófobos de Le Pen (la hija de Jean Marie). El asesino es de ultraderecha, o el asesino es extranjero que mata a nacionales patriotas, o los asesinados eran tan extranjeros o tan poco extranjeros como el asesino… En realidad, en esta aldea global, todos eran, asesino y asesinados, todos franceses con ascendentes extranjeros… ¡Qué más da!

Pero escucho también otro comentario que nos lleva a otra reflexión. Se trata una vez más de “la tercera generación”, como en muchas otras ocasiones… Según comentan, Al Qaeda se alimenta a menudo de esa llamada “tercera generación”. Nunca lo había escuchado antes, pero recordé cuando trabajaba en Banca… Teníamos muy claro un axioma respecto a las empresas familiares que potenciaba en ciertos momentos las fusiones y adquisiciones. El abuelo funda la empresa, el hijo la mantiene, y el nieto, muy a menudo, “se la pule”.

Reflexionaba sobre las similitudes con un inmigrante que tiene un proyecto y se arriesga, y lo consigue… Se esfuerza por hacer “las Americas” o “las Europas”, consigue un trabajo, regulariza su situación, escolariza a sus hijos, se inculturiza la familia hasta que llegan a celebrar un gol en los mundiales de su nuevo país de adopción… Y entonces uno de sus nietos, por supuesto y gracias a Dios solo uno de tantos, muestra su rebeldía, su inconformismo, su agresividad frente al proyecto de su abuelo que “le sacó de Egipto para establecerse en la tierra prometida…”.

Un tema interesante éste, aunque sin dejar de tener en cuenta a los policías que defienden el país y que en muchas ocasiones son también de una tercera generación, o los padres de esos niños asesinados…

Por mi parte sigo sintiendo una enorme pena por un mundo en el que algunos jóvenes, por odio o por rebeldía, o por querer destacar, o por estar enormemente perdidos, se dejan echar a perder de ese modo para acabar causando tanto sufrimiento a tantas familias. Y no puedo dejar de recordar a nuestra querida Ainhoa, que sigue 5 meses después en manos de unos terroristas afines a Al Quaeda, probablemente escondida en un país que acaba de sufrir un golpe militar con las dificultades que ello suponen para las negociaciones ya iniciadas.

Mohamed Merah no se rindió cuando podía haberlo hecho, cuando podía haber salido de su infierno pidiendo perdón a pesar de haber causado tanto daño. Pero rezo y mantengo la esperanza de que los raptores de nuestra Ainhoa, y Enric, y Rosella, sepan entender que siempre hay tiempo de escribir otro final diferente…

Ver más

Vivir como un cura

Por: J. Lorenzo 26-03-2012

Le ha salido un buen video

a la Conferencia Episcopal para el Día del Seminario. Tanto que, hasta Cayo Lara ha dicho que los únicos puestos de trabajo que se van a crear este año en España serán los de cura… aunque le guste menos que sus sueldos los pague el Estado, ha añadido con esa prosa tan suya, inflamada de queroseno.

A mí, lo que menos me ha gustado ha sido precisamente esa promesa de “un trabajo fijo” para toda la vida si te haces seminarista. Efectivo desde el punto de vista del márketing, viene a reforzar aquella viaje imagen de “vivir como un cura”. Pero que no se equivoque el líder de Izquierda Unida. Ser sacerdote hoy en este país no es ningún chollo, por más que los comentarios generados a la información ofrecida en los medios digitales a propósito de la campaña para las vocaciones sacerdotales abunde en los topicazos sobre la figuras de los curas y las prebendas, de todo tipo, que

tendrían. Más de lo mismo.

Si ya José Luis Martín Descalzo dejó recogido en alguno de sus escritos el cambio de época registrado en la estima social de los sacerdotes, hoy, su imagen no les hace ni un poquito de justicia. Los hay que se ven obligados a apurar el paso, azuzados por adolescentes eternos que se mofan de su indumentaria y les lanzan chascarrillos a cuenta del triste asunto de los abusos sexuales.

