Viernes 18 de Agosto 2017

¿Escuchar a los laicos?

Por: Juan María Laboa 26-06-2017

El despertar de los laicos es tan lento que nos asombra cualquier anuncio de mínimo cambio, anuncio que soñamos con que se convierta en realidad. Parece que el papa Francisco ha susurrado al consejo de los nueve la conveniencia de que se pregunte a laicos y clero su opinión sobre los candidatos al episcopado. Se podría, se debería, sería de sentido común y, además, no resultaría revolucionario. ¿Qué principio evangélico respalda el convencimiento de que Rouco o Munilla sean más aptos o razonables que los cristianos o los sacerdotes para elegir candidatos al episcopado? De cuanto sabemos podemos deducir que los apóstoles no hubieran instituido a presbíteros que hubiera desautorizado la comunidad. En la comunidad de Jerusalén y en otros muchos casos tenemos constancia de que cristianos laicos participaban normalmente en la elección de la Jerarquía. Hipólito en el siglo III afirmó que “el obispo sea ordenado cuando haya sido elegido por todos”;a Fabián (236) eligieron los sacerdotes y el pueblo al unísono, y en el mismo siglo Cipriano de Cartago señaló: “Manda Dios que las ordenaciones episcopales se han de hacer con el consentimiento del pueblo que asiste para que, estando presente el pueblo, se descubran los crímenes de los malos y se hagan públicos los méritos de los buenos, y la ordenación sea justa con el voto y juicio de todos”. El papa Ormisda y tantísimos otros obispos fueron elegidos por unanimidad y durante un tiempo todavía se mantuvo el principio de que quien a todos manda por todos sea elegido. San Ambrosio, y no fue el único, fue impuesto por el pueblo Sin embargo, desde el siglo IV los laicos comenzaron a ser excluídos poco a poco de la elección de los obispos y se limitó su participación a la aclamación final, acto formal que ya no significaba ratificación. La Iglesia se había convertido en clerical y vertical que no es lo mismo que tradicional. En la nueva sociedad cristiana el obispo se fue convirtiendo en una persona pública, e influyente de forma que los poderes eclesiásticos y políticos constataron la necesidad de controlarlo. Durante los siguientes siglos, papas, metropolítas y reyes impusieron sus candidatos y el pueblo y los sacerdotes fueron perdiendo presencia, posibilidades y protagonismo, permaneciendo silenciosos como sujetos pasivos. De hecho, parecía no preocupar tanto la conveniencia de la comunidad creyente, cuanto la expansión del poder y la progresiva marginación del pueblo cristiano en favor de una Iglesia muy clerical. En realidad, pues, la comunidad cristiana ha utilizado en estos dos mil años diversos modos de elegir a los obispos: los apóstoles, los presbíteros, los cristianos miembros de la comunidad, los canónigos de la diócesis, los obispos de la región. Poco a poco los poderes políticos fueron imponiendo su voluntad y han elegido a sus amigos, a sus políticos, a sus familiares, a quienes quisieran, sin más, de forma que durante siglos las monarquías absolutas, nuestro dictador Franco y otros muchos sátrapas controlaron de diversos modos estas elecciones. Tantos personajes pintorescos como Luis XV, Fernando VII o Isabel II impusieron alegremente sus candidaturas. Por otro lado, en períodos de reforma o de mayor respeto a Roma, los pontífices, lentamente fueron imponiendo su exclusiva autoridad y han ido nombrado a sus candidatos sin contrapisas. No está demostrado que alguno de esos sistemas fuera más apto para crear comunidad o para conseguir candidatos más dignos, pero, en cualquier caso, parece evidente que nuestros cristianos actuales, creyentes adultos, tienen todos los derechos para participar en la elección de su pastor y hermano mayor de la comunidad.

Ver más

SOBRE RETRASOS E IMPUNTUALIDADES

Por: Dolores Aleixandre 03-07-2017

Ver más

¿Volar o Valor?

Por: Jose Maria Marquez Vigil 12-06-2017

Ver más

PROHIBIDO QUEJARSE

Por: Santos Urias 17-07-2017

Ver más

El camino

Por: Alfonso Carcasona 15-01-2017

Ver más

Meten miedo

Por: J. Lorenzo 29-02-2016

De paso por España, una misionera
Ver más

Feliz Pascua

Por: Xabier Azcoitia 26-04-2015

Pascua quiere decir paso.
Ver más
Login de usuarios