Domingo 23 de Julio 2017

Xabier Azcoitia

Feliz Pascua

Por: Xabier Azcoitia 26-04-2015

Pascua quiere decir paso.

 Los israelitas pasaron el desierto en la esperanza de una tierra que les acogiera. Otros muchos hombres y mujeres intentan cruzar otros desiertos de arena o de agua buscando una vida tanto para ellos como para los suyos. Huyendo de la muerte, del hambre, de la esclavitud, de la guerra.

Queriendo mantener nuestro bienestar como bien absoluto nos defendemos con todas nuestras fuerzas de todos ellos. Hemos convertido el mar Mediterráneo en una gran fosa común donde quedan enterrados con la pala de la indiferencia los muertos de este genocidio, fruto de una pobreza  que tiene explicaciones objetivas. Recordamos las palabras del Papa Francisco en Lampedusa.  https://www.youtube.com/watch?v=HLGrRYJYcKA

Ver más

Diagnóstico y tratamiento

Por: Xabier Azcoitia 08-02-2015

Amin Malouf, premio príncipe de Asturias en 2010,

 
leyendo los tiempos en los que nos está tocando vivir decía:
“Parece que los que vendrán serán tiempos duros: La nuestra es una época descarriada. Si nos descuidamos, este siglo recién empezado será un siglo de retroceso ético; lo digo con pena, pero no lo digo a la ligera. Será un siglo de progresos científicos y tecnológicos, no cabe duda. Pero será también un siglo de retroceso ético. Se recrudecen las afirmaciones identitarias, violentas en muchísimas ocasiones y, en muchísimas ocasiones, retrógradas; se debilita la solidaridad entre naciones y dentro de las naciones; pierde fuelle el sueño europeo; se erosionan los valores democráticos; se recurre con excesiva frecuencia a las operaciones militares y a los estados de excepción... Abundan los síntomas”.
En un libro de reciente publicación, Teología Pastoral de Luciano Sandrin, en el prólogo, José Carlos Bermejo escribe: “El mundo de hoy está pidiendo a la Iglesia que sea un verdadero lugar de comunión, no sólo con Dios, sino también con los hombres y las mujeres de nuestro tiempo, lugar de relaciones terapéuticas que hagan bien a la vida”. 
Estimamos que son ciertas las dos aseveraciones, tanto el diagnóstico de Malouf como el reto al que nos señala Bermejo y al cual somos convocados.
En vísperas de la Jornada Mundial del Enfermo11 de febrero, hacemos nuestro el lema de la campaña “Otra mirada es posible con un corazón nuevo”.
Ver más

COMPASION ECUMENICA

Por: Xabier Azcoitia 02-11-2014

Arroz, pétalos de flores,

un poquito de agua, música, girasoles elaborados por los pacientes de la Unidad de cuidados paliativos del centro san Camilo, abalorios de los que desconocemos su significado y que cuelgan de las baldas en las que se apoyan imágenes religiosas; todo ello ordenado ante una imagen a la que denominan Ganesha y que es representada en la figura de un elefante plateado.

 

Acogida que nace del convencimiento de que el que llega peregrinando es muy probable que traiga una buena noticia. Confianza en que lo que es importante para mi puede ser comprendido como importante para mí. Repercusión interior y reconocimiento del valor de la vida del otro. Acción en cuanto compromiso no solo de no abandono, sino de acompañamiento y creación de un camino común. La fiesta como espacio entre iguales que humaniza la vida de quienes en medio del sufrimiento rescatan el gozo como lo esencial de la vida.

 

Ante la amenaza de la soledad y el abandono, PRESENCIA AMOROSA. Llena de dolor y enfermedad. Plena de amor erotico de pareja, filial de familia y ágape de amistad.

Ante la amenaza del caos y de la desintegración, HOSPITALIDAD AMOROSA. Llena de apertura de quien cuenta lo que es de valor para el, de quien actúa desde el servicio fácil y sin complicaciones, de quien invita a los amigos de la ultima hora a su casa, a su habitación, de quien prepara cosas para acoger amorosamente y de quien lleva su corazón amoroso envuelto en un presente.

Ante la amenaza de la impasibilidad y de la crueldad, COMPASIÓN AMOROSA. Compasión que nace de poner no solo más corazón en las manos, sino que también en la mirada, en la escucha,  en las palabras, en el espíritu. Poner más corazón en el corazón.

 

¿Y todo esto a qué viene? ¿a qué responde? Ayer tarde, una familia de tradición hindú nos invitó a participar con ellos en la celebración del Diwali, el Año Nuevo. En el marco de la habitación de una Unidad de Cuidados Paliativos en el que el centro lo ocupaba el ENCUENTRO AMOROSO de un grupo de SANADORES HERIDOS, (paciente, esposa, familia, profesionales en represantación del equipo multidisciplinar), celebramos el GOZO de entrar en un año nuevo, en un espacio nuevo, en una vida nueva, en la que descubrimos que el AMOR es OIKUMENE, la casa común, la única casa común.

Ver más

Qué es la bioética

Por: Xabier Azcoitia 16-05-2014

La bioética nace en Estados Unidos

a principios de los años sesenta. En su inicio apuntaba a dos posibles lineas de desarrollo, una muy global que incluía problemas de población, recursos y medio ambiente (Potter), y junto a ella, había otra linea que se circunscribía a las ciencias de la salud (André Hellegers). Hoy, la palabra bioética se circunscribe primordialmente al ámbito de la bioética clínica, en sus aspectos asistenciales, investigación y docencia. 
 
Aunque en su origen autores como Daniel Callahan decían que la “bioética no puede considerarse una disciplina en el sentido pleno de la palabra”, el mismo autor años después  afirmará que “ha pasado a significar más que un campo concreto de la investigación humana entre la ética y las ciencias de la vida,[…] es un nuevo campo que surge como consecuencia de los importantes cambios científicos y tecnológicos”. La bioética se ha constituido como una nueva rama del saber ético que en cuanto tal proporciona un ámbito teórico especial para abordar problemas éticos antiguos y nuevos relacionados con la vida humana.
 