Pocas veces como ahora, el sacerdocio se reviste de una decisión tan personal como arriesgada. Cuando ya casi nada es para toda la vida, salvo las hipotecas y la precariedad, ellos asumen una opción llena de renuncias que una inmensa mayoría mantendrá hasta que acabe sus días en una residencia. Ya no tienen que evadirse de ningún arado ni les empuja a esa opción la escasa heredad familiar. No pocos podrían ganarse dignamente la vida con las carreras que han estudiado antes de tomar la decisión definitiva que cambiará su vida y, probablemente, las de quienes estén a su alrededor. Hoy, vivir como un cura, es hacerlo con plena conciencia de renuncias, tanto más difícil en medio de una sociedad que nos ha acostumbrado a no tener que privarnos de nada. Esté o no a nuestro alcance.

Ver más

Profesión o vocación

Por: Alfonso Carcasona 17-03-2012

Desde esta tribuna hemos criticado a veces

el inmovilismo de nuestra jerarquía en cuanto a la comunicación de lo que es la Iglesia y de sus acciones. Instalados en los métodos de comunicación del siglo XIX, no llegan a los fieles laicos, y por supuesto a los no creyentes. Sólo los grandes mensajes negativos, los escándalos, las tergiversaciones, parecen tener hueco entre las noticias cotidianas.

Pues bien, la Conferencia Episcopal Española parece haber decidido cambiar el chip y ponerse a la vanguardia, con una página web (www.teprometounavidaapasionante.com) en la que se ha colgado un video de más de dos minutos para motivar a las personas a entrar en el seminario y convertirse de profesión en sacerdote.

Desde el punto de vista de la forma, me recuerda mucho al anuncio de captación de soldados de las Fuerzas Armadas, lo cual no sé si es necesariamente bueno. Sorprendentemente está subtitulado en inglés, por lo que parece dirigido a personas bilingües, pero no a los sordos. Imagino que al estar en Internet la conferencia querrá engordar los números del seminario con postulantes que no dominen el español.

En el primer mensaje, que es el que se retiene, una persona que oculta su alzacuellos (en la segunda parte del spot aparece con él) “no promete un gran sueldo, pero sí un trabajo fijo”. ¡¡¡Pero qué barbaridad y qué sandez!!! Luego se enumeran decenas de no promesas/promesas eclipsadas por esta primera.

O sea, que como hay paro, o te conviertes en empresario o en sacerdote. O en militar. Los que no podáis hacer otra cosa, ya sabéis, a cualquiera de estos tres colectivos. Da igual que tu carácter no sea de emprendedor, y que cuando tengas dificultades te vengas abajo. Lo importante es sacarte de la lista del paro, aunque eso te lleve a fracasar en pocos meses, arruinándote a ti y a tus allegados. O si eres un poco religioso, pues ya sabes, empleo fijo como sacerdote. Si te van las armas (o las misiones de paz, en este enmarañado mundo político en el que vivimos), pues nada, a las fuerzas armadas… ¿Cuál será el segundo video? ¿www.desdeelseminariohastalapurpuracardenalicia.com? Puestos a convertirnos en agencia de colocación, el mensaje puede resultar incluso más atractivo, al igual que pasaba en siglos anteriores…

Yo no soy sacerdote, y entiendo la preocupación que existe por el descenso de vocaciones. Lo que no entiendo es que este descenso se trate de arreglar con profesionales del sacerdocio. Mi interpretación, sé que superficial y no tan profunda como la de los que han aprobado este spot, es que Jesús condenaba este tipo de sacerdotes, los profesionales, que hacían del sacerdocio no una vocación, sino un trabajo.  Mis amigos sacerdotes no lo consideran así, desde luego, y eso hace que su vaciamiento hacia los demás sea independiente de si reciben un salario o no.

Ver más

Gallardón, padre espiritual

Por: J. Lorenzo 16-03-2012

Probablemente, la reforma del aborto que planea el PP

dejará esta normativa en los mismos términos que cuando fue aprobada por primera vez, en 1985, podando de la actual, impulsada por el Gobierno de Zapatero, aquellas medidas más controvertidas, como la de que las menores de 16 años no necesitasen permiso paterno para abortar. ¿A qué, pues, semejante cabreo del PSOE ante las palabras del ministro de Justicia en el Congreso?

