Domingo 23 de Julio 2017

BUENAS NOTICIAS

Por: Santos Urias 26-12-2012

Rocío fotografía la vida con unos ojos que ven más allá de la lente

Elahí lucha por mantenerse en su casa donde acoge y apoya a sus amigos y crea familia Rosa cuida a su niño madrugando trabajando sonriendo Pedro afirma que cree en los Reyes Magos que nunca le ha faltado nada ni siquiera tiempo para los demás Sagrario programa juega y recibe cartas que la dicen que su trabajo ha alegrado la infancia de alguna niña inmigrante Carmen apenas se sostiene en el bastón pero de su casa a la iglesia se detiene y habla y ríe Valeria regresa a Bolivia vuelve con su abuelita y está contenta porque ha aprendido a querer un poquito mejor Karen ha aprobado sus exámenes con muy buenas notas después de años sin estudiar David lleva meses sin beber cantando afinado con miedos haciendo de cada día un regalo Gloria vuelve a estar tranquila en su casa más pequeña pero con las ventanas abiertas para que entre el aire y el sol Juan va cumpliendo sus sueños y vende de todo paraguas mecheros medallas los abrazos los regala Samira estrena pareja después de varios fracasos pisa el terreno de la confianza duerme abrazada y no se desvela Pablo ve pasar las horas escuchando a la gente buscando soluciones llorando riendo experimentando impotencia contagiando fe Toño hace música de un árbol de un niño de un cuento de los escombros Juanjo está pluriempleado de trabajo imaginando y empujando las tareas cooperativas Alberto es payaso poeta artista misionero su lugar no es de este mundo es una especie de ángel Vicky reparte entradas para los bares y no deja que los borrachos le quiten la alegría del corazón Oscar vive la paradoja y la contradicción porque cuando se ama las situaciones no se controlan y nuestras manos no pueden agarrar el viento María me corta el pelo le digo que es el regalo de cumpleaños de mi madre mientras me lava la cabeza reímos y se niega a cobrarme Daniel ha frenado de golpe y asume el silencio de verse en casa imposibilitado físicamente pero desarrollando otros sentidos y capacidades Pilar anda de acá para allá una enferma una vecina un recado un favor vive asomada a los demás ha encontrado la mejor parte Ricardo se conforma con un diploma de reconocimiento el sólo entiende de afectos su cabeza no cesa de apoyarse en los hombros de la gente y aunque discapacitado es profundamente capaz Marisa mira a un montón de voluntarios que prestan sus oídos para aliviar los cansancios y las pesadumbres y anticipa una gran mesa común llena de colores y calores Justo me llama desde Huelva el negocio va tirando a duras penas pero la calidad de vida ha mejorado mucho el amor de su pareja los niños la tranquilidad los atardeceres cerca del mar Jesús ha venido Buena noche Buenas noches Buena Noticia Buenas Noticias Jesús ha venido Jesús ha venido Jesús ha venido Jesús ha venido Jesús ha venido 

Ver más

GENERICOS

Por: Dolores Aleixandre 26-12-2012

Voy a decir lo que sigue en voz baja y a escribirlo con lápiz y letra pequeña

 para que quede entre nosotros: me parece que Dios es un genérico. Voy a repetirlo de otra manera aún más discreta para evitar posibles represalias mafiosas de alguna  multinacional farmacéutica: Dios ha elegido estar entre nosotros en formato de genérico. En vez de incorporar el principio activo y la biodisponibilidad  de su presencia  a alguna corporación reconocida y poderosa (fariseos,  sacerdotes o escribas que  eran entonces las Bayer,  Merck o Roche de hoy), prescindió de la protección de sus patentes y, para  estar al alcance de todo el mundo, corrió el riesgo de comercializarse a precio ínfimo y con margen cero de beneficio. (Si a alguien le escandaliza esto de la comercialización, le recuerdo aquella antiquísima antífona de la liturgia navideña que llama a la encarnación  admirabile commercium entre Dios y nosotros).

Hoy resulta decisivo el lanzamiento promocional de lo que sea: un medicamento, un famoso, una película o un libro y de cómo se haga esa campaña dependerá la clave de su éxito y su prestigio futuro. Se supone que para promocionar el “evento Jesús” habría  que cuidar al máximo las estrategias: cuál iba a ser la población diana, qué  emociones despertar, qué sueños poner en marcha, cómo presentar sus rasgos más seductores y lo más impactante de su mensaje.

Al evangelista  Lucas le tocó hacer de cronista de la campaña y dada la rareza de las cosas que pasaron, va preparando poco a poco a los lectores para que no se le desquicien:  presenta primero al venerable Zacarías con todos los atributos y cachiperres  de la más rancia estirpe: de casta sacerdotal, residente en Jerusalén,  con su barba y su incensario y oficiando solemnemente en el templo. A continuación aparece María, genérica total,  diminuta e insignificante: joven, pueblerina y domiciliada en una aldea perdida de Galilea,  comarca cuajada de indignados y de rebeldes anti-sistema. Pero, mira por dónde, es ella y no el honorable Zacarías la inundada de gracia y la elegida para vivir a la sombra del Espíritu; es ella la primera en escuchar el nombre  de Jesús y la invitada a presenciar y participar en la primera mañana de la nueva creación. Ya empiezan a descolocarse las cosas para nuestros ordenados criterios.

Luego llegó la “operación lanzamiento” del Dios-con-nosotros. Qué desatinado y desconcertante resultó su diseño: por qué Belén, por qué un pesebre en una cuadra;  por qué en medio de la oscuridad y el anonimato de la noche. Por qué en la peor franja horaria en vez de en el cenit  resplandeciente del mediodía y la audiencia; por qué en el extrarradio y no en Eurovegas o en el World Trade Center de Jerusalén. Por qué recibieron su anuncio unos indocumentados y no la gente con glamour,  la clase docta, religiosa, pudiente y refinada, capaz de influir en el vulgo. Sin consultar al G8, ni a los lobbies de poder, al FMI  o al Banco Mundial.  Sin hacer un cálculo del daño irreparable que iba a sufrir la marca Emmanuel y de sus consecuencias en la reacción de los mercados.

Aquella noche fue un “especial genéricos”, destinado a los que nunca verán su foto en  el Huffington Post o en la revista Forbes; a los que nunca se sentirán aludidos al leer: “Marca la diferencia. Haz un master”, o “Acostúmbrate a sentirte único”, porque su destino no es ser ni diferentes ni únicos, sino rellenar estadísticas: el 25% en situación de riesgo, el tercio que no llega a fin de mes, los amenazados por desahucio o que ya han perdido la tarjeta sanitaria. 

Los signos de la gloria del Emmanuel serán también para ellos: apiñados en torno a Jesús le escucharán proclamarlos “dichosos”, probarán el mejor de los vinos en una boda de pueblo, se sentarán en la hierba y comerán sardinas y pan hasta saciarse.

Estaba con ellos el que no había retenido ávidamente su denominación divina de origen, el que se había despojado de todo prestigio, el que había elegido estar entre nosotros como uno de tantos, como el último del ranking. Y por eso recibió el Nombre sobre todo nombre y la Marca sobre toda marca.