Si tuviéramos que una definición del fenómeno bioética que resalte lo nuclear de su pretensión dialogal entre las ciencias de la salud y las humanidades. Esta definición recogida del Dr. Francesc Abel S.J. sirva de homenaje y reconocimiento tras su reciente fallecimiento: “La bioética es el estudio interdiciplinar (trasdisciplinar) orientado a la toma de decisiones éticas de los problemas planteados a los diferentes sistemas éticos, por los progresos médicos y biológicos, en el ámbito microsocial y macrosocial, micro y macroeconómico, y su repercusión en la sociedad y su sistema de valores, tanto en el momento presente como en el futuro”. 
 
La bioética a lo largo de las últimas décadas se ha hecho diferentes preguntas. Inicialmente se preguntaba por si todo aquello que técnicamente es posible realizar, es aceptable éticamente. Esta pregunta que sigue siendo actual se solapa con otra que surge de la realidad misma: dando por supuesto que lo técnicamente posible, se realizará si existen los medios necesarios para ello, ¿cómo y quien pondrá unos límites para asegurar que aquello que se haga ayude al progreso humano? Finalmente, puesto que estos progresos se traducen en ámbitos de poder económico, social y político que necesitan ser controlados para no caer en la corrupción, la pregunta bioética se convierte en ¿quién y cómo se controlará a los controladores?
 
En el ámbito asistencial, la voluntad de humanizar la salud se concreta, entre otras cosas, en la creación de Comités de Ética Asistencial que integren el pensamiento bioético en las Instituciones. Estos Comités pretenden promover como metodología de trabajo la interdisciplinariedad, mejor dicho, el diálogo interdisciplinar entre personas competentes. El fin último es promover una “democracia deliberativa” entre todos los sujetos afectados por las decisiones éticas en aquellos lugares donde se den conflictos de valores.
Ver más

El Misterio

Por: Xabier Azcoitia 06-04-2014

Quizá hoy más que nunca

sea necesaria una Iglesia diestra en el oficio de la mistagogía que en el de la administración de la Verdad, una Iglesia capaz de iniciar en el Misterio para que como Jacob, los hombres y las mujeres de este tiempo puedan exclamar de nuevo ¡Está Dios en este lugar y yo no lo sabía! (Gen 28,16).

Es necesario más que nunca una Comunidad de testigos experta en distinguir y reconocer su Voz y la "musica callada" en medio del estruendo ensordecedor de nuestras sociedades secularizadas, y ducha en iniciar a otros en el secreto de su escucha justamente allí donde los gritos incontenibles de dolor de las víctimas parecen hacerla imposible.

Este DaD reflexiona de la mano de Xabier Azkoitia sobre el Misterio de Dios en nuestra de cultura, a la luz de la acción de Camilo que desde una "mística de ojos abiertos" hace en su vida que el pobre con rostro de enfermo sea el lugar de Dios, lugar teo-fanico privilegiado.

En estos inicios del S. XXI se hace bastante evidente que la interpretación o traducción (Hermenéutica) que la Iglesia ha hecho del mensaje de Jesús (Kerygma), apoyándose para ello en el paradigma greco-romano, se ha quedado sin capacidad de iluminar la realidad.    La cultura moderna, en la que vivimos, nos obliga a reinterpretar el cristianismo si queremos que éste sea significativo para el ser humano de hoy.  ¿Es posible ser religioso en la cultura moderna? Sí, si es posible, pero solo en la medida en que creamos en el Dios oculto y liberador.  Aquel Universo que antes estaba habitado de dioses, ángeles y demonios, hoy en cambio se presenta como un lugar enigmático y lleno de incertidumbre. Dios ya no es Patente. La Historia es un lugar dramático donde el sufrimiento del ser humano se hace patente ante los desastres de la naturaleza y ante la perversidad del ser humano. El hombre vive su existencia ante el silencio de Dios. Se sitúa ante un Misterio Tremendo y Fascinante, ante el cual el ser humano confía que ese Misterio Oculto esté habitado de sentido, sea liberador y no un absurdo. Tal como dice Pablo en 1 Cor 2,9, Misterio no es algo incomprensible para el ser humano, sino el plan de Dios para la salvación integral del ser humano. El problema no es quién es Dios, sino dónde está. ¿Es posible el conocimiento de Dios?  La autocomunicación de Dios no se produce al margen de las circunstancias históricas en las que esa comunicación se produce. En un mundo asimétrico en el que se ha producido la ruptura de la comunión humana, la autocomunicación de Dios incluye la solidaridad de Dios con los pobres. La parcialidad de Dios con los pobres pertenece a la desvelación misma del Misterio de Dios. En la situación del pobre como anti-historia y anti-vida donde hemos de buscar el lugar de la manifestación del Dios escondido. ¿Es posible acceder a él? Sí. Tal como lo hacía Camilo, orando y sirviendo. Sólo desde el terreno de la mística y de la práctica es posible elaborar un discurso auténtico y respetuoso acerca de Dios. El misterio se revela en la contemplación y en la solidaridad con los pobres.  

Ver más

Dia Internacional de los Voluntarios

Por: Xabier Azcoitia 05-01-2014

El pasado 5 de diciembre de 2013,

 Naciones Unidas nos invitó a tener presente y a celebrar el Día Internacional de los Voluntarios, siendo el tema de este año: “Jóvenes del mundo. Activos”.

Con esta Jornada se pretende, según Naciones Unidas, “además de celebrar y reconocer el voluntariado en todas sus vertientes, rendir especial tributo a la contribución que realizan los voluntarios jóvenes a la paz mundial y al desarrollo humano sostenible”.

No son pocos los profetas de calamidades que refiriéndose a los jóvenes de hoy lo hacen desde la perspectiva en la que se considera que cualquier tiempo pasado mejor, pero según revelan los datos del Informe de Juventud en España 2012 realizado por el Instituto de la Juventud de España (INJUVE) lo más importante en la esfera pública para los jóvenes es, en primer lugar “ser leal a los amigos y a la gente próxima” y “la igualdad de oportunidades entre las personas”. Les siguen “ayudar a otros y preocuparse por el bienestar de los demás” y “cuidar el medioambiente”.

Esa motivación de ayudar a otros y preocuparse por el bienestar de los demás está en la base de muchos jóvenes que se acercan al mundo del sufrimiento ofreciendo su tiempo, esperanza y en alguna medida, búsqueda vocacional.