Alberto Ruiz-Gallardón, que ha pasado de horadar Madrid a perforar la moral del pensamiento feminista, haciendo aflorar lo más radical y excluyente del mismo, ha introducido un elemento nuevo en el tradicional discurso sobre el aborto: el de la “violencia de género estructural”.

Según el exalcalde, esta violencia obliga a las mujeres a abortar por el simple hecho de estar embarazadas. Que existe esta presión es indiscutible, y no solo en los hogares (ya sea la que ejercen los padres de las embarazadas o sus propias parejas), sino también, y de manera muy recurrente, en el trabajo. Y, en este campo, la reforma laboral del Gobierno de Rajoy no ayudará mucho a evitar la presión a las gestantes. Esto es lo más incoherente en la postura sostenida ahora por Gallardón.

Pero el enfado viene también (hay que oír a Elena Valenciano, vicesecretaria general del PSOE, para darse cuenta de hasta qué punto les ha descolocado) porque el ministro que, personalmente, no recurriría las bodas gays ante el Constitucional, ha rescatado el argumento de la opresión del poder sobre los más débiles, utilizado tradicionalmente por la izquierda, para poner en el centro del debate el del derecho de la mujer a ser madre, un sí a traer vida al mundo, y a traerla en unas condiciones que no siempre facilitan ni la sociedad ni el Estado.

Este de Gallardón es también el discurso que al respecto mantiene la Iglesia, el derecho a dar y tener vida, aunque ella no siempre logre verbalizarlo sin dejar un poso de culpabilización.

De ahí que el anuncio del ministro le huela a Valenciano a moralina de “padres espirituales”, a los que no quiere ver ni en pintura. Cuando, de verdad, esa apuesta es la más progresista que, efectivamente, jamás haya hecho Gallardón. 

Ver más

COMO UN ALIENTO

Por: Santos Urias 16-03-2012

Se celebraba este pasado 8 de marzo el dia de la mujer trabajadora.

Una vez más convocatorias, reivindicaciones, controversias, ideologizaciones desde uno y otro lado sobre lo que es la mujer, sus derechos, su emancipación. Sin duda, debates que mantienen vivo el papel de aquellas que son un punto de referencia para nuestra sociedad, para nuestro mundo, para nuestra iglesia. Desde el afecto de la infancia, a la incondicionalidad de tantas vidas, o a las vejaciones muchas veces consentidas, silenciadas. 

Pero mucho más allá de las proclamas, tantas llenas de sentido y otras producto del resentimiento o del dolor, el foco ese día se concentró en una imagen: Tara. Una joven adolescente de trece años que sin saber muy bien la razón, sin mezclar ideologías, ni reivindicaciones, sin premeditación, ni miedo, y porque llamó la atención de algún busca páginas de internet, rescató un aliento sencillo, callado, pero lleno de música y color. La pequeña iraní se expresaba con el corazón y con la voz sin reparar en que alguien captaría su video para los telediarios y las portadas de muchas webs. Hizo de la fascinante canción de Adele, Someone Like You, un verso en el tiempo, una semilla de mostaza, una flor que se despierta. 

Muchos dijeron que se había enfrentado con el régimen, que había transgredido las asfixiantes y restrictivas normas de los Ayatotolás, que era un desafío. Sus amigos saltaron de inmediato a la red: era algo familiar, sin pretensiones, como la respiración, como las estaciones del año. Un aliento sencillo, el que mueve la vida, el que la transforma de verdad, desde dentro, a golpe de corazón y de canciones. 

Ver más

Dooh Nibor (Robin Hood al revés)

Por: Jose Maria Marquez Vigil 12-03-2012

Quien haya visto la película "Bananas",

quizá recuerde la escena en la que el rebelde se convierte, con la ayuda de Woody Allen, en Jefe de Estado (versión dictador de república bananera). Yo la vi hace ya muchos años, pero si la memoria no me engaña, en el mismo instante en el que tomaba el poder, el rebelde que había luchado en la guerrilla por sus ideales políticos de justicia, libertad y democracia, inmediatamente comenzaba a decir sandeces al proclamar su discurso de toma de posesión del cargo.

