Miércoles 21 de Febrero 2018

Jose Maria Marquez Vigil

Soy Jose Maria Marquez Vigil, Pepe, el barbas… Un ángel para muchas misioneras, muchos voluntarios y muchos africanos con los que colaboro desde hace muchos años. Un demonio para mucha gente que me acusa de ser un bocazas, un defraudador. Para mis amigos y para mi familia, los que de verdad me conocen, soy realmente un tipo normal, ni ángel ni demonio, un buen tipo, supongo, y punto…

Estudié derecho y económicas y he trabajado en banca y en la empresa privada, aunque la mayor parte de mi tiempo lo dedico a Africa Directo, una ONG de cooperación para el Desarrollo en Africa (www.africadirecto.org ), y por supuesto a mis 5 maravillos@s hij@s. Tengo muchos hobbies, pero el principal probablemente: tratar de arreglar el mundo, a veces en Africa, a veces frente a un ordenador, y a veces frente a una cerve con amigos que también lo intentan. Desde ahora también en www.bitacoradeperegrinos.net

MAVUTO

Por: Jose Maria Marquez Vigil 18-02-2018

Era una tarde otoñal. Maaike, mi mujer, entró en casa cavilando. Y directamente me preguntó, probablemente para convencerse del todo… “Viviendo en un piso no deberíamos tener un perro, ¿no te parece?” Aunque la di inmediatamente la razón y me congratulé porque pensáramos igual, no resultaba muy difícil adivinar que esa pregunta no terminaría ahí... Pero la aparición de Maaike y los niños con un cachorro justo al día siguiente me pareció demasiado precipitado, y es por ello que Mavuto, que así se iba a llamar el nuevo miembro de la familia, no me hizo saltar de alegría aunque era un cachorro muy mono, y me vendieron inmediatamente que si no nos lo quedábamos, probablemente lo iban a tener que sacrificar... “Problema” (“Mavuto” en Chichewa, el idioma de Malawi) ha vivido con nosotros casi dos años desde entonces y hay que reconocer que nos ha traído mucha felicidad. Era el primero y el último al que abrazaba cada uno de mis hijos al comenzar y terminar el día, y sus paseos, correrías y juegos con sus amigos perrunos constituían el centro de las conversaciones en torno a la mesa familiar. Mavuto fue creciendo en casa, e hizo crecer a mis hijos, los cuáles mostraron gran sentido de la responsabilidad para alimentarle, bañarle, arreglar sus destrozos o sacarle a pasear.

Hace una semana, martes y trece, como decía mi hijo Pelayo: “se me rompió el corazón el día anterior a San Valentín”. Mavuto decidió investigar en el jardín de un vecino y debió comer un veneno potentísimo. Pelayo lo sacó en brazos, manteniendo sus ojos abiertos durante el corto trayecto hasta el veterinario para que no expirara, pero cuando llegamos, nada pudieron hacer para salvarle la vida. El sentimiento de pérdida que han experimentado mis hijos, sobre todo Pelayo, ha sido demasiado profundo, desgarrador.

Con la muerte de Mavuto, ¿se acabó el “problema”? O más bien, realmente… ¿surgió el verdadero “problema”? Gracias a Dios mis hijos han sido siempre, y son, muy felices. Tienen salud, protección, el cariño de sus padres, hermanos, familia, amigos, sentido del humor, alegría, inteligencia… ¿Todo lo que hay que tener?

No es la fe un activo en alza actualmente… Si te reconoces creyente y practicante, las reacciones mayoritarias pueden ser de asombro, burla o incluso lástima. Pero es en la muerte, en la pérdida, donde nuestra fe cobra más sentido. El Cristianismo gira en torno a la Semana Santa y la muerte y resurrección del Salvador, y en estos días de Cuaresma nos recuerda que la muerte es parte integrante de la vida, aunque no hablemos de ella, y al igual que dedicamos tanto tiempo a planificar la vida (la vida en todas sus facetas: amor, salud, profesión, ocio, etc.), es importante que nos enfrentemos en algún momento, y desgraciadamente así lo haremos antes o después, con la idea de la pérdida y de la muerte.

Imaginemos un partido de futbol en el que sólo nos fijáramos en la ropa del equipo arbitral, el número de “seguratas” en el campo, o la proporción entre aficionados y aficionadas (el género siempre presente…). Si no nos metemos en el partido, el penalti, el fuera de juego, el gol anulado, la tarjeta roja, y el pitido final, nunca lograremos entenderlo ni conseguiremos apasionarnos por mucho que acudamos al estadio o nos abonemos a movistar. Y es con la muerte donde nuestra fe, y también nuestra vida, cobra más sentido.

Ante la muerte de un ser humano estamos acostumbrados a visualizar su alma acompañándonos, a entender que está ahora en brazos del Padre, a sentir su aliento, su protección… ¿Y con nuestros amigos cuadrúpedos? Tras una metedura de pata inicial en la que comparé la vida de Mavuto y la de la gente en Sur Sudán que no tiene un mal veterinario que le asista, me di cuenta que estábamos hablando de algo muchísimo más importante. Así que me senté con Pelayo a hablar, sentir, aproximarnos y visualizarlo juntos. Sus ojos estaban rojos de tanto llorar, pero a medida que pasaban los días, Pelayo entendió que el alma no es una característica únicamente “humana”. Mavuto había dejado un poso importante en nuestras vidas. Su cariño, su alegría, su capacidad de perdonar y olvidar, su lealtad… Todo ello seguía vivo en cada uno de nosotros, y Pelayo empezó a sentir a Mavuto mucho más cerca que nunca, en su seno, como nunca antes lo había podido sentir.

Un perro como Mavuto puede ser también un ángel que pasa por nuestras vidas, un alma que sigue presente acompañándonos desde el Cielo (aunque tendamos a “humanizar” los dominios de San Pedro…), y por supuesto puede ser, y es, un apóstol más que con su alegría, su ejemplo, su “otra mejilla”, su amor y su fidelidad, y ahora con su muerte y esa cercanía que Pelayo ha podido sentir tras la separación inicial, nos puede llevar a comprender y amar a Dios como el mejor de los profetas.

Tu pérdida ha sido muy injusta Mavuto, pero la vida no es siempre justa a nuestros ojos. ¡Cuánta gente fallece tiroteada en un Colegio americano, ahogada en el Mediterráneo, agonizando sin cuidados en hospitales de mala muerte…! Todos pasamos por aquí con una misión, y tú nos has traído la alegría, Mavuto, y no nos puedes dejar ahora la tristeza sino el agradecimiento por haberte conocido, por haber compartido, y la fe de sabernos siempre acompañados por ti y por el Padre, que ya sabemos que siempre escribe recto con los renglones torcidos… Ahora saltas y corres más que nunca, Mavuto, pero ahora sin correa, sin ataduras, sin meterte en líos, con la libertad y la precisión de los ángeles que nos acompañan y nos muestran el camino a seguir.

¡GUAU! (Gracias en idioma perruno)

 
Ver más

MIGAS A LOS PERROS

Por: Jose Maria Marquez Vigil 10-02-2018

Dentro de unas semanas iré a RD Congo a visitar varios proyectos de Africa Directo. Principalmente proyectos educativos, pero también sanitarios, agua e higiene, así como la puesta en marcha de un programa microfinanciero y un proyecto de ayuda a “los niños brujos”. Como siempre disfrutaré de la alegría africana y de la belleza y la bondad de la vida en la Misión, pero también conoceré familias que se enfrentan a menudo con situaciones que no seríamos capaces de imaginar en nuestras peores pesadillas. ¿Cómo no van a querer emigrar al Norte?

Preparando mi viaje, me han hecho llegar las recomendaciones de nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores al viajar a RD Congo. Parece que no lo recomiendan mucho… Excepto la palabra “canibalismo”, incluyen todas las demás en su narración de lo que te puedes encontrar en este país. Por no recomendar, ni siquiera te permiten volar dentro del país, ¿Volar? ¡Pero si en RD Congo solo vuelan los “pijos”! Seguro que una proporción menor al 1%...

Partiendo de la recomendación de nuestro Ministerio deberíamos entender que otras familias que quieren a sus hijos y les desean los mejor, que respetan y cuidan a sus padres, que buscan la felicidad con sus parejas… Tampoco les parecerá muy “recomendable” vivir allí a pesar de haber nacido allí y tener allí su familia, sus vecinos, sus tierras, sus gallinas, su choza… Es comprensible que busquen una salida, y yo diría que es enormemente admirable que se atrevan a embarcarse en esos cayucos rumbo a lo desconocido, no sólo rumbo a un país del que no conocen el idioma o la cultura, donde no están acostumbrados a su clima, donde no tienen a su familia y vecinos, donde no saben cómo podrán ganarse el pan… Antes de todo eso, tendrán que pasar por otras muchas dificultades en tierra y en el mar, y no siempre las superan.

Ya no es noticia desgraciadamente que aparezca una barcaza con varias decenas de cadáveres a bordo. El otro día, hace tan solo una semana, los muertos eran casi un centenar. Y a su vez, mientras me estremecía la noticia, escuche otra… Varios pueblos en Italia y en España en los que ya no hay jóvenes, en los que no hay niños, venden casas por un euro o las regalan, para poder repoblar nuestro campo abandonado ahora por nuestros conciudadanos que huyen a la ciudad. Escuchar ambas noticias a la vez parece una broma macabra, pero más aún cuando me conecto a “rezando voy” y escucho el Evangelio de ese día. Una griega se acerca a Jesús, y el Maestro, muy bruscamente, le suelta esa comparación que nos deja boquiabiertos: “no está bien echar a los perros el pan de los hijos”. Y la mujer le responde que hasta los perros comen las migajas que caen de la mesa.