Ver más

El Papa merece un retuit

Por: J. Lorenzo 21-12-2012

Tal y como era de esperar,

la presencia de Benedicto XVI en el universo de Twitter ha sido acogida por no pocos con rechifla. En su inicial saludo del pasado día 12, en el que a todos llamaba “amigos” y en donde a todos bendecía, fue saludado, a su vez, por descalificaciones de variado espectro, calibre y originalidad, aunque todas ellas dictadas por prejuicios trasnochados. Así pues, vemos que Twitter, indefectiblemente, nos puede aportar a sus usuarios una efímera pátina de modernidad, pero también que no aumenta por defecto nuestra inteligencia, como algunos parecen creer.

A los que no les han molado los tuits de este anciano que se aventura en este universo digital con más voluntad de acercarse al hombre y a la mujer de hoy que maña –como hemos visto que fueron sus primeros intentos de “apretar” la pantalla táctil de la tableta que le ofrecieron sus colaboradores–, les recomendaría un poco de paciencia intelectual para meterse en los ciertamente más de 140 caracteres que tiene su mensaje para la próxima Jornada Mundial de la Paz del 1 de enero. Para los más recalcitrantes, que los hay, ahí van unos cuantos tuits fácilmente extraíbles de ese texto: “Es necesario un nuevo modelo de desarrollo, así como una nueva visión de la economía” (84 caracteres); “El desarrollo económico se hace depender sobre todo de la absoluta libertad de los mercados” (91 caracteres); “Se necesitan políticas de desarrollo (…) que se preocupen del progreso social y la universalización de un estado de derecho y democrático” (137 caracteres); “Es fundamental (…) la estructuración ética de los mercados monetarios, financieros y comerciales (…) de modo que no causen daño a los pobres” (140 caracteres)…

Podríamos seguir, porque el mensaje da para muchos más tuits. Es valiente, comprometido… y poco atendido. También por los de casa, mucho más timoratos a la hora de lanzar estos mismos mensajes (valdría repetir, como se hace para otros casos, las propias palabras del Papa) en sus respectivos ámbitos de actuación. Aún no quieren verlo, pero la nueva evangelización también pasa por ahí, por alzar la voz sin miedo a perder prebendas en defensa de quienes están sufriendo graves injusticias. 

Ver más

El sepulcro vacio

Por: Juan María Laboa 19-12-2012

En la bella catedral de Lucca

se levanta un magnífico monumento fúnebre del admirado escultor Jacopo de la Quercia en el que ha modelado el cuerpo de Ilaria del Carreto con un pequeño perro a sus pies que parece preguntarle por qué ya no le acaricia. Durante seiscientos años los visitantes y turistas han contemplado conmovidos el conjunto y más de uno habrá rezado por la joven señora sepultada en su interior, muerta de parto a los 26 años en 1405.

Hace unos años se descubrió con sorpresa que el sepulcro estaba vacío y que no había sido utilizado nunca. ¿Qué pasó con el cuerpo de la esposa de Paolo Guinigi, importante señor de la Lucca del Cuatrocientos? Acaban de encontrar la solución del misterio. En una capilla de la familia en la Iglesia de San Francisco, están enterradas por separado, en una pared lateral y sin ninguna indicación Ilaria y las otras dos esposas del tal Guinigi, individuadas gracias al carbono y a algunos documentos encontrados junto a los esqueletos.

Curiosa pero no novedosa situación. Con demasiada frecuencia formamos de nosotros mismos una cáscara, un envoltorio, extraordinario, pero tan vacio como el sepulcro citado. Lo admiramos por lo que vale y por lo que oculta porque creemos encontrarnos ante una historia de amor que se nos presenta en su integridad, pero que, en realidad, solo es es fachada. El marido manda esculpir la obra de arte para que sea admirada y entierra a su amada en un lugar más discreto al que pueda acudir en soledad.

Nosotros actuamos de la misma manera en nuestra vida, aunque sin contar con artistas del valor  de Jacopo della Quercia. Nos montamos un escaparate, un disfraz, una personalidad, capaces de gustar o impresionar a quienes nos conocen, pero actuamos por nuestra cuenta con más espontaneidad  y menos miramientos. El gran teatro del mundo consta de máscaras que dominan el escenario y de vidas ocultas que transcurren en otros escenarios más sórdidos o, simplemente, más encubiertos.

Probablemente sería mejor esta sociedad si fuera más transparente. Sabríamos con quien contamos y qué es lo que mueve de verdad a la gente. El engaño y el interés por transformar las apariencias desemboca en la desconfianza y la mentira.

Ver más

Excesos de preocupaciones

Por: Alfonso Carcasona 17-12-2012

Vivimos en un mundo en el que se penaliza extraordinariamente al que no se preocupa.

Hace unos  pocos años, aunque la crisis que atravesamos haga parecer que fue en otra vida, la figura del triunfador era la del que no paraba quieto, el que tenía la agenda repleta de citas y reuniones, viajes diversos. El que se pasaba la vida creando negocios, riqueza, sin un minuto para algo que no fuese su empresa,  sus clases, su libro, su trabajo. Al que no le daba la vida, vamos. No teníamos tiempo para descansar, había que aprovechar todos y cada uno de los momentos.

 Hoy la crisis hace que dediquemos gran parte de nuestro tiempo a buscar cómo rellenar de manera productiva, según los estándares de nuestra época. No existen tantas oportunidades de trabajo como antaño, y negros nubarrones aparecen en nuestro futuro laboral. Además, la ciencia ha conseguido extender muchos años nuestra esperanza de vida, por lo que tenemos que construir almacenes más grandes para guardar el trigo que supuestamente nos deberá mantener cuando dejemos de producir. No podemos confiar tampoco en ser mantenidos por nuestros hijos, que bastante tendrán con salir adelante. ¿Y el Estado del Bienestar? Con la pirámide la de población invertida para los hijos del baby boom debemos contentarnos con que en algún momento deje de sangrarnos, más que pensar que algo nos devolverá.

Y dicho todo esto, nos volvemos al Evangelio, en concreto a uno de la semana pasada, Lc 21, 34-36, en el que Jesús equipara los excesos y la embriaguez a las preocupaciones de la vida. Nos advierte de que estemos prevenidos ante el día que debamos comparecer ante el Hijo del hombre, que puede ser hoy mismo. De la misma manera que reprende a Marta cuando atribulada se queja de que su hermana María no le ayuda en las abundantes tareas domésticas.

Embriaguez y excesivas preocupaciones, dos extremos que se tocan. Jesús no era un marciano que nos pidiese a todos contemplación absoluta. Pero nos reclama un balance en nuestras vidas, sin excesos de ningún tipo ante los asuntos del siglo.

Ver más

ME QUEJABA DE QUE NO TENIA ZAPATOS...