Una de las muchas idioteces que se le ocurrían era que “desde este mismo momento, será obligatorio cambiarse de ropa interior cada hora. ¡Y para poder comprobar que se cumple la ley, habrá que llevar la ropa interior por fuera!”.

No deja de ser una comedia en la que “todo parecido con la realidad es una simple coincidencia”, pero la coincidencia se ha producido, y no en una república bananera sino en la ciudad de Valladolid, donde las maltrechas arcas municipales han encontrado un nuevo objetivo: multar a los “sin techo” con 1.500 euros. Como idea comercial les puede salir bien la jugada, ya que tras los rodajes de Woody Allen en Barcelona y Oviedo, la monumental Valladolid podría ser una buena ciudad en la que rodar “Bananas II” y así atraer el turismo internacional, pero fuera de bromas… ¿A quién se le ha ocurrido semejante memez? Robin Hood al revés, quitar al que no tiene… ¡Que alguien me lo explique por favor! Continuando en la misma línea, uno de los grandes problemas de nuestro país es el paro, con lo que podrían publicar un edicto por el que, “se hace saber que desde este mismo momento, ante el alarmante crecimiento de ciudadanos sin empleo, el ayuntamiento quitará el trabajo a aquellos que no lo tengan” (del mismo modo que pretende “quitar” 1.500 euros a quienes no los tienen). Si Woody Allen no pudiera rodar la película, siempre podríamos proponérselo a Mr. Bean, o porque no, a nuestro Jose Mota…

En 1.998 viví una importante devaluación de la kwacha, la moneda local en Malawi, y no dejó de sorprenderme como los artículos de lujo importados no incrementaban su precio proporcionalmente. Imaginaba que al devaluarse la moneda local, el supermercado de turno tendría que haber subido inmediatamente el precio del aceite de oliva, por ejemplo, ya que no se producía en el país y había que pagarlo en una moneda extranjera mucho más cara por la devaluación. ¡Pero lo que subió realmente en ese mismo momento fue el maíz producido en el país! En esos momentos el maíz no se pagaba en divisas, pero basándose en la devaluación, los especuladores preferían alterar su precio para recaudar de un 99% de la población, antes que buscar beneficios en un 0.5% de la población que consumía artículos de lujo y podría dejar de consumirlos. ¿Les recuerda a algo? ¿Tal vez al reciente incremento de la presión fiscal en España a las clases menos pudientes, o a los recortes sanitarios, educativos o salariales tras los problemas generados por la especulación financiera?

Robin Hood era un loco utópico. Un verdadero líder de república bananera prefiere incrementar sus presupuestos recaudando a los que menos tienen, a los que no se pueden escapar. Y si los “sin techo” no tienen domicilio al que hacerles llegar las multas, siempre pueden publicárselas en el Boletín Oficial, que seguramente lo leen a diario como el resto de los españoles, o enviárselas a Cáritas, a “la Farola”, o dárselas en mano en el puente, estación de metro o cajero automático en los que se recuesten por la noche.

Si nos fallan Woody Allen, Mr. Bean o Jose Mota para hacer la película, ¡siempre nos quedarán Torrente y Kiko Rivera!

Ver más

El IBI como excusa

Por: J. Lorenzo 08-03-2012

Dicen que la historia es maestra pero no parece tener muchos alumnos.

Y es una pena, porque si no la conocemos, acabaremos repitiendo sus errores. Pero hoy la gente no quiere historias con mayúscula, sino historietas con que alimentar la inmediatez que nos exigen los medios de comunicación y los prejuicios que cultiva cada cabecera de prensa. Este espíritu, plaga actual en el gremio, me recuerda a aquel grafiti apresurado en el bar de la facultad: “La cultura me persigue… pero yo soy más rápido”. Como originalidad estaba bien, pero temo que se haya tomado al pie de la letra.