Ayer me dijo mi hija Paz (doce años) que había encontrado en internet la Bitácora de Peregrinos y se había emocionado leyendo algún artículo. Por supuesto me emociona mucho más a mi conectar con mi hija, como en su día, salvando las distancias, conectó Nelson Mandela con su madre (cuando le preguntaron a Mandela cómo pudo aguantar tanto tiempo en la cárcel y luego perdonar a sus verdugos, recordó que su madre le había dicho que hay tres tipos de personas, las que pasan por la vida dejando el mundo peor que se lo encontraron, las que lo dejan igual y las que lo dejan mejor. Y Mandela dijo: “No podía defraudar a mi madre”.).

Si pensáramos que lo que hacemos, lo que votamos, lo que decimos, lo va a leer nuestra madre o nuestra hija, ¿seríamos capaces de seguir refiriéndonos a los extranjeros como “perros”? Ojalá seamos capaces de frenar esta corriente nacionalista y proteccionista que está cobrando tantos adeptos en América y Europa. Al menos, por vergüenza, deberíamos compartir “las migas”.

 
Ver más

FLATULENCIA DE GENERO

Por: Jose Maria Marquez Vigil 06-02-2018

El otro día entrevistaban a una famosa pareja de homosexuales nominados a los Goya. Cuando les preguntaron su opinión sobre el feminismo fueron políticamente muy correctos ya que se declaraban muy a favor, y pensaban que en España teníamos aún mucho camino por recorrer.

Yo no soy tan políticamente correcto, y si bien pienso que hay casos en los que hay mucho camino por delante, hay otros en los que el camino debería empezar a ser más bien hacia atrás… Me explico… Depende del momento y el lugar, hasta el punto que, con una diferencia de 50 o 75 años, podríamos tal vez compararlo con la desnutrición infantil. Fue un problema importante en España tras la guerra civil y durante los primeros años de autarquía, pero en estos momentos, aunque puedan seguir existiendo casos aislados, nos hemos pasado mil pueblos. Hasta el punto que el problema principal en España y el resto del mundo desarrollado es más bien ahora la obesidad infantil (camino hacia atrás…). Por supuesto que actualmente hay también un problema grave de desnutrición infantil, pero no en nuestro país. El camino por recorrer debería estar en el Africa Subsahariana, en muchas zonas de Asia, en países en conflicto, etc. Países donde también se agrava el problema de la “cosificación” y el maltrato a la mujer…

Esta semana me mandaron por wasap un artículo de un periódico. Parece ser que en un Juzgado de Valencia condenaron al marido por violencia de género tras una airada discusión con su pareja. ¿Llegaron a las manos? ¿Hubieron insultos o calumnias graves? Según relata el artículo, la sentencia reconoce que no hubo violencia física ni psicológica, pero el marido, para evitar la discusión, se dio media vuelta y salió de casa escapándosele una ventosidad. Una grave injuria constitutiva de violencia de género por la que han condenado al marido. ¿Nos estamos volviendo locos? Un caso evidente de que nos estamos pasando mil pueblos con la misandria social y jurídica que lamentablemente acabará desatando a su vez una misoginia generalizada, porque como bien dice nuestro refranero, “quien siembra vientos, recoge tempestades”. ¿Debemos considerar violencia de género la ventosidad de un hombre? Seguro que hasta a los hombres más santos se les ha escapado en alguna ocasión. Me imagino a San Francisco de Asís sufriendo por la escisión de sus hermanos, muchos de ellos contrariando la regla de los hermanos menores convirtiéndose en Dominicos, etc. De tanto contenerse, ¿sería menos santo si se le escapara una ventosidad? Se queja uno de “los Jordis” que la comida en la cárcel es muy flatulenta. Solo le faltaba volver a ingresar en prisión denunciado por “flatulencia de género” al día siguiente de alcanzar la libertad…

El Evangelio de este domingo nos dibuja al Maestro expulsando demonios. Yo no creo que los demonios sean siempre estruendosos, sino mucho más dañinos probablemente los “demonios” que nos alejan de la oración que Jesús nos enseñó: “…perdónanos nuestras ofensas como también nosotros…”

 
Ver más

DRAG QUEENS HASTA EN LA SOPA

Por: Jose Maria Marquez Vigil 08-01-2018

Se imaginan un partido de fútbol de la máxima rivalidad, ya sea la Champions o el Mundial? Los dos equipos van empatados en el minuto 90 y llegan los penaltis. Y en ese mismo momento la Organización decide sustituir los penaltis por una demostración LGTB, o si lo prefieren de los derechos de los cultivadores de la remolacha en Australia... Estarán conmigo que no viene a cuento, y que lo importante en un evento de estas características es satisfacer la necesidad de los clientes, del público objetivo de ese partido de fútbol que no han ido ahí a ver ninguna manifestación de derechos aunque no estén en contra de los mismos...

Llamadme pureta y conservador si queréis, pero definitivamente soy de los que están en desacuerdo con la idea de meter Drag Queens en la Cabalgata de los Reyes en ese minuto 90 que es la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar, tan queridos y admirados por los niños.

Cada uno tendremos nuestra opinión sobre el fenómeno Drag Queen, pero creo que ese no era el momento, igual que tampoco en el carnaval de Tenerife del año pasado era el momento para que esas Drag Queens que ahí salían se disfrazaran de Cristo en la Cruz... Ese si podía ser su momento, pero…, ¿no podían elegir otro disfraz? ¡Qué fijación tienen estos LGTB con las creencias de los demás! ¡Que se lo hagan mirar un poco!

Pero sobre todo que se lo hagan mirar los responsables de poner una Drag Queen en la Cabalgata de Reyes Magos de Vallecas. ¿A quién ha querido contentar? Al público objetivo de la Cabalgata no, desde luego…

Llevo más de 20 años comprometido con una ONG, y no cejo en mi empeño de intentar hacer entender a este tercer sector quiénes son nuestros clientes, aunque no parecen comprenderlo... Los que venimos de la empresa privada y hemos sido evaluados por el Mercado, sabemos que si no distingues cuál es tu público objetivo y si no satisfaces las necesidades de tu cliente…, ¡estás muerto! Pero muchas ONG confunden el cliente con el que les da de comer, el beneficiario de los servicios que provee y que debería ser el público objetivo de dicha ONG, con los donantes (mayoritariamente el erario público) qué aportan los fondos necesarios para que subsistan estas “OMG” (a estas yo las llamo “Organización Muy Gubernamental”, ya que comen de lo público y no pueden por tanto mantener la independencia que se espera de una “No Gubernamental”). Y este mismo problema se da también repetitivamente en el sector público.

La Epifanía, momento de la manifestación de Dios hecho hombre, es uno de los grandes momentos para los cristianos. De hecho, la primera obra dramática que se conoce en nuestro país es el Auto de los Reyes Magos. Tiene un significado muy especial ya que la Ciencia y el Poder adoran la simplicidad del recién nacido en un pesebre. Y no siempre es así, ya que como dice el Evangelio: “Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a los más pequeños.”.

Ahora los poderosos son los perroflautas, los burócratas y los LGTB, que por alguna extraña razón que probablemente estarán estudiando en sesión sus psicoanalistas, tienen una obsesión que raya el odio con lo sagrado, con las creencias de los demás, y con la alegría, la felicidad, la emoción y la magia del niño que acude a la Cabalgata para ver que por un día este niño (o niña) es el/la adorad@ y querid@ y respetad@ en todas partes a excepción de Vallecas donde parece ser que los adorados y respetados siguen siendo los perroflautas y los “elegetebe” hasta el mismo día universal de l@s niñ@s.

 
Ver más

¡LA CAÑA DE ESPAÑA!

Por: Jose Maria Marquez Vigil 18-12-2017

 

Con gran alegría leemos este último mes la prensa española varios artículos sobre la situación de los refugiados sursudaneses en Bidi Bidi, el campo de refugiados más grande del mundo. No van a cambiar mucho las cosas para las casi 300.000 almas que ahí malviven, pero nos da esperanzas, al menos, el hecho de que se hable de su situación en un campo relativamente nuevo, huyendo de otra guerra también en cierto sentido nueva, en el país, con permiso de Puigdemont, más nuevo del mundo (Sur Sudán se independizó de Sudán en 2011).

Pero, y siempre hay un pero… ¡Qué oportunidad perdida para sacar la marca “España” en un periódico español! Y España, el país en el que su capital da la bienvenida a los refugiados en una pancarta sobre el edificio de correos, ¿qué tiene que ver en todo esto?

Por las noches hay bastante tranquilidad en el Campo. Nuer y Dinka, los clanes enfrentados, están separados y no suelen haber muchos conflictos. Pero a veces se oyen gritos… ¡Gritos y carcajadas! Pablo y Almu, voluntarios de la ONG Africa Directo, han organizado “el día del espectador”, y montan al atardecer “el Cine más importante del mundo”: https://africadirecto.org/cine-mas-importante-del-mundo-esta-uganda/ (Revista Fotogramas, Noviembre 2017).

¿Y es esa la necesidad más importante en un Campo de refugiados? Por supuesto que el ocio también es importante, sobre todo cuando hay tantas heridas que cicatrizar… Pero lo primero es lo primero, y África Directo empezó hace ya un año a construir cerca de quinientas letrinas (muchos de los usuarios de dichas letrinas son personas con discapacidad), para numerosas familias de varios poblados creados en la zona 4 del Campo. Otro programa iniciado en Bidi Bidi es el de Microcréditos para estimular la economía local mediante el emprendimiento de las mujeres de esta zona 4 (ellas compran alimentos o telas, y las venden en el campo, lo que les permite ir devolviendo sus microcréditos).

El proyecto más ambicioso sigue siendo, por supuesto, llenar los estómagos de miles de refugiados, y a ser posible también sus carteras, de un modo sostenible. Frente a las cartillas de racionamiento que les proporcionan nutrientes básicos, preferimos dar “la caña”, ayudarles a que ellos mismos se procuren el alimento necesario por medio de un programa agrícola que ya ha empezado a dar sus primeros frutos.