Por: Jose Maria Marquez Vigil 17-12-2012

La sanidad pública y otros grandes hitos sociales

 corren el riesgo de desvanecerse, del mismo modo que los ahorros privados han desaparecido ya, y con ellos tantos trabajos, tantas sonrisas…

¡Es verdad que ya no se ven tantas sonrisas! Me lo decía mi compadre Manolo cuando el pasado miércoles fui a recogerle al aeropuerto, recién llegado de Africa. A Manolo le sorprendía ver las calles tristes y vacías. Pero supongo que al ver el brillo de sus ojos y la enorme sonrisa en su cara, también le mirarían como a un bicho raro los pocos madrileños que vimos por la calle camino de la Estación Sur. Nadie podría imaginar que Manolo llevaba 2 días sin dormir en una cama, viajando en autobús desde Uganda a Kenya, donde cogió el avión para volver a Ciudad Rodrigo y así pasar la Navidad con su madre. Manolo lleva 13 años viviendo en Africa sin más pertenencias que una pequeña mochila y un enorme corazón. Vive una vida enormemente austera, una vida nómada supervisando los muchos proyectos de Africa Directo en tantos países africanos que se recorre constantemente en autobuses nocturnos “para no perder el día”, haciendo el bien y haciéndolo muy bien.

Y como él, tantos otros voluntarios. Hace una semana vi a Edu, y esta semana veré a Mafalda, a Patricia, tal vez también a David… Todos vuelven a casa por Navidad, como el turrón. Y todos ellos llegan con esa sonrisa, esa alegría desbordante en estado puro que yo también tuve una vez aunque la vida en España me la va borrando poco a poco.

Sin ningún género de duda, la situación en España es cada día más difícil para muchas familias. Y si basamos nuestras esperanzas en los mismos que nos robaron las sonrisas, en los políticos, nos podemos ir olvidando de recuperarlas.

Pero… ¿Qué ven en Africa los voluntarios? ¿Suben ahí las pensiones? ¿Tienen una sanidad o una educación de calidad? Siempre que palpo la realidad africana recuerdo aquella frase que dice: “Me quejaba de que no tenía zapatos hasta que vi a alguien que no tenía pies”.

Me gustaría compartir con vosotros una de las muchas historias que nos ha traído Eduardo al volver de Kamwenge (Uganda). ¡Es mi regalo de Navidad para todos vosotros! Por favor, abrid el envoltorio y saborearlo con los cinco sentidos. La historia de Kato está ahí para hacernos reflexionar, para hacernos sentir, y si somos capaces de entenderla en su significado más profundo, también nos hará sonreír y olvidarnos por unos minutos de nuestra crisis.

Edu es Fisio y tras casi un año en Kamwenge donde hay un montón de proyectos en marcha (hemos construido un Hospital, una Escuela, y diferentes proyectos adicionales: comedor e internado para los discapacitados, un pozo de agua con energía solar que abastece al Hospital y la Escuela, etc.). En Kamwenge vivían más de 30 discapacitados en condiciones infrahumanas (yo los conocía hace más de 5 años, reptando literalmente por el barro). Ahora son casi 45 y la vida les ha cambiado totalmente. Kato es uno de estos chicos, y si pincháis este enlace podréis ver una presentación muy corta con cinco diapositivas y un video cortísimo al pinchar la última imagen. ¡No dejéis de conocer a Kato! Os aseguro que merece la pena.

 

http://dl.dropbox.com/u/5393906/1211_Uganda_Kamwenge_MUNONGA%20ABLES_Kato%20Justus.pptx

 

Celebramos ahora el Adviento, la preparación a la Navidad. Y si queremos realmente sentirla y celebrarla, no podemos dejar de pensar en el niño Dios que nace cada día en ese otro pesebre, esa choza de adobe y paja en Africa. Ahí vive también Kato Justus demostrándonos que cada día es Navidad. ¡Feliz Navidad!

 

(Y ahora unos minutos para la publicidad… Si queréis conocer también a alguno de estos voluntarios de Africa Directo, venid el próximo miércoles día 19 de diciembre a la fiesta que hemos organizado para “ayudar a los que ayudan”. Más info de este evento en: http://www.africadirecto.org/index.php?m=Eventos&op=ver&eid=204 )

 

Ver más

La asignatura de religión, por la puerta de atrás

Por: J. Lorenzo 17-12-2012

No consigue la educación en España despegar su vuelo gallináceo

del lugar donde pasa más tiempo: el suelo. Ya no por lo que indicadores como los del informe PISA reflejan de nuestro sistema de enseñanza, lejos, muy lejos, de permitirnos encarar el futuro como una sociedad madura, formada, emprendedora… Y no es solo culpa de los recortes, que también.

Se acaba de presentar la enésima reforma educativa, la LOMCE. Y vistas la reacciones generadas, no parece que haya primado ni el sentido común ni el diálogo, pilares sobre los que el ministro José Ignacio Wert aseguró que se asentaría la norma, que aún ha de pasar el trámite parlamentario para, tal vez, ser aprobada en primavera.

La vigencia de esta LOMCE tiene fecha de caducidad en el próximo Gobierno que desaloje al PP de La Moncloa. Este parece el sino de nuestras leyes educativas, vista la sopa de siglas que jalonan nuestra todavía joven democracia. Falta el diálogo, el consenso, en definitiva, el pacto que dé permanencia a una materia tan determinante para el futuro de un país.

Y para que la cosa siga exactamente en el mismo nivel de desacuerdo institucional, la asignatura de Religión vuelve a ser causa de graves acusaciones. Es alarmante el nivel de ignorancia que se vierte sin atisbo de pudor sobre la enseñanza religiosa en la escuela, en concreto, sobre la religión católica. No se entiende que una materia, que no es obligatoria, y que está impregnada de valores que habrían de movernos a ofrecer al prójimo lo mejor de cada uno, siga causando tanto revuelo.

Se ha conseguido en este anteproyecto de ley devolverle una dignidad que tenía marginada, pero esto también durará lo que dure el PP en el Gobierno. También aquí ha faltado diálogo, propuestas pedagógicas que arrumben los viejos prejuicios, nunca desterrados, un debate en serio capaz de hacer reflexionar a todas las partes de que esta asignatura (y sus alternativas, para quienes no opten por ella) no hace daño a nadie, sino que encierra mucha bondades que nos harán crecer juntos en la diversidad, como ocurre en otros países europeos.

Si esto se hubiese hecho, quizás esta materia no habría tenido que entrar en una reforma educativa por la puerta de atrás.

Ver más

El Pesebre

Por: Juan María Laboa 10-12-2012

Una nueva polémica bizantina e interesada

ha acaparado de nuevo tertulias y  comadreos a propósito de un supuesto rechazo del papa de la existencia del buey y la mula en el portal de Belén. Al socaire de este descubrimiento de la nada, los tertulianos han repetido con regodeo que tampoco los reyes magos eran reyes ni tres, concluyendo algunos, incluso, que tanto el cristianismo como los belenes se tambalean ante tanto despropósito.

Conviene reflexionar sobre el tema de bueyes y reyes con el fin de sugerir una autocrítica colectiva sobre algo que atañe a nuestra religiosidad y nuestra cultura. Tal vez durante siglos hemos logrado integrar con naturalidad el anuncio estrictamente evangélico con nuestras interpretaciones piadosas que animaban nuestra sensibilidad. De hecho, les escritos evangélicos, sus descripciones de la persona y las palabras de Jesús son sumamente austeras, escuetas y los creyentes han buscado permanentemente redondearlas, darlas color y sentimientos. No se trataba de entenderlas mejor sino de sentirlas y gustarlas más nuestras. El peligro consiste en que, con el tiempo, las consideramos también testo evangélico.