No hay que ser Claudio Sánchez Albornoz para no tragarse que la Iglesia es la legítima titular de la Mezquita-Catedral de Córdoba por pagar treinta monedas (estas de euro) en 2006 al inmatricularla gracias a que Aznar había reformado la ley hipotecaria para dar gusto a los obispos. Junto a este “robo”, la Iglesia habría perpetrado centenares más. Se olvidan quienes llevan esa cuenta de las varias desamortizaciones de bienes eclesiales en los siglos XVIII-XIX, de las que los pobres se beneficiaron más bien poco.

Pues bien, estas informaciones circulan por Internet con la finalidad aparente de que la Iglesia pague impuestos y se financie sin recursos públicos. Esto, que podría ser muy razonable y obligar a los católicos, de una vez por todas, a un compromiso mayor con su Iglesia, es torticero porque falsea los principios. La Iglesia no se ha negado a pagar el IBI: se beneficia de una legislación como también lo hacen otras instituciones consideradas de utilidad pública. ¿Deberían también ellas autofinanciarse? ¿Incluidos partidos políticos y plataformas laicistas que van con la escoba detrás de los curas? Con lo que los colegios católicos le ahorran al Estado (más de 3.000 millones), se podría pagar el IBI. Y lo que Cáritas hace solo con las aportaciones de sus socios y las campañas en las parroquias, le ahorra a las arcas públicas casi el equivalente a lo que la Iglesia recibe vía IRPF (por voluntad expresa de los contribuyentes, no se olvide). 

Hay más datos, aunque no hay peor ciego que el que no quiere ver. Más que por no pagar impuestos, lo que parece que molesta es que la Iglesia tenga aún visibilidad. Pero esa es otra historia, que tampoco conviene repetir.

Ver más

Disputas familiares

Por: Jose Maria Marquez Vigil 05-03-2012

"...si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar,

te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda.”

El Evangelio del viernes pasado era así de radical. Verdaderamente, resulta más o menos sencillo adorar al Padre en el Cielo, presentarle ofrendas ahí tan lejos, pero presentar la ofrenda del perdón al padre al que “soportas” cada día, al hijo, a la pareja, al hermano… ¡Tantos roces en ese día a día! ¡Tantos parecidos que pudieran indignar a nuestro subconsciente! ¡Tanta frustración!

Jesucristo nos pide nuevamente el “más difícil todavía”. ¿Mostramos tanta compasión, comprensión, amor y perdón por nuestro “hermano” como lo podamos hacer por alguien a quien veamos en un telediario o que nos envía un email? La verdad es que no hay más que ver una Junta de Vecinos, en las que personas educadísimas y pacíficas, acaban llegando a las manos con enorme facilidad para “defender lo suyo”.

Esta lectura me ha hecho pensar en el incidente que ocurrió este fin de semana en Úbeda. Una adolescente ha denunciado a sus padres por haber cometido una “detención ilegal”. Estos “delincuentes” habían hecho algo tan espantoso como castigar a su hija sin salir. Pero la España “sin valores”, la España del ataque a la familia, la España del “todo vale”, no podía tolerar una infracción de los derechos humanos tan fragrante. El padre tuvo que dormir “en el trullo”, mientras su hija dormía en un hogar de acogida de menores para salvaguardarla de esos padres intolerantes que castigan y cualquiera sabe si algún día incumplieron las disposiciones del Código Civil pensando en la necesidad del “cachete”.

¡Se abre la veda! “Hoy no usas el messanger” puede ser una coacción, “eres un vago que no estudia” será un delito de injurias, “te quedas sin postre” será un delito contra la salud, y “móntate en el coche que te llevo al colegio aunque no quieras” podría ser un secuestro en toda regla. Y no digamos ya un caso más complejo como “te ruego que no abortes por favor mi niña, que te arrepentirás toda tu vida”. ¿Sería una amenaza?