El Gobierno Ugandés ha accedido a que cada familia disponga de un acre de terreno, y Africa Directo proporciona la formación, semillas, herramientas, etc., en definitiva la caña…

A finales de Septiembre organizamos un campeonato de golf en el Campo de la Ciudad Financiera del Banco Santander. Gracias a numerosos patrocinadores (A&G, Abadía San Quirce, Adecco, AZ Valor, Cardiva, CIE Automotive, Deutsche Bank, EY, Endesa, Future Broadband SL, Gestamp, Gonvarri, Porsche, PWC, Talgo, y Telefónica, así como el propio Santander SGCB, y otros colaboradores como Air Europa, y Catering Mallorca) obtuvimos cerca de 50.000 euros con los que estamos poniendo en marcha un proyecto que es… ¡La Caña de España!, para que cerca de 3.000 personas puedan alimentarse y ahorrar gracias a las cosechas que obtengan. La primera prueba fue la siembra de girasoles y sésamo que está a punto de ser cosechada y que será vendida durante este mes, o transformada localmente en aceite vegetal, un “commodity” importante en el Campo. Y en breve tendremos nuevas siembras gracias a miles de familias que creen en el proyecto, a numerosos donantes de Africa Directo que saben que el 100% llega (Africa Directo se compromete a enviar a Africa la totalidad de los fondos obtenidos), y por su puesto gracias a los voluntarios y religiosos con los que trabajamos sobre el terreno.

Pese a los estragos de la guerra, estas familias se reúnen y realojan para buscar un futuro diferente. Gracias a su trabajo y su ilusionante acogida de estos proyectos, podemos soñar juntos un mañana mejor, lejos del conflicto. Más información: www.africadirecto.org 

 
Ver más

¿20 veces mejor o peor?

Por: Jose Maria Marquez Vigil 28-11-2017

Llevo ya casi un mes visitando proyectos de África Directo en Zambia, Malawi, Tanzania y Uganda. ¡Qué regalazo! Cada día me levanto en una Misión diferente. Suelo empezar compartiendo la Misa, y cuando no es posible al menos leo el Evangelio del día antes de disfrutar de tantos proyectos de desarrollo que hemos podido poner en marcha con ayuda de multitud de religiosas y voluntarios: proyectos sanitarios, educativos, microcréditos, agua e higiene, agricultura... Hoy he ido a visitar los proyectos de emergencia que estamos implementando en el campo de refugiados más grande del mundo, BidiBidi, con cerca de 300.000 refugiados de Sur Sudán: https://africadirecto.org/paseo-las-estrellas/ 

¿Y qué nos decía el Evangelio de hoy? Una vez más, como casi siempre, nos da una ducha de realidad para que entendamos mejor cuál es el camino aunque con nuestras miserias estemos todavía tan lejos... 

La ayuda que vale de verdad, aunque el importe fuera 20 veces menor, eran las monedillas de la viuda que no daba lo que le sobraba sino aquello que necesitaba. ¡Uffff! Para empezar el día y ponerte en tu sitio antes de que cientos de personas te den las gracias por hacer aquello que no te costó nada, no está nada mal... 

En el campo de refugiados pude visitar a cientos de familias con las que colaboramos gracias a la generosidad de nuestros donantes para qué puedan tener alimentos por medio de un programa agrícola muy ambicioso,  para que tuvieran unas muy básicas pero resistentes letrinas cuándo se iban asentando en el campo, o para que empezaran algún negocio, normalmente una pequeña tienda, para sacar adelante a su familia. 

Pude ver muchas de las casi 500 letrinas que hemos construido, de las cuales cerca de 100 eran para personas con discapacidad. Este proyecto nos ha costado cerca de 25.000 €, y ha sido posible gracias a la colaboración de los refugiados y a la ayuda de dos voluntarios españoles, Pablo y Almu, que llevan aquí más de un año luchando para que este sueño sea una realidad.

Mientras disfruto de todo lo que estamos haciendo y los planes futuros, me entero que una gran ONG por todos conocida va a construir 1.000 letrinas, el doble que nosotros, en otra parte del Campo. Inicialmente me llevo una alegría aunque el bajón viene cuando me entero que su presupuesto es de un millón de euros. ¡20 veces más caras que las nuestras! ¿20 veces mejores o peores? Me acuerdo de las monedillas de la viuda del Evangelio de hoy, me acuerdo de Pablo y Almu que se entregan y que ponen tanto cariño y dedican tanto tiempo y energía al proyecto. Y pienso en los porcentajes que probablemente costearán gastos de "Head Office", Viajes, Sueldos, Oficinas, etc. para que esas monedillas entregadas por los que ponían algo que no les sobraba, se multipliquen por veinte cuando esta otra ONG vaya a construir sus letrinas.

Hace muchos años conocí un expatriado de una gran Agencia de Cooperación. Al principio me miraba con lástima, "otro pobre voluntario", como la viuda de las monedillas... Pero en los meses venideros fue conociendo lo que hacíamos, y un día me reconoció, tras hacer examen de conciencia y compararse con las religiosas y voluntarios, que "hay que ver lo bien que nos dan de comer los malnutridos" (se refería a algunos expatriados en su situación). ¡Pues qué bien "cagaos" están algunos con las letrinas de los refugiados!

Ver más

SUMAS Y RESTAS POR LA INDEPENDENCIA

Por: Jose Maria Marquez Vigil 09-10-2017

“La Menchu”, mi profesora de matemáticas en el cole q.e.p.d., nos hablaba de la “divisibilidad”. Recuerdo que comenzaba la clase diciéndonos que tiene cinco "ies", y que sin la "i" nunca se hubiera podido escribir esta palabra...

El problema catalán es también un problema de divisibilidad... “Divide y vencerás” decían los emperadores romanos y los imperialistas británicos... Por supuesto que la división del territorio nos debilita a todos, y tengo que dar la razón a la Menchu ya que sin la 'i' no se podría escribir este momento histórico... “I" de "ineptitud e imbecilidad" para empezar... Pero también de "indignados e insatisfechos" y de "insolidaridad". Y sobre todo de "inoportunidad" y de "impuestos"…

Porque al fin y al cabo, se trata tan solo de un problema de matemáticas...

Mas y sus compinches veían desde hace tiempo que se acercaba su momento. Y con las últimas elecciones vieron las cuentas claras... El PSOE estaba roto y sin líder, y finalmente lo lideró el que había llamado corrupto al Presidente del Gobierno, el cual le había respondido con ese famoso "Ruiz". Estos dos no parecían llamados a entenderse...

Por otro lado, los indignados e insatisfechos podemitas tenían una gran deuda de votos con los "indepes", hasta tal punto que se verían obligados a olvidar la palabra solidaridad que en teoría deberían defender según su programa cuándo se trata de regiones ricas que abandonan a las más pobres. Los de Rivera iban a hacer mucho ruido pero con pocos apoyos, y el PNV podría jugar también una base importante a favor de estos indepes. Todo suma y las cuentas estaban claras... Tan solo cambiar de nombre para olvidar el pasado, distanciarse de los Pujol y de Mas, y poner en marcha un plan de victimismo que les entronaría como nuevos reyes de taifas.

Pero las matemáticas se han vuelto en su contra cuando sus sumas se han convertido en restas. Los indepes están generando un renovado cariño en otros territorios hacia esa bandera rojigualda que tanto habíamos menospreciado los unos y los otros, y la solidaridad fiscal parece que va a llegar por otra vía. La Caixa y el Sabadell van a tributar ahora en Valencia y Alicante respectivamente, y nuevas oleadas de empresas refugiadas van llegando al territorio español con nombres como Gas Natural, Agbar, etc. Al final vamos a agradecer en el resto del Estado Español la marcha de una Cataluña capitidisminuida que finalmente va a aportar a las arcas públicas en vez de restar… Todo sea que no cambien ahora el “votarem” de votar por el “voltarem” de volver porque todo esto no tiene mucha pinta de tener vuelta atrás.

 
Ver más

Pero..., ¿dónde está la gracia?

Por: Jose Maria Marquez Vigil 25-09-2017

El Evangelio de este domingo era de esos que te quedas con cara de tonto buscando la cámara oculta… Así que unos llevan todo el día currando en la viña del señor y otros llegan justo al final, escaqueándose todo el día… Y luego el jefe viene con eso de que los últimos serán los primeros, ¡y despacha a todos con el mismo denario que había acordado con los primeros!

Y esto nos lo explican con que el amor de Dios es infinito, y que siempre estamos a tiempo y seremos bien recibidos en la Viña del Señor…

¡Guaauuuu! O sea que si nos corrompemos un poquito, o nos pillamos unos sobrecitos… ¡Los próximos 40 años viviendo en un yate por el Caribe rodeados de mulatas en bikini, bien bronceaditos todo el día, comiendo angulas y bogavante y bebiendo Moet Chandon! Y en el último minuto un “lo siento” en la extremaunción, ¡y nos llevamos el mismo denario! ¡Moola!

Ahhh… Que la lógica del señor no es la misma que la de los jornaleros, y el premio no está en el denario sino en el trabajo en sí mismo de sol a sol con el bochorno en la viña del señor… ¡Ufff! ¿Así que ahora nos van a decir que el premio de estudiar no es la nota en sí sino el aprendizaje, y qué el objetivo de hacer deporte y comer comida saludable no es ligarte luego a la rubia del bar enseñando tus musculitos sino estar sano en sí mismo?

Así podemos pasarnos la vida buscando la cámara oculta que nos graba día a día y tratando de encontrar la gracia, sin darnos cuenta que la gracia está en La Gracia en sí misma, en la Gracia de la fe, del amor, y en entender el servicio como los últimos que serán los primeros…

Escuchaba la Misa por televisión, conectado por internet desde Holanda donde no me es tan fácil encontrar una Iglesia motivadora en la que además pueda entender las lecturas sin que me suenen, con este bendito idioma holandés, a órdenes en un campo de concentración... Y la verdad es que me alegro porque, aunque me he perdido el calor de la gente, he podido tratar de entender el Evangelio, con mi pobre lógica de jornalero… Y me ha encantado también la Carta de San Pablo a los Filipenses en la que desea ir ya a los brazos del padre (“una ganancia el morir”), aunque entiende que aquí tiene mucho que hacer y debe aprovechar bien el tiempo.