En este año 2014 también se celebra el 4º Centenario de la muerte de uno de los grandes reformadores del mundo de la Salud, Camilo de Lelis. Siguiendo el sendero por él iniciado hace ya cuatro siglos, quizá podríamos traducir el oro, el incienso y la mirra de estos días en otras ofrendas también necesarias para el servicio y la convivencia. Algunas de estas ofrendas pueden ser entrenarse en el ejercicio de la ciudadanía, aprender de la simetría moral, hacerse competente en el ámbito de la comunicación y de las relaciones, incorporar la autenticidad, la aceptación incondicional o la empatía al currículo de actitudes en la vida, abrirse desde la hospitalidad y la compasión a una visión más trascendente de la realidad, aprender a actuar en equipo, ayuda a construirse como una persona que está presente en el mundo, no pasiva sino activa, fundamentalmente compasiva, es decir, “con el corazón puesto en las manos”.

 

Feliz Año

 

 

Ver más

Gaudete

Por: Xabier Azcoitia 13-12-2013

Llegamos al tercer domingo de Adviento,

conocido como Gaudete.  Alegría. La alegría nace de la confianza, que se revela como el gran catalizador de la felicidad del ser humano. Los estudios de Bowlby demuestran que las personas que han cultivado la confianza "se muestran más felices y pueden desplegar su talento de modo más provechoso".

Lain Entralgo decía que "el confiado es el hombre que, sin mengua de las previsiones y las cautelas a que su "buen sentido" le conduzca, acepta creyentemente en el contexto de su vida la pretensión de seguir siendo quien late en el fondo mismo de su ser". No es una confianza expectante y pasiva, sino activa y osada. Quien así vive, entiende que "el que entra en la esfera de la fe penetra en el santuario de la vida" (P. Tillich)
Nuestro Gaudete nace de Jesús, de su Buena Noticia, es por ello que tiene sentido preguntarse "¿Por qué han de ser los hijos y las hijas de Dios tan remisos para orar, cuando la oración es la llave en la mano de la fe para abrir el almacén del cielo, donde están atesorados los recursos infinitos de la Omnipotencia?" (Elena de White).
Buena semana
Ver más

Populorum Progressio II

Por: Xabier Azcoitia 01-05-2013

24. El uso de la renta. El bien común exige, algunas veces, la expropiación, si por el hecho de su extensión, de su explotación deficiente o nula, de la miseria que de ello resulta a la población, del daño considerable producido a los intereses del país, algunas posesiones sirven de obstáculo a la prosperidad colectiva. Afirmándola netamente el Concilio ha recordado también, no menos claramente, que la renta disponible no es cosa que queda abandonada al libre capricho de los hombres; y que las especulaciones egoístas deben ser eliminadas. Desde luego no se podría admitir que ciudadanos, provistos de rentas abundantes, provenientes de los recursos y de la actividad nacional, las transfiriesen en parte considerable al extranjero, por puro provecho personal, sin preocuparse del daño evidente que con ello infligirían a la propia patria.

25. La industrialización. Necesaria para el crecimiento económico y para el progreso humano, la industrialización es al mismo tiempo señal y factor de desarrollo. El hombre, mediante la tenaz aplicación de su inteligencia y de su trabajo arranca poco a poco sus secretos a la naturaleza y hace un uso mejor de sus riquezas. Al mismo tiempo que disciplina sus costumbres se desarrolló en él el gusto por la investigación y la invención, la aceptación del riesgo calculado, la audacia en las empresas, la iniciativa generosa y el sentido de responsabilidad.

26. Capitalismo liberal. Pero, por desgracia, sobre estas nuevas condiciones de la sociedad, ha sido construido un sistema que considera el provecho como muestra esencial del progreso económico, la concurrencia como ley suprema de la economía, la prosperidad privada de los medios de producción como un derecho absoluto, sin límites ni obligaciones sociales correspondientes. Este liberalismo sin freno, que conduce a la dictadura, justamente fue denunciado por Pío XI como generador de «el imperialismo internacional del dinero». No hay mejor manera de reprobar tal abuso que recordando solemnemente una vez más que la economía está al servicio del hombre. Pero si es verdadero que un cierto capitalismo ha sido la causa de muchos sufrimientos, de injusticias y luchas fratricidas, cuyos efectos duran todavía, sería injusto que se atribuyera a la industrialización misma los males que son debidos al nefasto sistema que la acompaña.

Ver más

Populorum Progressio

Por: Xabier Azcoitia 26-04-2013

El 26 de marzo de 1967,

el Papa Pablo VI publico esta Encíclica sobre la necesidad de promover el desarrollo de los pueblos. En esta época de crisis económica mundial nos será de ayuda recordar lo que la encíclica dice: 22. Llenad la tierra, y sometedla (Gén 1, 28). La Biblia, desde sus primeras páginas, nos enseña que la creación entera es para el hombre, quien tiene que aplicar su esfuerzo inteligente para valorizarla y mediante su trabajo, perfeccionarla, por decirlo así, poniéndola a su servicio.

 Si la tierra está hecha para procurar a cada uno los medios de subsistencia 

y los instrumentos de su progreso, todo hombre tiene el derecho de encontrar en 

ella lo que necesita. El reciente Concilio lo ha recordado: «Dios ha destinado la 

tierra y todo lo que en ella se contiene, para uso de todos los hombres y de todos 

los pueblos, de modo que los bienes creados deben llegar a todos en forma justa, 

según la regla de la justicia, inseparable de la caridad» Todos los demás derechos, 

sean los que sean, comprendidos en ellos los de propiedad y comercio libre, a ello 

están subordinados: no deben estorbar, antes al contrario, facilitar su realización, y 

es un deber social grave y urgente hacerlo volver a su finalidad primaria.