“Y mientras estaban allí (en Belén) le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada”(Lc2,6s). Esto es lo que tenemos estrictamente en los evangelios y así lo hemos escuchado los cristianos desde hace dos mil años en la proclamación litúrgica. Está claro que para el evangelista resulta importante resaltar las circunstancias materiales de austeridad y pobreza en que nace Jesús, a quien los ángeles anuncian como Salvador, Mesías y Señor.

Es verdad que el pesebre hace pensar en los animales, pues es allí donde comen, pero en el evangelio no se habla de animales, aunque los primeros cristianos, que leían el Antiguo y el Nuevo Testamento y los meditaban y relacionaban, se fijaron en las palabras de Isaias 1,3: “el buey conoce a su amo, y el asno el pesebre de su dueño; Israel no me conoce, mi pueblo no comprende”. En nuestra ansia de conocer, llenar lagunas y comprender más y mejor el misterio, tendemos a relacionar con excesiva frecuencia los textos de ambos Testamentos, de distintas épocas, en nuestra imaginación y en nuestra imaginería, pero, en realidad, los datos reales son los pocos que tenemos y a ellos debemos ceñirnos.

Tenemos que dar un salto considerable para asistir al comienzo de una tradición que se impuso y que ayuda al sentimiento, a la piedad y al deseo de visualizar la vida de Jesús. San Francisco de Asís en la Navidad de 1223, respondiendo a la invitación de uno de los nobles que le admiraban, decidió celebrar la Natividad en medio de las grutas y ermitas de una montaña escarpada. Pidió a su amigo preparar una imitación de la gruta de Belén tal como le inspiraba su imaginación y su ternura poética: “Deseo celebrar contigo la noche de Navidad, y escucha la idea que se me ha ocurrido. En el bosque, cercano a nuestra ermita, existe una gruta entre las rocas. Allí prepara un pesebre lleno de heno, consigue que un buey y un asno se encuentren allí como en Belén. Quiero que, al menos una vez, festejar solemnemente la venida del Hijo de Dios a la tierra, y ver con mis propios ojos cómo quiso ser pobre y mísero al nacer por amor a nosotros”.

A media noche, los franciscanos llegaron al bosque y todos los habitantes de la región acudieron con ellos para asistir a esta fiesta de Navidad. Todos llevaban antorchas encendidas y alrededor de la gruta se encontraban los frailes con cirios, de forma que el busque se encontraba iluminado como en pleno día bajo la oscura bóveda de las encinas. La misa fue celebrada sobre el comedero que servía de altar de forma que el niño celestial, bajo las especies de pan y vino, estuviese presente en persona allí tal como había estado en el pesebre de Belén.

Nació así la tradición de los belenes y en ellos la Sagrada Familia estaba acompañada de los dos animales y, con el tiempo, de otras personas y animales que la devoción o la imaginación de los cristianos fue colocando. Es verdad que, con el tiempo, los ojos resultan más determinantes que lo escrito, sobre todo, si no se tiene costumbre de leer el testo asiduamente, de forma que muchos creyentes han integrado de manera definitiva los dos animales en la foto del portal de Belén. Otro tanto sucede con los tres reyes. Los evangelios dicen simplemente que se acercaron unos magos, ni tres ni reyes, pero la creatividad poética y religiosa posterior ha ido añadiendo elementos que, en realidad, no suponen cambio alguno en lo esencial del mensaje.

De todas maneras resulta más que conveniente que hoy los cristianos seamos capaces de distinguir netamente en nuestros ritos y costumbres entre lo que resulta esencial en el mensaje evangélico de cuanto las tradiciones, piedades y costumbres lo han envuelto y, a veces, desfigurado. Claro que para conseguirlo conviene leer el Evangelio.

Ver más

Ración doble de esperanza

Por: J. Lorenzo 10-12-2012

Este año, algunas cartas pastorales viene con la esperanza redoblada.

A la llamada a preparar la acogida se une también la de ser motivo de confianza para quienes nos rodean y andan desesperanzados por una realidad muy cruda.

Así, hay cartas de Adviento que dan un paso más (como la del obispo Iceta, aunque redoblo también mi esperanza en que no sea la única) para concretar con gestos y acciones el compromiso cristiano en favor de los más vapuleados por esta sinrazón. Esto ya se viene haciendo en todas las diócesis, pero en esta carta se habla de participar incluso en campañas cívicas contra los desahucios, como es la de la dación en pago.

A algunos, este incipiente activismo (¿no estamos reclamando más presencia en la esfera pública?) les incomoda y a otros les parece una minucia, viendo el desmantelamiento impune de derechos que tanto costó alcanzar.

Pero si la Iglesia, digan lo que digan, ayudó en su momento a la consecución de una parte de esos derechos, es lógico que esté al lado de quienes defienden su pervivencia. Si renunció a las ataduras del poder temporal y al de unas siglas políticas para no comprometer su independencia, no debe temer la denuncia de las arbitrariedades que se están cometiendo.

No todo vale con la excusa de la crisis y de que Europa obliga. Hoy, el mercado campa a sus anchas, sin pudor ni compasión. Hay medidas que manan de una ideología ultraliberal que está creando un ambiente tóxico para la democracia. Una ideología que desnudó hace un año el cardenal Turkson, responsable de Justicia y Paz, en un documento que le causó críticas internas.

Como se dijo en la presentación de aquel texto incómodo, “se trata de ideologías neoliberales, neoutilitaristas y tecnocráticas que, mientras reducen el bien común a dimensiones económicas, financieras y técnicas absolutizadas, ponen en peligro el futuro de las mismas instituciones democráticas”.

Diagnóstico certero, pero sepultado por el miedo. ¿Querremos sacudírnoslo en este Adviento? ¿Sabremos acompañar la reacción ciudadana, cívica y pacífica, antes de que se produzca un estallido social que nadie desea? ¿Volveremos a llegar tarde?

Ver más

El mal

Por: Alfonso Carcasona 09-12-2012

Asistí el otro día a una escena propia de una buena película de acción.

Un amigo cruzaba la calle, vacía a esas horas de un domingo por la mañana, con un saco de dormir en la mano. En la parada de la acera contraria estaba sentado un joven, aparentemente esperando al autobús. Al verle cruzar el joven de la parada saludó a mi amigo, como felicitándole. Mi amigo le devolvió confundido el saludo, y continuo cruzando. A los pocos metros le esperaba un sin techo, al que le había prometido el saco hacia unos días. Se entretuvo hablando con el un rato, y  volvió sobre sus pasos. Pero al cruzar la calle, que seguía tan vacía como al principio, el joven del autobús se levantó y le preguntó si podía hablar con él. Iba con prisa por lo que continuo cruzando y diciéndole que no tenía tiempo, pero el joven, que llevaba al menos 10 minutos esperando un autobús que no llegaba nunca, le siguió hasta donde había aparcado. De verdad que no tengo tiempo, se disculpó mi amigo. El joven sólo le dijo: quiero que sepas que ese saco lo va a vender mañana. Y se dio la vuelta y volvió a cruzar. Se sentó en la parada a seguir esperando ese autobús que no llegaba.