Me ha parecido especialmente curiosa la sensación de escuchar la Misa de TVE desde el salón de casa, sentado en un cómodo sillón. Cada vez que había que ponerse de pie o arrodillarse, reconozco que me daba mucha más pereza, tan cómodo que estaba, que cuando me siento en uno de esos rígidos bancos de madera que frecuentan las iglesias… Tuve que armarme de fuerza de voluntad para escapar del sillón una y otra vez, y pensé que del mismo modo es mucho más difícil ir a la Viña del Señor cuando estás disfrutando de ese yate en el Caribe, de una vulgar piscinita o de cualquier comodidad por pequeña que sea, incluido el sillón y la calefacción de tu hogar… Y me resuenan nuevamente esas palabras del Maestro: “y el joven rico se marchó entristecido porque tenía muchos bienes”. ¡Qué difícil cuando San Pablo nos invita a llevar “una vida digna del Evangelio de Cristo”! Habrá que buscar la Gracia en el trabajo en la viña, y es probable que nos sea más fácil encontrarla si vamos ligeros de equipaje…

Ya, si nos lo creemos, pero… ¡Seguimos buscando un poco esa cámara oculta!

 
Ver más

NECIONALISMO

Por: Jose Maria Marquez Vigil 08-09-2017

Escribo esta columna desde Holanda, donde me he venido a vivir un año con mi familia. Aunque estemos en el mes de septiembre, hace aquí ya un frío que pela. Pero de eso no tienen la culpa ellos…

Por lo demás, son un país que funciona bien. Bastante bien. La tasa de paro es muy baja, y se percibe un nivel de bienestar social y económico bastante alto. Siendo un país tan pequeñito, tienen unos ciudadanos y ciudadanas altísimos (y en el caso de ellas guapísimas, probablemente también en el de ellos), muy sanotes, que cuando no tienen su pequeña tienda o su terrenito con unas cuantas vacas, ovejas y gallinas, trabajan en centenares de multinacionales holandesas que siguen creciendo en todo el mundo. Este año su selección de fútbol no está a la altura de otras épocas, pero ya han sido tres veces finalistas en el Mundial... Así que en lo más importante aparte de la economía, fútbol y tías, ¡son una gran potencia mundial!

Como todos sabemos, hace unos cuantos cientos de años eran una "autonomía" más de nuestro imperio español. ¿Y si eso se hubiera mantenido hasta la actualidad? ¿Tendrían hoy derecho a votar su secesión para así prosperar y convertirse en lo que ahora son?

Intento plantearme en estos términos el problema catalán, para tratar de ser un poco más imparcial... Y me parecería absolutamente lógico que los holandeses no quisieran verse obligados a tirar del carro, a verse gobernados por nuestros políticos corruptos y a pagar con sus impuestos nuestras fiestas...

Pero aunque Cruyff jugara en el Barcelona, la siguiente pregunta me genera más dudas... ¿Se trata del mismo caso? Por un lado los catalanes tienen unos políticos que están a la altura de los del resto de España, igual de mezquinos... Sí están todos a favor de la independencia es para ganar poder y librarse de incómodos controles... Me sorprende por cierto, hablando de políticos, que la izquierda apoye tanto el independentismo cuándo es a todas luces contrario a los principios de solidaridad y reparto de la riqueza... Por otro lado, históricamente tampoco se trata del mismo caso, y geográficamente parece que están un poco más cerca del resto de España qué estos otros del reino de Flandes.

Es verdad que no hay quien defienda jurídicamente que un territorio quiera plantearse la separación del resto, votando tan solo ellos. Es como si en mi casa, donde pago yo los gastos de mis cinco hijos y de mi mujer, decidiera montar la república independiente de Ikea.... Organizo una votación yo solo, y declaro mi autodeterminación. Uhmmm... La idea me está empezando a gustar...

Hoy en día se entiende jurídicamente, y por supuesto socialmente, y probablemente también por todos los políticos que ahora defienden el derecho de autodeterminación de Cataluña, que si hace muchos años se crea una familia, y uno de los progenitores trabaja y genera unos ahorros mientras el otro se encarga del cuidado y educación de los hijos... Por supuesto que existe el derecho de separación, pero en este caso creo que no me iría de rositas. Existen las pensiones que debería pasar a mi mujer e hijos, y la división de los bienes gananciales…

Ya sé que hablamos de banderas, y de sentimientos, y del Barça - Madrid, y de corridas de toros, pero al final lo importante es que “la pela es la pela”... Y si los ciudadanos españoles han ayudado a la generación de riqueza en Cataluña comprando su producción textil cuando aquí había una autarquía que la protegía, bebiendo su cava, y veraneando en la Costa Brava y esquiando en el Pirineo... Supongo que antes de montarse su pisito con la querida, el independentista deberá pagar su pensión a los abandonados, siempre y cuando el Pujol y sus amigos hayan dejado algo en las arcas catalanas...

En el mundo financiero se suele decir que “solo un necio confunde valor y precio”. Aquí hay pocos valores (la Patria de aquellos tiempos y la Solidaridad de la actualidad brillan por su ausencia), pero estos necios que prefieren abandonar las ideas de globalidad y progreso común para poder así seguir abandonando la casa con la querida, deberían al menos tener en cuenta “el precio”… Y si ha habido un progreso fomentado en parte por el resto de los españoles, que paguen la pensión a las autonomías despechadas en vez de seguir pidiendo ayudas, y a empezar de nuevo la carrera pero saliendo todos desde la misma línea en la parrilla de salida. Y si realmente sus ciudadanos trabajan más y mejor, tendremos otra Holanda, pero si los políticos catalanes siguen demostrando su bajeza, a ver qué futuro les aguarda a nuestros conciudadanos que se pudieran ver forzados a abandonar España por estos “necionalistas”.

 
Ver más

¿Volar o Valor?

Por: Jose Maria Marquez Vigil 12-06-2017

Dos noticias me han llamado especialmente la atención esta semana, ambas de signo diametralmente opuesto. Ignacio Echeverría, un héroe español, fue asesinado por intentar salvar a una mujer agredida por unos terroristas en Londres, mientras que una mujer china fallece atropellada sin que nadie se altere, la ayude o siquiera la mire.

¿Hacia dónde evoluciona nuestra sociedad? Teniendo en cuenta que hay más chinos qué españoles y que éstos son política y económicamente más poderosos e influyentes, ¿debemos tomar conclusiones sobre el futuro que nos espera?

Está claro que no podemos influir en el sistema de valores en la sociedad China, pero… ¿Qué valores queremos sembrar en nuestras casas? ¿Queremos que nuestros hijos tengan valor y más aún, que tengan valores, o preferimos que ante una situación conflictiva pongan tierra por medio? ¿Valor o Volar?

Cuentan que una vez iba mi padre con un amigo paseando por Madrid y este amigo le preguntó: ¿y a ti porqué te llaman “el Marras”? “Bueno, (contestó mi padre) es que siempre me pasan cosas raras, me meto en líos…”.  El amigo no creía mucho en la posibilidad fortuita de que alguien se meta en líos hasta que en ese mismo momento se cayó un perro desde un balcón encima de una señora, y unos segundos más tarde se dio cuenta que el marras ya no estaba con él sino que había corrido al lugar del accidente gritando “soy médico” y acabo llevándose a la señora a un hospital...

Hace ya muchos años contaba precisamente esta anécdota a un amigo, y cuando volvía a casa con mi vespita me encontré el típico atasco al anochecer en el Parque del Oeste, con un coche de la policía con la sirena encendida queriendo avanzar… así que me acerqué y le ofrecí a uno de los policías subirse a la moto para avanzar más rápido, así que se montó pistola en mano y le llevé a toda velocidad al lugar en el que se estaba cometiendo un delito. Cuando más tarde volví a casa me acordé de “el marras”, y pensaba si meterte en líos está en el ADN o en la educación…

Ante sucesos como el del joven Echeverría que en paz descanse, lo primero que te sale es recordar a tus hijos que si hay un atentado huyan para ponerse a salvo. Volar y escapar del peligro en definitiva parece lo más sensato. Pero Ignacio Echeverría vio como apuñalaban a una chica y probablemente se acordó de esas películas que hemos visto todos en las que Robin Hood, D'Artagnan o Tarzán hacían lo correcto, y a todos nosotros nos emocionaba porque nos llegaba al alma.

¿Qué decir entonces a nuestros hijos? Los queremos vivos y protegidos, a ser posible calentitos en el marsupio o en el nido… Pero también queremos que vivan felices, y personalmente no me puedo imaginar una vida sin valores, ni una felicidad sin fe...

A menudo les cuento las heroicidades de las religiosas a las que visito en Sur Sudán, inmersas en el conflicto armado, o las que hace unos años en Sierra Leona trabajaban con los afectados por el Ebola. ¿Cómo puedo contarles esas cosas y llevarles a misa los domingos para escuchar en el Evangelio el principal mandamiento, y a la vez pedirles que se olviden del buen samaritano, que no hay que amar siempre al prójimo y que escapen de cualquier situación conflictiva en la calle o en su casa?

Verdaderamente es un dilema. No creo que me alegrara que mis hijos decidieran hacerse militares profesionales para ir a la guerra, pero si sé que me alegra enormemente cuando uno de ellos me dice que le gustaría ser misionero… Si la opción es amar al prójimo, hay que intentarlo, aunque desgraciadamente la Providencia a veces nos trae desenlaces que no esperamos. Desde aquí un saludo agradecido a los padres de Ignacio Echevarría, a los que no tengo el placer de conocer, pero les acompaño con mis oraciones pidiendo que reciban la fuerza y la fe que en estos momentos van a necesitar. Le educaron en valores y él no voló, aunque ahora está en el Cielo.