23. La propiedad. «Si alguno tiene bienes de este mundo, y viendo a su hermano 

en necesidad le cierra sus entrañas, ¿cómo es posible que resida en él el amor de 

Dios?»(1Jn 3, 17). Sabido es con qué firmeza los Padres de la Iglesia han 

precisado cuál debe ser la actitud de los que poseen respecto a los que se 

encuentran en necesidad: «No es parte de tus bienes —así dice San Ambrosio— lo 

que tú das al pobre; lo que le das le pertenece. Porque lo que ha sido dado para el 

uso de todos, tú te lo apropias. La tierra ha sido dada para todo el mundo y no 

solamente para los ricos». Es decir, que la propiedad privada no constituye para 

nadie un derecho incondicional y absoluto. No hay ninguna razón para reservarse 

en uso exclusivo lo que supera a la propia necesidad, cuando a los demás les falta 

lo necesario. En una palabra: «el derecho de la propiedad no debe jamás ejercitarse 

con detrimento de la utilidad común, según la doctrina tradicional de los Padres de 

la Iglesia y de los grandes teólogos». Si se llegase al conflicto «entre los derechos 

privados adquiridos y las exigencias comunitarias primordiales», toca a los 

poderes públicos «procurar una solución, con la activa participación de las 

personas y de los grupos sociales»

Ver más

El buen pastor

Por: Xabier Azcoitia 20-04-2013

No hay más que un solo pastor, el pastor verdadero, el verdadero porque es bueno.

 En la alegoría juanista la bondad del pastor no es su misericordia y su indulgencia, como lo piensan con frecuencia los cristianos, que relacionan esta alegoría con la parábola de la oveja perdida. La bondad del verdadero pastor es el cuidado que tiene de sus ovejas; su adhesión a su rebaño le lleva a dar la vida por las ovejas. En contraste con el pastor aparece el servidor remunerado, al que se presenta únicamente para que destaque mejor la solicitud que lleva al pastor hasta la muerte. Fuera del verdadero pastor, nadie llega hasta ahí. Si se hiere al pastor, el rebaño queda desamparado. El servidor remunerado no tiene afecto más que a su salario, no al rebaño.
 
Las ovejas conocen al pastor, y el pastor conoce a las ovejas. El conocimiento es recíproco. Se trata de un conocimiento de amistad, el cual remite al conocimiento mutuo que tienen entre sí el Padre y el Hijo, del cual no es más que una consecuencia y reflejo. El pastor conoce a su rebaño de manera distinta que 
el rebaño conoce al pastor. El rebaño conoce a su pastor y le demuestra gratitud porque el pastor ha conocido a sus ovejas escogiéndolas y admitiéndolas en su rebaño. No son ellas quienes han escogido al pastor, sino que el pastor las ha escogido a ellas, las ha cobrado amistad y las ha introducido en su intimidad. 
 
Como el Padre conoce a Jesús y le ama enviándole al mundo para ser en él revelación suya, Jesús conoce a sus ovejas, las ama, las escoge. Y como Jesús conoce a su Padre y acepta con gratitud ser revelación suya en el mundo, las verdaderas ovejas conocen también a Jesús, saben lo que pueden esperar de Él y,  por Él, del Padre.Este conocimiento recíproco alcanza su punto culminante en la muerte de Jesús.
 
Porque en su muerte realiza Jesús de una manera plena lo que el Padre quería hacer conocer al enviarle, y con su muerte igualmente es como sella la elección de las ovejas. Pues no es por un rebaño ya existente por el que Jesús da su vida. No; con su muerte constituye al rebaño. Su muerte es el acto que establece al rebaño, es la base de su unidad; ella es quien da impulso a su crecimiento.
Ver más

Creer y ver

Por: Xabier Azcoitia 06-04-2013

El "ver" y el "creer" son dos acciones fundamentales

respecto a Cristo resucitado. La exigencia de Tomás tiene en Juan la función de crear las premisas para la enseñanza que Jesús dirigirá a toda la Iglesia (20, 29).

Recuerda también que, frente a los no fáciles signos de la presencia de Dios en la historia, hay que saber atender y ponerse al acecho de ella 

sin rechazarla. Jesús se revela siempre, más pronto o más tarde, y a cada uno según su propia manera de ser. Para todos cabe la posibilidad de acercarse al misterio y a Cristo revelador, con tal que se abran y se muestren dispuestos.

¿Qué añade de novedoso este texto respecto a las escenas anteriores? Juan pretende mostrar cómo Jesucristo resucitado conduce a los discípulos y a los futuros creyentes después de ellos a la madurez en la fe: creer sin ver, basándose únicamente en el anuncio de los primeros testigos. [...] Las palabras de Jesús son una clara invitación a crecer en la fe superando la etapa de lo sensible para entrar en la visión de la fe. Es menester despojarse de lo superfluo y de la pretensión de ver para realizar una verdadera experiencia de Cristo glorioso. [...] Juan no nos 

dice si el apóstol respondió a la invitación del Maestro de tocarlo y de poner las manos en sus cicatrices. Basta el encuentro con Jesús y su presencia para hacer que Tomás llegue a la profesión de fe, después de haber hecho un cambio radical en su vida, con estas palabras: ¡Señor mío y Dios mío! Estamos frente a una confesión de fe explícita y directa en la divinidad de Jesucristo, la más elevada de todo el evangelio. Efectivamente, el evangelio se había abierto con este solemne reconocimiento de la divinidad de Jesús (cf. 1, 1); ahora se cierra de la misma manera. Jesucristo ha sido el verdadero pedagogo que ha ido conduciendo a sus discípulos en el camino 

de la fe. [...] Es creyente aquel que, superando las dudas y las pretensiones de ver, acepta el testimonio autorizado de los que han visto. El signo que conduce a la fe no es ya objeto de visión directa, sino de testimonio. Lo cual no significa que actualmente esté cerrada para los creyentes toda experiencia personal del Cristo resucitado. Todo lo contrario. A los creyentes se les ofrece ahora la experiencia de la alegría de la paz, del perdón de los pecados, de la presencia del Espíritu Santo. Pero la «historia» de Jesús tiene que ser aceptada a través del testimonio.

Ver más

Pascua, un camino

Por: Xabier Azcoitia 01-04-2013

Nadie vio la hora de tu victoria.

Nadie es testigo del nacimiento del mundo. Nadie sabe cómo el infierno de la noche del sábado se convirtió en la luz de la mañana de Pascua. Mientras dormíamos fuimos transportados, volando, sobre el abismo, mientras dormimos recibimos la gracia pascual. Y nadie sabe cómo sucedió. Nadie sabe qué mano le acarició la mejilla de tal manera que, de pronto, el mundo descolorido brilló con mil colores y tuvo que sonreír, sin quererlo, por el milagro que se acababa de realizar en él. [...]