 

Una aparente escena hollywoodiana, que me hizo reflexionar hacia mi concepto del mal, del diablo y del infierno. ¿Que hacia ese joven esperando sin objeto? ¿Por qué saludó a mi amigo intentando, quizá, envanecerle por la buena obra que iba a realizar? ¿Qué ganaba intentando sembrar la duda después? Así es como creo que actúa el diablo, como será el infierno. No soporta el amor gratuito, lo tiene que emponzoñar primero, intentar enredarnos después. Esperando en cualquier esquina, en cualquier parada. No necesariamente se encarna en una persona, conocida o no. Pero siempre esta al acecho. De nosotros depende fijarnos e intentar esquivarlo. O mejor aún, enfrentarnos a él.

Ver más

CARTA DE DESAHUCIO

Por: Santos Urias 09-12-2012

Hace un mes, más o menos, le llegó la última misiva donde le avisaban del inminente desahucio.

Toda una vida ofrecida principalmente a sus hijos y ahora se encontraba tan sola en un momento como este. El mayor en la cárcel desde hace unos años. “Es un buen chico”, me repetía, “pero le falta carácter”. Y la niña que se marcho de casa a vivir con el novio y que en dos ocasiones quiso quedarse con el piso dejándola en la calle. Ahora apenas se hablan: el rencor a veces se esconde en las tripas y es difícil de extirpar. 

Es todavía bastante joven, no llega a los cincuenta, y quizás por esa misma razón le cuesta más hacer las maletas. Mudarse a esa edad tan temprana es como no haber acabado de vivir. Sobre todo viéndola con su energía, paseando de acá para allá hasta el último momento, sin renunciar a un café o a un buen libro. 

Ha intentado en este último año varias veces aplazar el desalojo, pero ya se le habían acabado los recursos, incluso las fuerzas. El otro día cuando fui a visitarla la medicación le hacía alucinar, soñaba que comía y se llevaba los dedos a la boca: no quería dejarse ni un bocado de este plato que es la vida. 

Su mirada brillaba de una forma especial, tal vez por las drogas o tal vez no, y estaba casi desnuda. En este traslado no te hace falta más equipaje: cuesta marcharse, pero lo que te llevas no pesa, es ligero y sólo perceptible con los ojos del corazón. 

Hablamos un poco, entre la inconsciencia, la clarividencia, los sueños y la sinceridad del tránsito. Pedimos juntos para que esa nueva morada sea más espaciosa, más luminosa, para siempre. 

Se nos enseñan tantas cosas a lo largo y ancho de nuestro camino y sin embargo las principales nos llegan así: poco preparados. Quizás hay que aprender a morir, a despedirse día a día, a saber que cada instante es precioso y la vida fugaz. O tal vez eterna. 

Ver más

Vida tras la vida

Por: Jose Maria Marquez Vigil 02-12-2012

El pasado martes recibí un burofax.

Tras la sorpresa inicial y el recelo, ya que este tipo de comunicación no suele traer buenas noticias, acerté a leer el contenido. Juan había fallecido hace dos años dejando usufructuaria de su herencia a Isabel, su mujer, cuyo corazón acaba de dejar de latir hace una semana. Parece ser que en el momento en que Isabel falleciera nos debían comunicar que la Fundación Africa Directo había sido nombrada heredera universal de Juan. No sé cómo describir lo que siento… La palabra podría ser “muy emocionado”, pero es más aún. Hay una parte de espiritualidad e incluso comunión que da mucha más transcendencia al sentimiento y que supera con creces la simple emoción.

Inmediatamente me puse en contacto con los albaceas. Muy bonito... Dicen que eran sus amigos más allegados, que Juan era una persona con mucha cabeza y un gran corazón. Parece ser que tenía ya una edad muy avanzada y su mujer tenia alzheimer. Cuando los amigos preguntaban porque no se dejaba de riesgos y de invertir en la bolsa (por medio de la gestora de patrimonios Bestinver, responsable de darnos a conocer a sus partícipes), cuando le preguntaban porque no prefería asegurarse una renta que iba a necesitar el matrimonio, él decía que sus herederos tenían que recibir el máximo posible. ¡Una historia preciosa y enormemente generosa de vida tras la vida!

Hace 16 años unas niñas de 8 años me dieron unas 2.000 pesetas para los niños de Malawi, que habían conseguido en los recreos del Cole vendiendo bisutería que hacían ellas mismas. Me pareció que cada peseta debía llegar al más necesitado, y así ha sido desde entonces con Africa Directo.

Pero ahora rizamos el rizo. Con esta maravillosa ayuda vamos a superar el nivel de donaciones en vida para pasar a hacer algo mucho más grande. ¡Vida tras la vida! Yo no les conocí y no les he podido dar las gracias en persona, pero se las daré en mis oraciones. Juan e Isabel van a estar en el pensamiento y el corazón de mucha gente durante estos meses, y en cuanto se liquiden los legatarios y se vea que queda en la herencia, esperamos que su recuerdo se convierta en un bonito proyecto de ayuda en Africa ya sea una escuela con su nombre y con su alma muy presente, o un hospital, un proyecto agrícola o de agua, etc. Uno de los proyectos más bonitos de Africa Directo por venir de quienes viene.

Pensando en ellos me acuerdo una vez más de la respuesta de Jesús cuando le preguntan por el secreto de la vida eterna y relata en ese momento la historia del buen samaritano. Juan e Isabel están ahora vivos, ¡muy vivos! Aún no sabemos en qué consiste la herencia pero presuponemos que va a permitirnos ayudar a mucha gente, y cuando pienso en la celebración mundial del día del Sida este fin de semana, que tantos huérfanos ha dejado tras de sí, o cuando leo las cartas del Padre Mario desde Goma (RD Congo) relatando como está alimentando en su misión a 8.000 desplazados por la guerrilla mientras escucha los disparos y gritos a su alrededor, o cuando pienso en el Hospital de Alinafe en Malawi que no tiene luz eléctrica o en tantos malnutridos que podrían mejorar su futuro con un programa de irrigación que les facilite dos o tres cosechas anuales… Juan e Isabel están esta semana muy vivos y más aún porque en realidad, ¡están embarazados! Y a partir del próximo año van a tener muchos, muchísimos hijos cuya vida va a dar un giro completo, cuya vida va a ser posible en muchos casos gracias a ellos.

Cuando sepa en qué consiste la herencia y lo que pueda quedar tras pagar los legados, y sobre todo, lo que vamos a poder hacer en Africa con esta herencia, os lo haré saber en esta misma columna. Pero de momento tengo ya algo muy claro y es que, si damos amor a los demás nuestra propia vida nos sobrevive hasta límites insospechados. Muchas gracias, Juan e Isabel, por seguir vivos entre nosotros y muy pronto aún más lejos, en Africa.

Ver más

Es la crisis lo que machaca a la familia

Por: J. Lorenzo 30-11-2012

Los obispos españoles, tras su Asamblea Plenaria,

han emitido una nota sobre la legislación familiar y la crisis económica tras sentencia del Tribunal Constitucional que avala la ley de los matrimonios homosexuales. En ella se dicen claramente algunas cosas, pero también, claramente, se pueden deducir otras. Así, se puede pensar que se insta a los políticos católicos (que alguno debe de quedar en el PP, partido que recurrió la inconstitucionalidad de esa norma socialista) a 'rebelarse' y no refrendar con su voto leyes injustas, como se considera esta. Y no es descabellado pensarlo cuando se urge al PP a reformar la ley.