Nota: el video de la mujer china atropellada y la total indiferencia de los viandantes es verdaderamente espantoso, pero se puede ver en internet: http://internacional.elpais.com/internacional/2017/06/09/mundo_global/1497030429_369447.html

 

Ver más

Ames a quien ames, Madrid te quiere

Por: Jose Maria Marquez Vigil 31-05-2017

Este es el nuevo eslogan que inunda las calles de Madrid.

En mí época, en aquellos años 80, sonaba ese otro: “de Madrid al Cielo”, también muy poético.

Pero ahora que veo los carteles firmados por “la fiesta del orgullo”, me acuerdo de los que fueron de Madrid “al Cielo”sin haber podido sobrevivir aquellos 80. Muchos amigos y conocidos murieron por la heroína, otros en la carretera, pero un buen amigo probablemente enfermó y murió por no haber podido salir del armario.

Poli era mi mejor amigo en el cole, un tío muy listo (competíamos con las mejores notas), muy divertido, y evidentemente muy atractivo. Un tío alto y guapo que enamoraba a todas. Y yo era el patito feo, el amigo tímido y regordete cuyo único objetivo era hacer de camión de la basura… Ir recogiendo, para consolarlas, a aquellas exnovias de Poli que necesitaban un hombro amigo.

Recuerdo con nostalgia aquellos años en los que salíamos en grupo chicos y chicas sin muchas responsabilidades más allá de ir superando los cursos y pasarlo lo mejor posible en el tiempo libre. Como yo vivía en las afueras de Madrid, me quedaban muy a menudo a dormir en su casa de General Yagüe cuando salíamos por la ciudad. Pero cuando pasamos a la universidad, Poli empezó a buscar otros ambientes, y poco a poco desapareció de nuestras vidas.

Con el tiempo supe que Poli era gay pero en aquella época no le sería fácil reconocerlo ante la sociedad de los 80, ante sus amigos o frente a su germánica madre (literalmente, ya que su madre nació en Alemania y tenía un apellido larguísimo que era imposible pronunciar sin salpicar al de enfrente). Mucho tiempo después, cuándo yo volvía de África a Madrid, volví a ver a Poli en una silla de ruedas, afectado por el SIDA. Fue muy especial volver a verle y en alguna ocasión se vino a alguna de nuestras fiestas benéficas para ayudar a la gente de Malawi, muchos de ellos afectados también por el SIDA.

Poli falleció poco después. Como yo vivía en una Misión en Malawi y en aquella época no había redes sociales ni correos electrónicos, no me enteré hasta pasado un tiempo, al volver a ese Madrid que Poli había dejado para subir al Cielo. Y siempre pensé que si Poli hubiera podido salir del armario oficialmente sin entrar en esos submundos, es posible que ahora estuviera aquí con nosotros.

En ese sentido entiendo la fiesta del orgullo, una puerta para poder salir del armario, un refuerzo para las minorías, pero… también me pregunto quiénes son realmente en este año 2017 las minorías. Porque tras unos carnavales en Tenerife con un transexual disfrazado de Cristo, no sé qué esperar ahora de las fiestas del Orgullo en Chueca.

Cambiando de tema momentáneamente, voy a poner ahora una lanza a favor de ese presidente americano que ni es santo, ni nunca será de mi devoción… Pero no le falta razón cuando frente a una treintena de políticos europeos, les exige que cumplan sus compromisos y que se gasten menos en ese edificio de la OTAN que ha costado no sé cuántos millones de euros. El problema es que hoy en día cumplir tus compromisos, pagar tus deudas y reducir el gasto es algo minoritario, como también lo es ser políticamente incorrecto.

A ese presidente americano no le quiere nadie por aquí, pero… ¿Madrid quiere a las demás minorías? Bueno, los artistas de Bollywood parecen una minoría y en Madrid se les recibe con limousines, masajes y spa en los que, según dice la prensa, nuestra alcaldesa se gastó un millón de euros. ¿Pero recibiría así Madrid al Papa Francisco? No creo yo que nuestro Papa sea amigo de esos tratos, pero tampoco me parece de recibo cuestionar constantemente cada año la famosa X del IRPF para la Iglesia. Está Iglesia que, aunque trabaje “X tantos”, se va convirtiendo ya en una minoría por la que habrá que celebrar un día la fiesta del orgullo Cristiano, con todos paseándonos por las calles con nuestros hijos y nuestra medallita para que un día acepten también a esta minoría heterosexual que “ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”. Pues ya sabes Madrid… Sí amemos a quienes amemos, Madrid nos quiere, acepta también Madrid a esta minoría que ama la Verdad, la Justicia y la Belleza, aunque llame “Dios” al objeto de su amor…

 
Ver más

¡Yo más que tú!

Por: Jose Maria Marquez Vigil 19-04-2017

Tengo un hijo adolescente terminando este año su etapa escolar. ¡Bienvenido a la cruda competencia con carrera de obstáculos y posibles atajos o zancadillas!

Cuando le veo estudiando para terminar el bachillerato y llegar con la mejor media posible a esa prueba de selectividad que en teoría habían quitado, me da la impresión que es la primera vez que se mete en este mundo de la competitividad del que ya, probablemente, nunca vuelva a escaparse. Según tu puntuación en el colegio y en la selectividad tendrás la posibilidad de ser médico, abogado, arquitecto o ingeniero, de estudiar en una privada si la capacidad económica de tus padres te lo permite, o de olvidarte de los estudios universitarios y buscar un oficio que te guste. Se le ve muy agobiado con todo esto, pero yo no me atrevo a decirle que esto es solo el comienzo. La competitividad también seguirá durante sus estudios universitarios en los que se meterá en una campana de Gauss, y también a la hora de elegir a su pareja en competitividad con “otros gallos en el corral”, o a la hora de elegir un trabajo o más bien que lo elijan a él entre miles de candidatos, y ya más adelante llegará la competitividad por la promoción laboral, conseguir una vivienda, etcétera.

En realidad esa competitividad surge mucho antes, pero en esta primera etapa la sufrimos los padres... Este hijo mío tuvo la suerte de vivir sus primeros años en África y probablemente no se enteró que en España los niños iban a un pediatra que les colocaba desde el primer día en un percentil... Así, desde el principio, se convertían en el 10% más alto o más bajo de la población, en el 20% más gordo o más delgado, o en el 30% más o menos guapo… Y un poco más tarde… ¡Qué suerte si consigues meter a tu hijo en esta escuela infantil que le dará puntos para poder estudiar en este colegio tan bueno!

Es verdad que todos nosotros nacimos siendo más que unos, y menos qué otros… Aparte de los percentiles que miden tu crecimiento, están las notas que miden tu capacidad intelectual o cognitiva, Facebook que mide el número de amig@s y de novi@s, o incluso Forbes que mide tu nivel de pasta, para los que estén en el Forbes… (el coche que conduces, la casa en la que vives, la marca de tu camiseta o el desgaste de tus zapatos pueden ser otros indicadores más habituales). Pero lo verdaderamente importante es medir la felicidad y para eso no han inventado aún una balanza que nos dé los percentiles en los que nos encontramos cada uno de nosotros.

El otro día me enviaron por whatsapp un link a una plataforma que hacía unas preguntas muy sencillas para un estudio sociológico de unos universitarios... ¿Cuál es tu grado de felicidad? ¿Tiene alguno de tus familiares cercanos una enfermedad importante? ¿Tienes dinero? ¿Nivel de estudios? ¿Tienes pareja estable? Parece que la felicidad se mide con esos tres baremos tan importantes que decía la canción. “Tres cosas hay en la vida, salud, dinero, y amor…”.

Pero a medida que vamos creciendo, nos encontramos que además de ser más altos o más bajos, y más gordos o más delgados, o más o menos ricos, también pasamos a ser más viejos que otros. Y eso sí que nos  en desventaja, sin ningún tipo de subjetivismo, porque el que va cumpliendo más años tiene más probabilidades de que su vida se vaya acortando poco a poco.

Tras vivir la Semana Santa nos queda el consuelo de que alguien que era más que todos los demás, Jesús, el Maestro, el más Bueno, el más Grande, el más Paciente, antes de llegar a viejo también murió... Pero tras el Viernes Santo llega ese Domingo de Resurrección y eso nos da también un plus a los más religiosos porque no es lo mismo el “límite cuando n tiende a 80” que el “límite cuando n tiende a infinito”, y en ese límite mayor, en este percentil infinito nos encontramos los creyentes.

Me mandaban el otro día otro whatsapp en el que definían la “Pascua” como el “Paso”. El “paso” de la muerte a la vida eterna, el paso de la indiferencia a la solidaridad, de la queja a la búsqueda de soluciones, el paso de la desconfianza al abrazo, del miedo al coraje… ¿Cómo puede ser que la encuesta de estos universitarios no preguntará sobre la fe del encuestado? Este “paso” puede ser también una ayuda para encontrar la felicidad, y como decía la canción a la que antes me refería: “… salud, dinero, y amor, y el que tenga esas tres cosas, ¡que le dé gracias a Dios!”

 
Ver más

La Tele de Todos

Por: Jose Maria Marquez Vigil 15-03-2017

No me pareció una idea excesivamente buena que la tele de todos quitara la publicidad hace unos años. Si es de todos supongo que nos gustará que nos salga menos cara a todos... Pero ya se sabe que cuando el dinero es de todos no es de nadie, y no se administra del mismo modo que administraríamos nuestro hogar familiar…

En nuestro hogar familiar llevamos a uno de nuestros hijos a sus actividades extraescolares de fútbol o baloncesto, y a nuestras hijas a hockey, música o natación… Respetamos mayorías y minorías, y a veces comen pizza y otras veces brócoli, y veraneamos en la playa subiendo también a veces a la montaña para acampar...