¡Yo soy la resurrección y la vida! Quien cree en mí, quien es tocado por mí, quien oye su nombre de mi boca, ese vive y ha resucitado de entre los muertos. Y hoy es para ti el día más nuevo, el más joven de los días, nunca más no habrá otro día como hoy, ya que la vida eterna te llama por tu nombre. [...]

¡Ve y anuncia! Y, mientras que se precipita en la lejanía, el espíritu del Señor empieza a soplar y de un cielo claro relampaguea por doquier e ilumina a las almas sin esperanza y las levanta al mismo tiempo y les inculca la mima llama. Y, cuando llenas de felicidad intentan tocarlo con ojos y manos, les indica, mientras va desapareciendo, el camino: ¡Id y anunciad! Y los arremolina hasta perder el aliento.

Finalmente, al atardecer, reunidos en la sala, llenos de su amor, se lo van explicando unos a otros, y mientras todavía están hablando, míralo, él está ahí en medio y los saluda: la paz esté con vosotros.

La paz, que el mundo no conoce, que no puede dar. La paz que supera todos los sentidos y descubrimientos, tan alta, tan profunda y tan fuerte que su corazón tendría que morir por exceso, si no fuera que precisamente es paz. ¡Oh oleaje salido del silencio, oh tempestad surgida de la quietud! El paraíso de Dios es tan simple, que es un banquete con miel y pescado asado. El paraíso de Dios es tan terrenal, que es una mañana de pescadores a la vera del lago de Genesaret, las olas murmuran, el primer sol atraviesa la niebla, en la playa hay un hombre que grita, hace señas, se tiran las redes a la derecha y ya están repletas de pescado, en la playa está el desayuno preparado, todos reposan mientras que las piedras se secan y, como que nadie tiene que preguntar quién es el extranjero, las olas murmuran en el silencio. ¡Oh paz, más allá de toda pregunta: Es el Señor!

Ver más

Cuentos con moraleja

Por: Xabier Azcoitia 16-03-2013

Había tres árboles en un bosque:

Uno soñaba con viajar y ver mundo.Otro en convertirse en un arca de tesoros.Y el tercero, con ser, sencillamente, un árbol. Y seguir albergando la vida. Y un día los talaron.

El primero fue vendido a unos pastores, que lo convirtieron en abrevadero para el ganado; el segundo lo compraron unos pescadores que construyeron con él una barca y el tercero quedó apilado simplemente junto a una caseta. Se acabaron los sueños, pensaron los tres árboles.

Pero un día aquellos pastores auxiliaron a una pareja en apuros, ella estaba embarazada y a punto de dar a luz; les prestaron el cobertizo de su ganado y arreglaron uno de los abrevaderos para acomodar al recién nacido.

Años más tarde un hombre pidió a los pescadores su vieja barca y remaron lago adentro; en mitad del lago se levantó una tormenta y la barca comenzó a zozobrar, pero el hombre se levantó e increpó a los elementos y el sol volvió a salir danzando sobre las aguas.

Tiempo después unos soldados agarraron el tronco apilado junto a la caseta y se lo colgaron sobre los hombros a un hombre herido y coronado de espinas. Y luego le clavaron al árbol hasta quedar hombre y tronco empapados por la misma sangre.

Moraleja: Sólo puedo ver lo profundo, lo real, aquello en lo que realmente me estoy posibilitando convertir, si vivo y actúo desde la contemplación, desde la extrema atención a la realidad. desde el discernimiento.

 

Ver más

Nosotros, los hijos pródigos

Por: Xabier Azcoitia 08-03-2013

Salamanca, retiro con Jesuitas mayores. Las personas a las que acompaño sólo puedo describirlas como excelentes. Sencillas, acogedoras, humildes, rebosantes de vitalidad y de ternura. Maestros en el camino de la vida.

Llegados a este 4º domingo de Cuaresma nos encontramos con un texto de Lucas que nos habla de un hombre, en concreto un padre cuya característica fundamental es que es un ser sano rodeado de personas enfermas.

Sin pretender ser especialmente original quisiera invitarte a posar tu mirada en ambos hijos. Lo primero y mas inmediato es exclamar, ¡vaya pena! ¡que dos patas para un banco! 

El mayor, que vive en casa, con todo al alcance de su mano ha decidido vivir como un asalariado, mas bien como un criado. en cambio, el pequeño, rebelde pide su parte y se va de casa. 

Lo cierto es que cada uno a su manera son como para apiadares de ellos. Y he aquí la sorpresa: el padre que desde nuestros criterios tendría justificado darle la espalda al mezquino del mayor como al manirroto del pequeño, SÍ SE APIADA DE ELLOS. Es un Padre sano, con dos hijos que tienen el corazon enfermo. Es un padre compasivo y es su compasión, su capacidad de mirarles como lo que nunca pueden dejar de ser, lo que permite que quienes estaban muertos vivan y sean hijos. 

Es tu, mi, nuestra gran oportunidad para ser hijos. Estos dos de la parábola estaban tan perdidos como cualquiera de nosotros puede estar en muchos momentos de nuestra vida. Es en Jesús en quien aprendo que mirando al Padre puedo convertirme como el padre. Siendo sano y misericordioso como es el.