Asimismo, se dice que “sin la familia, sin la protección del matrimonio y de la natalidad, no habrá salida duradera de la crisis". Y tienen toda la razón. Sucede que, en el contexto de una declaración contra las bodas gais, que “dañan tan gravemente las estructuras básicas de la sociedad”, tampoco es retorcido pensar que están culpabilizando a esos pocos miles que se han casado (sin contar ya los divorcios) de haber puesto a la familia en los gravísimos aprietos que está pasando. Eso es darle al lobby gai mas poder del que tiene. ¿De verdad son los responsables del bajón en el número de matrimonios, en general, y de los contraídos por la Iglesia, en particular? Habría que indagar en las causas y ver cuáles interpelan a nuestras incoherencias, porque la gente se sigue amando, emparejando y, si pudiera permitírselo, engendrando.

Más nociva para la institución familiar está siendo la crisis. Los sociólogos advierten ya de su impacto en el modelo familista, el que ha permitido a generaciones sobrevivir a los embates de desgobiernos y calamidades de todo tipo. El colchón familiar, vaya. Pero al colchón se le salen los muelles y en uno de cada cinco hogares se vive de la pensión del abuelo. Habrá cínicos que digan que esto vertebra a la familia pues muchos volverán a la gasolinera en donde abandonaron al viejo en tiempos de abundancia. Pero, dicen los expertos, la sociedad que está surgiendo de esta crisis ya no es la misma de hace solo una década. Es una sociedad (familia) mas fracturada, atravesada por la desigualdad entre sus miembros, la pobreza de capas cada vez más amplias y la exclusión social de quienes nunca pensaron que sus familias acabarían así por una reforma laboral o una ley hipotecaria.

Ver más

Normalidad

Por: Alfonso Carcasona 30-11-2012

¿Sois pareja?

Una pregunta ante la cual hace pocos años nos hubiésemos sentido muy incómodos, hoy simplemente nos deja un tanto perplejos. Hace años, cuando veíamos a dos amigos o a dos amigas por la calle, caminando juntos, o tomando un café, sin una especial predisposición afectiva, no se nos pasaba por la cabeza que pudiesen ser una pareja homosexual, o incluso un “matrimonio”, término políticamente incorrecto si se entrecomilla. Si veíamos, por contra, una pareja de distinto sexo en esas situaciones sí que podíamos pensar de que se tratase de una “pareja”, denle Uds. el significado que entiendan al entrecomillado.

 Como digo, no me molestó la pregunta, aunque me sorprendió. Tomábamos café el otro día con un sacerdote, quien nos contaba su admirable labor.  Nos presentamos normalmente y pudimos meter muy poca baza en el monólogo de nuestro interlocutor, ya que de eso se trataba, de aprender lo que hacía. Ningún gesto que pudiese dar a entender que éramos pareja, como tampoco lo hubiese sido si en lugar de un amigo hubiese sido una amiga. Quizá en ese caso, no se hubiese producido la pregunta.

Lo que me provocó la pregunta es la reflexión sobre el tipo de sociedad que estamos construyendo. Sin duda más tolerante, más abierta, y con ello, más fraterna. Pero creo que estamos exagerando en relación a este tema. Los medios de comunicación se han encargado de hacer de adoctrinadores, incluyendo en las series para niños y jóvenes parejas homosexuales, las más veces simpáticas. E imagino que dentro de esas parejas las habrá de todo tipo y condición, al igual que en el caso de las hetero.

Hace unos días, el Tribunal Constitucional avalaba la utilización del concepto “matrimonio” en las uniones homosexuales, equiparándolas a las heterosexuales. Se revisan con ello siglos de historia y magisterio. Si eso es preciso e imprescindible para que se les reconozcan los mismos derechos, civiles políticos y económicos, lo aplaudo. Si no lo es, podrían evitarse malos entendidos provocados por la semántica.

La familia, en su concepto tradicional, es la base de nuestra historia y de nuestra sociedad. No estoy seguro de que atentar contra este concepto, buscar promover otros tipos de familia en detrimento de la tradicional, sea inteligente. Y el que no queramos distinguir realidades naturales puede resultar peligroso.

 

 

 

Ver más

SOBRE LA INOPORTUNIDAD DEL ADVIENTO

Por: Dolores Aleixandre 27-11-2012

Sí, inoportunidad, no me arrepiento del título,

  esa ha sido mi impresión después de hacer una lectura seguida de los textos de Adviento. Vienen cargados de  tantas palabras resplandecientes: alegría, seguridad, gloria, esplendor,  paz, confianza,  salvación…, que esa insistencia luminosa resulta casi insultante en estos tiempos de tanta oscuridad. Puestos a elegir,  preferiríamos otras promesas más cercanas a nuestra realidad: en vez de  colinas que se abajan y valles que se levantan, esperaríamos el anuncio de que bajan las hipotecas, desciende  la prima de riesgo y se eleva la  responsabilidad de los bancos que han dejado sin ahorros a tantas familias. 

Estupendo que lo torcido se enderece, pero nos suena a música celestial mientras continúen los métodos tortuosos de muchos empresarios para solicitar  EREs  y mandar al paro a tanta gente.  Baruc nos exhorta a envolvernos en el manto de la justicia de Dios y es una magnífica cobertura pero ¿de qué les va a servir a los inmigrantes sin papeles si se quedan sin la sanitaria?  La teología y sus eruditos se defienden: “Se trata de una perspectiva escatológica”, distinguen. Claro, pero sólo con eso no llego a fin de mes, piensa más de uno.

Jesús, que afortunadamente no era un erudito, propone otras salidas: da por sentada la existencia de situaciones desastrosas que nos sacuden llenándonos de  ansiedad y preocupación pero, donde nosotros no vemos más que catástrofes, él ve “señales”.  La condición para descubrirlas es “levantar los ojos”, ir más allá de lo inmediato que nos ciega y  atrapa en redes de deseos insatisfechos, en obsesiones por retener modos de vida que considerábamos definitivos, en temores que embotan nuestro corazón impidiendo el fluir de la vida.

Y esas “señales” ¿dónde buscarlas?: en  el desierto, responde el evangelio de Lucas en el 2º Domingo, en esos lugares marginales que nos obligan a afrontar sin distracciones esas preguntas de las que tratamos de escapar, que nos inquietan más allá de lo económico y que se enmascaran bajo  pretextos de impotencias y desánimos. Los personajes políticos y  religiosos nombrados (Poncio Pilato, Herodes, Anás, Caifás….) quizá fueron peores que los que hoy nos gobiernan pero, a pesar de sus poderes e  intrigas, no consiguieron extinguir la esperanza que convocaba la voz profética de Juan desde la periferia.

En la tercera semana  las señales se vuelven más concretas: hay que abrirse a la alteridad hasta  llegar a compartir con otros, hay que salir del estrecho círculo de “lo mío” para que la esclavitud del poseer deje paso a la  libertad  de preferir el bien mayor de la relación: la alegría de que una túnica sobrante abrigue ahora el cuerpo aterido de un hermano.