Entonces, la tele es de todos... La pagamos entre todos. Y nos satisface a todos. Y no sé por qué extraña razón decidimos todos que no haya publicidad, aunque en mi casa yo sigo utilizando Spotify gratuito porque me da igual que me recomienden un coche o una pasta de dientes cada media hora sí de ese modo me sale más barato.

Pero si hay canales de Teledeporte y canales de pago en los que aparecen partidos de fútbol constantemente, u otros canales privados como Antena 3, Telecinco o la Sexta, y también los autonómicos madrileños y catalanes, y emiten todos fútbol… ¿Porqué la televisión que es de todos y que no tiene ingresos publicitarios y que nos cuesta tanto dinero a todos, tiene que poner partidos de fútbol? ¿Por el interés nacional? ¿Pero no cubren ese interés también las demás televisiones y encima no nos cuesta?

A mí no me gustan los toros, como tampoco veo otros muchos programas tipo Gran Hermano, Sálvame o Casados a primera vista, que no me interesan en absoluto. Bueno la verdad es que no veo mucho la tele… Pero entiendo que hay que respetar a las minorías, y al que no le guste que cambia el canal. Fundamentalmente una televisión pública deberá además permitir qué personas con algún tipo de discapacidad, como por ejemplo el colectivo de sordomudos, puedan enterarse de lo que se dice en un debate gracias a un intérprete.

Pero ahora resulta que somos un país laico y por eso hay que crucificar cualquier programa que huela a religioso. No importa que el Católico pueda ser una minoría, o tal vez una mayoría si tenemos en cuenta cuánta gente acude a las Iglesias en España. Probablemente el número es superior a los que acuden a los estadios de fútbol...

La minoría que hay que defender constantemente son los LGTB, haciendo “apología” en las diferentes series sobre los maravillosos, felices, y enamorados que están siempre entre ellos en la vida diaria… Probablemente lo estarán a veces, pero me imagino que como cualquier otra pareja tendrán sus altibajos...

¡Y la Iglesia es el monstruo a eliminar porque a todos nos hace mucho daño!

Pues mis hijos van a un colegio concertado qué da una educación mejor y más barata para el Estado español que muchos colegios públicos. Y os aseguro que las pocas religiosas que hay en el Colegio no se pasan el día criticando al colectivo LGTB.

¿Cuándo se reconocerá de una vez el trabajo maravilloso que hace también la Iglesia? Muchas minorías, probablemente algunos de ellos del colectivo LGTB, acuden a los comedores sociales qué ponen en marcha instituciones de la Iglesia, la cual se encarga también de poner en marcha otros muchos programas educativos, sanitarios, de busca de empleo o apoyo a minorías marginadas, drogodependientes, emigrantes, etc. Y la verdadera “apología” de la Iglesia es que seamos capaces de poner la otra mejilla cuando los políticos nos roban, que queramos a nuestros semejantes aunque nos insulten, y mientras tanto que tratemos de crear un clima de amor para nuestras familias, mientras reciben una educación con unos valores que podrían haber evitado crisis como las que ahora vivimos… Y las personas mayores que han vivido toda una vida siendo ciudadanos ejemplares, pagando sus impuestos, ayudando al prójimo y levantando una familia que se encarga ahora de pagar la Seguridad Social que a ellos les mantiene, ¿no se merecen escuchar por la tele de todos la Palabra de Dios que les agradece la labor realizada y les premia con la próxima llegada del Reino, cuando no pueden acudir a la Iglesia por su enfermedad o problemas de movilidad? ¡Ah! ¡Que ya hay un canal de la Iglesia! ¿Y se ve en todos los pueblos? ¿Y no había muchas otras teles que no son de todos que también emitían los partidos de fútbol o las noticias?

En este periodo de Cuaresma vuelvo a recordar esas sabias palabras: Padre mío, ¡perdónalos que no saben lo que hacen!

 
Ver más

¡Se acabó el carnaval!

Por: Jose Maria Marquez Vigil 02-03-2017

Gracias a Dios se acabó el carnaval para dar paso a la Cuaresma que nos prepara para algo más grande y mejor.

Uno de los más famosos carnavales, el de Las Palmas de Gran Canarias, ha cerrado con el colofón de una Drag Queen  burlándose de Jesucristo nuestro Señor en la Cruz, y de la Virgen María.

Mi primera reacción es de odio, y si se trata de insultar y parodiar una religión, me pregunto si tendrían los mismos arrestos de parodiar a Mahoma en Irak tal y como hacen con Jesucristo en un país donde la religión cristiana es mayoritaria. ¿Tendrían el mismo valor a la hora de insultar a la fe islámica? Si se trata de un tema religioso no parece que haya mucha igualdad de tratamiento de la fe católica con otras…

Pensemos entonces que se trata de un tema humano. Para sus profanadores Jesucristo no es más que un ser humano, así que tratémosle entonces como a otros seres humanos... Jesucristo murió en la Cruz tras una larga Pasión víctima de una tremenda injusticia. Y parece que ahora vende burlarse de él. Pero me pregunto qué pasaría si alguien se burla igual de otros inocentes que han sido asesinados. ¿Os imagináis que pasara algo así con la pobre Marta del Castillo que en paz descanse? No quiero ni pensarlo porque se me revuelven las tripas. Pero tal vez no sirva tampoco este ejemplo porque a todos nos cae bien Marta del Castillo... ¿Y si alguien  se disfrazara  de  etarra asesinado por la Guardia Civil,  o tal vez políticamente más correcto en estos días, de guardia civil asesinado por un etarra con un tiro en la nuca? ¿Es este ejemplo más acertado? Pensemos sino en una minoría… ¿ sería por ejemplo divertido burlarnos de Pedro Zerolo que en paz descanse? Al convertirse en símbolo del movimiento gay, me pregunto qué gracia tendría que en los carnavales alguien se disfrazara de Zerolo medio desnudo muriendo víctima de su cáncer de páncreas… ¡Esto sí que es políticamente incorrecto! Nadie se atrevería a votar un engendro de ese tipo como el mejor disfraz, ganador del Carnaval. Me pregunto si tal vez estoy tratando temas muy cercanos en el tiempo y la distancia y tal vez debería alejarme más para poder ser más objetivo… ¿Sería entonces divertido disfrazarnos de trabajadores de Charlie Hebdo asesinados por una bomba? Tal vez eso no está tan alejado en el tiempo... ¿Nos disfrazamos entonces de Martin Luther King asesinado en plena manifestación por defender los derechos de la minoría negra? Este sería un disfraz más lejano en el tiempo y en la distancia con lo que podría ser semejante al que ganó en este espantoso certamen de Las Palmas de Gran Canarias 2017…

Pero estos días hay otra noticia que ha tenido mucho más eco… parece ser que un autobús de hazteoir.org está profanando a la transexualidad al publicar abiertamente algo tan atroz como que los chicos tienen pene... Inmediatamente han prohibido la circulación de ese autobús que “incita al odio” según dicen las autoridades. No estoy en contra de esa medida, pero me pregunto: ¿porqué no se prohíbe también la circulación de esperpentos como el del carnaval que incitan el odio a los católicos? No sólo no se prohíbe, sino que se premia.

De verdad que lo compare con quien lo compare, me parece que no tiene ningún sentido este nuevo deporte que se ha oficializado del “tiro al católico”. Incluso cuando ayer me indigné con este tema, mi propio hijo se quedó asustado mirándome, diciéndome que le parecía muy carca. Los medios de comunicación han vendido que estar cerca de la fe católica es ser carca, y que meterse con ella, burlarse de la muerte de su fundador es divertido y merece los mejores premios en cualquier certamen, ya que la tolerancia de la Iglesia Católica allana el camino.

Escribo esto el primer día de la Cuaresma, el miércoles de ceniza. Y mirando a lo alto tengo clara la respuesta del sujeto de tanta burla… ¡Perdónalos que no saben lo que hacen!

 
Ver más

WHENCOME REFUGEES

Por: Jose Maria Marquez Vigil 06-02-2017

La enorme pancarta que domina la plaza de Cibeles realmente dice welcome pero me pregunto si no debería decir “BADcome” o  al menos preguntarnos cuándo (WHEN), cuándo van a poder venir esos refugiados a los que de momento no hemos visto más que en horribles fotografías de los periódicos.

Me sentiría absolutamente indignado si en un restaurante pusieran una enorme pancarta dando la bienvenida a los barbudos y cuando me dispusiera entrar no me permitieran el acceso por ser barbudo precisamente. A parte de la evidente injusticia, ¡me parecería que se estaban cachondeando de mí!

Cuando el otro día hablaba de este tema con un buen amigo compañero de bitácoras, él me decía que conocía bien a una familia de refugiados sirios a los que yo sé que les ha ayudado mucho… De ese modo, sin pancarta alguna, podría vanagloriarse de haber dado la bienvenida a un alto porcentaje de los refugiados sirios que han llegado a esta ciudad nuestra de la enorme pancarta. Pero nuestra religión nos pide que la mano izquierda no se entere de lo que hace la derecha, que no vayamos con la cara afligida para demostrar el ayuno, y menos aún que publiquemos falsedades en grandes pancartas.

Entretanto siguen llegando a nuestras playas los cadáveres de niños como Samuel, otro tipo de refugiados no ya políticos sino económicos. Samuel vino de RD Congo, pero ni él, ni su madre, ni el resto de sus compatriotas fueron nunca realmente bienvenidos a este hipotético refugio de la bienvenida que es Madrid.