Buena semana  

Más en http://camilos.es/uploads/media/DaD_135.pdf

Ver más

Sede vacante

Por: Xabier Azcoitia 04-03-2013

Cuando escribo estas líneas es tarde,

muy tarde, ya de madrugada. 
El viento ya no arrecia, el frío es intenso. La nieve arropa la noche
como si fuese una helada sabana. 
Tercer domingo de Cuaresma a las puertas. Mañana viernes, Via Crucis
en el Centro San Camilo. 
Mañana viernes, Via Crucis en el mundo. Todos los días se celebran
Via Crucis en el mundo. 
Es 1 de marzo, la sede de Roma está vacante... 
Tampoco hay que preocuparse mucho, pronto estará ocupada. Además
tengo la impresión de que hay más candidatos para cubrir esa Sede
que para ser párroco de alguna de las parroquias del extraradio de mi
ciudad o para ser animador de jóvenes, agente de cáritas o cualquier
otro sencillo ministerio que haya que ejercer en la iglesia. 
Solo me hago una pregunta, si la misión fundamental de todos los
obispos es el SERVICIO A LA COMUNIÓN, y en especial la del OBISPO DE
ROMA, el modo de entender su ministerio y ejercicio desde GREGORIO VII
y sobre todo desde el VATICANO I, ¿facilita o dificulta esa
comunión? ¿Será acaso cierto aquello que Pablo VI en su discurso a
los miembros del Secretariado para la Unidad de los cristianos
reconocía con un tacto extraordinario: "El Papa, lo sabemos muy bien,
es el obstáculo más grave en el camino del ecumenismo. ¿Qué
diremos? ¿Tendremos que apelar una vez más a los títulos que
justifican nuestra misión?". 
Sería adecuado que la Iglesia católica se preguntara a sí misma en
qué medida la verdad de sus definiciones dogmáticas encierra toda la
verdad. No se trata de negar sus propias formulas doctrinales, sino de
confrontarlas con las posturas de las demás iglesias tan preocupada
como ella por la fidelidad a Cristo y a su Espíritu. 
La Iglesia Católica debería de pensar no ya en sí misma, sino a
ampliar su horizonte, dado de lo que se trata es de llevara la Iglesia
a la Unidad querida por Dios. 
Os dejo con una oración de Pedro Casaldaliga. Buen provecho. 

DEJA LA CURIA, PEDRO:

Deja La Curia, Pedro,

desmantela El Sinedrio Y La Muralla,

ordena Que Se Cambien Todas Las Filacterias Impecables

por Palabras De Vida, Temblorosas.

Vamos Al Huerto De Las Bananeras,

revestidos De Noche, A Todo Riesgo,

que Allí El Maestro Suda La Sangre De Los Pobres.

La Túnica Inconsútil Es Esta Humilde Carne Destrozada,

el Llanto De Los Niños Sin Respuesta,

la Memoria Bordada De Los Muertos Anónimos.

Legión De Mercenarios Acosan La Frontera De La Aurora Naciente

y El César Los Bendice Desde Su Prepotencia.

En La Pulcra Jofaina Pilatos Se Abluciona, Legalista Y Cobarde.

El Pueblo Es Sólo Un «resto»,

un Resto De Esperanza.

No Lo Dejemos Sólo Entre Guardias Y Príncipes.

Es Hora De Sudar Con Su Agonía,

es Hora De Beber El Cáliz De Los Pobres

y Erguir La Cruz, Desnuda De Certezas,

y Quebrantar La Losa—ley Y Sello— Del Sepulcro Romano,

y Amanecer

de Pascua.

Diles, Dinos A Todos,

que Siguen En Vigencia Indeclinable

la Gruta De Belén,

las Bienaventuranzas

y El Juicio Del Amor Dado En Comida.

¡No Nos Conturbes Más!

Como Lo Amas,

ámanos,

simplemente,

de Igual A Igual, Hermano.

Danos, Con Tus Sonrisas, Con Tus Lágrimas Nuevas,

el Pez De La Alegría,

el Pan De La Palabra,

las Rosas Del Rescoldo...

...la Claridad Del Horizonte Libre,

el Mar De Galilea Ecuménicamente Abierto Al Mundo.

Ver más

Cuaresma II

Por: Xabier Azcoitia 22-02-2013

Han pasado 8 días desde el miércoles de ceniza.

 Antes de seguir adelante quiero preguntarte: ¿dónde estás? ¿A dónde has llegado? ¿Hacia dónde te estás encaminando? No solo te pregunto a ti, somos compañeros de camino, también me lo pregunto a mí.

De un modo aun más sencillo, ¿Cuál es la meta de tu vida? Y más en concreto aun, ¿Cuál es la meta de estos 40 días? Y si tienes alguna meta para ellos, qué cosas estás haciendo ¡ya! para ir logrando eso que te has propuesto. Ponlo en un papelito, en el recordatorio del teléfono móvil o en la Tablet. No lo olvides, por favor.

Nuestra sociedad no es la “sociedad del ocio”, todo lo contrario, es la sociedad de la distracción. Nos invita a vivir despistados. Con la mirada distraída, desatenta. Descentrados.

Si quieres lograr algo de lo que te propones, has de poner eso en el Centro y todo lo demás ha de ir a un segundo lugar. Como dice mi amigo Javier Barbero, por mucho que pretendas estirarla “la falda no da pa más”. En la vida espiritual ocurre del mismo modo. Si no tenemos una meta clara estaremos distraídos y gastaremos nuestras fuerzas en lo secundario.

En el Evangelio de este domingo Lucas nos presenta la Transfiguración. Dice el teólogo ortodoxo Jean Corbon que “el objetivo de la Transfiguración, conforme al de toda la Economía revelada en la Biblia, es la salvación del hombre. Como en la Zarza ardiente, el Verbo “deja ver” en su Cuerpo la Luz de su divinidad no para hacer saber, sino para hacer vivir, para salvar: se revela dándose y se da para transformarnos en Él”.

Jesús tuvo claro su objetivo: Vivir y anunciar el Reino a sus hermanos los hombres. El objetivo es la vida del Reino, es decir, la vida eterna, la vida de Dios y con Dios. Y la vida eterna no está para llegar, no es algo del futuro, no es algo que esté por venir. Es ya, comenzó, el reino está presente, Dios está aquí. Dios está donde yo estoy, aquí y ahora.

“Permaneced en mí como yo permanezco en vosotros”. Comprender esto es comprender que Dios está en el Centro de nuestra vida. Dios está activo en el Centro de nuestra vida. Comprender espiritualmente que Dios nos inhabita, nos llena, nos colma, se hace misteriosa y silenciosamente presente es el suelo que permite decir con John Donne (1572-1631): “muerte morirás”. Ya no hay un antes ni un después. Todo está bien y seguirá estándolo, “porque yo he vencido a la muerte”.

Como dice Jean Corbon, “Moisés y Elías pueden abandonar la cueva del Sinaí sin taparse la cara con un velo: ahora contemplan la Fuente de la Luz en el Cuerpo del Verbo”. Nosotros también podemos abandonar la cueva del miedo que nos tiene tan despistados y descentrados, porque en Jesús podemos ver la Compasión de un Dios que vive con nosotros.