Las señales  de la cuarta semana nos devuelven a la belleza de lo pequeño, a la humildad de lo cotidiano: Dios elige como morada a Belén, un pueblo insignificante; y un sencillo saludo, esa experiencia universal de acogida del otro, desencadena un torrente de comunicación entre dos mujeres embarazadas que se llenan de alegría, bendicen y se ríen juntas mientras la vida crece en sus entrañas.

No son señales  fáciles ni evidentes porque el Evangelio es siempre un tesoro escondido, un  don exigente,  una gracia cara.  Después de todo, quizá el Adviento pueda conducirnos “oportunamente” hacia ese júbilo que se atreve con tanto descaro a prometer.

Ver más

La CONFER también se indigna

Por: J. Lorenzo 26-11-2012

Puede que se vayan haciendo mayores y que cada vez sean menos,

 pero lo que no pueden –ni quieren– es hacer oídos sordos a esa llamada que les viene desde lo hondo, que surge de un espiritualidad encarnada que bebe directamente del Evangelio y que, cuando se trata de elegir, la opción es clara: los que están en los márgenes de la sociedad y “que para Jesús son el centro”.

Lo acaban de reafirmar los superiores y superioras mayores reunidos en la Asamblea General de CONFER. Ya en el discurso de apertura de su presidente, Elías Royón, hubo palabras claras y contundentes sobre la situación de crisis que se vive en España. Pues bien, esas mismas palabras, desgajadas en forma de comunicado, fueron aprobadas en la jornada de clausura para hacérselas llegar no solo a la sociedad entera (que solo sabe de ellos y ellas cuando hay un escándalo de por medio), sino al propio Gobierno, con especial dedicatoria al ministro de Economía, Luis de Guindos, a quien le respondieron, tras unas declaraciones suyas, que “no podemos creer que la palabra 'no hay alternativas' sea la ultima palabra de nuestro momento presente como si fuese ya el fin de la historia”, en alusión a la presunta inevitabilidad de la dura política de ajustes y recortes del Gobierno del PP. Aun siendo un “pellizco de monja” en comparación con la munición dialéctica que cargan en este país quienes transitan los andurriales de la cosa pública, ha resultado una andanada atronadora en comparación con lo que una situación critica para millones de personas, donde se ha perdido el pudor a la hora de pedir sacrificios siempre a los mismos, viene suscitando en otros estamentos eclesiales.

Pero no es la primera vez que los religiosos alzan la voz contra los abusos de la política, con este u otros gobiernos. Una libertad evangélica que no sabe de componendas bajo cuerda y que les ha generado, incluso, criticas cuando no recelos con la jerarquía eclesial. Precisamente para restañar heridas se ultima estos días en la plenaria de la CEE un documento sobre las relaciones mutuas, a veces marcadas por una tensión en las formas de comunicarse entre ambas instancias, porque de lo que no cabe duda es de que la Vida Religiosa sigue en plena comunión con el Evangelio y mostrando una forma de ser Iglesia que es reconocida y respetada incluso por los anticlericales.

Ver más

EL REY

Por: Jose Maria Marquez Vigil 25-11-2012

La televisión nos muestra las imágenes de ese hombre

 que sigue padeciendo las consecuencias físicas y psicológicas de su megalómana caza del elefante (y de la “elegante”, por meter también a la alemanita con un tonto juego de palabras). Ahí aparece su familia, su médico… Por cierto, ¿cómo le van a afectar los recortes sanitarios al “primero de los españoles”? Dicen que pidió la anestesia para “no tener que oír…” pero me pregunto si eran los gritos desesperados de nuestro sistema sanitario los que no quería que le importunaran.

El otro día en una reunión con varios voluntarios de Africa Directo, al hablar de la necesidad de incorporar voluntariado fresco en los diferentes departamentos, recordaba una frase que siempre me gustó mucho. “El ejemplo no es una forma de gestión. ¡Es la única!”.

Y hoy tenemos un rey lleno de riquezas acumuladas durante los últimos años, un rey enfermo, un rey que no da mucho ejemplo… ¡Y también tenemos hoy, un Rey con mayúsculas!

Hoy se celebra la festividad de Cristo Rey en recuerdo de el Hijo de Dios, físicamente atado y sometido, a punto de ser torturado y crucificado, pero declarando a Pilato con toda claridad aquello de: “Mi reino no es de este mundo”. El evangelio de ayer, el de los saduceos y la viuda que se había casado y enviudado siete veces, nos recordaba que en este otro mundo, en este Reino con mayúsculas, los hombres y mujeres “ya no pueden morir, porque son semejantes a los ángeles y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.”

Y otra frase con la que me quedo… Jesús vuelve a contestar ante una nueva pregunta de Pilato y declara su misión como Rey de este otro mundo: “… dar testimonio de la verdad. El que es de la verdad, escucha mi voz”

Me quedo con esa voz, y como el otro rey, voy a pedir que me “anestesien” para no oir las otras voces, las de ese otro mundo, el mundo de Pilato y de Juan Carlos, el mundo de la muerte, de la destrucción.

¿Pero quién soy yo para hablar de todo esto? En un blog en el que escriben tantos eruditos que conocen mucho mejor los Evangelios, no sé como tengo la cara de ponerme a hablar de ese otro Reino del que conozco tan poco. Así que, para no ponerme muy serio, os copio un chistecito sobre “esa anestesia” que me llegó el otro día por email, por si nos dice algo…

Anoche mi madre y yo estábamos sentados hablando de cosas de la vida... entre otras... estábamos hablando del tema de vivir/ morir. Le dije:"Mamá, nunca me dejes vivir en estado vegetativo, dependiendo de máquinas y líquidos de una botella. Si me ves en ese estado, desenchufa los artefactos que me mantienen vivo. PREFIERO MORIR".
!!!Entonces, mi madre se levantó con cara de admiración, y me desenchufó:

el televisor, el dvd, el cable de internet, el pc, el mp3/4, la play-2, la psp, la wii, el teléfono fijo, me quitó el móvil, el ipod, la blackberry y me tiró todas las coca-colas y  las cervezas!!! ¡¡¡CASI ME MUERO!!!

Ver más

Sociedad irresponsable

Por: Alfonso Carcasona 25-11-2012

Vivimos en una sociedad que no perdona una.

Siempre se ha de encontrar un responsable para cada actuación que resulta en un daño. Y ese responsable siempre ha de estar del lado de la administración, de la autoridad, del empresario o del ejecutivo. Nos hemos olvidado de la posibilidad de que el daño sea fortuito, causado sin ni siquiera negligencia. Hay que usar una cabeza de turco, y si es visible y conocida, mucho mejor.

Después de una desgracia siempre se culpa a la administración. Después de una manifestación a la policía. Después de una suspensión de pagos al empresario. Y no digo que en ciertos casos sean responsables, pero estamos creando una sociedad de irresponsables, los que exigen la cabeza del de enfrente, sin aceptar culpa alguna. 