Cuando intentaba pensar en la razón detrás de esa propagandística pancarta, recordaba la sinrazón de una guerra en la que el gobierno establecido dista mucho de estar al servicio de sus ciudadanos (como también distan mucho de estarlo en nuestros gobiernos europeos y americanos…). Pero allí se ha organizado un conflicto apoyado por los antiguos combatientes de la Guerra Fría, apoyando unos a los buenos y otros a los malos, aunque no sabemos aún quiénes son los malos y quienes los buenos. Y supongo que el sentimiento de culpa por la que tienen ahí liada nos hace poner irrealizables pancartas…

Hace un par de meses estuve en el norte de Uganda. Conozco allí varios campos de refugiados habitados por cientos de miles de sursudaneses desde hace al menos dos décadas: Moyo, Adjumani, Rhino Camp... Pero tras el nuevo conflicto desatado el pasado verano entre Nuer y Dinkas, la frontera de Uganda se ha visto abarrotada de gente. Tras llenar los antiguos campos se han abierto otros… En el de Bidi bidi, en el que estamos ahora construyendo centenares de letrinas, hay ya más de 300.000 refugiados. Y por supuesto no hay ni una sola pancarta dándoles la bienvenida.

El tema es complicado. “No tienen derecho a entrar en nuestro país y disfrutar del bienestar que hemos conseguido nosotros”, dirán unos. “Tenemos que abrirnos al mundo para poder ser más competitivos y mejorar todos juntos”, dirán otros. No seré yo muy partidario de la endogamia que crea personajes como los de la realeza después de haberse cruzado tan solo entre ellos y reservarse tantos privilegios… El verdadero crecimiento tan solo puede venir de la apertura y el conocimiento.

Entretanto ya se sabe… parece que “Futuro” rima con “Muro”. Aunque hoy nos levantamos con una buena noticia y es que el “muro” que ha construido sin preaviso Trump en los aeropuertos americanos ha sido declarado ilegal por un juez federal. Se ve que todavía queda algo de democracia, libertad, justicia y sueño americano por esas tierras. De momento…

Pero al menos habrá que reconocer que Trump es honesto consigo mismo y cumple sus promesas porque no ha puesto aún ninguna pancarta en la Casa Blanca cachondeándose de nadie.

Tras escribir esta bitácora, ya en misa celebrando los 75 años de las Misioneras de María Mediadora, escucho el Evangelio en el que nos llaman a ser luz del mundo. Y pienso que los muros nunca permiten entrar o salir la luz...

 
Ver más

NAVIDADES EN SUR SUDAN: VUELTA A CASA Y REGALITOS

Por: Jose Maria Marquez Vigil 08-12-2016

A excepción de la vecina Etiopía, donde lo que se celebra es el Bautismo de Jesús, tradicionalmente las celebraciones cristianas se centraban principalmente en la Semana Santa: la pasión, la cruz y la resurrección. Y así siguió celebrándose tan solo la Semana Santa hasta que hace unos 800 años San Francisco de Asís se acordara también de retratar la belleza e importancia del momento de la Natividad del Señor.

En verdad todo comienza con una vuelta a casa, la de José que vuelve con su familia a Belén... Y es de todos conocida la historia del pesebre, y la mula, los pastorcitos, los Magos de Oriente, etc. En nuestro caso no hay necesidad de censarnos ni pasaremos esta fría noche en ningún pesebre, pero la vuelta a casa que proclaman en los anuncios algunas marcas de turrón y café se ha convertido en una marca indispensable de la Navidad.

Los regalitos navideños pueden tener también su origen en aquellas ofrendas de los Reyes Magos, aunque probablemente fuera más fácil en su día venir a camello desde el lejano oriente con sus frascos de incienso y de mirra sin que se te rompieran, que atravesar las calles cerradas al tráfico por nuestra alcaldesa madrileña con cientos de miles de padres y madres enloquecidos buscando el regalo perfecto... (Por cierto que, si les contara yo a los habitantes de Sur Sudán con los que estoy ahora, que no han visto una carretera asfaltada en su vida, que tenemos una calle preciosa iluminada y asfaltada pero que la cerramos al tráfico y que no tiene nada que ver con una estrategia de defensa militar, os aseguro que no entenderían nada).

Aquí en Sur Sudán se respira mucho miedo por el conflicto bélico en el que se encuentra inmerso el país. Por supuesto que las Misioneras esperan con mucha ilusión la Navidad, que piensan celebrar con mucha alegría, pero su empatía con los vecinos refleja cierta tristeza en el semblante...

Para empezar, la vuelta a casa es aquí un gran problema, y no me refiero ya a los millones de desplazados y refugiados que por supuesto no pueden volver a casa... Estamos ya en temporada seca y el final de diciembre suele ser el momento en el que se secan por fin los pantanos provocados por las lluvias y las crecidas del Nilo, dejando vía libre para que los rebeldes puedan quemar los campos y atravesarlos con impunidad para acercarse a las poblaciones. La “vuelta a casa por Navidad” es por tanto algo muy diferente a un anuncio de turrón. Es muerte, violaciones, robos, llamas, destrucción, sufrimiento y desesperación para miles de familias... ¡Hay verdadero pánico con "la vuelta a casa"!

¿Y los regalitos? ¿Qué pueden tener de malo las compras navideñas? En toda guerra hay siempre dos bandos y aquí probablemente no está muy claro quiénes son los buenos y quiénes los malos... Los soldados del Gobierno, del SPLA, llevan varios meses sin cobrar y tendrán que hacer regalitos navideños...  En España contamos con el aguinaldo o con créditos al consumo, pero aquí en Sur Sudán la tarjeta no es black ni de ningún otro color... La llave que abre las puertas es una bota militar con ayuda de un AK-47... Todas las noches oímos disparos desde la Misión y sabemos que han entrado en alguna casa y es probable que alguien haya muerto... Pero la gente sigue teniendo mucho miedo a la Navidad porque saben que este procedimiento se va a multiplicar con los que se hayan quedado rezagados con “compras de última hora”...

Aquí no son los peces del río los que beben y beben y vuelven a beber, ni se presenta muy blanca de Navidad... Al final, aunque sea en diciembre, volvemos a las celebraciones anteriores a San Francisco: la Pasión y la Cruz que viven cada día estas pobres gentes, también en Navidad. A ver si el Año Nuevo les trae Paz y Prosperidad, pero no creo que tengan la posibilidad de comprar uvas de la suerte este año tampoco...

Todo mi cariño y mejores deseos navideños para estas familias, y en especial para las familias a las que el otro día los rebeldes les secuestraron a sus hijos para reclutarlos como niños soldado. Me descompuse al enterarme que los disparos que había escuchado mientras dormía plácidamente en la Misión y de los que estuvimos hablando durante el desayuno habían dejado el saldo de varios heridos, varias familias destrozadas, y tres nuevos niños soldado que acabarán viviendo también en primera persona esta “vuelta a casa” y estos “regalitos navideños”… ¡No soy capaz de imaginarme como se sentirán ellos y sus padres!

 
Ver más

VERGÜENZA

Por: Jose Maria Marquez Vigil 27-11-2016

Escribo esta columna junto a la capilla de las Misioneras Salesianas en Gumbo, Sur Sudán. Estas paredes pueden dar testimonio de sus sentidas oraciones, su dedicación, su incansable compromiso en favor de los más necesitados del planeta...

Ayer tuve la oportunidad de visitar el campo de desplazados UN Camp con 50.000 desplazados huidos de la guerra, mayoritariamente Nuer, que carecen en este campo de alimentos suficientes, higiene, educación, cuidado sanitario y tantas otras necesidades tan básicas que ni nos planteamos en nuestro propio peldaño de la pirámide de necesidades a años luz de este otro. Las Misioneras DMI procuran educación, alimentos, Paz y Reconciliación, y sobre todo alegría, cariño y esperanza a cientos de madres y millares de chavales.

Por supuesto que no puedo sentir más que amor y admiración cuando pienso en todas ellas y en su trabajo. Siento cariño, agradecimiento, y una cierta dosis de sana envidia por su paz interior y su santidad. Las Salesianas están entregando en este mismo momento algo más de 100 diplomas a los niños que han terminado preescolar pasando a primaria, un título básico ( enseñanza general básica la llamábamos en mis tiempos) pero que no está al alcance de todos en el país más joven de la Tierra y uno de los menos desarrollados, en el que tan solo saben leer y escribir uno de cada cuatro habitantes. Me imagino los diplomas cumlaude que van a recibir ellas el día que se gradúen definitivamente en su encuentro final con el Padre... Lo dicho: amor, cariño, agradecimiento, y sobre todo, mucha admiración.

Pero hace un par de días, en la Diócesis de Arua, en el Norte de Uganda, la palabra más repetida al hablar de la Iglesia no era precisamente "admiración". "Shame", " Vergüenza", repetían unos y otros...

La misa diaria se celebraba con más de un centenar de fieles rodeados por casi una decena de soldados armados hasta los dientes. Lo más sorprendente de todo es que la policía estaba allí para defender a los cristianos... ¡Para defenderlos de la Curia local!

El antiguo Obispo Frederick Drandua se retiró, enfermo, y aunque lamentablemente se filtraran varios nombres en la prensa local, la jerarquía eclesiástica decidió nombrar otro representante en esta Diócesis, Sabino Odoki, originario de Pakwach, una localidad que se encuentra tan solo a un centenar de kilómetros al sur de Arua.

La Curia local que tantas veces había conminado a sus fieles a darse la paz y que tantas veces les había sermoneado perdonándoles a regañadientes sus muchos pecados... ¿cómo era eso de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio? Incendiaron la estructura de madera en la que los fieles se recogían para asistir a la Santa Misa. Millares de cristianos se quedaron sin su templo, el lugar en el que se celebraba la misa diaria en Arua,  ciudad episcopal. Vamos, ¡como si unos sacerdotes madrileños decidieran incendiar la Almudena tras la elección de un obispo que no fuera castizo! Su presencia, apoyada por sus propios fieles, instigaba a los cristianos a alejarse de la Iglesia como unos violentos piquetes informativos pudieran hacer con los esquiroles. Guerra de clanes en la Curia local mientras sus fieles atónitos repiten una y otra vez esa palabra, "vergüenza", unas veces más enfadados y otras con más benevolencia...