Se nos va a complicar lo del perdón al hermano (o a la hija en este caso) cuando “papá Estado” empiece a menoscabar la autoridad paterna. Pero aunque sigan perdiendo actualidad los valores familiares o cristianos, va a ser la única solución. El perdón y la otra mejilla a la hija que te mandó a chirona… Se nos está poniendo muy difícil la educación de nuestros hijos, pero no hay mal que por bien no venga. ¡En un par de años, todos los padres aprenderemos a ser SANTOS! O eso, o acabamos en el calabozo…

Ver más

Ordenanzas municipales

Por: Alfonso Carcasona 05-03-2012

Mi amigo J. vive en una autocaravana.

 Con él mi amiga Ana. De ella ya os he hablado en alguno de estos apuntes anteriormente. 

No viven haciendo turismo, precisamente. J. es una persona extranjera, de unos 60 años, camionero de exprofesión, al que la vida ha conducido a vivir en su caravana, aparcada en la ribera del Manzanares. Como otras muchas roulottes, que cada vez más vemos acostadas en nuestras calles.  

La autocaravana está estropeada, no arranca. Si lo hiciese tampoco podría avanzar mucho, con los 5 o seis litros que me dice le quedan de gasolina. J. ha aprendido a hablar un poco de español en el último año. No tiene ningún ingreso, y sufre horrores de una cadera, que le dificulta andar.

Anteayer le visitó la policia. La ordenanza municipal del ayuntamiento de Madrid, le dijeron, prohibe aparcar las caravanas en nuestra ciudad, cuando se usen como“lugar habitable con cierta vocación de permanencia, por cuanto impide la libre circulación…y dificulta la equitativa distribución de aparcamientos”. Toma ya. Volvemos al democrático uso del término “equitativo”, en el sentido de dar a todos por igual, no a cada uno lo que necesita.

Más allá de la redacción injusta y desafortunada de nuestra ordenanza está el drama de esas familias que se ven abocadas a vivir en una caravana, en plena calle. Soportando las inclemencias del tiempo, solo resguardecidas por una plancha de plástico. Y les prohibimos que tengan acceso a una vivienda, no ya digna, pero al menos suficiente, mejor para ellos que un albergue. 

Cinco días le han dado para que mueva la caravana, de lo contrario la mandarán  al depósito, y a ellos a dormir a la calle.

Cinco días para que se vaya de la ciudad que no permite estacionar este tipo de vehículos en la vía pública, por cuanto dificultan la equitativa distribución de aparcamientos. Parece una frase del lejano oeste, de película, del pasado. Pero esto es Madrid 2012. 

Ver más

EL LABERINTO DE LOS ESPEJOS

Por: Santos Urias 02-03-2012

De pequeño y quizás por alguna reminiscencia cinematográfica,

me encantaban los laberintos de espejos. En el Parque de Atracciones de Madrid había uno. Entrabas y nunca sabías por donde seguir, viéndote reflejado en todos los lados, provocando la confusión óptica, con el peligro de chocar contra ti mismo. 

Una buena parábola de algunos aspectos de nuestro mundo actual. Acentos del individualismo que no para de mirarse a sí mismo. Solitarios que se buscan en los periódicos, en la webcam, en el bar ausente de diálogos, en los espejos múltiples y diversos que sólo te devuelven una imagen, tu propia imagen: reducida o aumentada, deformada u oculta. 

Y cuando sales del laberinto, allí al final te encuentras con la mirada de otro, del “otro”. Alguien que te reconoce y que te nombra; diferente a ti, pero parte también de tu humanidad. Una alteridad que crea y nos recrea. 

Es el juego del ex centrismo, de volvernos hacia los demás, de sentirte mirado. Su mirada te hace ser. Mi mirada les otorga vida. Otra forma de existir: rozándonos, percibiéndonos, dinamitando la indiferencia y haciendo la soledad no solitaria sino sonora. 

Pura gracia del que nos mira, del que nos crea y nos otorga el ser. 

Ver más

SECRETAS PALABRAS DE VIDA: DIALOGISMOI

Por: Dolores Aleixandre 02-03-2012

Las apariencias engañan.