Desgracias este año hemos sufrido muchas. Algunas hace pocos días. Me referiré a dos de ellas. La muerte de cuatro chicas en el Madrid Arena. A la fecha que escribo esta reflexión no se ha esclarecido todavía el asunto, pero parece que se debió a un exceso de aforo, a entradas falsas, y a un grupo de 2000 chavales que hacían botellón en la puerta y que decidieron entrar en un momento determinado, sin tener entrada alguna. Y la mala suerte de que se encontraran todos en un pasillo ratonera. Políticos y empresa están bajo sospecha, y si han hecho algo mal no dudo que pagaran por ello. Pero me sorprende que nadie este hablando de los irresponsables que con su conducta contribuyeron activamente a causar la tragedia, ya que imagino serán identificables  través de las cámaras de seguridad. Pero no, la sociedad no acepta girar el foco ante esos irresponsables, y con ello seguimos creando mas irresponsables.

O los antisistema que quemaron multitud de contenedores después de la manifestación que siguió a la huelga general. Muy diferentes a los asistentes. Chavales con pasamontañas y la litrona en la mano. Cobardes que echan a correr a 300 metros de la policía, que no paran en arrastrar a viejos y desvalidos, con tal de pasar un buen rato. Les da igual una maní que un partido de fútbol. Todos nos quedaremos con la brutalidad del policía que apaleó al niño de 13 años y a su hermana, imperdonable y censurable. Pero era uno, o unos pocos, como máximo. Sin embargo, los descerebrados que les increpaban, quemaban y volcaban contenedores, rompían lunas, esos, todos son censurables. Pero de ellos no se habla, mas que en una pequeña línea. Y con ello contribuimos a acrecentar la irresponsabilidad de nuestra sociedad. Castíguese a todos los culpables, no solo a los demagógicamente cabezas de turco.

Ver más

EN BICICLETA

Por: Santos Urias 23-11-2012

Espero a alguien en la puerta de la Parroquia.

Parece que se retrasa un poco. De pronto me tocan en el hombro. No es quien espero, pero Daniel montado en su bicicleta, me saluda con una sonrisa de oreja a oreja. Es, nunca mejor dicho, un amigo de la calle. Nos conocimos por medio de su novia y hemos ido ganando confianza y trato. Al principio me miraba con recelo, hay etiquetas que acompañan a los colectivos y que la mayoría de las veces cierran puertas y construyen muros de forma irracional e injustificada (que bien lo sabía el maestro que trataba a cada uno de forma personal, con la mirada en el corazón y dispuesto a la sorpresa). 

Viene de trabajar. Una terraza donde consume las horas, muchas horas y a deshoras. Su pasión es la música y la vida. Le comento de un amigo que ha pasado de vivir en la calle a comprarse un coche e incluso meterse en un piso: ¡en estos tiempos! Un ejemplo de resistencia. Cuanto más has pasado más capacidad para enfrentar las dificultades, para aceptar y para luchar. Menos espacio para el lamento y el victimismo. Daniel se confiesa: cuando el vino de Argentina sus amigos de aquí, argentinos también, le pusieron en la calle. Dos años estuvo deambulando, buscándose la vida, corriendo y recorriendo. Me comenta, Dos lecciones principales aprendí en ese tiempo: No hay que preocuparse de lo que no tiene solución, es perder fuerzas; y no hay que preocuparse de lo que tiene solución, lo que hay que hacer es ponerse manos a la obra con buen ánimo para solucionarlo. Todo depende de aquí. Me dijo mientras se señalaba el corazón. 

Me sonaban esas palabras: “tu fe te ha salvado”, nada es imposible para el que tiene verdadera fe”… 

A veces Jesús viene en bicicleta. 

Ver más

La vida

Por: Jose Maria Marquez Vigil 18-11-2012

Hace un par de semanas dedicaba estas mismas líneas a "la muerte".

 Entre tanto, las noticias nos trajeron a muchos hogares el recuerdo de su crueldad y de nuestra impotencia con aquella fiesta de Halloween que se llevo a 4 chicas tan jóvenes y llenas de vida.

Mientras se depuraban responsabilidades y se investigaba el aforo, las salidas, las licencias o la seguridad, todos pensábamos en el inevitable dolor de las familias, como tantas veces hemos abrazado el dolor de otros seres queridos en situaciones semejantes.

No conozco a la familia de ninguna de estas chicas, pero he tenido la oportunidad de leer alguna declaración de la familia de Belén, una familia cristiana cuyo padre, recién aterrizado en Madrid, declaraba a algún periódico lo siguiente: "Estamos viviendo estos momentos con mucha tristeza, con mucho dolor, por nuestra pérdida, pero a la vez con la serenidad y la paz que te da cuando uno se abandona a las manos del Señor. Ha querido que sea de esta manera, y hay que aceptarlo. De esa manera uno se siente muy triste, evidentemente, pero con mucha paz y mucha serenidad". Las declaraciones de uno de sus hermanos, sacerdote, son igualmente impresionantes (la fotografía que adjunto en esta ocasión es de la entrevista que le hacen en un periódico). Me quedo con su respuesta cuando el periodista, con un poco de mala baba, le pregunta “¿Dónde estaba Dios cuando ocurrió la tragedia?”, y el Padre Borja, hermano de Belén le contesta rotundamente: “En el Madrid Arena”.

En otra entrevista pude escuchar una canción que le han dedicado a Belén y que entre otras cosas dice: “Y ahora que parece que todo acabó, comienza algo nuevo fruto del Amor. ¡Gracias Señor!”. Se puede escuchar en este link:http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/11/madrid/1352638684.html

Un gran misterio la muerte. Otro gran misterio la Fe. Pero lo que es evidente, lo que nadie puede discutir, es que todos nosotros vamos a morir algún día, que la muerte es parte de la vida, y que sin duda alguna hay un cielo y un infierno, y se viven aquí en la Tierra. El que esté dándole vueltas cada día al tema de las licencias, buscando culpables o responsables, está en todo su derecho, ¡faltaría más! Pero va a vivir un auténtico infierno. El que tiene la gran suerte de poder abrazarse a la Cruz, vivirá ya aquí y ahora la inmensa paz celestial.

“Sexo es Vida” dice aquel famoso slogan publicitario que se cuela en nuestros televisores. ¡Qué se lo pregunten a una prostituta o a tantos esclavos del sexo! Lo que es vida es el amor, y entre ellos, el amor verdadero, el amor más profundo de todos, y ese gran regalo que nos deja, que es la fe.

Acabo de recibir un email de Manolo desde Uganda. Manolo es un misionero laico que lleva casi 15 años en Africa como un auténtico ángel entregándose a los más pobres del planeta. Me cuenta como acaba de coger un autobús en el que ha viajado 10 horas (ese es para Manolo “el pan nuestro de cada día”), pasando por una localidad en la que existe un brote de Ebola, y encontrándose con otro autobús anterior al suyo totalmente destrozado por haber chocado con un elefante (murieron 15 personas en ese choque). Manolo como siempre se despide lleno de vida, dando las gracias por la oportunidad de participar de tanto amor. Ya os digo que es un auténtico ángel. Y gracias a Dios, hay muchos más ángeles aquí en la tierra que los que escuchamos en las noticias. Y mucha más Vida, “Vida” con mayúsculas.

Ver más

Página 1 de 10, mostrando 20 registros de un total de 196, desde el 1, hasta el 20

<< anterior | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 |
Login de usuarios