La Conferencia Episcopal, la Nunciatura, diferentes  Obispos individualmente y representantes de diferentes congregaciones han visitado la diócesis. La respuesta de nuestra Iglesia, como siempre, tranquila, tal vez demasiado... Un par de sacerdotes suspendidos y el resto sin consecuencias. Mientras tanto la Policía sigue acudiendo a la misa diaria y si no fuera por la cara de cachondeo con la que llegan, podríamos tener al menos la esperanza de ganar algún adepto entre sus integrantes.

No sé vosotros, pero yo a veces rezo para que no vea esto el que todo lo ve... Aunque el que todo lo sabe también conoce nuestras miserias y las de estos diocesanos africanos... Aquí sigo rodeándome de religiosas que, en África, trabajan mucho mejor!

Ver más

SANTA RITA, RITA, RITA

Por: Jose Maria Marquez Vigil 06-11-2016

“… lo que se da no se quita”, dice el refranero. Y parece que se lo tomó muy en serio “la Barberá”, aferrada a su escaño de Senadora.
Hoy, día de Todos los Santos, me pregunto si es eso “Santidad”, o lo que viene a ser lo mismo en idioma coloquial: ¿Es eso “Felicidad”?

Sabemos que hay muchas “Santa Rita” tanto en un partido como en otro, entre los que hacen negocios en India o en Valencia y se aferran a su escaño, los “honorables” que campan a sus anchas por Andorra, o “los reptiles” y otras faunas que hacen también lo mismo con acento andaluz...
Todos ellos son en nuestra sociedad de consumo los triunfadores, y por tanto “los felices”, ¿o llamémosles “los santos” en una fecha como hoy?
Y el más dichoso por supuesto el recientemente investido como Papá Pitufo que ya advirtió en su día a Pedro Sánchez que era “un Ruiz” y que se iba a acordar de llamarle indecente... Ahora Mariano el “indecente” es el nuevo Presidente, y Pedro el “Ruiz”, que hasta el pasado mes era presidenciable, busca trabajo, ya sin acta de diputado.

Es una pena que a la sociedad de hoy en día, y por supuesto a sus gobernantes, no les influya mucho el Evangelio… Porque nuestros “líderes” podrían aprender hoy mucho de las Bienaventuranzas que nos llevan al camino de esa Santidad que hoy celebramos... Supongo que Mariano se sentirá reflejado en aquello de que son bienaventurados los pacientes, porque estuvo casi un año esperando a ser investido... Pero la Bienaventuranza de “los limpios de corazón porque ellos verán a Dios” me parece que pocos políticos la cumplen... “El Ruiz” al menos ha sabido entregar el acta, no como muchos otros que allí siguen sentados en… ¿Por qué será que me acuerdo ahora de esas imágenes de los infiernos en el Juicio Final de la Capilla Sixtina?

Supongo que, como el “Juez injusto”, lamentablemente “no temen ni a Dios ni a los hombres”, pero me pregunto con quién irán cuando acudan un día al cine con sus hijos o sus dulces nietecitos… ¿Apoyarán al “malo”, o serán tan cínicos que aplaudan y se emocionen con los triunfos del sheriff bueno que lucha por la justicia?

Hablando de Santos: ¡A todo cerdo le llega su San Martín!

 
Ver más

INCAPACIDAD

Por: Jose Maria Marquez Vigil 29-08-2016

Tratando de reducir (o al menos mantener)

 estos michelines producto mi gula, mi pereza, y para que rime vamos a mencionar también mi afición a la cerveza, suelo buscar ofertas en Internet para sudar un poco y tratar de ponerme en forma con las actividades más variopintas como un curso de yoga o el de patinaje sobre ruedas, todo por dos duros…

De ese modo conocí durante el pasado mes de junio el Fitboxing en un Gimnasio con muy buen ambiente y un instructor súper motivado. Pero un día en el que acudía con mis guantes y mis zapatillas de deporte dispuesto a darlo todo, me encontré que el Gimnasio había sido cerrado sin previo aviso por el Ayuntamiento de Madrid. La explicación que me dieron me recordaba a ese “cuento de la buena pipa” que nos contaban cuando éramos niños y que no tenía principio ni fin... Los servicios sociales del Ayuntamiento les obligaban a tener un acceso para personas con discapacidad pero a su vez en los servicios de urbanismo del mismo Ayuntamiento no les permitían aumentar el tamaño de la entrada del local dentro del edificio en el que se encontraban. 

Por supuesto que no seré yo el que trate de poner barreras a las personas con discapacidad para acceder a lugares públicos. Siempre contarán con mi apoyo, así como todo mi respeto y admiración.  Pero si existen en la zona varios gimnasios a los que tienen acceso y en este no es posible cambiar la entrada, no será mejor mantener este gimnasio abierto y ponerle una tasa-tributo que apoye de algún modo a las personas con discapacidad? Y darles la opción de acudir a los otros gimnasios… Porque cerrar este gimnasio no sólo me deja a mí sin el fitboxing y con mis michelines, sino, lo que es más importante, deja a muchas familias en el paro y entre otras al instructor que estaba muy ilusionado porque unos meses después nacería su primer hijo.

Y así, tras haber fracasado en mis propósitos saludables, decidido entonces a potenciar otros objetivos más relacionados con las cerves y el buen vino, me planté en mi querido pueblo asturiano de la Isla durante el verano dónde me encontré la Churrería, el local en el que hace ya medio siglo mi abuelo me compraba churros y que desde hace ya muchos años se había transformado en el chiringuito dónde nos tomamos todos un pulpo estupendo y veíamos los partidos de fútbol de aquella España que ganaba los Mundiales y Eurocopas, y donde tomábamos algún que otro cacharro que es como en Asturias llaman a las copas... ¡Lo habían cerrado porque la acera municipal de esta pequeña aldea no permite con facilidad el acceso al local de las personas con discapacidad! Una familia dedicada a este negocio durante tantos años y numerosas personas que trabajaban en él como camareros y cocineros o personal de limpieza se quedaban otra vez sin trabajo, y los veraneantes y residentes de esta pequeña aldea nos hemos quedado sin poder acudir durante el verano al chiringuito en el que tanto disfrutábamos para tomar un vinito sin necesidad de coger el coche, tal y como nos sugiere la DGT a base de anuncios, multas y puntos…

Ya sé que la ley es la ley pero supongo que deberíamos de ser capaces de leerla, entenderla, comprenderla y a ser posible aplicarla con cabeza ya que en una pequeña aldea no hay aceras para que pasen personas con discapacidad del mismo modo que tampoco podemos llevar a los bebés en su carrito. Hacemos una maniobra muy sencilla, y pasamos, sin más…

“No se hizo el hombre para el sábado, sino el sábado para el hombre”, como dice el Evangelio. Nuestros gobernantes y burócratas de nuestros ayuntamientos y tantas otras entidades públicas, no son capaces de entender y aplicar la norma en beneficio del pueblo y los trabajadores, de los empresarios, de los consumidores y por supuesto de las personas con discapacidad que se quedan también sin poder acudir a este chiringuito en el que llevo ya muchos años viendo a personas disfrutar de una cerveza fría sentados en su silla de ruedas con la que de un modo u otro pudieron tener acceso al local. Pero si no son capaces de ponerse de acuerdo para iniciar una legislatura, y vamos a cumplir ya un año sin Gobierno, ¿cómo les podemos pedir entendimiento, y más aún comprender el concepto del sábado?

 
Ver más

YO PROJIMO

Por: Jose Maria Marquez Vigil 11-07-2016

¿Esta noche es la final de la Eurocopa?

¿Y quién juega? ¡Ah, si! El principito Griezmann que es de mi equipo contra el bicho CR7 que es del contrario… Pero como sólo tengo camiseta de la Roja y en realidad tampoco me importa mucho quién gane, veré mejor el salto de altura o el badmington, que no lo he visto en la vida pero me han dicho que hay unas españolas que siempre ganan…

“¿Quién es el prójimo?”, le pregunta a Jesús el Maestro de la Ley. El Evangelio de hoy es uno de los más bonitos y profundos porque encima el propio Jesús pone al Buen Samaritano como definición de la Vida Eterna…

El Evangelio no tiene desperdicio: la paciencia, la mansedumbre, el cariño de Jesús al contestar al Maestro de la Ley, y la propia contestación en sí, la parábola del Samaritano, el enemigo de los judíos que monta en su caballo al moribundo y lo lleva a una posada para cuidarlo…

Cuando me fui a Calcuta primero y después a Africa, mi padre necesitaba cariño y atenciones. Mi padre falleció unos años después mientras yo me dedicaba al prójimo más lejano en Sudán. Han pasado ya muchos años pero sigo preguntándome si el prójimo no es el “próximo”, hasta qué punto debemos primero amar y cuidar al cercano, a nuestra pareja, a nuestros padres y a nuestros hijos (que a veces son “hijos pródigos”). A veces es más difícil justamente por sentirnos más cerca, más involucrados, pero volviendo a Jesús, también nos enseñó con su ejemplo a abrirnos al mundo y acoger a ese prójimo distante, como hizo la Madre Teresa al embarcar desde su Albania natal rumbo a Calcuta dejando a su familia…

Bueno, habrá que disfrutar el futbol, gane quien gane, aunque no tengamos su camiseta, y disfrutar del amor al prójimo, al próximo y al distante, y en la manera de lo posible repartirnos 50/50, o 80/20, o 20/80, según nuestros talentos y nuestros talantes, pero no rodear al malherido como el sacerdote y el levita, sino dirigirnos a él ya sea para acomodarlo en nuestra propia casa o en la lejana posada… Supongo que una vez más la castidad te evita algún problema a la hora de elegir el prójimo, aunque también vuelan sables a menudo en el convento.

Menos mal que la Misa acaba con el “Padre Nuestro”, rezado por todos como “hermanos”, y después viene la Comunión, para dejar finalmente todas estas dudas en Sus manos, que nosotros tan solo somos simples humanos…

 
Ver más

Página 1 de 7, mostrando 20 registros de un total de 135, desde el 1, hasta el 20

<< anterior | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 |
Login de usuarios