 

Termino copiando a Henry Nouwen y haciendo mías sus palabras:

 

"Si me preguntaran a bocajarro: 

Qué significa para tí vivir espiritualmente?,

 tendría que contestar: 

Vivir con Jesucristo en el centro".

 

Feliz camino

Ver más

CUARESMA I

Por: Xabier Azcoitia 14-02-2013

Es el primer domingo de Cuaresma.

Primera estación en un itinerario que dura 40 días, como 40 años dura una

generación. Sí, una generación que caminó por el desierto, como la nuestra que tendrá que caminar por su propio desierto.

El pueblo de Israel fue llevado al desierto antes de poder entrar en la tierra prometida. El desierto que era amenaza, peligro, pérdida, riesgo de muerte y desaparición, se convirtió en un poder transformador. Del mismo modo todo aquello que atravesemos en la vida será una fuente de energía en nuestra vida. Todo en la vida se puede convertir, como en Jesús, lugar para la fidelidad. Fidelidad que nace del amor, fidelidad que nace del vínculo al Padre.

La fidelidad tiene sus senderos, pasa por la escucha a aquel que nos llama y convoca. Exige entrenar un oído fino mediante un silencio atento, un corazón dócil. ¡Feliz Cuaresma!

Ver más

Dinero ,el justito

Por: Xabier Azcoitia 12-11-2012

Sigo siendo de esos que los festivos y domingos "van a misa".

 

 El pasado 1 de noviembre, antigua festividad de todos los santos, actual mañana de Halloween, proclamaron las Bienaventuranzas.

Como mis luces no son muchas y tampoco penetran demasiado en la oscuridad me detuve en la primera de ellas, a saber... La que habla de que los pobres serán bienaventurados.

Tras la misa y mientras tomábamos una caña, yo un vermut, que siempre ha habido clases, comentamos la prédica del preste.

Mi aportación que la traslado a este espacio, por así a alguien le sirve iba por estos andurriales. Siempre he entendido que Jesús nos advierte sobre el peligro de colocar nuestra seguridad en no-Dios. No amar a Dios sobre todas las cosas, es amar a no-Dios sobre Dios. No hablo de creer sino de amar, y amar es relación, es entrega, es pasión.

La seguridad es un no-Dios al que muchos damos culto. Uno de los valores o actitudes que reflejan ese culto es la codicia y la acumulación. Acumulación de bienes, de propiedades, de lujos entendidos como derecho...

Dice el Padrenuestro que "nos de el pan nuestro de casa día", como dice el jesuita Chercoles, " no pedimos que nos lo asegure", por ello quizá una de las cosas que tendríamos que aprender es a tener el dinero "justito". No es posible tener mucho y no tener puesta en ello tu seguridad. Si crees que es así, haz lo que Jesús le propuso al joven rico, " véndelo todo, dáselo a los pobres" y empieza de nuevo. ¿Qué te lo impide?

¿Estas seguro de que no tienes puesta ahí tu seguridad? Ya no puedes compartir, hay que defender lo que tienes.

¡Va a ser cierto que el Evangelio se entera de la realidad!

No poner la seguridad en tus bienes y haberes y por lo tanto buscar el Reino y su justicia, entendiendo que los bienes que tienes han de estar SIEMPRE al SERVICIO de la FRATERNIDAD puede ser un signo de que empiezas a entender que Dios es la verdadera roca.

Término con una idea a raíz del Halloween y de los actos que se organizan, en la

urbanización en la que vivo por ejemplo. La diversión es algo que se compra. Comprar es algo que se hace con dinero. Es cosa de ricos. En cambio la fiesta se construye, se elabora, se hace. La fiesta humaniza.

 

 

Ver más

Paso a paso

Por: Xabier Azcoitia 23-08-2012

Segunda quincena de este ferragosto ibérico,

van avanzando los días vacacionales. Tras unos días del camino a Santiago me he retirado a la montaña soriana. Aquí, a la sombra, es un decir, del pico Urbión, justo en la antesala del nacedero del río Duero, entre pinos, tomo un rato para escribir y enviar unas líneas que te acompañen querido lector, si aun existes y no has perecido entre los incendios, el sofocante calor y las lecturas del libro de las Lamentaciones de este Primer Año Mariano (PAM) plGdD.

Son muchos los temas que me vienen a la cabeza, la sequía, los incendios, la convivencia

en los espacios informales, la necesidad de ordenar los espacios y por lo tanto la

necesidad de la ley y la norma, incluso hasta de la coerción, la convivencia familiar, los

paseos mañaneros, por no hablar de los titulares de estos últimos días tanto de La Gaceta

como de El Mundo en lo referente a la excarcelación de Bolinaga o del número de

enfermos en fase terminal que pueblan los centros penitenciarios españoles ... Alfonso,

imagino, estará contento al leer esto, y pienso que pensará, "este curso escribirá con

cierta frecuencia". En ello estoy.

Volviendo al pinar, amigo lector, estos pasados días he revivido pensamientos y

emociones, es decir sentimientos, que sesteaban adormecidos en el baúl de los

recuerdos. Uno de ellos se ha ido transformando, paso a paso, en una letanía o quizá en

un mantra, depende de la tradición espiritual de cada uno y que reza así, "el camino no

existe, el camino se construye, yo soy el camino".

Cuando uno cuenta, no hay duda de que en mi caso con actitud malediciente y

provocadora, que ha estado en el Camino, es habitual que el interlocutor le añada una

partícula y el objeto circunstancial, _a, de, hacia, hasta_ Santiago. Otros animosa e

ingenuamente preguntarán, desde dónde has salido...

Llegado a este punto, y aunque haya muchos empeñados en lo contrario, afirmo que

algunos de ellos se encuentran en mi entorno más cercano, lamento comunicar que no

hay un camino a Santiago, ni de Santiago, ni hacia Santiago, a no ser que te llames así.

Nada de eso existe. Por ello, además de informar que el camino no empieza ni en

Somport ni en Orreaga o, para aquellos más internacionales, en Donibane Garazi,

quisiera darles a conocer que el camino empieza en tu casa, es decir en ti. En tu interior.

El camino soy yo, tu eres tu propio camino. Nadie tiene más hogar que sí mismo. Mejor

dicho, el camino no existe, el camino se construye, se elabora paso a paso, tu mismo eres

la calzada que estas construyendo.