El término dialogismós, emparentado con la noble familia del logos  y por tanto del diálogo, la lógica, la logística o la logoterapia, aparece en el Nuevo Testamento desvinculado de su aristocrático árbol genealógico, como un hijo ilegítimo que renegara de la categoría de su cuna. Usado casi siempre en plural, expresa actitudes de retorcimiento, doblez y  descontento  que salen al exterior en forma de crítica, protesta o murmuración: “Del corazón salen los pensamientos malvados (dialogismoi)” (Mt 15,19) “Estaban allí sentados unos letrados que murmuraban para sus adentros…”(Mc 2,8). Discutían los discípulos sobre quién era el más importante y Jesús “conociendo los pensamientos de sus corazones, tomando un niño lo puso en medio…” (Luc 9,46). En una de sus apariciones a los suyos en el cenáculo les reprochaba: “¿Por qué suben esos pensamientos a vuestros corazones?” (Luc 24,38). “El Señor conoce los pensamientos de los sabios, y son malos” decía Pablo a los Corintios citando el Salmo 94;  y  recomendaba a los cristianos de Filipos:  “Hacedlo todo sin murmuraciones ni discusiones ” (Fil 2,14),  lamentándose también de que los Romanos hubieran puesto “sus pensamientos en cosas sin valor, oscureciendo su insensato corazón” (Rom 1,21).

 

Desde los comienzos del cristianismo,  los maestros del espíritu han prevenido acerca de los peligros de una mente distraída, enredada en búsquedas egoístas, miedos, dudas, falsas ilusiones y sospechas. Estaban convencidos de que quienes permiten que su interior esté habitado por estos pensamientos “según la carne”, alejados de la influencia del Evangelio, no viven la libre vida de los hijos, sino el sometimiento de los esclavos. 

Pero no se trata sólo de un tema “moral”: implica la tarea de adiestrar nuestra interioridad para no permitir que nuestra mente se deje enmarañar en una selva de pensamientos irrelevantes: la consecuencia será entonces el vivir una vida trivial, presa de la distracción y del descuido. En una sociedad en la que nos bombardean estímulos y solicitaciones de todo tipo, corremos el peligro de dispersar nuestra atención de aquello que, como decía Paul Tillich,  “nos atañe incondicionalmente” .

Cuando Thomas Merton viajó a Asia, tomó mayor conciencia del riesgo de vivir a merced de esos pensamientos vacíos, previniendo contra este viejo hábito de dejar  vagar nuestra mente “a su aire”,  sin hacer nada por sujetarla. Frente a ello, propone la disciplina de  “la mente despierta”: ser consciente de lo que se está haciendo, de eso y nada más que de eso. “Es decir, que si uno está andando, en vez de estar en el habitual estado de distracción, esperanza, temores etc., esa clásica confusión de pensamiento y fantasía que nada tienen que ver con el hecho de andar, en vez de eso, mantiene la atención orientada a la conciencia del movimiento corporal de las piernas y a oír y ver en la medida en que sea necesario”.

Un monje de Poblet, ya fallecido, Agustí Altisent 0SB,  nos transmite lo que consideraba su “regla de oro”: «Hay que dar a cada cosa que se hace, por ínfima que sea, un valor de infinito, y hacerlas todas tan atenta y relajadamente que uno se posea a cada momento y tenga la calma de lo eterno». En la práctica, supongo que hay que prestar tan amorosa atención al hecho de barrer o de lavarse los dientes como al de dar una conferencia, recibir una distinción honorífica o formar una multinacional. No todo es igual, pero todo es igualmente maravilloso si se hace con cariño, si se le presta morosa atención; si se hace algo nerviosamente es porque lo despreciamos y pensamos sólo en lo siguiente: y por el desprecio alejamos de nosotros muchas maravillosas cosas. No todo es igual, pero sí lo es en lo que a posesión de nosotros mismos se refiere. Decirlo es fácil; hacerlo...

Ver más

Página 1 de 1, mostrando 16 registros de un total de 16, desde el 1, hasta el 16

<< anterior | | siguiente >>
Login de usuarios