Es cierto que hay una senda por donde otros han caminado previamente y cuyo paso ha

horadado en el suelo un surco similar al que las aguas previas generaron en los lechos de

los ríos actuales. Ese transcurrir ha permitido que a los lados de esa senda se hayan

levantado y erigido multitud de elementos que facilitan el caminar de los actuales

viandantes. Albergues, iglesias, túmulos de piedras, señales de piedra, estelas funerarias,

cruceros... Todos ellos hitos que recuerdan como otros muchos seres humanos pasaron

por allí construyendo la senda por la cual ahora yo transito, lugar común donde quien

pasó elaboró su propio camino.

Saber que otros pasaron antes anima. No solo anima, ademas ayuda porque el caminar

de los otros se convierte en experiencia y uno se pone en disposición de experimentar y

es así como se aprende de los aciertos y de los errores de los demás. Pero del mismo

modo que aguas pasadas no mueven molinos, las vidas de los otros no son tu vida.

Cada uno ha de hacer su propio camino. Y lo haces, consciente o inconscientemente

estás siempre haciendo tu camino. Nada ni nadie te puede apartar de el. Porque el

Camino no es la senda por la que vas, el Camino eres tu. Aplicando la propiedad

conmutativa, Tú eres el Camino.

Eso sí, puedes hacer tu Camino de muchos modos, siendo un turista accidental, un

viandante perdido o desorientado, un atleta preocupado por la meta, alguien que va a

Santiago, o un peregrino... Todos los que transitamos la senda, el vivir de nuestro tiempo,

hacemos en ella nuestro/ mi Camino. ¿Donde se inicia? Allá donde pernoctaste anoche y

siempre finaliza allá donde amanecerás para siempre.

Como te decía, cada uno hace su Camino. El mío me lleva ahora a la piscina porque hace

un calor de mil demonios y en la senda que me llevará hasta ese aparentemente

intrascendente destino habrá quien me acompañe, es decir, quien decida hacer su camino

junto al mío, pero ese será tema del siguiente comentario.

Feliz chapuzón.

Ver más

"Creer a"

Por: Xabier Azcoitia 07-06-2012

Las personas que participamos en ámbitos

 que tienen que ver con el final de la vida, más en concreto en la enfermedad avanzada en fase terminal, solemos describir como resultado de nuestra labor con personas que mueren “sentimientos de satisfacción y gratitud y una apreciación aumentada del ámbito espiritual y existencial de la vida”. Poco importa si quien se manifiesta  así es un profesional o un voluntario. Es cierto que no todo el mundo lo experimenta así, pero somos muchos quienes reconocemos que nuestra vida ha sido enriquecida, profundizada o potenciada tras la dicha de haber podido acompañar a pacientes o familiares que viven mientras mueren. Ellos son nuestros maestros y es de ese legado, de ellos recibido, de lo que quisiera dar testimonio mediante estas líneas.

Tal como dice K.D. Singh yo también he observado en el desempeño de mi trabajo con moribundos, que independientemente de lo complicado que haya sido el tiempo de enfermedad, el tiempo de morir es, en sí, seguro. Las personas que se encuentran en esa circunstancia poco a poco se van desentendiendo de lo exterior, muchos hacen un giro hacia el interior, hacia el centro de su Ser; en no pocos aparece un mayor sentido de lo sagrado, una sabia lectura de la vida, una actitud comprensiva y bondadosa sobre uno y sobre los demás. 

Es cierto que la mayoría de las personas cuando se encuentran en las fases iniciales de su enfermedad no desean morir,  pero tan cierto como lo anterior es que quienes en el proceso de la enfermedad ahondan en la profundidad de su Ser y se encaminan al centro de su yo, allí en lo más profundo, independientemente de que hayan practicado o no alguna vez en su vida, descubren la gran oportunidad espiritual de encontrarse con Alguien que es “más intimo a mí mismo que yo mismo” y en consecuencia, muchos finalizan este itinerario con el deseo de abandonarse en los brazos de Dios.

El término Fe proviene del latín fider y quiere decir confiar. Las creencias, como diría Gabriel Marcel son “creer que”, la fe en cambio es “creer en”. La fe cristiana  es “creer a”. 

Desde nuestra visión, la fe es un don. Nadie se da la vida a sí mismo, nadie se da la fe a sí mismo. No es extraño ver cómo las creencias se resquebrajan, como se resquebrajan los apegos y los egos y aparentemente todo tiende al caos; pero es más cierto aun que por las grietas resquebrajadas de esas creencias surge una fe que lleva a las personas en el final de su vida a confiar en el amor de Dios. A confiar en la plenitud de Dios. Y citando a Willigis Jäger a confiar que “el presente es el ahora eterno de Dios”. 

No son pocos quienes se acercan a Jesús al modo de la hemorroisa, o al de aquella samaritana que se acerco al pozo. Otros se acercan al estilo de aquel  ciego de nacimiento, y otros al modo de aquel leproso. Unos se asemejan al paralítico y muchos familiares a aquel centurión. Sino todos, muchos se acercan, inicialmente, creyendo en que Él puede hacer algo por ellos. Poco a poco observas que se acercan solo “a Él”. No lo dicen así, pero percibes que se acercan porque “solo Tú tienes palabras de vida eterna”. 

Y cuando parece que la muerte me lo va a quitar todo, y tras haberle dicho múltiples veces "aparta de mí este cáliz", desde la más humilde debilidad escuchas como hay quien dice "Confío en Tí. Hágase tu voluntad".  Aun me queda la libertad de confiar y abandonarme. No solo rendirse o resignarse, sino abandonarse.

Abandonarse como dice Edward Farrell es “cortar los hilos mediante los cuales se manipulan, controlan y dirigen las fuerzas de la propia vida. Abandonarse es recibir todas las cosas del mismo modo que se recibe un regalo, con las manos y corazón abiertos”. Abandonarse es lo que hizo Jesús. Quizá por ello, solo por ello, abandonarse a Dios, al modo de Jesús, es el punto culminante de la vida de todo hombre. Abandonarse y confiar. Confiar que a pesar de todo, nada malo va a pasar porque Tú estás conmigo.

Ver más

Página 1 de 2, mostrando 20 registros de un total de 33, desde el 1, hasta el 20

<< anterior | 1 | 2 |
Login de usuarios